Los Sims 3 para consola

Los Sims vuelven tras una incursión en consolas de la anterior generación que no tuvo demasiado éxito. Los Sims 3 primero hicieron su aparición en su territorio natural, el PC, para posteriormente intentar adaptarse al mando y la tecnología de las consolas. Tenemos ante nosotros el simulador de vida real casi definitivo dónde podemos dar rienda suelta a nuestra imaginación. Si lo hacemos bien podremos conseguir que nuestros Sims sean felices y se sientan a gusto en el hogar que nosotros les “fabriquemos”. Nos sentimos como unos dioses que manejamos a unas marionetas a nuestro antojo y así, por tanto, dirigimos sus vidas hacia la felicidad o bien les hacemos los personajes de videojuegos más infelices de la historia. Pero entremos en detalle y veamos si Los Sims 3 nos ofrecen la misma experiencia que en PC.

Sims 3


Como primer paso deberemos organizar una unidad familiar compuesta por los miembros que queramos. Tras diseñar su aspecto, atuendo y definir sus rasgos emocionales nos disponemos a comprarles una vivienda. Entramos en el modo construcción y con el dinero que nos sobre tras haber comprado la casa nos dedicamos a amueblarles su alojamiento. Debemos tener en cuenta varios aspectos para que se sientan felices y nada perturbe su “paz interior”. Así que nos disponemos a jugar, con un stick del mando manejamos la perspectiva y cámara y con el otro stick manejamos una especie de foco circular de color verde que marcará los objetos y sims que se encuentren en pantalla. Esta es una de las principales diferencias con el juego en PC ya que no disponemos de ratón.

Una vez elegimos el objeto, cosa o personaje que queramos marcar, al clicar un botón del mando nos dará las diferentes opciones que podremos hacer con él. La lista de Sims que podremos manejar aparece en el lado inferior derecho de la pantalla y podremos cambiar de Sim al apretar un solo botón. Una vez marcado el Sim podemos marcar un objeto y nos aparecerá en pantalla las diferentes acciones que puede hacer el Sim con ese objeto. Si marcamos a otro Sim nos dará la opción de elegir las acciones sociales disponibles. De nuestros Sims sobretodo tenemos que vigilar varios aspectos que nos aparecen representados en una barras como son: el Hambre, Social, Vejiga, Higiene, Energía y Diversión. Debemos controlar el nivel de estas barras pues de él depende la salud y bienestar de nuestro Sim. Cuando esté cansado la barra de Energía estará baja y para volver a rellenarla tendremos que hacer que el Sim se siente o bien que se eche una siesta o se vaya a dormir.

Con los gatillos del mando podremos movernos por los diferentes menús de las necesidades ya sean amistades, profesión, habilidades, los deseos y su estado actual de humor. En todo momento se encuentra visible y movernos por estos menús será algo bastante ágil y efectivo. En el otro extremo inferior de la pantalla se encuentra la información horaria del juego como hora y día de la semana. Aquí veremos reflejados el dinero que vayamos ganando y las acciones que tiene asignadas nuestro Sim, así como las futuras acciones que le vayamos encomendando. Para anular alguna de estas acciones tendremos que situarnos sobre ellas y dar un botón determinado.

Otra diferencia con la versión de PC es la inclusión del Karma en los Sims. Nuestros queridos seres virtuales tienen unos deseos que podrán ser cumplidos con nuestra ayuda y si lo hacemos bien obtendremos puntos de Karma. Además, cada noche, a la hora que Cenicienta perdió su zapato veremos como obtenemos puntos de karma. Estos puntos nos serán útiles para obtener nuevas habilidades para nuestros Sims, mejorar de golpe sus necesidades o provocar algún evento como terremoto o lluvia de meteoritos en nuestro vecindario.
Con Los Sims 3 nos esperan horas y horas de juego, igual que ocurre en el PC, la vida virtual está representada a semejanza que la que vivimos día a día y veremos como el tiempo va pasando en nuestros Sims y como los peques van creciendo día a día. Tendremos que ir al trabajo para ganar dinero y los peques tendrán que ir al colegio para aprender. Igual que en la vida real podremos cambiar de casa o de trabajo, alquilar nuestro piso, comprar un coche, cualquier decisión puede ser tomada en los Sims, con el resultado de que no nos afectará a nosotros personalmente, así que las decisiones que tomemos seguro que son rápidas y sin demasiado tiempo para pensar.

Gráficamente el juego está a la misma altura que en PC, pero con ciertas limitaciones ya que no están disponibles el mismo número de objetos en pantalla, en pc es superior. En este apartado encontramos la gran losa del juego y es que en algunos momentos los tiempos de carga se hacen demasiado pesados. Por ejemplo, en el diseño de personajes o vestuario, en los momentos de compras o de diseño de nuestra casa, veremos como el inventario sufre demasiado con estos temidos tiempos de carga hasta mostrarnos el artículo. El sonido se limita a efectos de los personajes u objetos y a un vocabulario intelegible de los Sims cuando hablan entre ellos. Eso sí, al poner la rádio escucharemos canciones de diferentes estilos, al poner la televisión programas de entrevistas o películas incluso en blanco y negro, y al jugar con la consola u ordenador oiremos el sonido del juego en cuestión.

En definitiva, Los Sims 3 se convierten en la mejor experiencia y más intuitiva de las entregas que han llegado a consola. Eso sí, como jugar en el ordenador o compatible olvidaros. Allí la jugabiliad es mucho más satisfactoria y perderemos menos tiempo en realizar acciones o movernos por el inventario. Hay ciertos juegos como es el caso de los del género de estrategia que son muy difíciles llevarlos a consolas por la limitación del mando. Los Sims 3 al menos han conseguido salvar en parte este escollo y resolverlo de una manera ágil, pero la limitación de hardware y de prestaciones hacen que jugarlo en PC todavía sea más recomendable.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *