Transformers: La Guerra por Cybertron

Una franquicia que no ha salido muy bien parada últimamente en los videojuegos es la de Transformers. Y es que los títulos basados en las dos últimas películas han sido correctos, en el mejor de los casos. Porque desde el entretenido juego de Atari para PS2, hace unos cuantos años, estos robots no han levantado cabeza. Por suerte, a los chicos de High Moon Studio les gustan los Transformers, y tras hacer un juego tremendamente fiel de Jason Bourne se atreven con estos robots en La Guerra por Cybertron, que ya cuenta con un punto a su favor: no está basado en ninguna película. Aun así, ¿Lograrán colmar las expectativas de los fans y traernos un juego digno de la franquicia?

Transformers: La Guerra por Cybertron

¿Acaso una guerra necesita un argumento?

La historia del juego pone a los Transformers cuando todavía están en la Guerra Civil en la que su planeta natal, Cybertron, acabó destruido. Como estaba siendo costumbre en los últimos juegos, podemos vivir el conflicto desde la perspectiva de los Decepticons (los malos malísimos) y los Autobots (los buenos). Sin embargo, algo que me ha sorprendido es que ambas campañas forman una historia completa compuesta por 10 capítulos, teniendo que controlar primero a los Decepticos y luego a los Autobots. Así, no se crea una historia que anula la otra, sino que ambas se complementan.

Dicho esto, tampoco os esperéis un argumento de película ni nada por el estilo, ya que se puede resumir en que Megatron quiere usar el Energón Oscuro para corromper el núcleo de Cybertron y llevar al planeta a un nuevo nivel de potencia. Claramente eso no haría ningún bien, por lo que los Autobots intentan detenerle. Como buen juego de guerra, y teniendo en cuenta que se controlan a ambos bandos, es muy fácil predecir lo que pasará. Y es que lo único destacable de la historia es ver cómo Optimus se hace con el título de Prime, porque lo demás es bastante sencillo y predecible, lo que en parte quita la motivación para ver qué pasará después en la historia.

Transformers: La Guerra por Cybertron

Cuando el shooter en tercera persona se transforma

En esencia, La Guerra por Cybertron es un shooter en tercera persona de lo más básico, al no haber ningún sistema de cobertura de ninguna clase. Así, deberemos de hacer frente a los numerosos Transformers enemigos a los que nos enfrentaremos con cualquiera de las dos armas que podremos llevar al mismo tiempo. Sin embargo, para intentar solucionar en parte esta sencilla mecánica tenemos varias habilidades especiales únicas para cada personaje, que se recargarán con el tiempo o recogiendo la energía que vayan soltando los enemigos. Esta habilidades pueden ir desde crear un escudo o una onda para dañar a los enemigos a planear para que todos nuestros ataques sean mucho más poderosos.

Otro aspecto del juego que intenta eliminar esta sencillez es el tema de los enemigos, ya que aunque para la mayoría bastará únicamente con acribillarles hasta que exploten, de vez en cuando habrá algunos especiales con los que tendremos que seguir una táctica diferente. Algunos ejemplos son los Transformers invisibles que nos pueden hacer mucho daño como no busquemos el color que emite su cañón antes de disparar, los Brutos a quienes únicamente podemos atacar por la espalda y que nos pueden destruir de muy pocos golpes cuerpo a cuerpo, o los tanques, con los que tendremos que seguir un par de tácticas antes de vencerles.

Transformers: La Guerra por Cybertron

Para dar algo más de variedad también podemos atacar cuerpo a cuerpo, además de poder transformarnos en el vehículo de nuestro Transformer. Estos vehículos podrán ser terrestres como coches, tanques y camionetas, o áreos como los jets. No importa en cuál nos transformemos, ya que siempre tendremos una habilidad especial y un arma con el que defendernos. Lo malo es que las secciones en que nos tenemos que transformar son más bien escasas, y en ellas únicamente tendremos que movernos por algún camino pensado para los vehículos de turno, con alguna trampa para meter algo de emoción en el mejor de los casos.

Algo que hay que tener muy en cuenta de la campaña es que está pensada para jugar en cooperativo, ya que siempre iremos acompañados de otros dos Transformers protagonistas, y antes de cada nivel podremos elegir a quién queremos controlar dependiendo de los gustos, su vehículo, arma principal y habilidad. Esto hace que si jugamos solos nos encontremos con algunos momentos en que veamos que realmente necesitamos ayuda, como los combates contra los Brutos o algunos tiroteos realmente duros.

Transformers: La Guerra por Cybertron

Otro aspecto que no le hace ningún favor al juego son los jefes finales, ya que son más bien sosos y tediosos. Básicamente, tendrán como varias fases dentro del combate, en la que irán añadiendo cada vez nuevos ataques, y nosotros tendremos que atacar alguna zona en concreto. Esto hace que sean demasiado pesados en la mayoría de los momentos, y algo que debería de ser realmente espectacular por el tamaño de estos jefes se queda en una pelea bastante descafeinada en la mayoría de las ocasiones, aunque al menos habrá algún momento emocionante hasta que descubramos el patrón que sigue y cómo evitarlo.

Algo muy negativo es la repetividad de las situaciones a las que nos enfrentemos, ya que los tiroteos a la larga parecen todos iguales, a pesar de que de vez en cuando aparezcan alguno de los enemigos especiales que antes hemos mencionado. Por si esto fuera poco, ambas campañas comparten muchos momentos, como una fase dedicada a los Transformers aéreos y una batalla final contra un enemigo gigante. Al menos, por el camino habrá un par de zonas realmente espectaculares, como disparar encima de una babosa gigante o ir prácticamente en caída libre hacia Cybertron mientras seguimos combatiendo contra un jefe final. Sin embargo, ni siquiera estas zonas logran que no nos cansemos del juego si nos ponemos en sesiones más o menos largas.

Transformers: La Guerra por Cybertron

Otro fallo importante es la mala IA, tanto en los aliados como en los enemigos. Esto hace que nuestros compañeros, como estén controlados por la máquina, no hagan prácticamente nada, como curarnos si tenemos un robot que puede hacerlo, o simplemente matar enemigos. En el lado de los enemigos, hace que principalmente se queden quietos en un mismo sitio esperando a que los liquidemos, haciendo que los tiroteos puedan volverse complicados por el sencillo hecho de que los enemigos son mucho más numerosos que nosotros.

En cuanto a las armas, a pesar de lo que se pudiera pensar, son bastante típicas, ya que son metralletas, lanzamisiles, rifles de francotirador, granadas de varios tipos o un rayo de energía. Todas son muy fáciles de utilizar, y ya os advierto que tendréis que tener mucho cuidado con la munición, ya que se os gastará en muchas ocasiones, y si no fuera por el enorme poder destructivo del ataque cuerpo a cuerpo estaríais perdidos.

Transformers: La Guerra por Cybertron

Siguiendo con algún que otro problemilla, jugablemente nos encontramos con algunos que fastidian bastante en algún momento puntual. El principal es la recepción del ataque cuerpo a cuerpo, ya que lo hacemos al lado del enemigo en cuestión, pero no le afecta nada. Esto en gran parte de debe a que la vista siempre se encontrará sobre nuestro hombro, habiendo sido bastante mejor tener una cámara libre cuando no estemos empuñando ningún arma. Otro problema (aunque mucho más pequeño) es la transformación de los vehículos, dando algún problema de otro y no siendo tan natural como podemos ver en la increíble introducción de CGI. Porque en serio, si pudiéramos transformarnos para luego en el aire volver a nuestra forma, disparar y luego volver a transformarnos para movernos a toda velocidad habría sido increíble, haciendo que la transformación en vehículo hubiera sido mucho más importante y espectacular.

Con todo esto, los diez capítulos de la campaña (cinco para cada bando) nos durarán 8-10 horas, que si se quiere pueden ser ampliadas si nos ponemos a buscar los logos ocultos del bando contrario al que controlemos que están desperdigados por los lineales niveles.

Transformers: La Guerra por Cybertron

Porque transformarse es más divertido con amigos

Si la campaña del juego es entretenida pero tiene algunos fallos por su planteamiento y la jugabilidad del título, el modo multijugador logra mejorar en parte la experiencia. Como os hemos comentado antes, la campaña pide jugarla de forma cooperativa a gritos al ir siempre los protas en grupos de tres. Así que la inclusión del modo cooperativo no es ninguna sorpresa. Así, podemos disfrutar más la campaña, al poder contar con apoyo de verdad y contar con la opción de que nos revivan si somos abatidos. Sin embargo, el modo cooperativo se ve muy mejorado al contar con una modalidad especial que está sacada directamente de World at War: el cooperativo competitivo. En él, los usuarios tienen que seguir ayudándose para completar los niveles, pero al mismo tiempo van compitiendo para conseguir la mayor cantidad de puntos posibles. De esta forma, se fomentan los piques, lo cual suele ser divertido.

Otro modo cooperativo muy importante es “Escalada”, que solo está disponible para jugar online. En él tendremos que cooperar con otros tres amigos en un modo “Horda” muy entretenido y realmente adictivo. Como ya sabréis, en este modo tendremos que superar oleadas de enemigos cada vez más duros, siendo imprescindible una buena cooperación entre los usuarios si realmente quieren llegar lo más lejos posible. Algo positivo de esta modalidad es que, como en el modo Zombies Nazi de también World at War, se van consiguiendo puntos al matar enemigos, que luego pueden ser canjeados para obtener nuevas armas, munición, salud o desbloquear nuevas zonas del escenario en las que hay mejores armas, pero que amplian las zonas desde las que llegan los enemigos. Sin duda, uno de los modos más divertidos de todo el juego.

Transformers: La Guerra por Cybertron

En el lado competitivo nos encontramos con partidas para hasta 10 usuarios en una estructura muy similar a la vista en Modern Warfare 2 y Bad Company 2. Para empezar, tendremos cuatro clases diferentes como soldado o explorador, que tendrán armas, habilidades y un vehículo concreto. A lo largo de las partidas iremos consiguiendo puntos de experiencia, que en lugar servir para un nivel general, únicamente subirá de nivel la clase que tenemos seleccionada, haciendo que solo obtengamos mejoras que realmente vamos a usar. Es un buen sistema que funciona a la perfección. Así, cuando logremos subir unos pocos niveles podremos personalizar a placer la clase que tengamos, tanto en el equipamiento como en el aspecto, lo cual es una pasada.

En cuanto a los modos, son bastante típicos, como los “Deathmatch”, “Dominio” o “Captura la Bandera”, pero pueden ser divertidos. Algo que también me ha gustado es que las recompensas por rachas de muertes de Modern Warfare se mantienen, logrando que nos piquemos para llegar a las más poderosas.

A pesar de que el multijugador del título es bastante bueno y tiene muchas opciones, tiene una gran pega: la conexión. Si bien a veces podemos jugar sin ningún problema, otras veces tendremos que armarnos de paciencia si queremos disfrutar de una partida en condiciones, lo cual deberían de solucionarlo para que la experiencia en esos momentos no se resienta.

Transformers: La Guerra por Cybertron

Pero qué bonito es Cybertron… la primera vez que lo ves

En el aspecto gráfico, el juego usa el Unreal Engine 3, pero de una forma muy buena. Los personajes lucen increíblemente bien, con un diseño fantástico, unas animaciones muy buenas y unas transformaciones espectaculares. Los escenarios también son muy buenos, teniendo un aspecto robótico prácticamente perfecto dado que el planeta entero es así.

Sin embargo, esto se trunca al ir avanzando en el juego, ya que los escenarios no variarán demasiado en su diseño, dando la impresión de que estamos en entornos demasiado similares entre sí, y aumentando la sensación de cansancio que da la repetividad en la jugabilidad. Pero ojo, que eso no quita que nos encontremos con algunos momentos sensacionales, como los efectos gráficos o algunas vistas espectaculares.

En el sonido, las voces están completamente en castellano, y son simplemente buenas. Los efectos de los disparos, explosiones, y sobre todo de las transformaciones, son muy buenos, mejorando la experiencia. La música no es que sea demasiado espectacular, pero tampoco es mala.

Transformers: La Guerra por Cybertron

Conclusión

Transformers: La Guerra por Cybertron es el mejor juego de la franquicia en mucho tiempo, ya que se mantiene fiel a los personajes con una historia demasiado sencilla pero que despeja alguna pequeña incógnita, y una fantástica (pero repetitiva) representación de Cybertron. Sin embargo, esto no quita que tenga algunos fallos importantes, como una IA bastante mala, una jugabilidad algo repetitiva, una conexión online (al menos en su versión de PS3) algo pobre en momentos puntuales y unos combates contra jefes finales mal diseñados.

Pero eso no quita que sea un título muy entretenido, que hará las delicias de los fans de los Transformers que estaban esperando a que un juego les hiciera auténtica justicia. E  incluso a los fans de los shooters en tercera persona les gustará por su explosiva acción, haciendo que sea uno de los mejores juegos para pasar este verano.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *