El Testamento de Sherlock Holmes

El personaje de Sherlock Holmes está viviendo una nueva época dorada. Por un lado tenemos las películas de Robert Downey Jr que nos traen a un Sherlock más de acción, mientras que en la televisión tenemos dos versiones que traen al investigador a la actualidad: la británica “Sherlock” que ha ganado multitud de premios gracias a su gran calidad, y la recién estrenada “Elementary”, que ha traído bastante polémica al cambiar a John Watson por Joan Watson, una cirujana encarnada por Lucy Liu.

Con todo esto, está más claro que el agua que Sherlock y Watson han vuelto a ganar mucha popularidad, que es seguramente lo que ha propiciado que por fin todos los usuarios de consolas podamos disfrutar de su última aventura gráfica tras varias entregas exclusivas para PC (con alguna saliendo para Xbox 360). Los desarrolladores de Frogwares han prometido mucho con El Testamento de Sherlock Holmes desde que se anuncióy ha llegado la hora de ver si nos han traído un crimen que debe ser resuelto, o que es mejor dejar a las autoridades de Scotland Yard por lo poco interesante que es.

La historia del juego la han clavado. Muchas veces hemos visto a Sherlock consiguiendo pistas que nadie más había podido descubrir, para así resolver los crímenes más ingeniosos del mundo. ¿Pero qué pasaría si pusiera su mente al servicio del crimen? Esta interesante propuesta es la que nos encontramos después de que empiecen a aparecer pruebas y testimonios contra Sherlock.

Desentrañar el misterio del que acusan a Sherlock será toda una odisea, e ir descubriendo cada nueva pista hará todavía más interesante el argumento. Lo mejor de todo es que, a pesar de que claramente nos recordará a uno de los capítulos de “Sherlock”, la historia es original, y ver cómo encajan todas las piezas del rompecabezas que nos plantean es realmente espectacular. Sin duda, han hecho un fantástico trabajo en conseguir un argumento que nos va a enganchar sin remedio durante las 15 horas que dura la aventura.

Al entrar en la jugabilidad la cosa cambia en un aspecto. En esencia, El Testamento de Sherlock Holmes sigue las normas clásicas de las aventuras gráficas: visitaremos diferentes salas con piezas y puzzles que tendremos que resolver para seguir avanzando en la historia. En un principio se dijo que tendríamos bastante libertad para explorar el Londres de finales del siglo XIX, y eso se ha eliminado, pero quizá haya sido para lo mejor. Si bien a la hora de entrar a las vistas especiales donde resolver los rompecabezas todo funciona muy bien, es el ir andando el peor enemigo al que se enfrentarán Sherlock y Watson.

Los controles son horribles, y aunque podamos cambiar a una vista en primera persona, eso no evita que sea terriblemente incómodo caminar o girarse. Pero por si esto fuera poco, encima es muy probable ver cómo el personaje se queda atascado cuando va a abrir una puerta, o que al hacerlo, no podamos moverlo hasta que no lo hagamos girar. Y todo esto con unos movimientos lentos a rabiar.

Sin embargo, esta frustración se nos pasará y hasta la soportaremos cuando empecemos a recolectar pruebas y a resolver los rompecabezas de cada nivel, y es que aquí lo han bordado. Encontrar pistas, objetos que combinar, llaves para cerraduras y otras tareas se convertirán en algo de lo más normal del mundo, para luego llegar con todo lo necesario a los puzzles.

Están muy bien pensados, son ingeniosos, y nos harán estrujarnos el cerebro para resolverlos. Hay un pequeño sistema de ayuda que nos servirá para localizar elementos interactivos en los escenarios, pero en los puzzles estamos completamente solos. Seguir secuencias numéricas, mover un caballo por un tablero de ajedrez hasta haber pasado por todas las casillas sin repetir ninguna o abrir impresionantes cerraduras son solo algunos de los rompecabezas a los que nos enfrentaremos, siendo extremadamente reconfortante cuando los has completado. Eso sí, hay puzzles que se pasan de difíciles, con que mucha paciencia con algunos puntos del juego.

Otros rompecabezas que me han encantado son los de deducción. En varios puntos del juego nos encontraremos con escenas de asesinatos, y como si fuéramos Sherlock Holmes, tras encontrar todas las pistas nos tocará ir haciendo las deducciones necesarias para saber lo que ha pasado. Si alguna vez os habéis querido sentir como Sherlock Holmes, éstos momentos serán vuestros favoritos del juego.

Con estos puzzles tan ingeniosos y divertidos, uno se pregunta si no habría sido mejor dejar toda la aventura como un “point & click”, ya que eso habría eliminado el terrible problema del movimiento de los personajes. Como os habréis dado cuenta, no estamos ante un juego de acción ni nada por el estilo, sino todo lo contrario. Nos tocará estar atentos al más mínimo detalle de nuestro alrededor y a lo que nos cuentan los demás personajes, por lo que el desarrollo es lento. Ideal para una aventura gráfica que te involucra en la historia, pero mala para los que buscaban una aventura algo más dinámica.

El otro gran problema del juego son sus gráficos. El diseño y la ambientación de la época están muy logrados, pero las animaciones son horribles. Todos, incluyendo a nuestros protagonistas, se mueven como si fueran robots, con movimientos ortopédicos a más no poder. Y encima esto aumenta a la hora de recoger pruebas o abrir puertas. Además, al menos en su versión de PS3, el frame rate tiene unas caídas bestiales, junto a otros bugs como personas que atraviesan objetos u elementos del escenario (algunos bien grandes) que desaparecen. Para rematar la faena, los dientes de sierra se notan muchísimo y las texturas no es que sean gran cosa.

El sonido se salva más gracias a unas voces en inglés bastante adecuadas para los personajes principales (hay algunos secundarios a los que no les pegan sus voces), aunque también se aprecia una importante desincronización labial en muchas ocasiones. Las melodías pecan de poco variadas, pero su tono aventurero no interfiere con los momentos en los que nos toca pensar, con que eso no está nada mal.

Conclusión

El Testamento de Sherlock Holmes hace dos cosas muy bien: contar una gran historia y ofrecernos unos rompecabezas fantásticos. Esto hace que sea una delicia disfrutar de una aventura gráfica así en consola, y es que hacía muchísimo que no disfrutaba así del género. Sin embargo, el título tiene otros dos fallos importantes: un control nefasto a la hora de movernos por los escenarios y unos gráficos que son de todo menos estables y agradables a la vista.

Si os gusta el género, estos dos problemas no se interponen en las horas de diversión y misterio que nos propone la aventura, siendo toda una delicia poder disfrutar de una aventura que se aleja de la acción en consola. Está claro que perjudican al título, pero teniendo en cuenta que los dos elementos clave del género los han clavado, cualquier seguidor de las aventuras gráficas o de Sherlock Holmes se lo pasará en grande. Ahora solo nos queda esperar que este sea el inicio de más juegos de este tipo en consolas, ya que Frogwares ha demostrado que se puede disfrutar igualmente del género en consolas como en PC.

Lo mejor

  • Una historia interesante, muy bien contada y que engancha.
  • Los puzzles y los momentos de deducción. Sencillamente espectaculares.
  • La ambientación del Londres de la época…

Lo peor

  • … aunque los gráficos sean muy malos.
  • Controles horribles a la hora de movernos.

Ficha

  • Desarrollo: Frogwares
  • Distribución: Warner Bros
  • Lanzamiento: 20/09/2012
  • Idioma: Castellano
  • Precio: 49,95 € (29,95 € en PC)

 

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *