Shaun White Skateboarding

El género del skate no está pasando por su mejor momento, con un inicio de la explotación para la saga estrella Skate y un Tony Hawk que sigue sin levantar cabeza a pesar de lo prometedora que parecía el uso de una tabla auténtica. Por esa razón, Ubisoft ha querido dar su propio punto de vista en el género con Shaun White Skateboarding, además de intentar crear un producto de calidad con el nombre del deportista tras el truño del Snowboarding. ¿La mecánica con la que intentan sorprendernos? Cambiar el mundo con nuestros trucos. Veamos si han conseguido crear un buen juego o hubiera sido mejor que un mago hiciera un truco para desaparecer el último Shaun White.

Logo de Shaun White Skateboarding

Lo primero que sorprende del juego es que hay una historia que es el eje central del modo para un jugador, algo muy poco habitual en este tipo de juegos. Sin embargo, tampoco esperéis un argumento de Óscar, ya que es más bien normalito. La ciudad de Nueva Armonía está gobernada por el Ministerio, que tiene a toda la sociedad haciendo exactamente lo mismo, cayendo en una monotonía aburridísima. La única salvación son los skaters, que logran devolver alegría y color a la ciudad. El problema es que este movimiento revolucionario está en peligro tras la captura de Shaun White, y como os podréis imaginar, nuestra tarea será la de rescatarle y devolver la vida perdida a esta aburrida sociedad. ¿Que se han flipado bastante? Sí, pero como la jugabilidad no es para nada la de un simulador se llega a hacer hasta entretenida y graciosilla por algunos personajes secundarios que iremos conociendo, porque nuestro avatar no dirá ni una sola palabra.

Hablando de la jugabilidad, la podríamos definir como una mezcla entre la de Skate por el uso de los sticks y la del Tony Hawk por el estilo arcade y permisivo al realizar los trucos. Así, tendremos que usar sencillos comandos con el stick derecho (combinados con los gatillos para los movimientos más complejos) para no parar de hacer virguerías con la tabla, ya que no habrá problemas para realizar ollies, kickflips, grinds y demás.

Shaun White Skateboarding

Hasta aquí sería lo típico, ya que la verdadera base jugable se encuentra en la posibilidad de cambiar el entorno que nos rodea. Con cada truco crearemos una onda, que será más poderosa si superamos unos límites de puntos. Así, al ir pegando saltos o cualquier cosa que se os ocurra empezaremos a cambiar el mundo de un gris apagado a unos tonos vivos, incluyendo a la vegetación, ciudadanos y todos los elementos en pantalla en general. Además, habrá algunos elementos que aparecerán dependiendo del nivel de onda que tengamos, haciendo que sea importante tener uno alto para cuando exploremos la ciudad entre misión y misión.

Si con esto ya se logra una innovación divertida, lo más de lo más es la posibilidad de construir verts (unas rampas), pasarelas y grinds al ir por sus inicios verdes. Al principio todo estará muy automatizado, pero según vayamos avanzando en el modo historia tendremos que controlar las direcciones de crecimiento, haciendo que podamos crear un nuevo escenario en tiempo real, aunque claro, siempre con unas limitaciones de alargamientos.

Shaun White Skateboarding

Combinando esto tendremos misiones que irán desde las típicas obtenciones de puntos, hacer trucos específicos, seguir a un skater u otras cosas más espectaculares como remodelar partes enteras de la ciudad, acceder a puntos concretos usando nuestros raíles creados o incluso persecuciones por azoteas mientras huimos de un helicóptero e infiltraciones en centros de seguridad llenos de láseres que tendremos que sortear. Como veis, hay variedad, y eso se agradece para no caer en la monotonía. Además, entre misión y misión podremos explorar la ciudad mientras la mejoramos a placer o participar en los desafíos repartidos por los escenarios, que irán desde obtener puntos a recoger objetos. Al completar estos retos recibiremos una medalla, siendo lo normal que el oro nos cueste algún intento que otro.

Sin embargo, lo que comparten ambos tipos de prueba es que recibiremos más ropa con la que personalizar a nuestro personaje (al final tendremos bastantes opciones disponibles) y puntos de experiencia con los que comprar nuevos trucos más complejos en las tiendas de skate. Estos movimientos no serán demasiado difíciles de realizar, ya que consistirán en mover en otra dirección el stick, pero como nos darán más puntos su compra es bastante recomendable.

Shaun White Skateboarding

Hasta aquí llega lo bueno de este modo historia, ya que tiene algunos fallitos bastante mejorables. Para empezar, es algo extraño que en un juego llamado Shaun White, éste no aparezca apenas en el modo historia, llegando a controlarle solo un par de veces en toda la campaña. Además, el estilo jugable es quizá demasiado permisivo, ya que no nos supondrá un reto hacer casi nada. Esto puede resultar positivo para mucha gente que no sea muy hábil con el pad, pero seguramente hubiera sido mejor tener algo de progresión para que cuando dominemos un truco realmente nos llenemos de orgullo. Los tiempos de carga son también algo molestos, porque entre zona y zona nos podremos tirar cerca de un minuto esperando, a pesar de haber instalado 1 GB en la consola. Por último, algo que me ha parecido tremendamente estúpido es el no incluir unas físicas ragdoll para las pocas caídas que tendremos, ya que en su lugar nos convertiremos en bolitas que se disperasarán. ¿A quién se le ocurrió esta “brillante” idea?

En la faceta multijugador, podremos jugar a pantalla partida u online con hasta otros 7 usuarios, pero hay un grave problema: no hay partidas. Y es una lástima, ya que hubiera sido interesante comprobar qué tal funciona la mecánica de la transformación de la ciudad en sus respectivos modos con más usuarios y en equipos distintos.

Shaun White Skateboarding

Gráficamente hablando, el juego es correcto y poco más. Por un lado, es bastante espectacular cómo toda la ciudad va recuperando sus colores en tiempo real gracias a nuestras acciones, pero luego el diseño tanto de escenarios como de personajes es normalillo. Las animaciones de los skaters sí que son bastante buenas gracias a la fluidez que presentan, pero no están al nivel de su más directo competidor.

En el sonido la cosa se encuentra algo más dispar. Para empezar, la música es bastante cañera, con temas principalmente de pop-rock que le vienen al pelo a la temática del juego. Sin embargo, hubiera sido preferible combinar estas canciones con las que tenemos en nuestro HDD, lo que hubiera sido ya brutal. Las voces por otro lado, están dobladas al castellano y no están mal, pero no esperéis un trabajo tan grande como en los grandes títulos de la compañía.

Resumiendo, Shaun White Skateboarding es buen título de monopatín que por desgracia no está al nivel de Skate. Sin embargo, su original propuesta puede dar mucho juego en futuras entregas, y ya de por sí el hecho de que la jugabilidad sea sencilla es un punto positivo para los que echaban de menos empezar a hacer trucos sin quebraderos de cabeza ni nada por el estilo. Así que si no os va la simulación de la saga de EA y echáis de menos un juego de skate a lo Tony Hawk os lo pasaréis en grande con esta entrega.

Lo mejor

  • El modificar el escenario con nuestros trucos es muy original y divierte.
  • Jugablemente accesible.
  • El modo historia con sus variadas misiones.
  • Abundantes opciones de personalización.
  • Banda sonora cañera

Lo peor

  • Convertirnos en bolas al caernos al suelo. WTF?!
  • En el online no hay nadie jugando.
  • En muchas ocasiones es demasiado sencillo y básico.
  • Shaun White apenas aparece en la historia.
  • El apartado gráfico es justito.

Entradas relacionadas:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *