8

Saints Row IV

saintsrow4

Tras una tercera entrega desligándose casi totalmente de la “seriedad” y el “realismo” que había tenido la saga en su nacimiento, allá por 2006 en exclusiva para Xbox 360, Saints Row: The Third dio un paso agigantado hacia la locura y la diversión más desenfrenada y bruta que se nos pudiese ocurrir. Pero claro, esto fue en 2011, y ahora Saints Row IV se encarga de superar a su predecesor en lo que a caos y diversión se refiere.

Concebido inicialmente como una expansión para Saints Row: The Third (llamado Enter the Dominatrix), el contenido fue “cancelado” y alargado para llegar a ser una entrega nueva y completa de las aventuras de los Third Street Saints. Y qué aventura, madre mía.

En Saints Row IV, tras una misión inicial muy espectacular que hará de tutorial (y que será una parodia de los juegos de infiltración que están tan en boca de todos últimamente gracias al reciente lanzamiento de Splinter Cell: Blacklist), nuestro personaje logrará el respeto y la admiración de América, lo que le lleva a la presidencia del país. Todo es muy del estilo de los Saints (incluso se instalan barras americanas con bailarinas en La Casa Blanca), hasta que de repente hay un ataque alienígena que intentamos repeler sin demasiado éxito. Y aquí es donde empieza de verdad nuestra aventura, ya que seremos capturados y llevados a una simulación de la ciudad de Steelport (sí, la misma que en el juego anterior, aunque con ligeros cambios).

black_hole_gun_Saints_Row_IV

Lo bueno es que gracias a esto contamos con aún más posibilidades que en la tercera entrega de la saga, ya que a todas las salvajadas que se incluyeron (aunque hay que decir que se han eliminado algunas, como mi idolatrado “Dildo Bat”, que ha sido sustituida por un tentáculo con mango llamado “El Violador”) y a algunas nuevas (la pistola Dubstep, un rifle desintegrador, un hinchador o una espada de luz, entre otras) se han añadido más gracias a los súper poderes. Estos poderes, que recuerdan bastante a lo visto en juegos anteriores como Crackdown (por ejemplo el súper salto o el pisotón), Prototype (sprint y correr por las paredes) o Bioshock (lanzar bolas de fuego o hielo), hacen que el juego se tenga que afrontar de un modo distinto a las entregas pasadas y el combate goce de un sistema más sofisticado.

Porque sí, aunque los vehículos siguen estando muy presentes (y en ocasiones incluso se nos obligará a conducir), una vez tengamos el poder de correr a gran velocidad usaremos cada vez menos los coches y motos. También el poder saltar a gran altura, el correr por las paredes de los edificios y el planear harán que usemos menos los vehículos aéreos, y eso que serán accesibles desde bastante pronto en nuestra aventura.

A la hora de combatir, los poderes también serán de mucha ayuda, especialmente cuando los mejoremos (mi favorito, sin duda, es la descarga de fuego con las explosiones). Porque sí, vuelven las mejoras del personaje que llegaron en Saints Row: The Third. Para mejorar nuestro personaje y banda, además de avanzar en la trama y obtener puntos de reputación con los que subir de nivel, deberemos comprar las mejoras con dinero. Estas mejoras son tan variadas como útiles: desde poder llevar más munición para un tipo de arma hasta mejoras en la salud, pasando por mayor resistencia a diferentes tipos de daño, entre otras. En cambio, para los poderes no usaremos dinero, sino los llamados Clúster, unos objetos brillantes que hay repartidos por toda la ciudad (y hay más de 1.000, por cierto).

power_stomp_Saints_Row

También podremos mejorar el rendimiento de cada arma, así como modificar su aspecto. No esperéis un editor tan profundo como el de la saga Army of Two, pero cumple de sobras: aumentar tamaño del cargador, mejorar precisión, incrementar daño o reducir el retroceso son las cuatro opciones que encontraremos en todas las armas, y cada una tendrá una opción especial con la que añadir efectos extra (balas electrificadas que paralizan a los enemigos, munición explosiva, etc.). En lo visual simplemente elegiremos una apariencia (si es que hay varias) y uno de los diferentes colores que se ofrecen para cada modelo. Simple, pero efectivo.

Pero pasemos a lo interesante de verdad: las misiones y las actividades. En las misiones, decir que ya no deberemos ir hasta un punto concreto para iniciarlas, sino que las seleccionaremos desde el menú del juego, mientras que las actividades se desarrollarán como siempre… más o menos.

Las misiones principales, como es de suponer, son las que harán avanzar la trama, y además servirán para desbloquear algunos elementos, siendo los más importantes los nuevos compañeros que encontraremos fuera de la simulación. Porque sí, llegados a un punto de la trama podremos entrar y salir de la simulación, aunque debo advertiros que fuera de ella sólo podremos ir por una nave espacial en la que nos encontraremos con nuestros compañeros (muy a lo Mass Effect), los cuales nos desbloquearán misiones secundarias o incluso podremos tener un romance con ellos.

Decir, además, que las misiones principales son las mejores del juego porque son las que más “mimo” han recibido. Para empezar, son las más trabajadas, tanto a nivel argumental como de ambientación (en ellas visitaremos lugares únicos en muchas ocasiones y encontraremos personajes y enemigos diferentes), y sobre todo por los guiños y parodias hacia otros juegos o películas. Por ejemplo, y sin entrar en hacer spoilers, hay una misión que visualmente recuerda mucho a las películas Tron (sí, repite, pues en Saints Row: The Third ya encontramos una similar en cuanto a ambientación) en la que, en un momento, empezarán a salir líneas de código en la pantalla, como si abriésemos un menú de comandos en nuestro ordenador. Lo gracioso es que, entre otras cosas, aparece un guiño a la película Juegos de Guerra (aparece la famosa frase que dice algo así como “¿Quieres jugar a Guerra Termonuclear?”). Otro guiño que encontraremos es el hecho de que hay una misión de infiltración que se desarrolla imitando a la saga Splinter Cell (nos hacen disparar a las luces para que no nos vea el enemigo, y gracias a esto hay algunos chistes tronchantes) y a Metal Gear (nos esconderemos en una caja de cartón para avanzar sigilosamente). U otro en el que nos cambiaremos de traje en una cápsula imitando la postura y los movimientos de Dead Space. Y también hay guiños a entregas anteriores de la propia saga, especialmente para contextualizar la acción en algunos momentos, como una misión que se desarrolla en la iglesia del primer juego y encontramos comida de la desaparecida cadena Freckle Bitch’s. Hay más, pero tampoco es cuestión de que os los cuente todos ahora… ¿no?

SRIV_walking

Las misiones secundarias, por el contrario, nos proponen completar una pequeña lista de objetivos, que en su mayoría son actividades de las que os hablaré un poco más adelante. Estas sirven para desbloquear nuevas mejoras de personaje, de poder o armas. En cambio, si lo que nos proponen es una pequeña misión de ayudar a uno de los compañeros que hemos desbloqueado (sin ser como las principales, por decirlo de alguna manera, estas están más cuidadas, son misiones en sí), y sirven para mejorar sus poderes dentro de la simulación.

Pasando a las actividades, todo un clásico en la saga, decir que varias que se rescatan de entregas pasadas, pero también se añaden algunas nuevas. Por ejemplo, las de Fraude al Seguro y las de Caos (presentes desde la primera entrega) vuelven, mientras que otras se han cambiado por una nueva, como la “Proffessor Genki’s Super Ethical Reality Climax”, que se ha sustituido por “Professor Genki’s Mind Over Murder” (en la que deberemos lanzar coches, personas y cabezas de Genki a través de unos marcadores usando el poder de la telequinesis), o las carreras en coche que se han sustituido por las carreras contrarreloj con el súper sprint.

Y si después de todo esto aún os quedan ganas de seguir jugando, que sepáis que los desafíos vuelven (más de 60 nuevos, aunque debo decir que más de uno y de dos los completaremos sin darnos cuenta mientras jugamos normal) y los objetos coleccionables se han multiplicado, habiendo más de 1.000 Clústers (como he dicho antes), más de 30 estatuas de Zin que destruir, diferentes registros de audio y hasta textos para una historia que podemos leer en nuestra nave. Vaya, que tenemos juego para rato, ya que en mi caso he completado el 70% del juego (todas las misiones principales y aproximadamente la mitad de actividades y misiones secundarias) en unas 20 horas, y todo sin entretenerme demasiado en deambular por ahí.

SRIV_4mech

Pasando a los detalles más técnicos, decir que el juego se muestra muy similar a lo que ya vimos hace un par de años en Saints Row: The Third, aunque se han hecho algunos cambios, como nuevos efectos en los edificios y los coches (para imitar la simulación, de vez en cuando las texturas y modelados se ven borrosos o movidos durante un instante. O incluso hay un punto de la historia en el que la pantalla, por momentos, pasará a mostrar la imagen creada en modo ASCII de colores). Además, los nuevos enemigos (las tropas alienígenas, que cuentan con 2 o 3 modelos diferentes) se unen a viejos conocidos de la saga (enemigos rasos y viejos personajes principales, aliados y enemigos, hacen acto de presencia en algunos momentos) para la entrega que probablemente tiene mayor variedad de NPCs, algo que también pasa con los vehículos (a los normales hay que añadir los nuevos vehículos alienígenas y algunos coches de las bandas de las 3 entregas anteriores).

Pero no todo es tan bueno, y es que en esta entrega los problemas de ralentizaciones puntuales se agravan. No es nada terrible, pero en cuanto la presencia enemiga se acentúa, el rendimiento del juego puede verse afectado. Y de bugs, pese a que no he encontrado ninguno especialmente grave, si me he topado con alguno (por ejemplo, nuestro personaje se teletransporta unos metros o los focos de luz pasan a verse mal, mostrando objetos planos en vez de la proyección de luz normal). Y no, no estoy teniendo en cuenta las cosas extrañas que se ven cuando iniciamos la actividad de introducir un virus en la simulación, que ahí es normal ver en ocasiones coches que sólo muestran las ruedas, personajes larguiruchos, etc.

En lo sonoro destacar un muy buen trabajo de doblaje (al inglés), unos efectos cuidados y una banda sonora para todos los gustos gracias a las diversas emisoras temáticas que sonarán en la radio (y que, además, podemos escuchar en cualquier momento, no hace falta ir en coche o moto).

Oh, se me olvidaba, el juego cuenta con un modo de juego cooperativo on-line, aunque no puedo hablaros de él porque las varias veces que he ido a jugar no he encontrado partida a la que unirme… o no me han dejado unirme, porque para entrar en una partida hace falta la aprobación del anfitrión.

Conclusión

Saints Row IV continúa con el camino iniciado en su antecesor y sigue la máxima de “más y mejor”… siempre que lo que nos guste sea la diversión políticamente incorrecta y desenfrenada. Si es así, podéis estar tranquilos, porque aquí tendréis una buena ración de humor, chascarrillos, guiños y parodias, y todo ello acompañando un título largo y espectacular, únicamente lastrado por algunos problemas técnicos. Hecho por y para fans del anterior, no debería faltar en tu colección si disfrutaste de la primera aventura de los Saints en Steelport. Si, por el contrario, no te convenció toda la locura mostrada en Saints Row: The Third, mejor pasa de largo.

8

Nos consolamos con:

  • Diversión, diversión y más diversión sin pelos en la lengua
  • Guiños, parodias y chascarrillos en cantidad
  • Salvaje y gamberro
  • Largo y variado

Nos desconsolamos con:

  • Gráficamente no es muy puntero
  • Ralentizaciones puntuales
  • Bugs

Ficha

  • Desarrollo: Volition
  • Distribución: Deep Silver
  • Lanzamiento: 23/8/2013
  • Idioma: Voces en inglés, textos en castellano
  • Precio: 59,99€

Entradas relacionadas:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *