Supremacy MMA

Los aficionados a las Artes Marciales Mixtas tuvieron un año videojueguil de ensueño, porque la competición entre THQ y Electronic Arts hizo que recibiéramos dos grandes juegos. Sin embargo, en 2011 la cosa ha cambiado bastante, y ninguna de las dos compañías se han presentado con una nueva propuesta con la que repartir estopa. Por suerte, ahí está 505 Games y Kung-Fu Factory para arreglar la situación con Supremacy MMA. En lugar de seguir apostando por el realismo y la simulación, han preferido optar por algo mucho más sencillo y brutal para llegar a todos los jugones posibles. Ya hemos visto que la simulación ha funcionado a las mil maravillas, ¿con que pasará lo mismo con el arcade?

Supremacy MMA Logo

La primera sensación que da el juego es algo decepcionante nada más ver el menú principal, debido a las pocas opciones de juego que hay: Partida Rápida, Torneo (con campeonatos o Supervivencia), Historia y Tutorial (hay algo más, pero en esencia es esto). Pero bueno, si hay falta de modos, éstos serán buenos, ¿no? Así que para probarlo, nada mejor que ir a por la “novedad” en los títulos de MMA: la historia. Desde que se anunció el juego, ha sido una de las características más promocionadas, y tras empezarlo se te queda cara de Mourinho con su “¿Por qué?”. El argumento de cada luchador (que tampoco son demasiados) se narrará a través de unas secuencias bastante cutres, con unas voces aún peores y una historia cliché al máximo que no anima para nada.

Esto es un gran varapalo, pero al menos, la jugabilidad será entretenida, ¿no? En teoría, se ha apostado por algo simplificado que lo alejaría del complejo sistema de llaves tanto de UFC Undisputed como de EA Sports MMA, y es cierto que lo consigue, pero con matices. El otro gran cambio es el de mezclar el control más arcade con una pseudo-simulación de diferentes estilos de lucha, y de nuevo lo logra a medias.

Supremacy MMA

Como en los juegos de lucha más arcade, tendremos un botón para puñetazos, otro para patada, uno solo para las llaves y otro para los contraataques. Si empezamos con las llaves o los momentos de suelo, bastará con mover el stick analógico hacia arriba (o abajo) para mejorar de posición. Por otra parte, para contraatacar simplemente habrá que pulsar el botón de defensa cuando aparezca bajo nuestra barra de vida. Sencillo, ¿verdad? El problema está cuando, tras varios combates, vemos que hay una única estrategia realmente viable: lanzarnos al suelo y ponernos encima del rival para partirle la cara hasta que su barra de vida se vacíe.

Es cierto que hay combos bastante espectaculares y que, si luchamos a puñetazo limpio habrá que tener buenos reflejos para evitar los contraataques o, por contra, hacerlos nosotros mismos, pero es que la vida apenas se reduce con unas buenas patadas, mientras que con una llave haremos mucho más daño. Si a esto le sumamos lo sencillo que es ponernos en la posición ofensiva definitiva en el suelo y machacar el botón de puñetazo mientras pulsamos el botón de defensa cuando aparezca y los combates los ganaremos en cuestión de momentos.

También hay varios tipos de lucha como boxeo, kickboxing o muay-thai, pero únicamente accederemos a diferentes combos y llaves, todo para seguir viendo que esa táctica de antes sigue siendo la más efectiva (por no decir la única). Para que os hagais una idea, acabé superando casi todos los combates del modo historia de esta forma con todos los luchadores, y la Supervivencia no hace gracia de esta forma. Y esto no solo se aplica a peleas con la IA, sino también contra usuarios humanos.

Supremacy MMA

Las chicas también pelean en el juego, por primera vez en un juego de MMA

Otro problema de la jugabilidad, algo menos evidente y molesto, es la velocidad de respuesta del juego. Podremos pulsar un botón de ataque y ver cómo el personaje no reacciona hasta unos pequeños momentos después. Al menos, la IA es bastante efectiva en los tres niveles de dificultad, por lo que siempre supondrán un reto… hasta que les llevemos al suelo.

Técnicamente, los combates son bastante vistosos gracias a la brutalidad de los golpes y la reacción de los luchadores. Al principio estarán perfectamente, pero tras unos buenos puñetazos la sangre y los moratones empezarán a surgir. Definitivamente, es lo más destacable del título y lo que mejor se ha llevado a cabo. Eso sí, las animaciones pasarán de muy buenos a bastante robóticas, por lo que se quedan en un término medio. Los modelos de los luchadores no están mal, pero hay tan pocos que una opción de crear nuestro propio personaje no habría venido nada mal. Al menos, podremos ir mejorando su nivel de experiencia (luchando o superando varios retos) para desbloquear ropa adicional, pero ni de lejos llega a suplir la falta de púgiles. En cuanto a los rings, no es que destaquen demasiado, pero al menos son variados y pasaremos por jaulas normales, cárceles o tapices de lucha brasileños.

Supremacy MMA

Esta escena la acabaréis viendo en casi todos los combates si realmente queréis ganar.

El sonido es lo que peor está. Como hemos comentado antes, las voces (en inglés) son bastante cutres, aunque al menos no se han molestado en meter comentarios durante las peleas. En su lugar, escucharemos los efectos sonoros del combate (tampoco demasiado inspirados) y una de las canciones de la cañera BSO. Pero ojo, que cañera no significa que sea buena, y es aquí cuando se agradece al máximo que podamos poner la música de nuestro HDD, algo que sinceramente recomiendo.

Después de disfrutar todas las opciones offline (algo que os ocupará unas pocas horas) dispondremos del modo multijugador, tanto desde la misma consola como a través de la red. En esta última opción dispondremos de la opción de disputar partidas de jugador y de rango para las clasificaciones online. Pero claro, eso si lográis encontrar a alguien con quien jugar. Si conseguís este primer requisito (os lo aseguro, os costará), después habrá que sufrir algo de lag, lo que hace las partidas algo complicadas de jugar.

Supremacy MMA

Conclusión

Supremacy MMA parte de una premisa muy buena, pero se pierde en el camino para cumplirla. Para empezar, los modos de juego son tremendamente escasos, pudiendo haber visto todo en unas pocas horas. Siguiendo con la jugabilidad, es cierto que es arcade y sencilla, pero está tan descompensada que si tenemos que recurrir siempre a la misma táctica, sea cual sea nuestro estilo de lucha, ves que algo falla. Donde el título cumple a la perfección es en la brutalidad de las peleas, pero esto únicamente no compensa el resto de fallos.

No me malinterpretéis, el juego puede llegar a ser algo divertido al usar los elementos más arcades como la “Adrenalina” y ver cómo dejamos la cara del rival hecha un cromo. Sin embargo, en un período de lanzamientos tan completo como este, sus carencias hacen que no sea tan recomendable como parecía en un principio, y es una lástima. Esperemos que los desarrolladores tomen nota de sus errores para ofrecer una secuela a la altura, porque potencia hay.

Lo mejor

  • La brutalidad de los combates.
  • Jugabilidad arcade sencilla…

Lo peor

  • … pero muy descompensada. Acabaremos usando siempre la táctica de lanzarnos al suelo.
  • Historias MUY decepcionantes y cutres.
  • Muy pocos modos de juego.

Ficha

Portada
  • Desarrollo: Kung-Fu Factory
  • Distribución: 505 Games
  • Lanzamiento: 23-09-11
  • Idioma: Castellano
  • Precio: 49,95 €

Entradas relacionadas:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *