Tales from Space: About a Blob

    Desde el espacio llegan una amenaza alienígena (en forma de bolitas de colores) que son capturadas por un malvado científico de un planeta parecido a la Tierra. En un principio se dice que esas gotitas de colores son tontitas, pero gracias a nuestra ayuda (y nuestra tontería) conseguiremos que se rebelen y escapen del laboratorio, saltando, creciendo y consumiendo todo lo que encuentren a su paso.

    Tales from Space: About a Blob logo

    Drinkbox Studios nos pone al control de una de estas gotitas, que básicamente puede consumir todo aquéllo que sea inferior en tamaño. Tales from Space: About a Blob es un juego de tipo puzzle-plataformas exclusivo para PSN, donde debemos ir alcanzando las medidas adecuadas para poder superar ciertos obstáculos y avanzar. La bolita alienigena puede moverse, correr y saltar. Esto último también pueden hacerlo en las paredes, hecho que permite llegar a lugares más elevados. Los “blobs” pueden escupir los objetos que han consumido anteriormente, cosa que permite destruir enemigos o llegar a activar ciertos mecanismos. Así pues, en cierta manera podríamos definir a About a Blob como una mezcla de las mecánicas de Katamary Damacy y de Gish, junto con la inocencia y aspecto colorido de nuestros queridos “Goos” del World of Goo.

    Empezaremos comiendo tornillos y cosas pequeñas, pero a lo largo del juego iremos creciendo y creciendo, comiendo manzanas, cajas, personas, vehículos, casas y ciudades. ¿Y cuando nos damos realmente cuenta que la gota va creciendo? Cuando vemos que no solo el tamaño de la gota cambia, sinó la escala de las cosas va cambiando a nuestro alrededor y cosas que antes eran muy grandes y no cabían en nuestra pantalla es algo que saltaremos tranquilamente más adelante. Este efecto, fundamental en el juego, está realmente bien conseguido. Sin embargo, especialmente los “enemigos”, como una especie de cañones lanzamisiles, los encontraremos en todas las escalas. Simplemente dichos objetos son idénticos, pero mayores… un helicóptero ahora, luego helicópteros más grandes. Pienso que se podría haber trabajado algo más ese aspecto con un poco más de imaginación pero lo dicho, el tamaño del resto de cosas y objetos fluye en general de forma esperada y gratificante.

    About a blob

    Realmente nos haremos muy grandes

    A medida que avance el juego encontraremos un par de “superpoderes”: el “magnético” y el “eléctrico”. El poder mágnetico permite a nuestra gota ser atraida a objetos metálicos o repelida de ellos. Por ejemplo, si una tubería metálica está sobre nosotros, podemos saltar y “atraernos” a dicha superficie, usando dicha atracción para avanzar ignorando la gravedad. A su vez, usando la repulsión podemos alcanzar luegares a los que no sería posible llegar con simples saltos. El poder eléctrico, que se descubre más adelante, nos permite activar y desactivar artilugios consumiendo y traspasando energía eléctrica entre ellas. Ambos poderes serán necesarios para superar los rompecabezas que nos depara el juego.

    About a blob

    Esos molinos son metálicos. Debemos hacer buen uso de ellos si queremos evitar las temibles aguas tóxicas...

    Se notan claramente influencias “retro” en este juego. A parte del aspecto visual, de líneas claras y gráficos sencillos, inspirados en las series B de antaño, aunque modernizado y lleno de color. También hay un montón de detalles chistosos de fondo. Muchos de los enemigos o objetos que nos causan daño siguen patrones espefícicos de movimiento. El “blob” se mueve de forma muy fluida, cambiando la silueta según chocamos con los elementos del escenario de forma muy creible.

    About a blob

    No hay que dejarse engañar por la aparencia ya que detrás del aspecto inofensivo de nuestra gotita de dibujos animados que nos podría hacer pensar que el juego es apto para los peques, se esconde un juego que no es especialmente fácil. Hay obstáculos que requerirán de cierta precisión y habilidad con los mandos, y momentos donde debemos ser muy rápidos o un simple fallo hará que muramos aplastados contra la pared que se nos acerca. Por suerte y para evitar de frustraciones mayores que ya no se estilan hoy en dia, las muertes lo único que provocarán son una penalización de tiempo y vuelta a un checkpoint, por lo general, no demasiado lejos. La mayor frustración, y consecuente satisfacción y orgullo al superarlos, llega con los jefes finales de cada parte. Morir ahí significa volver a librar la batalla desde el principio y tener más ganas de lanzar el mando por los aires. La dificultad a lo largo del juego es un tanto variable y, no sé si yo era ya muy bueno, pero los niveles finales me resultaron bastante fáciles. Igual era la felicidad de ser una bola muy grande (aunque según dicen por ahí, el tamaño de las bolas no importa). Ahora sí… el jefe final… ¡tela!

    About a blob boss

    Los jefes no son un reto fácil y pueden frustrar un poco

    La ayuda de un compañero en el modo cooperativo local (no hay online) hace las cosas mucho más fáciles a la hora de superar puzzles o llegar a lugares más altos. Eso sí, se trata de una cooperación competitiva, ya que aparte de colaborar para seguir adelante, los dos jugadores pueden luchar por el consumo de los recursos, además hacer cosas como golpearse, empujarse, o saltar encima. Discusión asegurada, como todo modo cooperativo, pero siempre puedes deshacerte de tu amiguito como “sin querer” (buena manera de desfogarse).

    Uno de los aspectos menos elaborados del juego es el sonoro. La música está bien la primera vez que se oye, recordando a la de varios buenos títulos como World of Goo o Las misaventuras de P.B. Winterbottom. Sin embargo, la canción se hará muy repetitiva al cabo del rato. Los efectos de sonido son simples y a veces se echa en falta algo más de “chicha”, que convertiría al juego en una experiencia más envolvente. Siempre tenemos la opción, por eso, de poner nuestra banda sonora.

    About a blob

    Varias escenas cinemáticas explican la historia de nuestro "pequeño-gran blob"

    En Tales from Space: About a Blob disponemos de 17 niveles con una alta rejugabilidad. La puntuación en cada nivel se mide por el tiempo final, penalizado por las muertes y beneficiado por recoger una especie de bolitas azules repartidas por todo el nivel. Algunas de ellas realmente cuestan de alcanzar y tendremos que pensar un rato… o machacar un montón de botones… antes de conseguirlas. No tenemos que encontrarlas todas en una pasada, ya que siempre podemos rejugar el nivel y las que hemos conseguido aparecen de otro color. Además, en cada nivel se encuentran bien escondidos tres “blobs” amigos, y encontrarlos resta tiempo final. Obviamente, existen los trofeos para motivarnos a encontrar todo, todo y todo. Además, al conseguir ciertas hazañas se desbloquearán objetos para PlayStation Home.

    About a blob

    La gente se asusta ante una gota alienígena. ¡Que miedo! ¡Y que hamburguersas tan apetitosas!

    Pero encontrar todo, todo, y todo y hacerlo terminar los niveles bajo el tiempo límite recomendado es una tarea sólo apta para los jugones más insociales, aquellos que no tienen vida y mucha paciencia para aprenderse los movimientos al dedillo… y siempre hay de estos. Eso sí, tengo el orgullo de ocupar en estos momentos la posición número 1 de uno de los mundos! Vaaale, que el juego no ha salido aún y solo han pasado dicho mundo otras 9 personas… Dejadme ser feliz, ¿vale?

    En fín, con Tales from Space: About a Blob podéis llegar a pasar un buen rato, especialmente en compañía de un colega. Jugar sólo (vamos, lo que yo he hecho principalmente) es una buena experiencia, aunque de buenas a primeras la recomendaría para jugones hardcore. Hay para unas cuantas horas de juego, mejor saboreadas a lo largo de varios días, aunque terminar un nivel motiva a empezar el siguiente. Eso sí, conseguir todo los objetivos es un buen reto. Es de agradecer que se nos presente la opción de jugar a juegos indie como este en PlayStation.

    Lo bueno:

    • Crecer nos hace mayores respecto al resto. El efecto es muy gratificante.
    • Rejugable para mejorar tiempos y conseguir encontrar más cosas.
    • Interesante modo cooperativo local que motiva a la competición entre los dos “blobs”, donde 1 más 1 no son 2.
    • Aspecto fresco y alternativo, que le da un caracter único.

    Lo malo:

    • El aspecto sonoro es un tanto flojo y no hay voz ni efectos sonido durante las escenas cinemáticas.
    • La historia es muy sencilla.
    • Igual se echan en falta más mecánicas o poderes especiales.
    • Podría llegar a ser monótono para algunos.

    El juego llega el 1 de febrero para America para los suscritores a PlayStation Plus (una semana después al resto de americanos). Aún no se conoce fecha de salida para Europa, pero Drinkbox Studios afirma que será pronto. El juego se encuentra traducido completamente al español.

    Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *