Mortal Kombat Arcade Kollection

La historia de Mortal Kombat es, como tantas otras sagas, tan gloriosa en sus primeros años como decadente durante el difícil salto a las 3D. La franquicia ha sufrido alguna que otra mutación a lo largo de su trayectoria, con una primera trilogía memorable durante la maravillosa época de los 16 bits, y un cambio en su mecánica jugable “obligada” por la tendencia de la época a las 3D, donde estuvo dando tumbos durante tres entregas hasta darse cuenta, por fin, de que su sitio eran las 2D, con ese obligado retorno a los orígenes con el soberbio Mortal Kombat 9 (un juego que, por cierto, se llevó nuestro GOTY 2011 en el género de la lucha).

Como comentaba, sus primeros juegos fueron de lo mejor del género y quienes dotaron a la franquicia de la reputación que tiene a día de hoy, especialmente la revisión de su tercera entrega, Ultimate Mortal Kombat 3. La tendencia retro está rescatando viejas glorias para adaptarlas a las consolas de nueva generación de tal manera que podamos volver a disfrutar de ellas con las características actuales, un bombazo de revivals que, en su mayoría se reduce a la inclusión de logros y al típico modo online. Pero veámoslo más en detalle.

Nacido a la sombra de la exitosa franquicia de Capcom, no tardó en ganarse el corazón de los más veteranos, con unas primeras entregas excepcionales. El primer Mortal Kombat revolucionó los salones recreativos con su extremado realismo y esa violencia sin límites. Desarrollado por dos genios, Ed Boon y John Tobias, que tuvieron la osadía de imprimarle una violencia inconcebible por aquel entonces (debido a la censura, motivo por el cual exaltó a políticos y todo tipo de asociaciones, aportándole una publicidad gratuita), y con el beneplácito de Midway, que vio como su obra se catapultaba hasta los primeros puestos del panorama para mirar de tú a tú al mismísimo Street Fighter II.

El detalle curioso radica en la idea original, más concretamente en el protagonista del juego, que no iba a ser otro que Jean Claude Van Damme, donde pretendían digitalizar sus movimientos para el juego. En esa época, el actor belga estaba en pleno apogeo gracias a películas como Contacto Sangriento (1988), Kick Boxer (1989) o Doble Impacto (1991). Sin embargo, Van Damme estaba en negociaciones con otra compañía para protagonizar un videojuego que nunca vería la luz, por lo que decidieron cambiar a un torneo entre mundos. Aunque todavía podemos apreciar pinceladas de aquella idea en el personaje Johnny Cage, claramente inspirado en el actor.

Mortal Kombat

Durante distintas generaciones se ha celebrado un torneo llamado Mortal Kombat, creado por los dioses ancianos donde se enfrentaban los guerreros de la Tierra (earthrealm) contra los guerreros del Outworld de Shao Kahn, a fin de evitar la invasión de estos. En caso de que ganen diez ediciones consecutivas podrán invadir la Tierra sin compasión. Uno de los luchadores, Shang Tsung, decidió romper las reglas y acabar, no sólo con la vida de sus adversarios, sino con su alma. Sin embargo, a pesar de que era considerado el luchador más temible y poderoso, acabó siendo vencido y humillado por el noble campeón Shaolín, Kung Lao. Años más tarde, Shang Tsung regresó con un poderoso discípulo, un Shokan llamado Goro, que derrotó al campeón, estableciendo su ley durante nueve ediciones del torneo. Ahora se prepara un nuevo torneo y Raiden, Dios del Trueno, ha reunido a los mejores guerreros del planeta.

Siete carismáticos luchadores participan en este torneo, de forma controlable, para medirse a los dos guerreros del Outworld:

  • Liu Kang: representante de la hermandad Shaolín, descendiente del mítico Kung Lao que detuvo la anterior invasión. Participa en el torneo con el afán de detener el malvado plan de Shang Tsung
  • Johnny Cage: Experto en lucha oriental gracias a sus excepcionales maestros, protagonista de las películas de artes marciales más taquilleras de la historia del cine
  • Raiden: Dios del Trueno, se rumorea que adoptó forma humana para participar en el Torneo tras recibir una invitación del propio Shang Tsung
  • Kano: Mercenario, asesino, extorsionista y ladrón, es uno de los principales miembros del Black Dragon, grupo de peligrosos degolladores que siembran el pánico
  • Sonya Blade: miembro de las fuerzas especiales que busca a Kano, miembro de la banda del dragón rojo para hacerle pagar por sus crímenes
  • Scorpion: Espectro ninja del clan Shirai Ryu que busca la venganza contra Sub-Zero, a quien cree responsable de la muerte de su familia
  • Sub-Zero: Perteneciente al legendario clan de ninjas asesinos Lin Kuei. Posee un dominio total sobre el frío, capaz de dejar a su rival congelado y a su merced

La característica principal del juego radicaba en unos espectaculares gráficos realizados mediante la digitalización de actores reales, que dotaban al juego de una espectacularidad inusual, y a los litros de sangre que soltaban los mismos al ser golpeados y dejaban todo el suelo encharcado y de color rojo.

El juego era bastante simple en su mecánica jugable, donde los siete personajes compartían el mismo plantel de movimientos básicos que se reducen a dos tipos de puño y patada, con los que realizar barridos, patadas giratorias o ganchos, más un botón para bloquear. La única característica que los diferencia son los dos o tres movimientos especiales de cada uno de ellos y los brutales movimientos para rematar a nuestro adversario, llamados Fatalities. Sin duda, este fue el aspecto más predominante del juego y que le hizo distinguirse en el género, sin importar su poca profundidad, pues los decapitamientos, escenas sangrientas, golpes brutales y todo el gore que desprendía el título era lo que nos llamaba la atención.

El juego introdujo un concepto usado por la mayoría de títulos de lucha actuales, el juggle, esa posibilidad de continuar el combo cuando tenemos a nuestro rival en el aire. La otra particularidad fue la forma de cubrirse, que lo alejaba de la tónica habitual del resto de títulos del género de apuntar con el stick hacia atrás, mediante un botón para tal fin, santo y seña de la saga que todavía perdura a día de hoy.

Una vez derrotados los seis participantes debemos enfrentarnos a nuestro doble (una imagen de nosotros mismos, con nuestras mismas habilidades). Una vez salvado este primer escollo, debemos enfrentarnos nuevamente a los seis rivales, pero esta vez nos enfrentamos de dos en dos. Finalmente luchamos contra los dos últimos y temibles adversarios: Goro, el dragón de los cuatro brazos capaz de petrificar a sus oponentes en pocos segundos, y el malvado hechicero Shang Tsung.

Los siete escenarios que se presentan juegan un papel fundamental en esa fantástica ambientación, algunos de ellos se han convertido en emblemáticos en la saga, hasta los hemos podido ver recientemente en el genial Mortal Kombat 9: el Santuario del Guerrero (bajo la luna llena y la estatua de Goro), la Corte del interior del Palacio de Shang Tsung (bajo la atenta mirada de este sentado en su trono), la Puerta de Palacio, el Foso (mítico puente donde finiquitamos a nuestro rival lanzándolo a las estacas del foso), el Fondo del Foso (escenario donde nos enfrentamos a Reptile, siempre y cuando derrotaras a tu oponente sin recibir daño (Flawless victory) en ambas rondas y ejecutases el Fatalitie de escenario), la habitación del Trono (con una alfombra roja y nuevamente bajo la mirada de Tsung) y la Guarida de Goro.

En el juego no faltan las fases de bonus, que consistían en romper unas tablas de madera, piedra o metal, parecidas a las que veríamos ese mismo año en otro juegazo de lucha llamado Art of Fighting.

Mortal Kombat II

En los sucesos previos, Liu Kang derrotó a Shang Tsung, pero cuando iba a ser ejecutado por Shao Kahn, este le da otra oportunidad haciéndolo más joven para que consiga su propósito. La batalla se libra esta vez en el Outworld, con el mismísimo emperador Shao Kahn como enemigo final.

Esta segunda entrega evolucionó la fórmula inicial y la perfeccionó con siete nuevos luchadores (Reptile, Shang Tsung, Baraka, Kitana, Jax, Mileena y Kung Lao), eliminando a Sonya y Kano, y dejando un generoso plantel de 12 jugadores, con nuevos movimientos y ataques especiales únicos; dos nuevos fatalities (tres en el caso de Tsung), más otros llamados friendships (que consisten en acabar amistosamente con nuestro rival) y babalities (que convierten al perdedor en un bebé).  Todo ello daba lugar a un gameplay más interesante y bastante más jugable que en la primera entrega.

Aparecen nuevos personajes ocultos, Smoke, Noob Saibot y Jade, que no dejan de ser clones de Scorpion, Sub-Zero y Kitana, con otra paleta de colores, y dos nuevos jefes finales, Kintaro y Shao Kahn, que sustituyen a Goro y Shang Tsung, respectivamente.
Lo sorprendente es la desaparición de las fases de bonus “Test your might” y los endurance kombat (aquellos enfrentamientos contra dos rivales consecutivos).

El salto gráfico es más que notable, con unos escenarios mucho más detallados y una paleta de colores más fresca, así como en su apartado sonoro, con más y mejores efectos sonoros (aunque, a decir verdad, tampoco era muy complicado) y melodías que se han convertido, por méritos propios, en patrimonio de la industria. Un salto cualitativo fruto de la nueva placa de la compañía, la Midway T Unit.

Mortal Kombat III

La tercera entrega nos cuenta como Shao Kahn decide revivir a Sindel para poder usar sus poderes para invadir la Tierra y sembrar el caos, convirtiendo el juego bastante más oscuro.

El juego supuso un cambio importante en su mecánica jugable, entre ellos la inclusión de los chain combos (aquellos golpes que, bien enlazados, son imparables hasta que finalicen), el nuevo movimiento para correr hacia nuestro rival, los animalities (transformaciones de animales para matar a nuestros rivales), el Mercy (la compasión hacia nuestro rival le permitía mantener una mínima porción de vida) o nuevos fatalities de escenario, características que le otorgaban más profundidad. Sin embargo, otras decisiones como prescindir de personajes tan carismáticos como Johnny Cage, Raiden, Scorpion, Kitana o Mileena, y la pérdida de algunos escenarios clásicos, no sentaron demasiado bien al público. En su lugar nos presentaron a Sindel, Stryker, Kabal, Nightwolf, Sheeva, Cyrax y Sektor, más Kano y Sonya que volvían del primero, y Smoke y Noob Saibot como ocultos, dejando a 16 el número de personajes seleccionables.

Pero esto no fue lo peor, pues encontrábamos un juego completamente roto en cuanto a balanceo. El daño por combos era demasiado grande y algunos personajes contaban con glitches o golpes especiales demasiado bestias, como el infame ice clon de Sub-Zero o el spin de Kabal, del que se abusaba en exceso.

Ultimate Mortal Kombat 3

Todo ello obligó a actualizar el juego a Ultimate Mortal Kombat 3, una revisión necesaria, aunque más que una revisión estaríamos hablando de un juego nuevo, debido a la gran cantidad de novedades y cambios que incorporaba.

El elenco de luchadores quedó subsanado con la vuelta de personajes demandados por los fans como Kitana, Reptile, Scorpion, Jade, Sub-zero clásico, Mileena (estos tres últimos como ocultos), acompañados de un Smoke humano y Ermac (conocido por todos por ser creado a partir de un error en el primer juego con los gráficos de Scorpion, que tintaban de rojo su traje amarillo), que se unían a los aparecidos en MKIII, también de forma oculta, formando el bonito número de 23 personajes en total (más los dos jefes finales Motaro y Shao Khan). Como dato adicional, en versiones domésticas aparecerían Rain y Noob Saibot.

En el plano jugable, las novedades dotaron al título de una profundidad jamás vista en la saga: vuelven los endurance kombats, nuevos movimientos en los personajes, que los diferenciaron todavía más, IA de la CPU mejorada, inclusión del damage protection para impedir combos mortales una vez iniciados (uno de los lastres del anterior juego), la supresión del fatídico desplazamiento del rival al plano superior cuando finalizábamos el combo con un gancho, modalidad 2vs2, nuevos códigos versus o el tan ansiado equilibrado de personajes.

Sin duda, estamos ante el que es considerado por la mayoría de la comunidad de Mortal Kombat, la mejor entrega de la saga, con una mecánica de juego pulida y muy bien definida, perfectamente disfrutable a día de hoy.

Arcade Kollection

Consiste en un pack descargable con los juegos Mortal Kombat, Mortal Kombat II y Ultimate Mortal Kombat III. No es la primera vez que nos venden estos juegos, ya sean sueltos o en algún recopilatorio de la compañía, y es que en cada generación de consolas nos los han colado de una forma u otra: Saturn y Playstation tuvieron sus versiones de MKII y UMKIII, en 2004 apareció Midway Arcade Treasures 2 para GameCube, Playstation 2 y Xbox (aunque sin el primer Mortal Kombat) y en 2006 lanzaron Midway Arcade Treasures: Extended Play para PSP (la Deluxe Edition apareció en 2007 para PC). Ahora nos traen un port de sus versiones Arcade (lo que vendría a ser un pixel-perfect) con escasas novedades, pues se han limitado a portar la rom del Arcade dotándola de una lamentable modalidad online y la inclusión de los correspondientes logros y filtros para adaptar los juegos a las pantallas actuales. Recordemos que los juegos corren a una resolución de 400×254 píxeles, lo que les ha obligado a añadirla correspondiente marquesina de relleno para adaptarlo al formato panorámico.

Afortunadamente, ya hace años que disfrutamos de la fantástica tecnología de la emulación, capaz de correr perfectamente el hardware Midway Y Unit (MK) y Midway T Unit (MKII y MKIII), a través del MAME, y con las características online que este nos ofrece. Quisiera hacer hincapié en esto, puesto que el único aliciente que podría tener este Arcade Kollection radica en el modo online, y este va rematadamente mal, con abundante lag que hace el juego impracticable. Los responsables ya se han percatado de ello y nos consta que lo están solucionando (próximamente aparecerá un parche), pero tenemos aquella sensación de que se han limitado a “la ley del mínimo esfuerzo”, para una sola cosa que debían hacer, la han hecho francamente mal.

En cuanto a los filtros gráficos, sinceramente no son nada del otro mundo, es más, aconsejo dejar el filtro clásico, ya que los nuevos le impregnan de una tonalidad muy distinta al original.

Conclusiones

Mortal Kombat Kollection llega con el único aliciente de poder batirnos con luchadores de todo el globo terráqueo, pues se trata de los mismos juegos aparecidos en los salones recreativos de los 90, que tantas veces nos han vendido, con los mismos píxeles, colores y sonido, pero con una modalidad online que no funciona. Como amante de la saga, y debido a las escasas novedades que trae, se me hace muy difícil recomendarlo a nadie. Portar tres juegos de hace 20 años con unos filtros lamentables y un online que no tira es más que cuestionable, roza los límites de la vergüenza.

Lo mejor

  • Volver a revivir la trilogía clásica de la saga
  • Precio

Lo peor

  • Modo online rematadamente malo, injugable
  • Apartado gráfico poco trabajado (los peores filtros que hemos visto)
  • El primer Mortal Kombat está muy desfasado a nivel de jugabilidad

Ficha

  • Desarrollo: Netherrealm
  • Distribución: Warner Bros
  • Lanzamiento: 08/12/11
  • Idioma: Castellano/Inglés
  • Precio: 8,99€

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *