El Shaddai Ascension of the Metatron

    Shaddai Ascension of the Metatron

    Para bien o para mal El Shaddai Ascension of the Metatron ha pasado desapercibido para el público amante de los videojuegos y eso que Konami ha apostado por su distribución al asociarse con UTV Ignition Games. Liderando el desarrollo de este título ha estado Takeyasu Sawaki (responsable de diseño de personajes de Davil May Cry y Okami) que ha creado un juego de aspecto realmente sorprendente y rompedor, además de tener una música realmente espectacular gracias a las composiciones de Kouda Masato y Hasegawa Kento. Por tanto, el envoltorio de El Shaddai Ascension of the Metatron no puede ser mejor, aunque quizás no apto para todos. Así que entremos en detalle y expliquemos poco a poco los detalles del juego en un prolongado ascenso hasta alcanzar la misión encomendada a Enoch.

    Estamos ante un juego de acción en tercera persona que combina fases de plataformas, fases de exploración y batallas, tanto en 2D como en 3D, con una fusión de ellas realmente agradable. Por ejemplo, pasaremos de estar luchando, eliminar a un jefe final a recorrer en 2D una fase de plataformas en la que nos subiremos incluso a olas, a luego pasar a plataformas en 3D. Incluso, durante la narración de ciertos detalles de la historia lucharemos con nuestro personaje mientras al fondo se ve un enfrentamiento de dos personajes principales. Y como sorpresa, en uno de los niveles tenemos una persecución de motos. Un estilo artístico notable que hace de El Shaddai una experiencia visual única. Aunque quizás no apta para los públicos por la explosión de colores y sensaciones en pantalla que podremos ver, ya que a algún jugador puede llegar a aturdir.

    La historia del juego nos sitúa, hace miles de años, cientos,… quién sabe, en la piel de Enoch con el objetivo de salvar por milésima, centésima, décima vez a la humanidad de una futura inundación generada por ángeles caídos denominados Grigori. Estos construyeron una torre a la cual deberemos ascender por 12 etapas para erradicar estos ángeles errantes y liberar a los hombres. Al principio Enoch, un personaje guaperas, rubio, que me recuerda al Brad Pitt de las primeras películas, no dispondrá de armas y la única forma de obtenerlas será arrebatársela al adversario con sólo apretar un botón cuando un aurea blanca les rodea una vez le hemos golpeado varias veces. Sólo tendremos tres tipos de armas, dos de ataque cuerpo a cuerpo (arco y escudo) y otra para ataque a larga distancia, podremos bloquear ataques y contraatacar, así que las fases de acción será un coser y cantar y nos recordarán mucho a Devil May Cry, aunque a veces se convertirán en algo repetitivo.

    Habrá varios tipos de enemigos y cada vez que se nos muestra por primera vez habrá una pequeña presentación del mismo, algo que incluye también a los jefes finales. Acabar con estos será fácil e incluso en los momentos más difíciles y hacia el final del juego podremos activar la ayuda de uno de los ángeles que hemos rescatado. Aquellos que no sean duchos en el arte de la lucha pueden estar tranquilos, pues morir en el juego es prácticamente imposible. Y es que si apretamos a lo loco una combinación de botones mientras en la pantalla se muestra como cerramos los ojos podremos resucitar a Enoch y volver a la batalla donde la dejamos.

    Las fases de combate con los jefes finales son lo más complicado, aunque con la salvedad que he comentado anteriormente nos será posible superarlos. No ocurre lo mismo con las fases de plataformas que nos darán pocos dolores de cabeza y dónde dominar la técnica de salto de Enoch será pan comido para superarlas. Al iniciar el juego únicamente podremos jugar el modo fácil o normal y una vez superado en uno de estos modos podremos pasar al modo difícil y super difícil que puede llegar a desesperar a cualquiera.

    Artisticamente podría decir que estamos ante una pequeña obra de arte (y no me quedo corto) y es que destaca tanto en el apartado gráfico y sonoro. Cada nivel de la torre es completamente diferente, áreas desoladas, parques de atracciones, ciudades del futuro, … una variedad en colorido y formas que hacen que El Shaddai destaque en los juegos de acción y se aparte de la espectacularidad de los combates para dar más énfasis y protagonismo al diseño de personajes y escenarios. Un título que cojea, en cambio, en la parte de opciones de combate y del personaje, pero que realmente vale la pena disfrutarlo hasta el fin.

    El juego viene en inglés aunque ya no supone una excusa para adquirirlo y es que se encuentra por supuesto subtitulado a nuestro idioma. Eso sí, la trama bíblica cuesta entenderla un poco, aunque nuestro compañero Lucifel nos irá poniendo al día gracias a sus explicaciones mientras se cargan las nuevas fases. Aparte, encontrarnos con él durante las etapas de ascenso mientras habla por el móvil con (…misterio) supondrá tener un punto de guardado extra.

    Conclusión

    El Shaddai Ascension of the Metatron se convierte por su nivel artístico en un buen juego que intenta diferenciarse de esta forma del resto de “clones” de juegos de acción que ocupan las estanterías de las tiendas de videojuegos. Al principio cuesta introducirse en la historia de ángeles corruptos y el apartado gráfico parece que no ayuda demasiado a la completa inmersión, pero a medida que vas superando etapas, compruebas la variedad de escenarios y como los estilos de juego van fluyendo uno detrás de otro te das cuenta que estás delante de un juego diferente. Eso sí, no deja indiferente a nadie, tanto por su acción como por su diseño.

    Lo mejor

    • Apartado artístico: gráfico y sonido
    • No deja indiferente a nadie

    Lo peor

    • Sistema de combate repetitivo
    • Poca variedad de armas

    Ficha

    Portada
    • Desarrollo: UTV Igntion Games
    • Distribución: Konami
    • Lanzamiento: 08-09-11
    • Idioma: Inglés
    • Precio: 56,95€

    Entradas relacionadas:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *