Sleeping Dogs

sleeping-dogs

Cuando Activision empezó a cargarse franquicias, una de las caídas fue True Crime, que estaba preparando su espectacular regreso bajo el nombre de True Crime: Hong Kong. Ya muchos pensábamos que el juego no vería la luz del día, pero por suerte ahí estaba Square Enix para darse cuenta de que el título apuntaba maneras, por lo que rescató su desarrollo, y por fin nos ha llegado el juego bajo el nuevo nombre de Sleeping Dogs. Al igual que pasaba con True Crime, el título intenta ofrecernos una experiencia diferente en el género del sandbox: el de controlar a un agente de policía encubierto. Esto se suele tocar mucho en la televisión y el cine, mientras que en los videojuegos no tanto (el último intento de ofrecer una experiencia similar fue Splinter Cell: Double Agent). ¿Podrá Sleeping Dogs resurgir de sus cenizas como un Ave Fénix y ofrecernos la verdadera experiencia de ser un agente encubierto?

Una de las peculiaridades del título es su localización, ya que por fin nos encontramos con un sandbox que se aleja de Londres o EEUU, y se adentra en las abarrotadas calles de Hong Kong. Esto afecta directamente a la historia, ya que Wei Shen (nuestro protagonista), se tendrá que infiltrar en los Sun On Yee, una de las Tríadas más poderosas de la ciudad. Para ello, recurre a unos viejos amigos, que ya forman parte de la banda tanto en el nivel más bajo, como en el intermedio. Todo esto hace que esta misión sea personal para Wei, lo que en un principio hace más interesante el argumento.

Por desgracia, la historia va perdiendo fuelle debido a que, a pesar de que está muy bien construida, todo es tremendamente predecible. Sin duda, todo habría ganado muchísimo si, como en los anteriores True Crime, nos hubieran dado algo de poder de decisión para así ir acercándonos a nuestra nueva “familia” mafiosa (algo a lo que se presta debido a todo lo que nos lo van recordando los personajes), o seguir siendo fieles a la placa y la ciudad.

A pesar de esta historia que se queda “solo” en entretenida (seguramente os recordará a algún capítulo de “NCIS: Los Angeles” o alguna serie por el estilo) , toda la jugabilidad compensa con creces este problemilla. Como en todo sandbox, iremos cumpliendo misiones principales y secundarias, en las que tendremos que ir hasta algún punto concreto de la ciudad, armar algún destrozo, huir de la policía y cosas por el estilo. Vamos, que no nos encontraremos nada realmente nuevo en el planteamiento de los niveles.

Lo que sí destaca es cómo se desarrollan cada una de ellas. Por un lado, la conducción es muy divertida, con un control arcade al máximo que hace que la conducción sea muy satisfactoria al variar ligeramente entre los diferentes modelos de coches, motos y lanchas. Junto a este gran control, tenemos la posibilidad de embestir a los laterales, disparar en marcha (apuntad a las ruedas para deshaceros de los perseguidores) o incluso saltar a otros coches en movimiento para robarlos. Vamos, todo muy peliculero y espectacular. Un detalle interesante es que, al estar en Hong Kong, conduciremos por la izquierda, lo que al principio nos parecerá algo raro, pero es uno de los muchos encantos del título.

Al contrario que en la mayoría de sandbox, aquí el grueso de la acción se encuentra en el combate cuerpo a cuerpo, que bebe fundamentalmente de Batman: Arkham City al basarse enormemente en los contraataques. Junto a esto, tendremos agarres, ataques en los que usaremos el escenario (algunos muy brutales como usar una motosierra o estampar contra lavabos) o incluso armas como cuchillos, barras o hasta pescados.

Algo también bastante frecuente serán las persecuciones a pie, empleando técnicas de estilo parkour para movernos por la ciudad con una gran rapidez. Lo bueno es que, al contrario que en juegos como Assassin’s Creed, no solo bastará con mantener pulsado el botón de correr, sino que también tendremos que pulsar el botón “A” (o”X” en PS3) para superar los obstáculos de forma fluida.

Por último, tenemos los tiroteos, con la posibilidad de usar el tiempo bala al desarmar enemigos, golpearlos en el cuerpo a cuerpo o saltar por una cobertura. Lo bueno es que, aunque usar las armas de fuego es divertido, hasta casi la mitad del juego no serán parte esencial del título, y aun así, siempre encontraremos los tres estilos de juego, lo que hace que el juego no caiga en la repetividad ni aunque juguemos durante muchas horas seguidas.

Uno de los grandes éxitos del juego es hacer que el simple hecho de explorar Hong Kong sea tremendamente divertido, al tener tantas tareas secundarias a completar: citas para marcar los objetos coleccionables (santuarios para aumentar la salud, maletines con dinero y ropa, cámaras que hackear y estatuas de jade para conseguir nuevos movimientos de combate), karaokes, casos policiales, eventos en diferentes lugares, favores, juegos de mahjong, clubs de marciales, apuestas de peleas de gallos y robar camiones. Vamos, que tenemos mucho que hacer para tener todo al 100%. Por si todo esto fuera poco, hay un sistema de medallas, se pueden rejugar todas las misiones, podemos picarnos con los amigos para ver quién es el mejor usuario al tener más tiempo conduciendo sin chocar  contra nada, tener una racha mayor de tiros a la cabeza y mucho más.

Ningún aspecto del juego es demasiado complicado, pero al menos, la IA funciona lo suficientemente bien como para hacer todo interesante, ya sean peleas, tiroteos o persecuciones. Así, con todo lo que nos ofrece esta gran ciudad llena de diversión, ropa y coches que comprar, podemos tener fácilmente unas 25 horas de juego hasta que completemos todo al máximo, cifra que está muy bien.

Gráficamente, el juego está bastante bien. La ambientación de la ciudad es increíble, con sus barrios bien diferenciados, luces y mercados típicos de Hong Kong. Las luces y la lluvia están muy bien diseñadas, al ver cómo todo se moja de una forma bastante realista. Los personajes principales también lucen muy bien, igual que los restos de sangre tras varios golpes, y las animaciones de Wei durante las peleas son espectaculares. Los coches y la sensación de velocidad tampoco se quedan atrás, ofreciendo en su conjunto unos gráficos que si bien no marcan un nuevo estándar en el género, quedan de lujo para disfrutar al máximo de esta gran experiencia.

Con el sonido pasa lo mismo. Las voces, que mezclan el inglés y el cantonés, son muy buenas, haciendo más cercanos a los personajes gracias a las geniales interpretaciones de los actores de doblaje. El sonido ambiente de la ciudad es soberbio, mientras que la música pasa algo más desapercibida, pero tampoco es algo que importe demasiado.

Conclusión

United Front Games ha conseguido crear uno de los sandbox más divertidos que os podéis encontrar en esta generación. Su combinación de géneros con la acción cuerpo a cuerpo a lo Batman: Arkham City, la conducción arcade y los tiroteos es fantástica, ya que si bien no hace nada nuevo, hace todo tan bien que nos engancharemos a esta aventura policial a las primeras de cambio, y no soltaremos el mando hasta tener todo o casi todo completado.

Vale que la historia podría se habría beneficiado de un mayor poder de decisión, pero eso no os va a impedir disfrutar de este gran título, que tras ver lo bien que ha salido, uno solo puede pensar cómo Activision lo llegó a cancelar, y tenemos que dar las gracias a Square Enix por poder traérnoslo, ya que este es un sandbox que no os podéis perder a poco que os guste el género, la acción tipo John Woo o simplemente queréis pasar horas y horas de diversión con vuestra consola.

Lo mejor

  • Amalgama de géneros que se convierte en una combinación ganadora desde el primer minuto.
  • Una localización nueva para los sandbox que cuenta con una ambientación de lujo.
  • 25 horas de diversión aseguradas hasta tenerlo todo al máximo.
  • Historia entretenida…

Lo peor

  • … pero que pide a gritos algo de libertad a la hora de tomar decisiones.

Ficha

  • Desarrollo: United Front Games
  • Distribución: Square Enix (Koch Media)
  • Lanzamiento: 17/08/2012
  • Idioma: Castellano
  • Precio: 59,95 € (39,95 € en PC)

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *