Payday: The Heist

¿Creéis que existe el robo perfecto? Aquel escenario donde has estudiado hasta el mínimo detalle los planos, los conductos de ventilación, las cámaras de seguridad, conoces el modelo de caja fuerte, tienes al chofer de confianza a la vuelta de la esquina preparado para la huída, etc. No me negaréis que no se os ha pasado nunca por la cabeza poneros alguna vez al otro bando y protagonizar uno de estos sonados actos delictivos. Este escenario ya ha servido de inspiración a la industria cinematográfica de Hollywood en distintas ocasiones con películas como Italian Job, Ocean’s Eleven, El gran golpe (After the sunset, 2004), El último golpe (2001, Heist), Bandits (protagonizado por Bruce Willis y Billy Bob Thorton) o la grandísima Plan Oculto, entre otras.

En el mundo de los videojuegos también hemos tenido ocasión de protagonizar alguna que otra hazaña de este tipo. Los más veteranos recordamos con gran nostalgia el gran Goody, un plataformas creado por el célebre Gonzo Suárez (un tipo que podéis ver en la actualidad alrededor de la GameLab; creador, entre otras joyas, de la saga Commandos) en la época dorada de Opera Soft. En el juego encarnábamos a un ladronzuelo “armado” únicamente con un saco lleno de ladrillos y una escalera “portátil” que debía recorrer la gran ciudad de Madrid hasta llegar al banco y hacerse con su botín. Pero sin irnos tan lejos, tenemos otros ejemplos más actuales como Kane & Lynch: Dead Men o el maravilloso GTA IV, donde hemos realizado algún trabajillo de este tipo. Situaciones que nos proponen cambiar de bando y, por una vez, ser los perseguidos por la autoridad.

La propuesta que nos traen los chicos de Overkill Software (un estudio de reciente creación, formado por extrabajadores de la compañía GRIN) es precisamente la de un shooter en primera persona basado en esas situaciones vividas en las películas anteriormente mencionadas (concretamente en Bandits o El último golpe). Formamos parte de una banda de atracadores (Dallas, Hoxton, Chains y Wolf), y debemos hacernos con el botín, a punta de pistola, en distintos atracos (o golpes). El título toma como referencia clara la mecánica de juego del Left 4 Dead, aunque a diferencia de este, aquí no todo será disparar sino que tenemos que definir la mejor estrategia para conseguir el mencionado botín.

De la misma forma que en el título de Valve, el juego puede jugarse en solitario, en cuyo caso la IA de la máquina controlará a nuestros tres compañeros. Puede que no anden sobrados de inteligencia pero mantienen bien el fuego de cobertura y te reaniman cuando te han abatido. Pese a que podemos darles órdenes, la mejor opción es jugar con otros tres amigos, pues es como mejor os lo pasaréis con este juego. Es importante dialogar para establecer la mejor estrategia, mantener a salvo a los rehenes (chillándoles para que no se muevan) por si debemos negociar con la pasma, acceder a la caja fuerte, mantener a raya a la policía, preparar la huída, etc., si no hay un poco de coordinación, será el peor golpe que hayáis vivido.

El juego nos lleva a realizar seis misiones de lo más variadas, en diferentes ambientes y con objetivos y recompensas distintos. La primera es el clásico atraco a un banco (concretamente el First World Bank), donde debemos acceder a la caja fuerte, aunque previamente tenemos que conseguir la llave del encargado, recuperar el taladro que un infiltrado ha escondido en el banco, usar la termita para acceder al interior de la caja fuerte situada en el piso inferior, borrar las imágenes de seguridad y huir. La siguiente misión nos lleva a perseguir por la ciudad a nuestro chofer que pretende darnos el palo y fugarse con todo el botín en una furgoneta. Otra misión nos lleva a asaltar un convoy para rescatar a un convicto, para ello debemos detener el tráfico y desviar los camiones, para escapar en globo. Luego tenemos una de las más bestias, tenemos que acceder a un edificio bien protegido con la excusa de un intercambio de droga y robar un buen fajo de billetes de un cuarto fortificado que no se les ocurre otra cosa que llevarse el cuarto entero en helicóptero (previamente debemos detonar medio edificio).

Aunque no todo serán tiroteos, ya que encontramos una misión de sigilo e infiltración para robar unos diamantes, donde tenemos que desactivar los cuadros de alarma para no alertar al personal de seguridad. Por último, nuestros delincuentes se atreven a robar un gran cargamento de oro al más puro estilo Italian Job, para ello les tienden una emboscada obligándoles a cambiar de ruta y crean una cortina de humo para pegar el cambiazo en un contenedor preparado.

Un aspecto interesante es la aleatoriedad de los distintos objetivos que tenemos que hacer (coger los explosivos, gasolina, acceder a ordenadores, etc.), pues estas no estarán fijas en un sitio concreto. Esto le añade ese interesante componente de rejugabilidad al conseguir que ningún golpe sea como el anterior.

Empezamos cada misión con una pistola con silenciador, un fusil de asalto y unas bridas para tomar rehenes. Una vez empezado el golpe tendremos que lidiar con los distintos cuerpos de seguridad que saldrán a nuestro paso para evitar el robo, en primera instancia el propio personal de seguridad o la policía, pero más tarde envían a la caballería, francotiradores, SWAT, equipos antidisturbios, etc., a modo de oleadas.

A medida que avanza el golpe, las oleadas se van haciendo cada vez más fuertes y aumenta la cantidad de enemigos. De vez en cuando aparecerá alguno de cierta envergadura que nos pondrá las cosas más difíciles, un antidisturbios,  y actuarán como. Es interesante capturar rehenes y atarlos con las bridas, ya que serán nuestra moneda de cambio en caso de tener que negociar por si han capturado a alguno de nuestros compañeros.

Quizá se eche en falta un poco de complejidad en los tiroteos, o que podamos tomar a enemigos o rehenes como escudos humanos. El sistema de salud es el clásico de regeneración automática de esta generación, lo que permite aguantar un buen número de balazos, descansar unos segundos y continuar el golpe; solo en los niveles más altos de dificultad nos pondrán en serios aprietos, donde deberemos evitar tácticas kamikazes.

El juego presenta un interesante y sencillo sistema de progresión muy del estilo Modern Warfare, pues cada rango nuevo nos desbloquea nuevas armas, accesorios, objetos o habilidades. Al inicio de cada partida podemos configurar nuestro personaje con este equipamiento que previamente hayamos desbloqueado, necesario en los niveles más altos de dificultad, que es donde se vive la verdadera esencia de un golpe de estas características.

El juego presenta un apartado gráfico irregular. Por un lado tenemos un acertadísimo diseño de escenarios, creando una buena atmósfera delictiva que ayuda enormemente a meterse en el papel, acompañado por una iluminación más que notable. Por otro lado se aprecia un nivel poligonal bastante pobre, perfectamente apreciable en unos rostros más bien planos, unas texturas poco detalladas y un discretito modelado de personajes. Ya que hablamos de ellos, comentar que sus animaciones son algo ortopédicas, no aptas para la generación actual.

En cuanto al sonido, el juego no viene doblado a nuestro idioma (solo los subtítulos), aunque hay que reconocer que las voces son geniales. Los sonidos de las armas y demás efectos FX no brillan excesivamente, aunque son correctos. Donde sí destaca es en la magnífica Banda Sonora que nos acompaña durante el golpe, marchosos temas que colaboran activamente en crear esa tensión y en subir la adrenalina que representa un atraco de estas características, un aspecto francamente muy bien tratado.

Conclusión

Payday: The Heist es una propuesta interesante, fresca y adictiva, su mecánica y estilo de juego beben directamente de Left 4 Dead, con una aleatoriedad en los objetivos que aportan la rejugabilidad necesaria para que sus seis misiones no se vuelvan monótonas. El título busca diferenciarse en uno de los géneros más explotados de la presente generación generación, y lo cierto es que consigue su propósito. Acción directa y cooperativa, donde brilla con luz propia resultando de lo más divertido, donde si pasáis por alto sus carencias técnicas obtendréis buenas dosis de diversión con vuestros amigos por poco menos de 20€.

Lo mejor

  • Propuesta fresca y adictiva
  • Tremendamente divertido si lo jugamos con amigos
  • Rejugabilidad
  • La ambientación
  • Banda Sonora

Lo peor

  • ¿Nadie ha pensado en los perros de la policía? ¡No hay!
  • No está doblado
  • Apartado técnico discretito

Ficha

  • Desarrollo: Overkill Software
  • Distribución: Sony
  • Lanzamiento: 20-10-2011
  • Idioma: Español
  • Precio: 19,95 €

Comentarios

  1. Un gran análisis Clark. Propuestas como estas son las que molan, no tanto COD. Por lo que veo es un Left4Dead atracando bancos, así que la cosa promete
    Le echaré un vistazo

    • No se puede jugar ni con otra persona en la misma consola, el juego carece de la opción de pantalla partida. Únicamente online (privada, con amigos; o pública, con cualquier jugador) y offline (con 3 bots controlados por la IA, o solo ante el peligro)

      Lo siento

  2. COMO PUEDO CONSEGUIR MAS ARMAS Y COMO PUEDO ALZAR OTRA VEZ LA BOLSA DE MUNICION

    Las armas las consigues subiendo de nivel, y la bolsa de munición sólo puedes sacarla una vez, al igual que la bolsa médica.

    Muy buen análisis. Como contra, yo diría que el apartado técnico “justito”, como se analiza, es bastante bueno para ser un juego indie, y las animaciones no están nada mal.

    • No puedes tomar a policias como Rehenes solo a los guardias de seguridad privados, les Tienes que disparar una sola vez ya sea en la pierna para no matarlos y luego apachas la tecla F que es la que trae por defecto el juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *