Swarm

    Los juegos de plataformas no son nada nuevo. Desde Donkey Kong, pasando por Mario, Sonic y compañía. ¿Pero cuantas veces hemos podido decir que controlamos a 50 personajes a la vez? Esto no pasa desde el Lemmings, oiga, y ahí van saliendo de uno en uno y no los controlamos directamente.

    Swarm logo

    Hoy llega Swarm a PSN, de la mano de HotHead Games (con títulos como el exitoso Deathspank a sus espaldas o Penny Arcarcade Adventures). Swarm nos presenta a una manada de simpáticos bichos azules con un futuro tan prometedor que el de los Lemmings, es decir, que muchos morirán antes de alcanzar el ansiado final del nivel por el bien colectivo. Los swarmites son entrañables, con su color azul y ojos saltones que les da un aspecto indefenso y, uhm , no particularmente brillantes. Pero no nos dejemos engañar por su encantador aspecto, el camino que nos espera va a ser duro y sólo apto para los más persistentes.

    Uno de los aspectos más interesantes de Swarm es la inteligencia de sus protagonistas. Aunque controlamos al grupo entero con instrucciones como desplazarse, agruparse o dispersarse, cada uno de los cincuenta swarmites tiene su propia inteligencia articial. Por ejemplo, si dirigimos a la manada esquivando obstáculos y a saltar un abismo, los swarmitas escogen cada uno su camino siguiendo a la manada como si de ovejas se tratara. Cabe decir que más de uno no completará el salto y serán empalados al caer al vació. Sí, he dicho “empalados”, pero podría haber sido “electrocutados” , “quemados” o “pisados”, por nombrar algunos de los tipos de sádicas muertes que los espera.

    Swarm

    "¡Oh, brilla!" - Algunos serán sacrificados por el bien común. Otros... porque sí.

    Nuestra premisa es muy sencilla: hay que llegar al final del nivel consiguiendo superar el número de puntos necesario para desbloquear el nivel siguiente. ¿Cómo conseguirlo? Eso ya no es tan sencillo y nos obligará a repetir algunos niveles varias veces para intentar alcanzar el mínimo necesario. Los puntos en Swarm se consiguen recogiendo una especie de bolitas y átomos, así como fragmentos de ADN. A medida que recogemos, nuestro multiplicador va aumentando y si pasamos unos segundos sin recoger las bolas, los puntos multiplicados son añadidos a nuestra puntuación global. Cuando no haya nada que recoger a nuestro alrededor, tenemos la posibilidad de sacrificar algún swarmita para mantener el contador del multiplicador activo. Así pues, se trata de un estresante equilibrio entre muerte y recoger bolas para conseguir los puntos necesarios, convirtiendo al juego en algo apto sólo para jugadores altamente concentrados y obsesionados en su labor… es decir, los jugadores hardcore.

     

    Swarm

    Los swarmitas, como los catalanes, tienen la extraña afición de montar torres humanas...

    Tengo la impresión que Swarm trata de un experimento sobre inteligencia artificial de los individuos que forman un colectivo. En este aspecto el juego vale mucho la pena ya que el resultado es ciertamente interesante. Sin embargo, parece que el resto de elementos sean simplemente un añadido para convertir el experimento en un juego. Pienso que podrían haber intentado hacer más asequible el juego a los principiantes, que muy probablemente se verán frustrados al tener que reintentar lo mismo una y otra vez. Hay que aprenderse los niveles de memoria para saber como aumentar el multiplicador de forma más efectiva.

    Hay zonas donde si llegamos con un número mínimo de swarmitas haremos aparecer más bolitas de puntos, así que tampoco podemos ir perdiendo swarmitas a diestro y siniestro. El controlar a una manada entera obviamente significa un descenso en nuestra precisión y a menudo perderemos a unos cuantos al saltar huecos. Eso es novedoso e interesante, pero complicará nuestra llegada a los checkpoints que ya se encuentran preparados de por si. Es frustrante conseguir un número interesante de puntos y caer por el hueco anterior a un checkpoint debido a un mal cálculo del salto (ya impreciso de por sí). Al morir, perdemos los puntos conseguidos desde el último checkpoint.

    Swarm

    Uy, problema de cálculo... ¡adiós amigos! ¡Nos vamos al abismo! ¿Por qué se moverá el suelo?

    El juego es bastante oscuro y así como el diseño de los niveles es bueno en general, más de una vez moriremos en algún obstáculo puesto con mala leche. Supongo que esa es la gracia… total igual solo se mueren entre 20 y 30… Cuando nos queda un triste swarmita, el control es mucho sencillo, aunque la esperanza de vida es más bien baja. Hay ciertos sitios donde podemos hacer aparecer más swarmitas para reconstruir el grupo.

    A veces, debido a la perpectiva de la cámara, cuesta calcular la distancia o altura de un elemento del escenario. Ciertos saltos para intentar conseguir explotar ciertas cajas que vuelan serán fallidos al estimar mal donde se encuentra dicho objeto. Creo que un juego como este podría ser un buen ejemplo del uso de 3D estereoscópico. En todo caso, seguro que disfrutaremos ciertos momentos donde el caos protagoniza la escena, con swarmitas volando en todas direcciones e incluso manchando a la cámara.

    Swarm

    Por suerte, los swarmites están vacios por dentro. Sinó a ver quien limpiaría la cámara ahora...

    Conclusión

    Swarm es un juego diferente por el que vale la pena hacer una pequeña inversión. Es curioso controlar a cincuenta swarmites a la vez e ir viendo como se pierden, sacrificándolos a nuestro antojo o sin querer. Sin embargo, puede que la potente inteligencia artificial haya podido cegar a los desarrolladores de otros aspectos que podrían mejorarse. Es un juego difícil, probablemente no apto para jugadores casuales, y que puede llegar a frustrar, pero si os gustan los retos en Swarm no os faltarán y, si ese es el caso, lo recomiendo.

    Lo mejor:

    • Inteligencia artificial excelente.
    • Carácter y personalidad únicos.
    • Mecánica innovadora al controlar a una manada entera.

    Lo peor:

    • Dificultad elevada no configurable.
    • Un fallo puede suponer no conseguir los puntos mínimos necesarios más adelante.
    • Algún salto gráfico en escenas con mucha acción y explosiones (en Xbox).

    Ficha

    • Desarrollo: HotHead Games
    • Distribución: UTV Ignition Entertainment
    • Lanzamiento: 23-03-11 (XBLA) / 30-03-11 (PSN)
    • Idioma: Español
    • Precio: 1200 MSP (XBLA) / 12,99€ (PSN)

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *