Super Meat Boy

Nacido como otros juegos indie en la web de Newgrounds, Meat Boy se convirtió rápidamente en un éxito entre los asiduos de la web, gracias a una dificultad endiablada y un control sumamente preciso, suma que le otorgó una jugabilidad muy superior a la media de juegos de este tipo. La transformación que ha sufrido esta obra en su paso a Xbox 360 ha sido notable, pasando de ser un muy buen juego flash a una obra maestra que nos trae un continuo y respetuoso homenaje a la gloriosa época del pixel, los 8 y 16 bits.

Super Meat Boy

Hace unos días os comentamos las impresiones sobre la demo que pudimos probar en Xbox 360, y hoy por fin os podemos traer el análisis de este auténtico juegazo.

Super Meat Boy puede parecer a primera vista un juego simple, un juego para niños donde debemos ayudar a un pequeño cuadrado rojo a encontrar a otro pequeño cuadrado rosa, un juego en el que lo único que tienes que hacer es correr y saltar, algo tan simple que no ofrece ningún reto para el jugador más experimentado, algo que cualquier persona podría hacer con los ojos cerrados.

Super Meat Boy

Es evidente que Edmund McMillen y Tommy Refenes (los miembros de Team Mate) tienen mucho odio acumulado en su interior, sino no se entiende como han sido capaces de crear algunos de los niveles que encontraremos, totalmente desquiciantes.

Pero Desconsolados, Super Meat Boy esconde tras esa primera impresión, uno de los juegos más difíciles, divertidos, adictivos y mejor diseñados que podréis encontrar no sólo en el bazar de Xbox Live, sino prácticamente en cualquier plataforma.

El mayor reto de Super Meat Boy no es ninguno de sus niveles, ni siquiera conseguir el 100% del juego, su mayor reto es despegarte del mando una vez has entrado en el juego. Orion el pastor.

Y es que el juego del que hoy os hablo os pondrá delante de algunos de los mayores retos que os habréis encontrado en vuestra vida de jugadores de videojuegos. Pero, no penséis que esta dificultad es producto de un mal control, de un mal diseño de escenarios o de inexperiencia por parte de los creadores, todo lo contrario.

Super Meat Boy cuenta con un control estudiado al milímetro. Con una física, una inercia, y una velocidad perfectamente ajustadas y definidas, algo que no se consigue fácilmente y que demuestra que los chicos de Team Mate han trabajado muy duro para conseguir ese equilibrio.

Super Meat Boy

Así es como nos explican en su blog los chicos de Team Mate la diferencia entre el mundo de la luz, y el de la oscuridad… solo podremos acceder a la parte oscura de cada nivel consiguiendo un tiempo de record en el de la luz 😉

Si a un control tan elaborado, le unimos un excelente y variado diseño de niveles, creados teniendo en mente en todo momento las características de nuestro cárnico héroe, y una velocidad endiablada en todos los movimientos de Meat Boy… Nos da como resultado el increíble nivel de adicción y el gran dinamismo que nos aporta el juego.

Super Meat Boy

Cuando consigamos superar un nivel, veremos una repetición con versiones fantasma de todos de nuestros intentos, viendo como solo uno de ellos alcanza la gloria mientras los demás acaban triturados por el camino.

Y es que quizás lleguéis a una pantalla donde moriréis cientos de veces consecutivas sin remedio por su enorme dificultad, pero según vas intentando superarla una y otra vez, vas dándote cuenta que esa pantalla que inicialmente te parecía imposible, cada vez es más asequible. Y ello es producto única y exclusivamente de tu habilidad y sincronización a la hora de controlar a Meat Boy, en ningún momento sientes que las muertes son producidas a factores externos, como un mal control o un mal diseño de niveles. Incluso el factor suerte es escaso, quizás en alguna ocasión puedas aliarte con ella, pero lo único que de verdad te hará avanzar un escenario tras otro, es un control preciso sobre el bueno de Meat Boy.

Super Meat Boy

¿Acaso no es adorable el bueno de Meat Boy? 😀

Otra gran cualidad que posee el juego, es un diseño general muy divertido e incluso me atrevería a decir que en ocasiones encantador, con unas secuencias simples pero muy efectivas, donde se nos va mostrando la odisea que debe recorrer Meat Boy para intentar arrancar a Bandage Girl de las sucias manos del Dr. Fetus. Estas escenas las veremos cada vez que iniciemos y finalicemos alguno de los seis mundos y cuando nos vayamos a enfrentar a los jefes finales de cada uno de estos mundos.

El diseño de los enemigos está muy en la línea minimalista de los de los protagonistas del juego, aunque su variedad no es muy alta, ya que la mayoría de retos que tendremos que superar se basan en grandes saltos, sierras, nieve, lava… etc. Pese a ello, os garantizo que el juego no se hace para nada repetitivo, ya que la variedad de situaciones y retos es realmente asombrosa.

Super Meat Boy

La melodía que acompaña a este pantalla me tiene totalmente enamorado… nunca me canso de escucharla ^^

Como os he comentado al inicio del análisis, el juego está repleto de homenajes a la época dorada de los pixels, y esto lo podemos encontrar desde el mismo comienzo, con una presentación que imita a la de la versión árcade de Street Fighter II.

Pero no queda ahí la cosa, durante la partida encontraremos “warp zones”, que son agujeros negros que nos llevaran al pasado, para poder jugar a versiones de Super Meat Boy lanzadas para Atari , NES, o GB, siendo una representación muy creíble de lo que podrían haber sido estas versiones en el caso de existir. Estas zonas tendrán unas normas diferentes a las del juego original, como límite de vidas y ausencia de cronometro. Y al final de estas encontraremos otro homenaje a un conocido juego con sus mismas iniciales que seguro que hará sonreír a más de uno ^^

Super Meat Boy

Las Warp Zones nos llevaran al mundo de los 8 bits, donde podremos disfrutar de versiones ficticias de Super Meat Boy en consolas de antaño.

Según avancemos en la aventura deberemos recolectar una serie de tiritas, gracias a estas tiritas podremos desbloquear a nuevos personajes que nos permitirán acceder a zonas que para Meat Boy son imposibles, siendo una formación de protagonistas de juegos indie realmente impresionante, Gish, Alien Hominid, Tim de Braid, Pink Knight de Castle Crashers… entre otros.

Cuando encontremos 20 de estas tiritas accederemos a un nuevo modo de juego llamado teh internets exclusivo de Xbox 360, dónde básicamente recibiremos pequeños DLC 100% gratuitos que nos traerán nuevos mundos que poder recorrer, un detalle impresionante por parte de los chicos de Team Meat. Teniendo en cuenta que el juego cuenta con más de 340 niveles, a cada cual mas difícil… os garantizamos que con la pequeña inversión de 800 MPS tenéis juego para mucho tiempo, ¡una autentica ganga!

Super Meat Boy

Un regalo de Team Mate a los compradores de su juego… nuevos niveles para jugar de forma gratuita… ya podrían aprender otras compañías!!

En definitiva, Super Meat Boy es una compra obligada para todos los poseedores de Xbox 360, y una futura obligada compra para los poseedores de Wii o Steam. Eso sí, si eres un jugador acostumbrado a que te den las cosas fácilmente quizás encuentres que este juego es demasiado para ti y llegar a frustrarte por el nivel de exigencia del juego. Pero si eres un jugador de verdad, de los que les gusta y necesita de grandes retos para poder demostrar su valía… este juego es imprescindible, una pequeña obra maestra que sube al Olimpo de los Dioses junto a Braid, World of Goo, Limbo o Castle Crashers.

Super Meat Boy

No soy muy dado a publicar mis logros… pero os aseguro que he sufrido de lo lindo para conseguir 2 de los 3 logros que podéis ver en la imagen… ¡¡y necesito mostrarlo al mundo!!

Lo mejor:

  • Controlar a Meat Boy por los miles de retos que encontraremos es un autentico placer.
  • La variedad de situaciones que encontraras en las distintas fases no dejaran de sorprenderte.
  • El Sonido de los pasos de Meat Boy cuando corre me tiene locamente enamorado… xD
  • Un montón de secretos a desbloquear, como en los viejos tiempos.
  • Un homenaje continúo a los juegos de 8 y 16 bits.
  • La versión de Super Meat Boy que encontramos en las warp zones parecen juegos realmente creados en GB, Atari o NES! O_o
  • La melodía de inicio en las versiones retro… nunca me cansare de escucharla, ¡puro amor!
  • El Meat Boy para nuestro avatar que conseguimos al acabar el juego es… ¡ADORABLE!

  • Lo peor:

  • Que a diferencia de su versión flash no incluya un editor de niveles, sería un juego infinito.
  • Que no tengas lo que hay que tener para enfrentarte al reto que supone este juego.
  • Gamersgate

    Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *