Ratchet & Clank: QForce

Ratchet & Clank QForce

Este año es el décimo aniversario de la saga Ratchet & Clank. Así es, ya ha pasado una década desde que el peludo Lombax y el pequeño Clank se conocieron en el planeta Veldin para salvar la galaxia del malvado Presidente Drek. Esta aventura fue la primera de muchas (ya más de diez), y tras el experimento cooperativo del año pasado con el entretenido (pero con varios fallos) Todos Para Uno, los chicos de Insomniac Games querían darnos en esta ocasión especial una aventura de corte más tradicional, y añadiendo los tan ansiados modos online que esperábamos en esta generación.

Así surgió Ratchet & Clank: QForce (en EEUU se ha llamado Full Frontal Assault), pero en lugar de darnos simplemente más de lo mismo, los desarrolladores han querido ofrecer otro pequeño experimento: introducir elementos de los Tower Defense en la jugabilidad clásica de la franquicia. ¿Será este el regalo de aniversario que la saga y los fans esperamos?

La historia se sitúa después de lo acontecido en Todos Para Uno. Qwark obviamente tuvo que dejar su cargo de Presidente (sigue siendo una buena pregunta quién en su sano juicio le votaría), y le está costando adaptarse a la vida de civil. Tampoco ayuda que desde que se instaló una red de defensa planetaria, no haya ningún súper villano al que poder derrotar.

Por suerte, esto cambia cuando alguien que le tiene mucho rencor al Capitán Qwark emprende una venganza contra él, y ataca todo el sistema defensivo. Así que es el turno de Ratchet, Clank y Qwark detener a este villano. La historia la verdad es que es muy simple y tampoco tiene mucha miga. Sin embargo, en las pocas cinemáticas que hay las risas están aseguradas, ya que el sentido del humor de la saga se mantiene intacto.

La jugabilidad es lo que más varía. Por un lado, es una gozada volver a disfrutar de la cámara tradicional y tener más control sobre el sistema de apuntado de nuestras armas. Por lo demás, el romper cajas para obtener guitones y los trepidantes tiroteos con armas absurdas y muy poderosas vuelven a ser la clave del juego.

Sin embargo, ya no nos enfrentamos a niveles lineales. En su lugar, estaremos en un mapa que es una gozada explorar gracias a la hoverbotas, y nuestro objetivo será defender nuestra base al mismo tiempo que vamos capturando diferentes nodos de control o de armas.

Gracias a los guitones podemos comprar defensas para nuestra base, como torretas, minas o escudos, que retendrán y debilitarán a los enemigos (o a veces, eliminarlos por completo) hasta que lleguemos nosotros para arreglar las cosas. Todo con tal de impedir que los enemigos entren y destruyan los seis generadores de los que disponemos. Estas oleadas enemigas aparecerán cada cierto tiempo, por lo que podemos estar tranquilamente explorando el nivel en busca de las armas (por alguna razón, nuestros héroes lanzan su equipamiento en cápsulas en lugar de llevarlo encima) o capturando algún nodo, cuando nos llega el aviso de que se acercan nuevos enemigos a la base.

La base solo tiene dos entradas, por lo que nos tocará dejar lo que estemos haciendo y proteger ambos puntos de acceso con todo lo que tengamos. Esto hace que los niveles sean un constante avance y retroceso, haciendo todo bastante emocionante al enfrentarnos a cada vez más enemigos y más poderosos.

Para llegar al objetivo final, hay que atravesar una pequeña zona de plataformas (tanto, que el elemento de las plataformas es más bien anecdótico en esta entrega por desgracia), completarlo, y después aguantar una ofensiva masiva por parte del enemigo.

La campaña la podemos jugar en cooperativo (tanto a pantalla partida como online), y ciertamente es la opción más recomendable. Jugando solos, el título resulta divertido, pero hay veces en las que es fácil verse superado ante el alto número de enemigos y lo frecuentes de sus ataques, haciendo que un nivel llegue a durar una hora incluso. Por otra parte, con un amigo uno se puede quedar defendiendo y el otro captura los objetivos, obteniendo una experiencia bastante más divertida.

El principal problema con la campaña es que es muy corta. En unas cuatro horas habremos superado de sobra los cinco niveles que nos ofrece. Aunque hay un pequeño sistema de rangos según se cumplen requisitos en los niveles que fomentan la rejugabilidad, la verdad es que se queda muy pequeña.

En cuanto a las armas, hay solo dos novedades: un creador de tormentas eléctricas y una pistola que congela a los enemigos. Los demás juguetitos son ya clásicos en la saga, como el lanzador de cuchillas, el marchitrón para hacer bailar a los enemigos, o el Señor Zurkon por poner unos ejemplos. Las armas sí que van evolucionando con su uso (pero ojo, solo tres niveles), pero la salud no. Eso depende del rango, lo cual resta una buena parte de la progresión del personaje.

Esto, unido a la pobre historia y la repetividad del planteamiento en todos los niveles hace que el juego pierda bastante. Sí, es una experiencia tradicional de Ratchet y es divertido, pero siempre parece que falta algo.

El modo online competitivo es el mejor aspecto del juego. La mecánica de Tower Defense se mantiene, pero se la da un interesante giro. Los dos equipos (que pueden ser de uno o dos jugadores) se enfrentan en una sucesión de tres rondas, hasta repetirse las tres cinco veces como máximo. En la primera ronda, el objetivo es capturar tantos nodos como sea posible, ya que además de las armas, nos dan guitones con los que comprar defensas y aliados en la segunda ronda. Tras esta preparación, llega la hora del asalto final a la base enemiga en la ronda final, pero claro, teniendo cuidado de que nuestra propia base no sea destruida en la ofensiva.

Esta mecánica puede dar lugar a encuentros muy duros e intensos que pueden durar cinco repeticiones perfectamente. Y es aquí donde más se disfruta el juego, tanto por su componente estratégico como por lo frenética de la acción. 

Por desgracia, este disfrute se queda un poco lastrado por la falta de contenido: solo existe este modo y únicamente hay tres mapas. Esta falta de contenido tanto en la campaña como en el online se puede entender porque, en esencia, estamos ante un juego descargable, solo que por la popularidad de la saga, han decidido sacarlo en formato físico como ya pasó con En Busca del Tesoro, que podría haber sido algo más completo.

Gráficamente, QForce luce estupendamente. Los escenarios son muy coloridos y es una maravilla el poder explorarlos. Las armas y los efectos en los tiroteos son alucinantes y la pantalla se llena de explosiones sin ningún tirón ni nada por el estilo. Sin embargo, la calidad no se acerca a la vista en Atrapados por el Tiempo, que fue el punto máximo de la franquicia en todos los aspectos posibles.

El sonido tampoco está nada mal. El doblaje de la saga se mantiene, junto con melodías típicas y geniales efectos para amenizar las partidas.

Conclusión

Otro Ratchet & Clank, y otro experimento que funciona a medias. Si bien jugando solos el juego puede llegar a divertir sin más, es cuando entramos al multijugador donde el título brilla con luz propia. El modo cooperativo hace ganar a la campaña muchos enteros, mientras que el modo competitivo es una maravilla.

Puede que no tenga demasiado contenido y que no sea el Ratchet & Clank que todos esperábamos por este aniversario (a ver si para la próxima, Insomniac vuelve a hacer una gran aventura para un jugador con un multijugador que combina lo mejor de esta entrega y Gladiator o Ratchet & Clank 3, que es lo que llevamos pidiendo todos desde hace unos años), y se quede algo corto en contenidos, pero teniendo en cuenta que es un juego descargable, y que por 20 euros (15 si lo compráis de forma digital) tenéis las versiones de PS3 y de PS Vita (que estará disponible en enero), el juego se hace muy recomendable para los fans de este dúo galáctico.

Lo mejor

  • Se han mezclado bastante bien los elementos clásicos de la saga con los de los Tower Defense.
  • Tremendamente divertido en el multijugador, en especial en la modalidad competitiva.
  • Cross-Buy: Compras el de PS3, y te llevas de PS Vita para cuando salga.

Lo peor

  • Modo individual bastante pobre, corto y con una historia muy simple.
  • Falto de contenidos.
  • No es el Ratchet & Clank que los fans queríamos. ¿Dónde está la mezcla de puzzles, acción y plataformas clásica?

Ficha

  • Desarrollo: Insomniac Games
  • Distribución: Sony
  • Lanzamiento: 28/11/2012
  • Idioma: Español
  • Precio: 19, 99 € (14,99 € en PS Store)

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *