Metal Gear Solid: Peace Walker

Una de las sagas más queridas por todos los usuarios, y que básicamente inició el género de la acción y la infiltración, es Metal Gear Solid. Con cada nueva entrega, Hideo Kojima siempre dice que va a ser su último juego, y ya casi como una tradición tras el excelente broche final a la historia de Solid Snake en Guns of the Patriots, todos esperábamos el siguiente anuncio del conocidísimo desarrollador. El anuncio llegó el año pasado en el E3, y justo cuando estamos terminando el de este año nos llega Peace Walker, que se vuelve a centrar en Big Boss en una entrega exclusiva para PSP. El proyecto ha sido muy ambicioso desde el principio, ¿pero habrán cumplido o el tamaño de la consola habrá hecho mella al juego?

Metal Gear Solid: Peace Walker

¿Cómo se consigue la paz? Con armas nucleares, por supuesto

La historia de esta entrega tiene lugar en el 1974, diez años después de lo acontecido en Snake Eater y un par de años después de Portable Ops. Con todo esto, Big Boss ahora no está con Estados Unidos, sino que ha formado en Sudamérica “Militaires Sans Frontières” (Militares Sin Fronteras), junto a su amigo Miller, que será conocido por los fans por su aparición en el primer MGS.

Este ejército es considerada como la primera PMC (como ya sabréis, algo primordial en el futuro), y no tiene ninguna ideología ni país de origen. Simplemente actúan donde se les solicita, y son muy buenos en su trabajo. Tras una sesión de entrenamiento, Snake recibe la visita del Profesor Gálvez y de su estudiante Paz, ambos de Costa Rica. Piden la ayuda de Big Boss y su ejército porque un grupo militar de la CIA ha entrado en el país, y como Costa Rica no tiene ningún ejército no pueden hacer nada. En un principio Snake se va a negar porque no quiere ir en contra de su propio país y de esta forma romper la estabilidad que había en ese momento entre las dos superpotencias de la Guerra Fría. Sin embargo, hay algo que le motiva a aceptar: The Boss.

Metal Gear Solid: Peace Walker

Una amiga de Paz hizo una grabación por la que ambas jóvenes fueron capturadas, y en ella se puede escuchar claramente a The Boss. Como os podréis imaginar, esto impacta notablemente a Snake porque todavía no se ha recuperado del todo por lo que pasó en Snake Eater, por lo que al final decide ayudarles. Ésta es la preparación de una historia magnfícia que tiene dos virtudes: se aleja de la complejidad de los Patriotas y cualquier usuario, aunque no haya jugado a otras entregas de la saga, la disfrutará al máximo al ser como un capítulo independiente, pero que muestra muchos elementos de la historia personal de Big Boss que encantarán a los fans.

Para narrar este argumento veremos muchas escenas (ya es una marca de la casa) realizadas con un estilo cómic que mejora incluso más lo visto en Portable Ops, añadiendo esta vez bocadillos en los diálogos que refuerzan la sensación de que estamos viendo un cómic en movimiento. Además, para que no estemos durante mucho tiempo sin hacer nada, muchas de estas escenas serán interactivas, ya que tendremos que completar algún QTE, poder observar libremente a algunos personajes o participar en algunos minijuegos que son sensacionales y mejoran nuestra inmersión. Vamos, que si os gustan las historias de espías internacionales y encima sois fans de la saga os encantará el guion, y es que es sencillamente uno de los mejores que os podéis encontrar en PSP.

Metal Gear Solid: Peace Walker

Por primera vez Snake no está solo

En el aspecto jugable, Peace Walker es un MGS en toda regla, aunque con algunos cambios beneficiosos para una portátil y mejoras a lo visto con anterioridad. Para empezar, el problema de la falta de un segundo stick se ha solucionado con tres estilos jugables diferentes, siendo más clásico o más parecido al de Guns of the Patriots, que es el principal y que más me gustó. Aquí, la cámara será completamente libre y apuntaremos de forma manual usando los botones de acción como en el resto de shooters de la consola, aunque siempre pudiendo seleccionar el autoapuntado con solo pulsar un botón. Este sistema, junto a los otros dos, garantizan que absolutamente todos los jugadores podrán disfrutar al máximo del título, con que esta iniciativa la tendrían que seguir más juegos.

En cuanto al sistema de juego como tal, de nuevo lo principal será mantener el sigilo, para lo que contaremos con la habilidad de agacharnos, apollarnos en la pared o usar los letales movimientos de CQC. Aquí nos encontramos la novedad de poder realizar ataques encadenados a grupos de enemigos tal y como hemos podido ver en las escenas de vídeo de las últimas entregas, lo cual es una gran novedad que es sensacional. Por lo demás nos encontraremos con la posibilidad de usar los típicos gadgets como las cajas (que esta vez serán diferentes y tendrán funciones especiales como una amorosa o una con forma de tanque), algunos sensores de la época que podrán llegar hasta el conocido radar Soliton o las clásicas revistas.

Metal Gear Solid: Peace Walker

En el aspecto de las armas, nos encontraremos con rifles de asalto, subfusiles, rifles de francotirador, escopetas, ametralladoras o lanzamisiles. Sin embargo, esta vez no podremos llevar todas las armas al mismo tiempo, sino que podremos llevar un máximo de tres, y siempre dependiendo del traje que llevemos. Y es que al igual que en Snake Eater podremos cambiar de traje para mejorar nuestro camuflaje, aunque solo lo podremos hacer entre misión y misión. Así nos encontraremos algunos atuendos especializados en un terreno concreto, en la infiltración en general o en el combate.

En un juego portátil es muy importante encontrarnos con un sistema de niveles perfecto para partidas de corta duración, y en este aspecto han sabido encontrar el equilibrio perfecto entre longitud y experiencia directa. Un cambio respecto a lo que estamos acostumbrados a ver en la saga es que la historia no será lo único que podamos hacer durante todo el tiempo, ya que tenemos la posibilidad de elegir entre misiones principales y otras secundarias. Las principales suelen ser algo más largas, pero aun así no son tan largas como en las versiones de sobremesa, ya que a fin de cuentas estamos hablando de un juego portátil. Este sistema es sencillamente perfecto, porque nos permite ir cambiando nuestra táctica entre misión y misión, distraernos de vez en cuando con alguna misión secundaria, etc.

Metal Gear Solid: Peace Walker

Otro aspecto muy positivo es que nunca nos enfrentaremos a los jefes finales sin previo aviso, sino que cuando lleguemos a uno veremos una pequeña escena de presentación y la misión se acaba para que así podamos escoger un nuevo atuendo que nos beneficie más contra ese enemigo. Así, hemos podido pasar de ir de forma sigilosa con nuestro traje de infiltración para luego ponernos la armadura de combate. Esto es una pasada y es ideal para un juego de una portátil.

En cuanto a los jefes finales, esta vez no serán humanos, sino diferentes vehículos militares que al principio serán más típicos hasta llegar a los tanques de ciencia ficción característicos de la franquicia. Estas peleas son bastante largas y son muy emocionantes.

Otra novedad importantísima de esta entrega es el modo cooperativo. Así es, por primera vez Snake no tendrá por qué enfrentarse solo a todos los enemigos. Este cooperativo será únicamente mediante la conexión ad-hoc, o si queremos de forma online usando el “Ad-hoc Party” de PS3. Sin embargo, hubiera sido mejor incluir unos servidores online como en el anterior juego portátil, ya que solo con el ad-hoc muchos usuarios no verán la posibilidad de probar el cooperativo, y es una pena.

Metal Gear Solid: Peace Walker

En las misiones normales podremos ir acompañados de un compañero, y juntos podremos acceder a sitios inaccesibles por separado, además de poder coordinarnos mejor para eliminar a los enemigos de forma sigilosa. Para los combates contra los jefes finales esta cifra aumentará a tres, para que los cuatro juntos tengamos más posibilidades de acabar con los peligrosos vehículos a los que nos enfrentaremos. Lo malo es que en algunas ocasiones parece que las situaciones están pensadas para que juguemos con los amigos, como ver a dos enemigos en la misma zona que solos no podemos abatir sin ser descubiertos, o los duros combates de la historia. Es cierto que se pueden completar, solo que os puede costar bastante más. Eso sí, tened en cuenta que algunas misiones secundarias serán una tarea imposible sin amigos, como los combates de Monster Hunter, lo que hace pensar que el cooperativo es obligatorio en algunas misiones. Eso sí, eso no quita que sea una auténtica maravilla y realmente os lo pasaréis en grande en jugando así.

Además, hay un modo de enfrentamiento prácticamente idéntico al de Metal Gear Online, solo que para 6 usuarios como máximo. Al igual que la versión online, es divertido, aunque no llega a alcanzar la calidad del cooperativo o la experiencia para un único jugador.

Metal Gear Solid: Peace Walker

¡Hazte con todos…. los soldados!

Como hemos dicho antes, esta vez vemos a Big Boss con su propia PMC llamada MSF, y éste es uno de los aspectos más importantes del juego, que se adentra de lleno en el RPG. Para empezar, al terminar cada nivel los artilugios que hemos ido usando en esa fase irán consiguiendo experiencia para poder ir mejorando como si de un juego de rol se tratase.

En el lado de MSF, nuestra base es la “Mother Base”, y es adonde irán a parar todos los soldados capturados. Para hacerlo simplemente les tendremos que poner una especie de globo cuando estén inconscientes. Una vez en la base tendremos que asignarlos a los diferentes equipos dependiendo de sus habilidades, ya sea la unidad de combate, el grupo de I+D, el de medicina, de comedor para mantener a un buen nivel los alimentos de las tropas y el grupo de informantes. Tener en buenos niveles a los diferentes grupos será primordial para el buen funcionamiento del ejército, y serán de principal importancia la unidad de combate o el grupo de I+D para tener buenos soldados o buenos ingenieros que creen nuevas armas o artilugios.

Para poder empezar a construir estos objetos será necesario encontrar los planos secretos desperdigados por los mapas, potenciando así la exploración. Además, habrá que tener en cuenta varios indicadores, que son como la capacidad de nuestro ejército para fabricar cosas.

Sin embargo, las opciones de la Mother Base no acaban ahí, ya que también podremos construir nuestro propio Metal Gear ZEKE con las piezas que quitemos a los tanques especiales en los combates. Es sin duda una gran opción que nos mantendrá enganchados durante mucho tiempo. Por si esto fuera poco podremos enviar soldados y vehículos a conflictos extranjeros en una especie de minijuego de estrategia para obtener objetos extra y mejorar la experiencia de nuestros soldados. Por último, podremos encontrar soldados voluntarios en los diferentes puntos wi-fi que nos encontremos, además de poder intercambiar objetos y soldados con otros jugadores.

Seguramente me deje algo en el tintero, porque realmente las opciones que tenemos para pasar el rato son enormes, y lo que es más importante, sencillas y divertidas. De esta forma, para acabar la historia necesitaremos entre 10 y 15 horas, mientras que para completar todo al 100% necesitaremos mucho más, haciendo así uno de los juegos más longevos de la portátil y que os tendrán enganchados durante mucho tiempo gracias a su fantástica jugabilidad.

Esto es un MGS y lo demás son tonterías

En el apartado gráfico, Peace Walker es una maravilla que explota al máximo la PSP. Los personajes tienen un modelo francamente bueno, y sus animaciones son excelentes, sobre todo en los movimientos CQC. Sin embargo, todos se quedan pequeños cuando nos enfrentamos a los impresionantes jefes finales que no son vehículos corrientes, ya que tienen un tamaño increíble y sus movimientos son espectaculares.

Los escenarios son bastante variados, pudiendo ver bases militares, algunas con más elementos de ciencia ficción y entornos selváticos muy buenos. Lo malo es que en algunas ocasiones veremos unas texturas algo pobres que desmerecen respecto al resto, aunque nunca llegan a tener un aspecto demasiado malo ni tampoco os molestará.

Los efectos gráficos de las explosiones, el fuego o el humo son también espectaculares. Aunque en realidad todo se queda pequeño cuando vemos las escenas tipo cómic nos quedaremos impresionados por su tremenda calidad.

En el aspecto sonoro también tenemos la calidad clásica de los MGS. Las voces están en inglés, y son perfectas. Como Snake nos volvemos a encontrar a David Hayter que vuelve a bordar el papel, mientras que el resto de voces han sido escogidas con mucho cuidado, respetando a personajes de otras entregas como a otros de futuras entregas. Algo que me ha gustado mucho del doblaje es que, como hay muchos personajes de Sudamérica, hablarán en muchas ocasiones en español, respetando de esta forma su procedencia, que no es algo que veamos en todos los juegos.

La música esta vez no está compuesta por Harry-Gregson Williams, pero eso no quita que sea espectacular y se adecúe perfectamente a todas las situaciones. Ya sea en las escenas de vídeo, en los momentos de infiltración o en los tiroteos, siempre escucharemos algo que mejorará nuestra experiencia y que potenciará el sentimiento que nos quieran dar. Los efectos de explosiones y demás vuelven a estar a un gran nivel, redondeando así un apartado técnico soberbio que no defraudará a nadie.

Conclusión

Kojima lo ha vuelto a hacer: tenemos un verdadero MGS en la palma de nuestra mano. Y es que la jugabilidad, la historia y el apartado técnico transmite la calidad característica de la franquicia por los cuatro costados, además de contar con un gran modo cooperativo que tiene como única pega que es ad-hoc y en algunos momentos se hace muy necesario.

Así que si tenéis una PSP y os gusta la acción, la infiltración, sois fans de la saga u os gustan las buenas historias no os podéis perder Metal Gear Solid: Peace Walker, porque es uno de los mejores juegos de todo el catálogo de la consola y seguro que no os defraudará.

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. Por cierto chicos, algo que se me ha olvidado comentar en el análisis es el tema de la instalación. Hay una obligatoria de unos 30 Mb, mientras que luego hay dos opcionales de 300 Mb o 800 Mb, que reducen los tiempos de carga y habilitan las voces en las conversaciones ingame a través del Codec. Os recomiendo que como mínimo hagáis la instalación pequeña, ya que se nota la diferencia en los tiempos de carga, y así no se os harán tan largos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *