Metal Gear Solid HD Collection

El tema de las remasterizaciones de los juegos de la pasada generación da para mucho que hablar. Es cierto que muchas compañías se han sumado a la moda (por no decir todas) para obtener más beneficios por un trabajo que han retocado lo justo para decir que es HD (o a veces ni eso, como Resident Evil: Code Veronica X), pero una cosa es cierta: poder disfrutar de sagas enteras en un sólo disco es una auténtica pasada.

Si esa saga “casualmente” es Metal Gear Solid, pues ya tienes a un montón de fans dispuestos a revisitar las aventuras del gran Snake con unas pequeñas mejoras gráficas para que luzca como nunca en nuestras consolas actuales. De esta forma nace Metal Gear Solid HD Collection, que se compone de MGS 2, MGS 3 y MGS Peace Walker. ¿Os unís de nuevo a Snake en esta joya de recopilación?

Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty

El juego más antiguo del recopilatorio es también el que peor ha envejecido de todos. Para refrescaros la memoria, esta entrega empieza con Solid Snake después del incidente de Shadow Moses en un carguero que esconde un gran secreto, para luego pasar a la verdadera aventura principal: la de Raiden en la plataforma Big Shell. Este cambio fue muy controvertido, sobre todo porque no se sabía que Raiden iba a robarle el protagonismo a nuestro querido Snake. Aunque la controversia no acaba ahí, ya que la crítica de que en la franquicia hay más vídeos que juego se le puede aplicar perfectamente a esta entrega. Si nos saltamos todas las cinemáticas y conversaciones por Códec, nos quedamos con una aventura que se puede completar en muy pocas horas. Pero claro, así no tendría tanta gracia, nos perderíamos gran parte de la esencia de la saga, y sobre todo, la ida de olla que supone la historia en líneas generales. Eso sí, locura en este caso no quiere decir algo malo, aunque siempre dependerá del punto de vista del usuario. Personalmente, a mí me encanta, pero vaya si el final (aparte de tener más escenas de vídeo que muchas películas de una tacada) no es raro de narices.

En la jugabilidad, el título se mantiene prácticamente igual que la primera entrega de la franquicia, por lo que la cámara es fija en unos puntos, y a no ser que usemos el radar (con los benditos conos de visión), seremos descubiertos precisamente por esta cámara. Es cierto que se incluyó el sistema de apuntado en primera persona, pero aun así, sigue siendo un estilo jugable algo arcaico para lo que estamos acostumbrados hoy día. Pero tranquilos, que eso no quita que disfrutéis de una gran experiencia.

Algo muy positivo es que esta versión es la extendida de esta entrega, “Substance”, por lo que tenemos un montón de misiones en Realidad Virtual (una especie de desafíos) y otras centradas en Snake. De esta forma, el juego suma bastantes horas de juego respecto a la historia (en la que también nos podremos tirar largo y tendido consiguiendo todas las “Dog Tags”).

En el aspecto gráfico, no se ha tocado demasiado el juego. Ahora todo se moverá a 60 frames constantes, y todo está en formato HD. No es que sea una súper diferencia, pero al menos se puede apreciar una pequeña mejoría, al menos en la fluidez de todo. Eso sí, donde sí que podrían haber hecho alguna que otra mejora es en la traducción, que tiene algunos puntos que es para echase a llorar, aunque al menos, no evita que nos enteremos de toda la historia. Al menos, las voces son alucinantes (en inglés), lo que lleva más llevaderas tantas escenas de vídeo, y la música es sencillamente perfecta. Seguro que a todos se nos ha quedado grabada en la mente el tema principal de esta entrega.

Metal Gear Solid 3: Snake Eater

Esta precuela es para muchos el mejor Metal Gear Solid de todos, y no es para menos. La historia de Big Boss y The Boss ha entrado en los anales de la historia de los videojuegos, y con razón. Ambientado en plena Guerra Fría, el juego nos pone en la piel del “padre” de Solid Snake en su misión por la jungla para evitar que estalle el conflicto armado entre EEUU y Rusia. Como os podéis esperar, hay mucho más de lo que parece en un principio, con muchos detalles de información revelada en Sons of Liberty, y cómo no, el inicio de los Metal Gear. Si a esto le sumamos un plantel de personajes inolvidables (entre los que se incluyen unos jefes finales espectaculares), tenemos un argumento redondo.

En esta entrega, el tema de escenas de vídeo y juego está algo más equilibrado. A ver, las conversaciones por Códec y las cinemáticas están a la orden del día, pero al menos hay menos del tirón, y hay mucho más juego entre una y otra. Pero aun así, contando la fantástica historia de esta aventura (más normal que la de Sons of Liberty, pero también con algún detalle que entra dentro de lo extraño), a ver quién le reprocha un minuto extra de escenas de vídeo.

En esta ocasión, la jugabilidad evolucionó bastante. Ya no solo se trata de infiltrarse en territorio hostil, sino también de sobrevivir a los peligros de la jungla. Esto hace que se reestructure el sistema de salud para tener que curarnos a nosotros mismos, alimentarnos con los animales que nos encontremos, además de camuflarnos con el entorno cambiando constantemente de uniforme y color de la pintura.

El combate cuerpo a cuerpo vio la inclusión del CQC (“Close Quarter Combat”, o combate cercano), que daba muchas más posibilidades que nunca a nuestros movimientos de sigilo al acercarnos a los enemigos. El sistema de apuntado se mantenía respecto a la anterior entrega casi sin ninguna mejora, mientras que en la parte del sigilo, se sustituía el radar por un indicador para saber lo visibles que éramos. Esto, con las cámaras fijas podía molestar algo, pero como de nuevo se trata de la versión extendida, ahora podemos controlar con el stick derecho la cámara a placer. En su día no pude probar esta versión, y es una mejoría enorme para un juego que ya era prácticamente perfecto.

De nuevo, al tratarse de la edición “Subsistence”, disponemos de un Modo Cine en el que disfrutar de todas las escenas del juego, o si así lo deseamos, ver todo el juego como si fuera una gran película, algo que no viene mal si queremos una peli de fondo mientras hacemos otras cosas. Aunque seamos sinceros, el mejor añadido son las entregas de MSX de Metal Gear y Metal Gear 2, para que así sepamos los orígenes de las aventuras de Solid Snake.

Por desgracia, no todo se ha mantenido en esta edición, ya que tanto el modo online como el de cazar los monos de Ape Escape han sido eliminados. Lo del online es en parte comprensible, pero lo de este último modo, que podía ser todo un vicio, es algo incomprensible.

En los gráficos, nos encontramos con la misma situación que en Sons of Liberty, aunque algo mejor. El juego luce mejor, todo está en HD, el tamaño de la pantalla se ha aumentado y otros pequeños detalles se han mejorado. Así, el resultado final es realmente bueno, demostrando el poderío gráfico del juego incluso hoy día. Eso sí, esto no quita que te quede la sensación de que se podía haber hecho algo más. O por lo menos, como en Sons of Liberty, haber mejorado la traducción. Al menos, de nuevo el sonido es una maravilla, manteniendo la genial tradición de la franquicia.

Metal Gear Solid: Peace Walker

Esta es la entrega más reciente de la franquicia, y hasta ahora, era exclusiva de PSP. Por si queréis un análisis más detallado de todo lo que ofrece el juego, no os olvidéis pasar por su respectivo análisis, ya que aquí seguiremos con las principales características de esta entrega.

La historia es una continuación de los hechos acontecidos en Portable Ops, y por tanto, Snake Eater. Así, nos encontramos con un Big Boss al mando de un grupo militar privado (Militares Sin Fronteras) que tendrá que enfrentarse a fantasmas del pasado en la que es una de las historias más normales y mejor contadas de toda la franquicia. Sencillamente, chapó para los guionistas, ya que además es una historia única que no tiene sentidos ocultos para muchos de los sucesos del futuro en la línea cronológica de la serie.

Para rematar la faena, las escenas de vídeo y conversaciones por Códec (completamente eliminadas) son mucho menores, por lo que nos podemos centrar casi exclusivamente en el juego.

Gracias a los mandos de la consola, ahora podremos jugar como el juego estaba concebido: igual que en Metal Gear Solid 4. De esta forma, nos encontramos con la jugabilidad más actual de toda la recopilación, que te hace preguntarte por qué no se ha incluido en los juegos anteriores, o al menos, en Snake Eater como en la reedición del juego para Nintendo 3DS.

Esto aparte, las misiones son más cortas por estar destinadas a una portátil, pero eso no quita que sean realmente espectaculares. Una de las mejores características del juego es su multijugador, que al ser esta vez online, nos permite sin problemas enfrentarnos a las misiones cooperativas con uno o tres amigos (dependiendo de si es un nivel normal o un jefe final), lo que hace todo mucho más sencillo y divertido. Es más, incluso se ha mantenido el competitivo, por lo que tendremos el juego enterito. Para rematar la faena, si ya tenemos el juego en PSP, podremos llevar nuestra partida a esta versión, y continuar desde donde lo dejamos.

Gráficamente, esta es la entrega más beneficiada, y al mismo tiempo, la que peor se ve de toda la recopilación. Por un lado, los modelos de los personajes son muy buenos (en especial el de Snake), pero los escenarios son otro cantar. Se nota claramente que el juego estaba destinado a PSP, por lo que incluso con el salto a la alta definición, muchas texturas no lucen demasiado bien en una pantalla grande como lo hacía en PSP. Además, las escenas de vídeo tipo cómic (realmente impresionantes), tampoco han sido trasladadas demasiado bien al HD, por lo que no lucen tan bien como podrían. Aun así, el juego luce bastante bien teniendo en cuenta su origen, lo que es también una muestra del poderío gráfico que ya tenía la PSP.

El sonido ha sido ligeramente mejorado, sonando ahora mejor que nunca con su, cómo no, fantástico doblaje y música. Algo irónico es que la traducción esta vez sí que está bien hecha (debido a que estaba bien en PSP), y no como ha pasado con las otras entregas de la recopilación.

Conclusión

Metal Gear Solid HD Collection es una verdadera joya. Los tres juegos que la componen son realmente impresionantes (sean ahora algo más arcaicos o no, eso no influye a la hora de divertir), y su mejora gráfica (aunque algo leve), hacen que luzcan mejor que nunca. Si a esto le añadimos el soporte para trofeos/logros y la posibilidad de cambiar de juego sin salir del disco, nos encontramos ante una recopilación realmente fantástica.

Como principal pega se le puede poner la falta de Metal Gear Solid, y es que habría sido el broche final para la colección definitiva de la franquicia. Aun así, es muy difícil no recomendar esta colección, ya que si ya habéis jugado a la franquicia, os encantará como el primer día y los podréis jugar como nunca (en especial Peace Walker), mientras que si todavía no os habéis adentrado en las aventuras de Snake pero os gusta la infiltración, es vuestro momento ideal para disfrutar de tres joyas del género y de los últimos años.

Lo mejor

  • Tres juegazos (cinco si contamos los de MSX) en un solo disco. ¿Se puede pedir más?
  • Gran mejora en el control de Peace Walker al añadir multijugador online y el segundo stick.

Lo peor

  • Falta Metal Gear Solid.
  • Se podría haber hecho algo más en las mejoras gráficas, aunque ya de por sí luzcan bastante bien.

Ficha

  • Desarrollo: Kojima Productions
  • Distribución: Konami
  • Lanzamiento: 03/02/12
  • Idioma: Castellano
  • Precio: 39.95€

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *