Tumble (PSN)

Seguro que todos vosotros habéis jugado de pequeños con bloques de construcción, y seguro también que os encantaba construir altas torres… para luego derribarlas y esparcir todos los bloques por la habitación. Pues bien, gracias a Playstation Move y Tumble, uno de los juegos descargables del lanzamiento del periférico, podemos volver a recrear estos momentos en forma de las más variadas pruebas de construcción, y hasta otras de destrucción. Sin embargo, como todos sabemos, los juegos exclusivos de Move no es que hayan sido gran cosa, ¿por lo que podrá un negocio en crisis como el de la construcción darnos un buen título para el sensor de movimiento de Sony?

Logo de Tumble

El juego nos ofrece un modo en solitario que, como os hemos comentado antes, distribuye sus pruebas entre las de construcción (las más numerosas) y otras en las que sacar el destructor que llevamos dentro. En un principio puede parecer que estos dos únicos tipos de prueba hacen que el título sea monótono y aburrido a los pocos minutos de juego, pero nada más lejos de la realidad.

En las pruebas de construcción, nuestro principal objetivo es (valga la redundancia) construir diferentes estructuras con los objetos que tenemos a nuestra disposición. Para que esta estructura cuente, tiene que estar situada en la zona de construcción, siendo ésta la parte fundamental de este tipo de niveles. Al principio, nuestra única meta será la de hacer la torre más alta posible, pero muy pronto descubriremos que éste es tan solo uno de los tipos de fases a los que nos enfrentaremos. Así, en otras pruebas “simplemente” tendremos que colocar el mayor número posible de objetos en la zona de construcción, o completar puzzles dirigiendo rayos de luz, o directamente sortear diferentes obstáculos (como rayos láser) con nuestras creaciones para lograr los diferentes objetivos.

Tumble

Pieza a pieza, seguro que llegamos hasta el infinito y más allá

Este planteamiento es tan bueno como parece, y afortunadamente, el manejo con Move hace que se disfrute al máximo. Así, usando tan solo tres botones (el “Move” para mover la cámara, la “T” para recoger los objetos y el “Círculo” para centrar el mando), podremos mover las piezas a nuestro antojo y con una precisión pasmosa. Esto será de enorme utilidad, ya que como os podréis imaginar, si no somos precisos al colocar las piezas, nuestra estructura se irá al traste antes siquiera de ser terminada. Esto está muy bien, pero si lo combinamos con las enfermizas formas de las piezas disponibles para las pruebas, pues tenemos verdaderos retos que pondrán a prueba nuestro ingenio y precisión con el mando. Porque vamos, al que se le haya ocurrido poner como piezas un huevo, o poner distintos materiales para que algunas estructuras sean más o menos resbaladizas, es un diablillo al que estar agradecidos por ofrecernos un reto mayor.

Las pruebas de destrucción son en un principio algo más simples, porque tan solo tendremos que colocar unas minas lapa en una estructura ya creada para derribarla y esparcir las piezas lo más lejos posible del centro del nivel para obtener más puntos. Como decía, al principio son simples, pero cuando tenemos que buscar los puntos débiles de cada estructura, o tener en cuenta el material de las zonas en las que colocamos las bombas, la complejidad aumenta considerablemente, y con ella la satisfacción al superar una prueba que nos parecía imposible.

Tumble

¡Torre va!

Combinando estos dos tipos de prueba (construcción y destrucción), tenemos un buen número de desafíos individuales muy rejugables (debido a que suele haber 5 medallas por prueba) y que nos mantendrán pegados a la pantalla durante un buen tiempo. Pero ojito, porque esta variedad de niveles no siempre logra evitar que nos frustremos con alguna prueba, por lo que es de agradecer que baste con obtener la medalla de bronce para seguir avanzando en el juego.

Además de este modo individual, nos encontraremos con opciones multijugador que están bastante bien. Estos niveles a dobles suelen ser por turnos, en los que los jugadores se irán turnando el mando para crear una estructura con las piezas que se les da de forma aleatoria para no perder y dejárselo complicado a su oponente, mientras que otras pruebas sí que requerrirán dos Move, como competir en una carrera por ver quién crea la mejor torre en antes que el rival. Como os podréis imaginar, el multijugador no llega al nivel del modo solitario, pero sí que nos puede entretener.

En cuanto al apartado técnico, el juego tiene un estilo minimalista muy bueno para dar toda la importancia la estructura y las diferentes piezas que usemos, mientras que en el sonido lo que más destaca es la narradora que nos acompañará durante todo el juego y que, la verdad, podría hablar de forma un poco más animada (aunque está bastante bien, eso sí).

Tumble

Ver cómo se sostiene una estructura es de lo más gratificante del juego

Conclusión

A pesar de que ya tenga unos meses, Tumble sigue siendo uno de los mejores juegos de Playstation Move que hay disponibles en el mercado, porque no solo se aprovecha de su enorme precisión, sino que la pone de manifiesto en unas variadas y divertidas pruebas de construcción o destrucción para crear un juego descargable la mar de entretenido. Así que si todavía estáis buscando un juego con el que usar al máximo vuestro periférico o simplemente os apetece jugar con bloques de construcción de forma digital, Tumble no os defraudará.

Lo mejor

  • La precisión que proporciona Playstation Move.
  • La variedad de pruebas.
  • El modo multijugador.

Lo peor

  • Alguna prueba puede llegar a ser frustrante.
  • La narradora parece más aburrida que alguien viendo la última temporada de Héroes.

Ficha

  • Desarrollo: Xdev
  • Distribución: Sony
  • Lanzamiento: 15-09-10
  • Idioma: Español
  • Precio: 9,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *