1000 Tiny Claws

1000 Tiny Claws
Los chicos de Mediatonic han sabido captar muy bien la fórmula del éxito con sus anteriores Minis en dos géneros muy diferentes. Con Monsters (Probably) Stole my Princess nos encontramos ante un adictivo plataformas, mientras que en Who’s That Flying?! encarnábamos a un superhéroe en una mezcla de shooter arcade con los “Defense Tower”. Con esta trayectoria, no es de extrañar que para su tercer Mini cambien de nuevo de género y de universo, porque 1000 Tiny Claws realmente es un título aparte.

La historia es bien sencilla. Unos piratas del aire han liberado una maldición por todo el mundo por la que todo está lleno de bichos. Para evitar ser ejecutados por este crimen, tienen que resolverlo antes de que todo se vaya a pique. Por supuesto, con una historia nueva, toca una nueva perspectiva y una jugabilidad radicalmente distinta a sus dos títulos anteriores.

1000 Tiny Claws

La historia se narrará mediante secuencias muy divertidas

En esta ocasión, cada nivel será una especie de “Mini-Horda”. Para superarlo, tendremos que acabar con las cinco oleadas de insectos que irán a por nosotros. ¿Cómo acabamos con ellos? Echándoles del escenario a base de espadazo de limpio. Pero claro, los bichos son muy traicioneros, y como nos echen de tierra firme, perderemos y tendremos que reiniciar el nivel desde el principio. De esta forma, tendremos que medir el riesgo-recompensa a la hora de acercarnos a los bordes del escenario, porque si bien es cierto que necesitaremos menos espadazos para echar a los enemigos, lo mismo se puede aplicar a nosotros.

Esto es sólo la punta del iceberg de lo que entra en juego una vez los insectos se materializan en la isla. Como podréis ver en las imágenes del análisis, hay montones de objetos que pueden jugar a nuestro beneficio o en nuestra contra, ya que si empujamos un bicho contra un muro puede salir rebotado hacia el vacío o seguir en la isla, aunque al menos nos podrá dar unos momentos de tranquilidad. Creedme, los necesitaréis.

1000 Tiny Claws

Los bichos no dan tregua, ¡pero nosotros tampoco!

Afortunadamente, el control es muy sencillo. Con la “X” daremos los golpes, con el “Círculo” podremos realizar esquives, y cuando tengamos la espada de la izquierda llena, podremos desatar un súper-ataque manteniendo el “Cuadrado”. Uno de los factores clave del título a la hora de ser tan divertido y adictivo es su gran curva de dificultad. Al principio, los insectos serán muy básicos y no muy numerosos, pero a medida que avancemos por los 25 niveles del modo historia (divididos en 5 mundos) llegaremos a ver montones de bichos diferentes. Algunos entrarán en locura y se moverán como kamikazes a por nosotros, otros empezarán a girar como si fueran cuchillas, por no hablar de los que lanzan fuego o las versiones mayores de la mayoría de estos “elementos”. De esta forma, la curva de dificultad es excelente, llegando a suponer un reto los últimos niveles, pero sin llegar a desesperar en ningún momento. Buena parte de la culpa la tienen los insectos verdes, que siempre aparecerán en la ronda 3 y dejarán manzanas con las que recuperar salud, y así salir menos disparados con cada impacto de los enemigos.

Al final de cada mundo nos encontraremos con una isla especial. Tres de ellas estarán pobladas por un enorme jefe final que nos pondrá en más de un aprieto, mientras que las otras dos serán colmenas en las que nos enfrentaremos a una ronda continua hasta acabar con todos los insectos marcados.

1000 Tiny Claws

El primer jefe puede que no sea muy complicado, pero ya veréis el resto

Al terminar el modo historia (el cual podremos repetir para conseguir las mejores medallas posibles), desbloquearemos el modo “Desafío”, donde habrá retos específicos y la mar de variados que nos darán más horas de diversión y que, por supuesto, pondrán a prueba nuestras habilidades. Para rematar la faena, habrá un buen número de trofeos ingame y otros premios que nos motivarán a seguir jugando, pudiendo estar varias horas (dependiendo del nivel de adicción al que lleguemos y nuestra habilidad) para ver todo lo que nos ofrece el juego.

Técnicamente, nos encontramos ante otro fantástico Mini. El diseño artístico entra fácilmente por los ojos, estando esta vez cercano al manga, algo muy presente en las mejoradas escenas que cuentan la historia. Además, la variedad en los escenarios, bichos y la fluidez con la que todo se mueve (aunque haya muchos insectos en pantalla) es total, lo que garantiza una diversión máxima desde el primer momento. Incluso la música acompaña a la perfección, con melodías claramente inspiradas en la temática pirata que tras unas cuantas horas se acabarán metiendo en vuestras cabezas.

1000 Tiny Claws

Cuando lleguéis a las fases con nieve, realmente empezaréis a sudar con cada nivel

Conclusión

Los chicos de Mediatonic lo han vuelto a hacer. Han creado un Mini completamente nuevo en un género distinto, pero le han dado un toque moderno y cómico para desarrollar una experiencia realmente divertida, adictiva y hasta duradera. Realmente, la única pega que se le puede poner al juego es que los últimos niveles son realmente difíciles y pueden echar atrás a más de uno, pero en realidad, ése es uno de los encantos del juego: empezar en islas muy fáciles para acabar con sudor y lágrimas al acabar cada nivel de los últimos. Así que si os gustan los juegos tipo “Horda” o simplemente buscáis un buen Mini, 1000 Tiny Claws no puede faltar en vuestra colección.

Lo mejor

  • Jugabilidad simple, pero adictiva y desafiante.
  • El apartado técnico.
  • Gran duración para tratarse de un Mini.

Lo peor

  • Para algunos, los últimos niveles pueden suponer un infierno por su alta dificultad.

Ficha

  • Desarrollo: Mediatonic
  • Distribución: PS Minis
  • Lanzamiento: 19-10-2011
  • Idioma: Inglés
  • Precio: 2,49 €

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *