Operation Flashpoint: Red River

Hace muchos años Operation Flashpoint consiguió ofrecer la sensación de estar en una guerra de verdad, sin momentos espectaculares ni épicos que la maquillaran. La mayor parte del tiempo se pasaba cuerpo a tierra y siempre inmovilizado con tu pelotón por algún francotirador en los bosques, o encontrarte con un blindado y tú sin apoyo aéreo, con la única posibilidad de dar un gigantesco rodeo en su kilométrico mapeado para poder llegar a tu objetivo, y ser abatido de un solo disparo en la cabeza nada más llegar al punto de extracción después de minutos de caminata y volver a empezar.

Operation Flashpoint Red River

Para muchos esto puede resultar un aburrimiento, pero para otros Desconsolados esto era canela fina. Después, llegó la marcha de sus creadores, Bohemia studios y Codemasters se quedó sola ante el peligro, el peligro de no perder la calidad del título, pero sin las personas que lo idearon inicialmente. Su primer intento fue Operation Flashpoint: Dragon Rising, y la verdad es que no fueron muy afortunados, pues tenía muchas lagunas, dando lugar a una primera incursión un tanto descafeinada. Ahora veremos lo que ofrece el segundo intento de Codemasters por perpetuar la saga de acción táctica: Operation Flashpoint: Red River.

Pues bien, el videojuego nos sitúa en el cuerpo de marines de los Estados Unidos, que como siempre – y ya es un clásico – están metidos hasta el cuello de problemas militares con otros países. En el año 2013, a los ya existentes conflictos con Afganistán e Irak, se unirá a la fiesta Tayikistán, en el que tendremos que hacer acto de presencia para combatir a la insurgencia y ayudar a la población local junto a nuestros compañeros de pelotón: Balleto, Soto y Tayler, con la ayuda del resto de soldados. Luego, la cosa se complica y entran en juego otros países, pero tampoco voy a destripar la trama, que todo hay que decir está muy bien dentro del contexto realista que quiere el juego. Y es que en el campo de batalla no hay personajes que vayan explicándote los asuntos de los presidentes, ni planes secretos, como en otros shooters, pero estás en primera línea de batalla sufriendo, in situ, las decisiones de los de arriba y sin previo aviso, como sería en un conflicto real.

Vamos ahora con la jugabilidad y las sensaciones que ofrece este Operation Flashpoint: Red River, que desde ya, tengo que decir que se aleja totalmente de los típicos Call of Duty, Homefront y otros más en los que se gira la cámara a la velocidad en la que nuestro cuello y el de cualquier persona normal se partiría sin más. El juego que nos ocupa apuesta por el realismo, y no hay juego en consolas que se acerque a este en cuanto a simulación, eso sí, no llega al nivel de excelencia del referente en compatibles Arma 2 (creado por los mismo artífices que el original OF) ya sea dicho por cuestiones de limitación de las consolas y por el mismo mando de control que impide tal grado de complejidad. Se nos da la opción de elegir entre 4 especialidades: Asalto, granadero, apoyo y reconocimiento. Cada una tiene sus pros y sus contras, cada clase se lleva mejor con un tipo de arma y, por ejemplo, no se podrán hacer locuras como equiparle una ametralladora ligera al soldado de reconocimiento que está preparado mayormente para las distancias largas y sus rifles de francotirador, aparte del arsenal y sus posibilidades de añadirle accesorios ya clásicos como miras diferentes y lanzagranadas.

También dispondrán de un variado surtido de habilidades que proporcionarán cierta ventaja a cada tipo de soldado sacrificando otras. Todo esto no está disponible desde el primer momento, y el juego nos obliga a jugar e ir subiendo de nivel a la vez que se no premia con mejoras cada vez más importante que suponen la victoria o la derrota en los últimos niveles de la campaña, en los que la dificultad nos obliga a poner en práctica todo lo aprendido con anterioridad. También, hay que destacar la IA del juego que es bastante buena, teniendo en cuenta que se mueven en terreno totalmente extenso y basto, no se quedan quietos y buscan muy bien coberturas para no caer muertos. Esto es una cosa que hay que valorar porque, la verdad, es que son más inteligentes que la IA del “referente” del genero como puede ser Call of Duty, donde no son capaces de hacer en los pasillos de sus niveles la mas mínima estrategia que quedarse a esperar a que los acribilles.

La IA de los compañeros también responde como deberían y sólo se me he quedado atrancado en una ocasión en todo el juego, precisamente en un momento delicado en el que pedía asistencia médica, pero bueno, al no ser lo usual quedo bastante divertido, ver al personaje impotente de ayudarme por unos simple sacos de arena. En resumen, buena IA que realiza muy bien cualquier orden que les pidas: replegarse y que te sigan, ir hacía un punto que indiques, que asalten una casa de forma coordinada para despejarla, que se queden en la misma para defenderla, mantener una posición, fuego de supresión para que el enemigo no saque la cabeza mientras tu rodeas, que vayan por tus flancos derecho o izquierdo, que te curen, que no disparen hasta que tu no lo hagas (esencial cuando quieres infiltrarte), pedir apoyo aereo, etc. Un sin fin de posibilidades para superar cualquier obstaculo.

La forma de curarse en esta entrega de Operation Flashpoint puede que no guste a los más puristas, pero es una forma de adaptarse a un publico más asequible, y es que afortunadamente para unos, y desgraciadamente para otros choca con el realismo que quiere hacer sentir el juego, la forma es sencilla, si te disparan, te hieren, y si es en el brazo te afectará la punteria, si es en la pierna no podrás correr, pues bien con solo mantener un botón tú mismo te curas, y vuelves a estar como nuevo. Es casi como la regeneración automatica, lo típico de cualquier juego de disparos actual, sólo que tienes que dejar de moverte y esperar a que acabe de auxiliarse, lo mismo para tus compañeros, que cuando caen abatidos los puedes curar tú mismo. Esto echará para atrás a más de un purista que saldrá huyendo, pero la verdad es que da acceso a un público menos experimentado y nuevo, y facilitará su entrada a este subgenero.

En cuanto al control, antes hice un pequeño inciso, busca el realismo, y la gente que guste de juegos frenéticos que se vayan alejando, porque pueden confundir sensación de pesadez con control tosco, y para nada es así el personaje se maneja bien la mayoría del tiempo y no supone ningún problema realizar todo tipo de acciones como cuerpo a tierra, recargar, dar órdenes, etc.… pero nunca deja de reflejar que llevas un rifle que mide un metro y medio y 35 kg de equipo a la espalda.

Ahora llega lo no tan bueno, y es que la campaña es un constante deja’vu de entrar y despejar tal zona, volver a moverse, despejar otra vez, y ahora, despejar esto otro también. La verdad es que con tal cantidad de extensión de terreno disponible, podrían haber añadido más variedad al conjunto a parte de una misión de infiltración nocturna u otra de defender una posición, y es que cuando te encuentras por el último cuarto de campaña empieza a cansar y el jugador se da cuenta que lo que le queda de campaña va a ser más de lo mismo que lleva haciendo desde que empezó. Y en todo esto, no ayuda para nada los pueblos en los que se realizan las incursiones, que están provistos de casas recicladas a más no poder que agravan en sobremanera esta continua repetitividad de situaciones, amén de la buena iluminación de las diferentes horas del día que hacen ver todo un poco diferente en el ambiente.

El multijugador es el plato fuerte del título, donde se basa enteramente en la cooperación con nuestros amigos para superar una suerte de misiones variadas, como rescatar a nuestros aliados, sobrevivir a una emboscada y muchas situaciones más que no harán pasar grandes momentos, el apartado multijugador no he podido profundizarlo por problemas ajenos a Desconsolados, pero tan rápidamente se pueda, se añadirán sin problemas.

Nos toca comentar la gran lacra de Operation Flashpoint siempre hablando de su versión en PlayStation 3 que es la que analizamos y a la que hemos tenido acceso en la redacción. Tras una instalación obligada de una envergadura importante, casi 4 Gb de disco duro, al iniciar el juego nos encontramos con un apartado técnico muy pobre, y más cuando llevamos cinco años en esta generación y a estas alturas aún nos tengamos que encontrar con un videojuego que pese a su larga distancia de visión, no justifica las rascadas de frames por segundo, Sub-Hd, texturas casi inexistentes, jaggies a montones, dientes de sierra que rajan la pupila del más pintado, y pop-in de risa tanto que las texturas de la tela de nuestros compañeros se cargan cuando estamos encima de ellos. Esto no es una exageración, hasta que no te comes literalmente a un compañero no ves realmente la textura al completo cargada, y las sombras tampoco se salvan, y se limitan a una acumulación de pixels que dan como resultado un apartado desastroso que empaña todo lo citado en este análisis con anterioridad.

El apartado sonoro, la verdad es que no falla, y nos hará sentir en plena refriega con una buena distinción de la distancia a la que se produjo el disparo, con lo que ya identificaremos la lejanía del mismo sin necesidad de tener confirmación visual; helicópteros, naturaleza, motores de jeeps, cal.50, tanques todo está muy bien reflejado acústicamente. En cuanto a la música, se limita temas de rock licenciados.

El juego nos llega lamentablemente sin doblar a nuestro idioma y nos tendremos que conformar con los textos de pantalla en castellano, pero bueno, se disfruta igualmente, ya que en su mayoría los diálogos se producen en momento en los que no tenemos control directo sobre nuestro personaje.

Conclusión

Si te gusta la acción tactica, y eres paciente para dar caminatas, y estabas esperando un shooter diferente, totalmente diferente y no eres muy maniático de los gráficos, quizás quieras probar la propuesta de Codemasters que poco a poco se va abriendo hueco en esta industria como una saga a tener en cuenta.

Lo mejor

  • La jugabilidad diferente y sin alternativas en el catalogo
  • La sensación de realismo que desprende
  • El conflicto es totalmente creíble
  • La posibilidades que ofrece el coop on-line

Lo peor

  • Puede resultar frío para según que gente
  • El pobre apartado técnico
  • Algún modo on-line competitivo entre fuerzas especiales
  • El modo campaña es corto y repetitivo

Ficha

Portada
  • Desarrollo: Codemasters
  • Distribución: Codemasters
  • Lanzamiento: 20-04-2011
  • Idioma: Inglés - Textos en castellano
  • Precio: 56,95 € PS3/Xbox 360 - 36,95 € PC

Entradas relacionadas:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *