The Settlers 7, Los Caminos del Reino (PC/Mac)

Cuando me propuse escribir este análisis, decidí que intentaría dejar de lado toda la polémica sobre el DRM. Sin embargo, el restrictivo e infame sistema anti-piratería de Ubisoft parece estar afectando muy negativamente la experiencia y opinión de los jugones. Estás avisados y ya lo indica claramente en la caja, se necesita una conexión a Internet permanente para jugar a este juego. Y es una pena, porque detrás se esconde un buen juego.

Settlers 7: Los Caminos del Reino es la última entrega de la famosa saga, producida por Blue Byte y distribuida por Ubisoft, que ha ido cambiando y evolucionando a lo largo del tiempo (normalmente a peor). Por suerte, la séptima secuela retoma el espíritu de los títulos iniciales, lo que la convierte en candidata al mejor título de la serie. Para los despistados que nunca han oído hablar de Settlers, nos encontramos delante de un juego de estrategia, donde prima el control de los recursos y la gestión de la microeconomía sobre el manejo militar. Si lo que buscáis es algo como el Star Craft o el Total War… pues no queda tanto para el Star Craft 2. En Settlers 7 hay tanta sangre como en un capítulo de los teletubbies luchando con almohadas. Eso sí, esto no quita que Settlers 7 sea un juego complejo y con un alto grado de dificultad. Todo un reto incluso para los veteranos.

El primer reto con el que nos encontramos es la instalación. Puse el disco (en mi caso), esperé un rato a que se instale y cuando di a Iniciar el juego me avisó que había que actualizarlo para la version 1.02. Bueno, automáticamente se pone a bajar el parche de 400 y pico megas y una vez bajado a mi me dió un error. Decidí entonces bajar el parche manualmente e instalarlo ignorando dicho error. No hagáis eso, no podréis arrancar la misión 10 de la campaña. O sea, que de momento hasta ahí hemos llegado y quedo a la espera de alguna respuesta del soporte de Ubisoft. Mientras escribía estas líneas he probado de reinstalar el juego, poner el parche 1.01 y luego el que va de 1.01 a 1.02. Pero entonces me sale un error de que los servidores no se encuentran. Como véis, los problemas técnicos nos acechan de buen principio y se entrometen en lo que debería ser una grata experiencia. Pero dejemos esto de lado un rato y vayamos al juego.

La campaña para un jugador nos pone en el rol de la princesa Zoé, que recibe el encargo de su padre el Rey de conquistar y unificar el país fantástico de Tandria. Este periplo se divide en 12 misiones a superar. Las seis primeras son realmente y sirven a modo de tutorial introductorio, pero luego la curva de dificultad pega un salto y preparados para sudar. A diferencia de los títulos anteriores o de otros juegos de estrategia donde debemos vencer y destruir al enemigo, en Settlers 7 existe un sistema de “Puntos de victoria” que se pueden conseguir de varias formas. Se pueden conseguir puntos al ser aquél que tenga más sectores bajo su poder, o el que alcance antes determinados objetivos tecnológicos o comerciales, o realice misiones especiales. Aquél bando que alcance el número requerido de puntos de victoria será el campeón.

Como hemos mencionado, en Settlers 7 los combates entre ejércitos son sencillos y no requieren la intervención del usuario más que para indicar que sectores atacar y que tropas producir entre los cuatro tipos posibles: piquero, mosquetero, caballero o cañón. Lo que sí que encontramos es una cantidad tremenda de opciones para planificar nuestra ciudad y red de recursos, cosa que llega a requerir mucha concentración. Hay que planificar cuantas granjas, molinos de harina o panaderías debe haber, por ejemplo, y decidir su ubicación. Esto mientras creamos minas para oro, hierro o carbón, canteras, leñadores, asserraderos, cazadores, utileros, herreros… siguiendo una compleja cadena hasta llegar a los encuadernadores de libros o joyeros. Cada recurso es procesado, combinado y transformado hasta llegar a los productos más elaborados, que se utilizan para crear las tropas más avanzadas o padres para la catedral. Así como otros juegos ignoran este aspecto, en Settlers la ubicación de un simple almacén puede ser fundamental para el transcurso de la partida, cosa que creo que puede frustrar a más de uno pero que yo encuentro que es genial.

Cada mapa se divide en varios sectores, con diferentes recursos y posibilidades. Desde terrenos fértiles perfectos para los varios tipos de granja, a bosques que talar o llenos de caza, a tierras yermas y ríos con caladores de pesca. Cada sector tiene una torre o castillo a conquistar si queremos poder llegar a construir en dicho sector. No sólo podemos conquistarlos bélicamente, sinó que podemos convertirlos usando novicios y pagar un soborno. Así que las posibilidades son muchas y variadas, favoreciendo varios tipos de estrategia.

La dificultad principal radica en el hecho de que el espacio para construir es limitado en los sectores, así como los recursos que llegan a terminarse. Es por eso que la planificación es esencial, o un error en nuestra cadena puede llegar a provocar que perdamos la partida una hora después. Hay que siempre tener un ojo en como está funcionando la maquinaria compleja que hemos creado y debemos pensar como recolectar los recursos. Por ejemplo, en un bosque hay presas para cazar, pero si lo talamos para conseguir madera corremos el riesgo de perder esa carne tan importante para los habitantes.   A todo esto, podemos sumar la posibilidad de poder crear comerciantes, que crean rutas comerciales que podemos usar para intercambiar recursos. También podemos crear novicios y otros individuos religiosos, que permiten investigar varias mejoras.

Hay tanta flexibilidad en la manera de conseguir puntos de victoria que nos parecerá que todo el rato nuestros enemigos consiguen puntos muy rápido (y lo hacen). Al rato, nos daremos cuenta que también podemos hacer lo mismo y aprenderemos como hacerlo. Esta carrera por los puntos hace que se respire una tensión constante aunque a ratos simplemente tenemos que estar mirando con los dedos cruzados para que el constructor construya una muralla antes de que llegue el enemigo a nuestras tierras. Este sistema beneficia el modo multijugador, donde cuatro jugadores pueden formar equipos o luchar entre sí. Si limitaramos la victoria a las conquistas las partidas podrían durar muchas horas… y se necesita una conexión a Internet permanente para jugar a este juego (anda, me repito).

El mundo por el que nos movemos ha sido programado desde cero en esta nueva versión y la verdad es que el resultado es muy agradable. Por suerte, en la versión final han arreglado los problemas gráficos que plagaban la demo. Visualmente es muy atractivo, con gráficos detallados y “settlers” que recuerdan a personajes de Pixar como ya viene siendo tradición. La cámara la podemos aproximar a ras de suelo, o alejar para tener una visión estratégica del mapa. Aunque a parte de parar alguna vez para mirar las cosas de cerca, raras veces modificaremos el ángulo y distancia de la cámara, a riesgo de desorientarnos. Es muy entretenido quedarse un rato viendo como los habitantes llevan los recursos de un lado a otro o trabajan con los materiales. En determinadas animaciones entre escenas se pueden experimentar otras condiciones metereológicas, como la lluvia o la noche. Es una pena que no cambie el tiempo mientras transcurre una partida, pero eso solo mejoraría algo que ya es muy bueno.

Todo esto viene acompañado de una producción excepcional en el aspecto musical, con una canción introductoria realmente bella. La música es de toques celtas y folk, cosa que acompaña de maravilla nuestra creación de ciudades renacentistas. Eso sí, aunque la caja del juego afirme “Totalmente en castellano”, los diálogos, almenos en la versión que he probado están en inglés, así como los avisos hablados durante el juego. En todo caso, si que hay subtítulos en castellano en todo momento.

A parte del modo campaña y del multijugador, está el modo Forja del castillo y Forja del mapa. En el primero, podemos llegar a personalizar en increible detalle cuál es el aspecto de nuestro castillo… y nos llegaremos a pasar un buen rato pensando que torres poner y donde situar ventanas y gárgolas. El modo Forja del mapa deja bastante que desear, ya que simplemente nos permite modificar mapas actuales, por ejemplo, cambiando el número y situación de los recursos básicos o los puntos de victoria accesibles.

Además, Settlers 7 llega de pleno al mundo de las redes sociales. A parte de tener la posibilidad de que se pongan los logros automáticamente en el Facebook (genial para los chavales de 12 años que ponen cualquier cosa cuarenta veces… aunque no sé si llegarán a pasar alguna misión del juego), o la web donde se puede ver tu perfil y los de otros.

Os habréis dado cuenta que no hablo mucho del modo multijugador. Lamentablemente a las horas en que lo he estado probando no he podido encontrar ningún contrincante. Hay dos maneras de iniciar una partida multijugador: la que se denomina simplemente “Multijugador” y la que se llama “Imperio”. En la primera podemos unirnos a partidas, donde puede haber equipos o no, y no puntúan. El modo “Imperio” es un modo de escalera, donde los enfrentamientos se crean automáticamente y se sube en el ranking a medida que se gana… si es que encuentras rivales. Probablemente necesites más paciencia que yo, ¡y eso es mucha!

Obviamente el multijugador es online. Atrás quedan las primeras versiones de Settlers, ¡donde se podía jugar a pantalla partida y con dos ratones!

Si tu conexión a internet es inestable, seguro que no has llegado ya a este párrafo, y es una pena, porque significará que no nos lees en Desconsolados a menudo 🙁 … aunque simplemente quería recordar que se necesita una conexión a Internet permanente para jugar a este juego. Eso sí, lo bueno es que no se necesita el DVD para jugar, las instalaciones son ilimitadas y las partidas guardadas se guardan online.

Settlers 7 es un juego tremendamente adictivo y con una producción de lujo, y podría llegar a ser mucho mejor si no se viera eclipsado por una serie de defectos y un sistema DRM que puede llegar a afectar seriamente la experiencia con el juego.

Sistema usado para el análisis:

CPU: AMD Phenom II 965
RAM: 4 Gb
VGA: ATI Radeon 5850
OS: Windows 7
Resolución: 1920 x 1080 Full HD, con los detalles al máximo.

Requisitos recomendados:

CPU: Procesador Intel Core 2 Duo o mejor / AMD Athlon 64 X2 o mejor
RAM: 4 GB
DirectX: DirectX 9.0c
VGA: Tarjeta gráfica NVIDIA GeForce GTX 260 o mejor / ATI Radeon HD 4850 o mejor con 512 MB de VRAM
OS: Windows XP / Windows Vista / Windows 7 / Mac OS snow leopard o mejor
HDD: 8 GB espacio libre en el disco duro
Sound: Tarjeta de sonido compatible con DirectX 9.0c
Internet: Conexión a Internet de banda ancha con 128 kb/s de subida o mejor

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. El juego promete, como siempre el Análisis una pasada. Mis felicitaciones.
    Desconsolados cada día lo hacéis mejor que mejor.

  2. Buen analisis :). Si no tienes internet no puedes iniciarlo vayaa rollo con lo que me gusta jugar en mi casa del pueblo porque no tengo red,aunque es verdad que ya pocos sitios no tienes red.

    Por cierto ya ha salido el parche 1.03 seguramente o habras visto, prueba con ese, haber si te arregla el fallo de las campañas.

    Un saludo

  3. buen analisis, pero te has saltado muchas cosas malas k actualmente tiene y una de ellas es que de los fallos que tuvo y siguen teniendo apenas hay gente en los servidores, una lastima, han metido una joya en un cofre y lo han tirado al mar….

  4. El juego esta guapo hasta que los servidores no están disponibles por lo que juegas cuando se puede y no cuando quieres.
    Por suerte solo he comprado la cd-key por 16€ pq pagar 50 y no poder jugar es para matarlos.

  5. Para los rezagados que se intersen ahorapor el juego debensaber que llevo bastante vicio y no he tenido problemas con los servidores ni una vez. la versión actual es 1.07… recomiendo steam, donde se actualizan los juegos automaticamente y ademas tienen edicion especial.

    Muy buen análisis 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *