Sacred Citadel

Sacred-Citadel

Lo retro está de moda, y si además le añades algún que otro efecto actual, el resultado ha de ser por narices, sublime. Con Sacred Citadel debieron pensar que teniendo un gran nombre de base como es Sacred, removiendo un poco la nostalgia del género y aplicando algunos filtros en alta definición, ya tenían el trabajo hecho. Y bueno, las primeras impresiones no son para nada malas, lo que ocurre es que a medida que avanzas en la aventura, todo te parece corto, a medio camino, con poco convencimiento o lo que es peor, con pocas ideas innovadoras.


El título salió a la venta el pasado 17 de abril para PlayStation 3, Xbox 360 y PC y pretende contentar a viejos jugadores de los Golden Axe de turno como a las nuevas generaciones que no han descubierto un género que ha dado muchísimo juego durante los años 90.

El renacer del Beat’em Up

Estamos en una época donde el clásico Beat’em Up está volviendo a coger esa fuerza de antaño. Primero tenemos un título tan apetecible como Code of Princess para Nintendo 3DS, con todo tipo de opciones espectaculares y ese toque nipón que tan bien sienta a todos los juegos. Estamos también babeando ante la posible llegada de Dragon’s Crown, otro título del mismo género que destaca por todo, su jugabilidad, su apartado técnico, su hechicera… En definitiva, Sacred Citadel llega con el recurso fácil de parecerse a cualquier Beat’em Up que hayamos jugado, con ciertos elementos interesantes, pero no demasiado llamativos.

sacredcitadel1

El título creado por SouthEnd Interactive revienta la vista isométrica conocida de la serie para crear un juego de scroll lateral con capacidades cooperativas online a lo largo de cuatro episodios que nos duran un suspiro y menos. En cierta manera esta es la esencia del género, no nos duraban más de una tarde, ¡pero vaya tarde! Aquí tenemos diferentes niveles con diferentes retos a lograr y una oleada interesante de enemigos que nos recordaran a aquellas magníficas recreativas o juegos de consola que nos exigían más y más en cada nivel.

¿Qué nos ofrece Sacred Citadel?

La historia del juego nos coloca muchos años anteriores a los eventos de Sacred 3. Las tierras de Ancaria están en grave peligro, ya que el maléfico imperio de Ashen está esclavizando a la población y busca a los Seraphim para destruirlos y hacerse con el control total. Para conseguir dicho objetivo, el imperio utiliza a Grimmoc, una Orca de dimensiones gigantescas que tendrá como misión destruir todo lo que se interponga en su camino hasta dar con el paradero de los Serafines.

En Sacred Citadel todo se basa en mejorar nuestro equipo, subir niveles y asignar puntos de habilidad a diferentes parámetros. Los combos que podemos utilizar en nuestro personaje se activan a medida que aumentamos niveles y no tenemos las opciones del juego en su totalidad, algo que para mí, es otro de tantos errores del juego. La curva de dificultad no existe, aprender a jugar al título nos llevará unos minutos y sólo se volverá más difícil cuando nos enfrentemos a enemigos más fuertes y que compensaremos con un nivel más que aceptable.

sacredcitadel2

Tenemos diferentes golpes a ejecutar. Los básicos que podemos que podremos combinar para crear todo tipo de secuencias interesantes. Golpes especiales, o ira, que podremos utilizar con más asiduidad a medida que ganemos niveles de experiencia y como novedad en el género, podemos bloquear ataques y realizar volteretas en el suelo para esquivar golpes. En la interfaz de Sacred Citadel tenemos diferentes pociones que nos devolverán vida o ira, para hacer más llevadero nuestro viaje. Si queremos comprar nuevas armas o armaduras, contaremos con un poblado (un único poblado) en el que podremos comprar todo tipo de armamento, con efectos elementales o resistencias a elementos concretos. También podremos apostar en el poblado con un personaje que nos ofrecerá diferentes retos para conseguir extras más que jugosos para nuestro personaje. Esto le da cierta rejugabilidad al título.

La ambientación medieval del título es buena pero no acaban de creérselo a la hora de mostrar unas interfaces mejor ambientadas, una música más de la época. En definitiva, su ambientación cocha con el estilo de los menús e incluso con la tipografía. Parece una tontería per hace mucho por un videojuego. No me imagino todo un Dark Souls con una fuente Comic Sans. Esos pequeños detalles, por muy poco presupuesto que puedas tener, son necesarios para involucrar al jugador en la aventura; perdón, son imprescindibles.

Pero no todo es criticable en Sacred Citadel (dadme un poco de tiempo). Su modo cooperativo tanto local como online para tres jugadores dotará al juego de cierto encanto. Sus cuatro personajes seleccionables tienen habilidades especiales bastante resultonas y las horas de disfrute en compañía pueden ser muy amplias. Podremos elegir entre un guerrero, un mago, un guardabosque y un chamán. La pregunta que seguro os estáis haciendo es: ¿Si hay cuatro personajes jugables, porqué solo podemos jugar tres? Otro de tantos peros que ofrece el juego.

Conclusion

En definitiva, Sacred Citadel es un Beat’em Up que llega con muchos miedos. Le ha faltado ambientación, le ha faltado carisma y le ha faltado convicción a la hora de mostrar algún tipo de espectacularidad en su ejecución. Este es un claro ejemplo de como la nostalgia no es suficiente para tener un producto deseable para el target que ha sido creado. Algo mucho más simple, como Castle Crashers o Scott Pilgrim vs. The World ofrecen un resultado mucho más agradable.

Lo mejor

  • La cantidad de combos y movimientos es interesante.
  • El género siempre nos empapa la nostalgia más positiva.
  • Calidad-precio aceptable.
  • El diseño de los jefes finales e intermedios es lo más llamativo.

Lo peor

  • Le falta convencimiento a todos los niveles.
  • Pocas fases y pocas opciones.
  • Sólo podemos jugar tres jugadores, aún habiendo cuatro personajes.

Ficha

  • Desarrollo: SouthEnd Interactive
  • Distribución: Deep Silver
  • Lanzamiento: 27/04/2013
  • Idioma: Español
  • Precio: 14,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *