Transformers: El Lado Oscuro de la Luna

Con estos largos días de tanto calor en el verano, uno no deja de preguntarse, “¿qué hago?”. Algunos  se quedan en casa viendo la tele, mientras otros se van de compras a los centros comerciales con mejores aires acondicionados, o directamente se pasan la tarde en el cine. Es por eso que las películas de verano tienen tanto éxito y son tan taquilleras. Si no, que se lo digan a Michael Bay y Transformers, que este año estrena el final de su trilogía.

Pues bien, como cine y videojuegos suelen ir de la mano en estos casos, aquí nos llega Transformers: El Lado Oscuro de la Luna, para acompañar al Optimus Prime de la gran pantalla. En estos casos, la situación suele ser de que nos encontramos con un juego mediocre, pero hay un aspecto que nos da esperanza: los desarrolladores son High Moon Studios, los responsables del increíble Guerra por Cybertron. ¿Será esto suficiente para salvar el juego y encontrarnos con un buen título basado en una película o se repetirá la misma historia de siempre?

Logo de Transformers: El Lado Oscuro de la Luna

La historia del modo campaña se sitúa antes de la película, actúando a modo de precuela. Por tanto, no esperéis ver a Shia LeBeuf ni nada por el estilo. Aquí los verdaderos protagonistas son los Transformers, como debería ser. Pero claro, no todo iba a ser perfecto, ya que si las películas no tienen un argumento de Óscar, tampoco se puede esperar gran cosa de una precuela, y más cuando la segunda parte de la trilogía fue tan patética. Así que vamos, no contéis con la historia para motivaros a avanzar.

Jugablemente, el título sigue la estela de Guerra por Cybertron, por lo que nos encontraremos controlando a un Transformer distinto por nivel a modo de shooter en tercera persona. Pero claro, ambos juegos son bien distintos, y al instante se empiezan a ver las diferencias, que, cómo no, perjudican al juego. Para empezar, ya no hay campaña Autobot ni campaña Decepticon, sino que iremos cambiando de bando según el nivel. Es más, ni siquiera podremos seleccionar el nivel que queramos en caso de queramos rejugarlos.

Transformers: El Lado Oscuro de la Luna

Entrando ya a los niveles en sí, estos siguen siendo completamente lineales, pero hay un “pequeño gran cambio” con cada Transformer: ya no podremos cambiar las armas de nuestro personaje ni recargar su munición, ya que nunca nos quedaremos sin balas. Lo que sí se mantiene es que cada uno tiene su vehículo y habilidades especiales únicas, pero eso no compensa nada de lo anterior. Porque si había algo interesante de la anterior entrega era que podíamos jugar a nuestra manera, sin estar obligados a usar un par de armas prefijadas, y por tanto, si no nos gustan los rifles de francotirador o las escopetas nos tendremos que aguantar. Igualmente, eso de que tengamos munición infinita y que solo tengamos que recargar, unido a la salud regenerativa, hace que todo sea demasiado fácil.

En cuanto al tema de las habilidades, la verdad es que suelen ser algo simples, y en muchos casos, innecesarias. Porque en serio, seguro que más de una solo las utilizáis para sacar el logro o el trofeo que te dan por usarla y poco más. Otra simplificación importante es del uso del energón. En Guerra por Cybertron se empleaba para mejorar las aptitudes de nuestros personajes, y eso se ha eliminado por completo. En en esta ocasión, únicamente servirá para recargar ciertas aptitudes de nuestro personaje. Vale que el sistema era simple antes, pero si se elimina por completo, se suprime cierta sensación de progresión que creedme, le vendría de perlas al juego.

Transformers: El Lado Oscuro de la Luna

Esto es lo referente a la parte de la forma robot, pero estas máquinas se transforman, y aquí nos encontramos una novedad bastante importante: la Forma de Infiltración. En lugar de convertirnos en el coche, camión o todoterreno de turno, pasaremos a una forma intermedia entre robot y vehículo en la que nuestras armas harán más daño y nuestras defensas aumentarán.

Habéis leído bien, y lo “mejor”: podemos estar todo el tiempo que queramos en esta forma. Sin estas limitaciones, es bien sencillo encontrarse con que todo el mundo pasa olímpicamente de la forma de a pie para afrontar todos los tiroteos (o casi) del juego, algo que se nota muchísimo en el modo online. Así que la idea es buena, pero al darnos tanta potencia de fuego en esta forma intermedia, hacen que abusemos de ella a lo grande, haciendo algo que no pasaría en la franquicia ni por asomo: que los Transformers no luchen entre ellos principalmente en su forma de robot.

Si la forma de jugar ha empeorado, esto todavía no ha tocado fondo, porque aún faltan los fallos del diseño de niveles. Los juegos basados en películas se hacen con prisas, y eso se nota mucho en casi todas las fases del modo campaña.

Transformers: El Lado Oscuro de la Luna

Esto lo notaremos en dos momentos principalmente: las batallas contra los jefes finales y los momentos en los que hay que usar los vehículos. Los batallas finales, salvo excepciones, son sosas y tremendamente repetitivas: pasar a la Fase de Infiltración y disparar mientras nos movemos lateralmente. En un par de ocasiones esto cambiará brevemente, pero vamos, que no son realmente emocionantes. Con las partes en coches la cosa es peor, sobre todo por un control que no es demasiado preciso y unas trazadas poco inspiradas. Sorprendentemente, esto contrasta con algunos momentos que pueden llegar a ser bastante espectaculares, como la batalla aérea, pero que en general le falta sobrevivir a todo el potencial que muestran, algo muy patente en los breves momentos de infiltración.

El multijugador tampoco llega a salir muy bien parado, y es que las opciones son muy escasas. El modo Escalada (como el Horda), se ha eliminado por completo, mientras que en la parte competitiva las opciones se han reducido. Ahora solo tendremos los típicos “Todos contra todos”, “Duelo por equipos” y “Conquista”. Los mapas no están mal diseñados, y el sistema de progresión es idéntico, pero que pasemos a estar obligados a usar los skins de los personajes del juego sin poder personalizarlos es algo que decepciona.

Con todo esto, el modo historia puede durar unas 4-5 horas, que para algunos puede ser algo más en caso de que quiera mejorar sus puntuaciones (algo no muy probable), y el tiempo que estemos en el online (que al menos en PS3 no está muy poblado). Vamos, que el juego no va a estar mucho tiempo en vuestra consola.

Transformers: El Lado Oscuro de la Luna

Gráficamente, nos encontramos con luces y sombras. Por un lado, los robots lucen estupendamente, y se supera un fallo de Guerra por Cybertron: la variedad de escenarios. Así es, ya no solo visitaremos un tipo de niveles, sino que dispararemos por Chicago, un pueblecito o hasta unas ruinas mayas. Sin embargo, y de nuevo seguramente por estas prisas, a muchos de estos niveles les falta vida o “simplemente” detalles para hacerlos más realistas, o incluso destructibles. Los efectos de las explosiones cumplen más o menos, sin llegar a destacar en ningún momento. Lo que sí me ha gustado mucho es que las granadas, si nos dañan (algo que costará hagamos nosotros por su malas físicas), harán que nuestra vista se nuble, pero de verdad, algo que no se ve en muchos juegos.

Con el sonido tres cuartos de lo mismo. Las voces están en español (las de los juegos, no de las películas), y aunque siguen sin llegar a ser geniales, lo que es de agradecer. El resto de efectos y demás cumplen su función sin llegar a destacar.

Transformers: El Lado Oscura de la Luna

Conclusión

Las prisas son muy malas, y si no que se lo digan a High Moon Studios y este Transformers: El Lado Oscuro de la Luna. Guerra por Cybertron fue un juegazo que demostró lo que se podía hacer con esta franquicia. Sin embargo, esta calidad no llega a estar presente ni de lejos en esta entrega, ya que un año de desarrollo se nota que no es suficiente para hacer otro gran juego.

Este título no es que sea malo, pero no le llega ni a la suela de los zapatos a su predecesor, y lo que es peor, no llega a cumplir todo el potencial que muestra que tiene, porque hay momentos que podrían haber llegado a ser mucho más. Lo mismo pasa con la jugabilidad, ya que si se hubiera empleado bien la Forma de Infiltración, habría sido infinitamente mejor.

Con todo esto, si Guerra por Cybertron fue un juegazo para que lo disfrutara todo el mundo, El Lado Oscuro de la Luna está únicamente dedicado para los fans más acérrimos de la saga.

Lo mejor

  • Buena variedad de escenarios
  • En ocasiones puede resultad bastante espectacular

Lo peor

  • Nula historia
  • No llega a vivir al potencial que muestra
  • Los recortes en la jugabilidad y en el online
  • Escasa duración

Ficha

Portada
  • Desarrollo: High Moon Studios
  • Distribución: Activision
  • Lanzamiento: 24/6/2011
  • Idioma: Castellano
  • Precio: 70,95 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *