SOCOM: Fireteam Bravo 3

Tras un más que excelente año para PSP parece que ha perdido algo de fuelle este 2010, con por el momento pocos juegos anunciados (aunque los que sí lo están tienen una pinta excelente) y pocos lanzamientos en estos primeros meses. Por suerte por fin ha llegado a nuestras consolas SOCOM: Fireteam Bravo 3, que tras varios retrasos ha salido a la venta.

La historia de esta saga en la portátil de Sony ha sido muy buena, con las dos primeras entregas de Fireteam Bravo teniendo un gran éxito. Sin embargo, la entrega desarrollada por Slant Six llamada Tactical Strike no gustó demasiado por su enfoque completamente táctico y alguna que otra tara jugable. Así la franquicia parecía que se había hundido en la consola, además de en PS3 por la entrega Confrontation.

Por suerte este mismo equipo desarrollador se ha propuesto redimirse con la saga con un juego que vuelva a las raíces de la saga en PSP, al mismo tiempo que intentan convertirse en el nuevo referente multijugador de la consola. La pregunta es, ¿lo habrá conseguido?

La historia de esta entrega nos pondrá en la piel de Wraith, comandante de un escuadrón formado por SANDMAN (el protagonista de los dos primeros juegos portátiles), RAVEN y TORO, el novato del grupo. En esta ocasión la misión que se les encomienda tiene lugar en Koratvia, un país de Europa del Este que pretende alejarse del bloque soviético. Por desgracia, el Departamento de Defensa de Estados Unidos ha encontrado pruebas que demuestran que va a haber un gran ataque a Occidente.

Por desgracia no se sabe nada más aparte de que quién tiene la información necesaria para evitar el complot es un ex-agente de la KGB llamado Gozorov. Así que sin el apoyo del gobierno y de forma encubierta tendremos la misión de detener el ataque antes de que éste tenga lugar.

Para ser sinceros, la historia esta vez engancha más que en el resto de entregas, aunque no es decir mucho, porque sigue siendo sencillo y predecible. Lo mejor es que introduce a personajes de la saga en la portátil, como el ya nombrado SANDMAN o LONESTAR, que era el compañero del primero. Por lo demás una historia emocionante y sencilla que está bien narrada y que encantará a los seguidores de la extinta serie “The Unit”.

Como ya sabréis, la saga es un shooter en tercera persona, y como a la PSP le falta un segundo stick siempre es interesante ver cómo los desarrolladores se las van a apañar para ofrecer un control divertido y funcional.

Por suerte Slant Six ya tenía un método muy bueno que aparecía en las anteriores entregas, y siendo inteligentes han decidido seguir el mismo sistema. De forma natural nos moveremos de forma circular para poder explorar los escenarios de una forma muy cómoda y sencilla. Si al mismo tiempo pulsamos el botón “L” empezaremos a andar de forma lateral como en todos los shooters conocidos.

En cuanto a las posturas, con el botón “Triángulo” podremos ponernos de pie, agachados o tumbados. De esta forma nos podremos ir cubriendo para evitar los disparos enemigos, aunque para ser sinceros la saga ha evolucionado ya lo suficiente como para tener un sistema de cobertura en condiciones, pero por desgracia sigue sin aparecer.

Para apuntar tendremos dos sistemas. El que más usaremos, y que mejor funciona en los momentos de acción, es el autoapuntado, que se activará manteniendo el botón “R”. Así nos fijaremos automáticamente en el enemigo más cercano y sólo nos tendemos que preocupar por movernos y de disparar con el botón “X”. Así los tiroteos se hacen sencillos y muy dinámicos. Además, una ventaja de este sistema es que cuando estamos agachados tras una cobertura nos levantaremos levemente para disparar, lo que de alguna forma ayuda a los tiroteos. Sin embargo este sistema tiene a su vez el problema de que hace todo muy sencillo, tanto en el modo de un jugador como en el multijugador.

La otra forma es hacerlo de forma automática. Para activar este sistema tendremos que pulsar hacia arriba en la cruceta, para que la vista se sitúe a la altura de nuestro hombro. Para apuntar luego tendremos que usar el stick analógico, y si nos queremos mover tendremos que mantener el botón “L”, sin que se pueda mover la retícula y al personaje al mismo tiempo. Si por si acaso queremos más zoom tendremos que pulsar otra vez la cruceta, y veremos en primera persona a través de la mirilla del arma.

Como la saga SOCOM es de shooters tácticos nunca estaremos solos en el juego, sino que tendremos a nuestra disposición un escuadrón de otros tres hombres, dos más que en la anterior entrega tradicional. Así que podremos darles órdenes sencillas como “Moveros a esa zona”, “Fuego a discrección” y cosas similares. Para hacerlo podemos optar por usar el botón “Círculo”, aunque solo servirá para dar las órdenes de movimiento o las especiales de “Colocar un explosivo” o reanimar a un compañero. Para hacerlo de una forma más táctica tendremos que entrar al menú de órdenes, que paralizará la acción. Además, en este menú podremos dividir las órdenes entre el equipo Able(compuesto por SANDMAN) y Bravo (RAVEN y TORO).

Dicho así todo el sistema táctico de misiones parece muy bueno, pero lo malo es que a lo largo del nos encontraremos muchas situaciones en las que sea necesario usar los diferentes comandos. Como mucho usaremos el de que entren los compañeros en las habitaciones y poco más. La verdad es que en este aspecto la saga dentro de la portátil nunca ha sido demasiado consistente debido a que solo había un compañero, pero al haber en esta ocasión tres me esperaba que lo solucionarían metiendo rehenes de por medio y cosas así, y por desgracia no lo han hecho.

A pesar de este fallito nos encontraremos con varios modos de superar las variadas misiones. Por un lado podemos optar por la fuerza bruta, donde libraremos intensos tiroteos constantemente, o podemos ir de forma sigilosa acabando con los enemigos. De las dos formas nos lo pasaremos en grande, aunque la segunda a veces no sea posible.

Sin embargo en ambas situaciones nos encontramos con algunos problemas. En el lado de la acción la dificultad nunca será demasiado alta a pesar de los cuatro niveles de dificultad. Esto se debe a que la salud se regenera sola, y aunque moramos de muy pocos disparos, bastara con cubrirnos durante unos segundos para volver a estar perfectos. Además tenemos a nuestros compañeros, a los que podremos mandar en primera línea de fuego y no pasará nada, ya que a pesar de que el juego si acaba si uno de ellos muere, antes quedarán incapaciados y los demás irán a curarle enseguida. Esto no nos pasa a nosotros, por lo que es una jugada inteligente y que reduce en gran cantidad la dificultad. En el lado del sigilo nos encontraremos con situaciones demasiado sencillas, como un enemigo haciendo su ronda casualmente en dirección opuesta hacia nosotros o soldados parados mirando al paisaje.

Pero tranquilos porque no todo será malo, ya que hay algunas cosas bastante buenas. Por ejemplo, la IA de los compañeros y de los enemigos es bastante eficiente para tratarse de un juego portátil, y aunque no nos sorprenderán con sus tácticas sí intentarán flanquearnos y demás.

Por desgracia hay un par de añadidos que no encajan demasiado bien. Por un lado están las torretas fijas, que ahora serán una parte crucial en algunos niveles, y aunque nos pueden dejar tiesos si las controlan los enemigos si lo hacemos nosotros parecerán que no son nada poderosas. Además ahora hay una especie de batalla final en los últimos niveles del juego, y en parte se aleja del realismo que se intenta transmitir.

Por suerte hay un aspecto en el que el juego no decepciona en absoluto: las armas. Antes de cada misión podremos equiparnos con todo un arsenal compuesto por un arma principal, una secundaria y varios accesorios. Las armas principales podrán ser fusiles de asalto, escopetas, rifles de francotirador o ametralladoras ligeras, con montones de juguetitos en cada tipo. En cuanto a las armas secundarias más o menos de lo mismo: pistolas, subfusiles, etc. Por si esto fuera poco tendremos la posibilidad de añadir mirillas, silenciadores, lanzagranadas, marcadores láser y un amplio abanico de accesorios. Por último podremos llevar granadas de todo tipo, munición adicional o varios explosivos. Todo esto nos da un montón de posibilidades que no dejarán indiferentes a nadie.

Si todavía queréis más acción tras las ocho misiones del modo campaña (que os durarán 4-6 horas) tendremos el modo “Misiones”, donde podremos  personalizar los niveles en los que jugamos. Podremos seleccionar la dificultad, el objetivo, los enemigos y su densidad y si vamos solos o acompañados. Cuanto más alta sea la dificultad de los parámetros más EM conseguiremos, que son unos puntos que también ganaremos en el modo campaña y en el multijugador. Con ellos podremos comprar más armas y accesorios, lo que nos hará seguir jugando hasta tener todo.

Tras hablar de la experiencia en solitario por fin nos toca adentrarnos en la verdadera joya del título: su multijugador. Si las anteriores entregas ya fueron excelentes en la modalidad competitiva ahora se añade el cooperativo, que solo había visto su aparición en Combined Assault para PS2. Básicamente este modo funciona como todos esperáis: hasta 4 jugadores (cada uno toma el rol de uno de los cuatro protagonistas) pueden participar en misiones de la campaña o misiones personalizadas. Así se pueden conseguir auténticas tácticas coordinadas y como es de esperar os lo pasaréis mucho mejor jugando con vuestros amigos.

En cuanto a la modalidad competitiva, la nada despreciable cantidad de 16 jugadores simultáneos podrán participar en 5 modos de juego. “Supresión” será el típico Duelo a muerte por equipos, “Libre” es un Todos Contra Todos, “Tira y Afloja” pondrá a dos equipos enfrentados para tomar varios puntos de control del mapa, en “Demolición” cada grupo tendrá el objetivo de volar un emplazamiento de gran valor para el contrario y “Líder” tendrá a los dos equipos protegiendo a un usuario concreto de su bando al mismo tiempo que van a por el líder enemigo.

Como podéis ver las modalidades no son nada revolucionarias, pero teniendo en cuenta los 8 variados mapas (que irán desde un carguero a un mercado) y la jugabilidad característica de la saga os lo pasaréis en grande en una de las mejores modalidades online de la consola. Por si esto fuera poco la conexión es excelente y se permite hablar por el headseat de la consola, por lo que la diversión está más que servida.

En cuanto al apartado técnico es fácil decir que este Fireteam Bravo 3 es el mejor de la portátil. Los escenarios son muy grandes y variados, ya que irán desde zonas urbanas a montañas nevadas. Las texturas de los niveles son también bastante buenas, y lo mejor es que todo tiene un ambiente muy realista y muy común de la zona de Europa del Este. Quizá la única pega es que algunos interiores de los edificios parecen algo vacíos y simples, pero tampoco es algo que importe mucho.

Los personajes también lucen bien, aunque son bastante simples. Lo mejor de ellos es que se mueven de una forma muy convincente, algo que se multiplica en las numerosas (y cortas) escenas ingame del juego, ya que tienen una calidad muy superior a las anteriores entregas de la saga.

En cuanto a los efectos, éstos lucen bastante bien. Las explosiones están bien hechas y la meteorología es correcta. Lo bueno es que a pesar de que muchas cosas pasen al mismo tiempo no notaremos ninguna ralentización, lo cual es siempre gratificante.

El apartado sonoro siempre ha sido algo que se ha cuidado al máximo en la franquicia, y de nuevo nos encontramos con un fantástico trabajo en todos los aspectos. El doblaje es muy bueno, con unas voces que aunque no sean las mismas para los personajes ya conocidos, sí que le dan el toque de tipos duros. La única “pega”, que por razones argumentales se entiende, es que no está la clásica voz de la oficial de comunicaciones. Será que ya nos habíamos acostumbrado.

Los efectos de sonido de las explosiones y de las granadas cegadoras son muy convincentes, aunque la palma se la llevan los disparos al ser muy realistas y poder apreciar que suenan diferentes dependiendo del arma que estemos controlando. Para rematar las melodías son típicas de los juegos militares y son de gran calidad.

En definitiva, SOCOM: Fireteam Bravo 3 devuelve a la saga a lo más alto de los shooters en PSP y la hace volver al panorama videojueguil tras el fiasco de la edición de PS3. Para rematar redime a Slant Six como equipo desarrollador, lo que nos da más esperanza de juegos de la saga de calidad ya sean para PSP o PS3.

Por lo demás poco más que no hayamos dicho ya: éste es el shooter que tenéis que tener si os gusta jugar online, ya que aunque no es perfecto en sus apartados y la campaña se hace corta, la saga siempre ha dado lo mejor de sí misma en la opción multijugador, y con el cooperativo y la competición os lo pasaréis en grande con uno de los grandes de este inicio de año para la consola.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *