Michael Phelps: Push the Limit

Michael Phelps Push the Limit Logo

Los juegos deportivos y Kinect han ido de la mano desde su lanzamiento. Ya sea en recopilaciones de minijuegos con el objetivo de divertirnos (Kinect Sports) o de ponernos en forma (Your Shape). Lo que está claro es que nunca nos hemos encontrado ante un simulación pura y dura de un deporte… hasta ahora, más o menos.

Con el tremendo éxito de Michael Phelps en la natación y el éxito de Kinect, no es de extrañar que los chicos de Blitz Games hayan querido aprovecharse del tirón con Push the Limit para ofrecernos el primer juego de natación en el que somos nosotros los que nadaremos para que lo haga nuestro avatar. Sin embargo, ¿nadar sin agua? ¿Nos sentiremos como pez en el agua o la falta de ella acabará con el juego?

Michael Phelps: Push the Limit

Lo primero que llama la atención es la gran cantidad de modos que hay en el juego. El principal se trata del modo carrera, donde tras crearnos nuestro propio nadador, iremos superando varias temporadas de creciente dificultad (entre las cuales participaremos en los Juegos Anuales) para acabar midiéndonos con los mejores nadadores del mundo, entre los que se encuentra obviamente Michael Phelps. Lo bueno de este modo es que servirá para que probemos absolutamente todas las variantes jugables del título, lo que nos preparará para el multijugador (tanto a pantalla partida como online) y las partidas rápidas.

Esto suena muy bien, pero cuando empiezas a jugar, los problemas empiezan. Los tutoriales son muy buenos, y hasta te dan la sensación de que te vas a encontrar con algo realmente interesante. Nada más lejos de la realidad. El desarrollo de cada competición suele consistir en una parte en la que tendremos que ir moviéndonos según nos marca el metrónomo de la parte inferior de la pantalla. Esto funciona a las mil maravillas, ya que si seguimos esta pauta llevaremos un buen ritmo y la resistencia de nuestro personaje no se resentirá demasiado. Al mismo tiempo, iremos aumentando la barra de turbo, la cual se usará para aumentar nuestra aceleración en la última vuelta, donde tendremos que nadar lo más rápido posible. Todo lo bueno de la anterior parte se anula aquí, ya que el juego no reconoce bien los movimientos rápidos, y puede ser bastante frustrante ver cómo perdemos al final porque el juego no reconoce bien nuestros movimientos.

Michael Phelps: Push the Limit

Otras partes de la competición consistirán en el salto inicial, el cual está bastante bien representado y funciona a la perfección. La llegada a meta y el giro igual. Es más, hasta la chorrada de animar al público para conseguir más energía funciona bien. El problema se encuentra en esta parte de “turbo”. Lo peor es que hay algunas pruebas (las de 50 metros) que consisten únicamente en esto.

Al menos, hay diferentes estilos de natación que están bastante bien representados, como la braza, scrol o mariposa. Los movimientos son intuitivos, y en la parte de sincronización el juego reconocerá a la perfección nuestros movimientos. En otras palabras, la jugabilidad nos da una de cal y otra de arena. La parte negativa también se puede derivar a las “vueltas de resistencia”, en las que nuestro nadador se mueve solo y tenemos que apuntar hacia los indicadores de turbo y esquivar los que no restarían el impulso. Los comandos de voz ocasionales funcionarán a veces, y encima habrá que decir las cosas en inglés, lo que los hace poco intuitivos y útiles.

Otro aspecto que no llego a entender del todo es que, en el modo carrera, tengamos que mejorar las estadísticas de nuestro personaje como su velocidad o energía. ¿No se supone que hace lo que hacemos nosotros? Entonces, es algo ilógico que el personaje se canse si nosotros no estamos cansados. Desde la perspectiva del juego se entiende para que no vayamos todo el rato a la máxima velocidad y nos preocupemos de ir sincronizados, pero de nuevo, es algo extraño.

Michael Phelps: Push the Limit

El multijugador funciona bien tanto a través de internet (si es que encontráis jugadores) como a pantalla partida. El problema está en que la mecánica del juego no es divertida como tal. Sí, es curiosa la parte de ir sincronizados y demás, pero no es algo con lo que te pongas y pases un rato entretenido con amigos, y mucho menos tú solo. Es más, para hacer ejercicio (ya que al parecer nos lo venden como un título también de fitness) tampoco tiene mucho sentido, ya que no movemos todo el cuerpo, sino solo los brazos de una forma u otra. Hasta con Dance Central te puedes poner más en forma.

Al menos, gráficamente el juego es bastante bueno dentro del género al que pertenece. Los nadadores se mueven bien, el agua está bien realizada y las diferentes piscinas están bien hechas. Lo mejor es sin duda alguna el sonido, con unos buenos comentaristas en nuestro idioma que impulsan la sensación de estar viendo una competición por televisión.

Michael Phelps: Push the Limit

Conclusión

Michael Phelps: Push the Limit podría haber sido un juego interesante para Kinect, pero hace aguas en lo más importante: su jugabilidad. Que haya una parte que funcione muy bien y otra que falle más que una escopeta de feria no le beneficia en absoluto. Si le sumamos que el juego no es divertido de jugar, entonces tenemos un título muy poco atractivo. Porque vale, hay bastantes modos de juego y encima hay multijugador tanto offline como online, pero ni siquiera eso puede tapar los fallos jugables y la falta de diversión. Así que a no ser que seáis unos seguidores acérrimos de Michael Phelps, lo más seguro es que no os lo paséis bien con este título. Si queréis practicar natación de verdad, iros a una piscina de verdad, que será mucho más productivo y entretenido.

Lo mejor

  • El tener que hacer movimientos sincronizados y que el juego te capte muy bien estos movimientos.
  • Técnicamente es bastante correcto para ser un juego de Kinect.
  • El modo carrera es bastante completo.

Lo peor

  • Lo mal que el juego lee nuestros movimientos en las secciones rápidas.
  • Lo aburrido que es jugar.

Ficha

Portada
  • Desarrollo: Blitz Games
  • Distribución: 505 Games
  • Lanzamiento: 13-10-2011
  • Idioma: Español
  • Precio: 49,95 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *