The Legend of Zelda: Skyward Sword

Con el lanzamiento de Wii, Nintendo quería ofrecernos una nueva forma de entretenimiento. Por un lado, más enfocada al pública “casual” y familiar con los ya manidos minijuegos, y por otro, con la posibilidad de meternos dentro del juego al imitar los movimientos de los personajes a través del Wii Mote. Muy pronto descubrimos que la precisión del aparato distaba mucho de lo que nos prometían, por lo que se acabó lanzando el accesorio Motion Plus para igualarla.

Desde entonces, la Wii ha ido decayendo en cuanto a número de juegos, siendo una cifra todavía menor los que usaban este periférico para ser totalmente preciso. Entonces, Miyamoto anunció (no sin antes experimentar unos fallos técnicos) The Legend of Zelda: Skyward Sword, uno de los últimos grandes juegos de la consola, y que sacaría el máximo partido a esta promesa que Nintendo nos hizo hace varios años gracias al uso del Motion Plus. Varios retrasos más tarde, por fin lo tenemos en nuestras manos coincidiendo con el 25 Aniversario de la franquicia. ¿Estáis preparados para otra gran aventura?


El origen de la Leyenda de Zelda

La historia de esta entrega se va a los orígenes de la franquicia, para explicar cómo empezó la leyenda de Zelda, y cómo no, de su salvador Link. Según las antiguas historias, el mal emergente de la Tierra y la Diosa Hyrule tuvieron una ancestral batalla que acabó ganando la segunda. Para proteger a los humanos, separó parte de la Tierra y la elevó al cielo, junto a los humanos. Desde entonces, lo que quedó bajo las nubes se conoció como tierras inferiores y no se ha vuelto a visitar.

La isla principal es conocida como Altárea. Link no es más que un simple estudiante de la escuela de caballería, mientras que Zelda ha sido su amiga de la infancia, habiendo obviamente algo más que amistad entre ellos. Cuando Zelda es secuestrada y llevada a las tierras inferiores, ambos tendrán que descubrir sus grandes destinos, y prepararse para salvar el mundo. Como podéis ver, es el típico argumento del bien contra el mal en el que los héroes tienen un gran destino ante ellos que deben cumplir.

A pesar de esto, la historia está muy bien narrada, y reconozcámoslo: lo del héroe que rescata a la princesa es algo que nunca nos llega a cansar. Lo mejor de todo es que, incluso para un novato a la franquicia como un servidor, se puede llegar a entender todo a la perfección. Seguramente hay un montón de guiños a futuros personajes de otras entregas que sólo los fans de la saga podrán llegar a entender, pero como no son necesarios, tanto para los novatos como para los seguidores acérrimos, nos encontramos ante un guion bastante sólido.

La única pega que se le puede achacar es la falta de voces. Hay escenas que son muy cinematográficas que pierden gran parte de su impacto porque cuando un personaje va a hablar, emite unos gruñidos y debajo sale lo que en realidad está diciendo. Eso por no mencionar lo callado que está Link durante toda la aventura. Vale que esto es algo que se ha mantenido en los 25 años que dura la saga, pero ya va siendo hora de evolucionar, y lo cinematográfica que es esta entrega es una buena prueba de ello.

Esta vez sí que podemos decir que estamos controlando a Link

La “peculiaridad” de emplear el Motion Plus se traduce en una jugabilidad realmente única, que separa este título de cualquier otro juego de aventuras reciente y, por supuesto, de la propia saga. Nos prometieron un control 1:1, y lo han conseguido. Al sacar la espada, si movemos el mando a la derecha, Link hará exactamente lo mismo. Es sencillamente espectacular ver los resultados de nuestros movimientos plasmados en el juego con tanta fidelidad.

En lo básico, la espada, esto se traduce en unos combates que se aprovechan al 100% de esta característica. Por ejemplo, para matar a las plantas carnívoras tendremos que realizar los espadazos en la dirección en la que tienen abierta la boca, por no hablar de los duelos con los enemigos buscando sus puntos débiles para que no nos bloqueen los ataques. Al principio, puede parecer algo pesado, pero tras un tiempo, realmente te involucras en la acción como pocos juegos pueden lograr. Esto se incrementa al usar el escudo, pudiendo hacer que cada combate sea memorable en función del enemigo y si nos empeñamos en hacer contraataques sin parar. Con los artilugios pasa exactamente lo mismo. No importa si es un látigo, el tirachinas o el arco. La precisión es asombrosa.

Por supuesto, esto no sería nada sin un buen diseño de niveles, y por suerte tenemos algunas de las fases mejor diseñadas que os podáis encontrar en un juego de aventuras. Sobre todo las mazmorras, que van incrementando su dificultad gradualmente al igual que su espectacularidad. De esta forma, nos encontramos con zonas donde prima la exploración y los puzzles usando todos los artilugios a nuestra disposición, junto a secciones más centradas en el combate. Lo mejor de todo es que por encontrar un nuevo aparato no significa que los demás se queden olvidados, ya que cuantos más descubramos, más tendremos que usar, siendo esto algo que hace que las mazmorras sean todavía más espectaculares.

Eso por no hablar de los sensacionales jefes finales a los que haremos frente a lo largo de la aventura. En lugar de ser peleas de fuerza bruta, tendremos que agudizar nuestro ingenio, localizar su punto débil (algo fácil) y descubrir cómo atacarlo (el verdadero enigma de cada pelea). Para rematar, los jefes son muy numerosos, por lo que estaremos bien servidos de enfrentamientos épicos.

La exploración de los niveles también es algo fundamental. En primer lugar, para completar las misiones secundarias que nos pueden encomendar los habitantes de Altárea y el resto de las islas de Celéstea (el mundo de las nubes) o de las tierras inferiores. En segundo lugar, por el gran número de tesoros a encontrar y de insectos a capturar. Esto puede parecer que solo nos quitará una pequeña parte de nuestro tiempo, pero si realmente queremos hacer pleno uso del nuevo sistema de mejora de pociones y objetos, será mejor que pongamos empeño en estas actividades de recolección. Es cierto que a la hora de la verdad el sistema de evolución es algo simple (si tienes estos elementos, puedes mejorar tal objeto), pero engancha, y mucho.

Además de las zonas terrestres, para movernos por Celéstea tendremos nuestro pelícaro rojo, con el que podremos surcar los cielos en busca de más tesoros, rupias (fundamentales ante los altos precios de muchos elementos del bazar) y minijuegos con los que pasar el rato y desviarnos un poco de la misión principal.

A pesar de todas estas maravillas jugables, el título tiene un par de fallitos que pueden molestar más o menos dependiendo del usuario. El principal es la “necesidad” de usar el sensor de movimiento para absolutamente todo. Para los movimientos de espada, látigo o el arco su uso es perfecto (de hecho, sería todo un paso atrás volver a emplear botones), pero acciones como volar o bucear serían mucho más cómodas empleando el stick como toda la vida. Por otro lado, aunque el diseño de niveles es prácticamente perfecto, el de misiones no tanto. Hay un par de objetivos que se pueden hacer algo pesados (sobre todo uno hacia el final del juego), y la estructura de los objetivos se nota que es muy de la vieja escuela. Esto puede ser bueno para unos y malo para otros, sobre todo si hay algo que no os gusta y que desgraciadamente se repite varias veces a lo largo de la aventura.

Aun así, es muy fácil engancharse de principio a fin, para así asistir a esta épica aventura que nos durará fácilmente 35-40 horas. Esta cifra es sin completar todas las misiones secundarias, y sin contar el Modo Héroe para futuras partidas que nos supongan un reto mayor. Por tanto, Skyward Sword es un juego que estará en nuestra Wii durante mucho tiempo.

Las HD, ¿para qué?

Tan entrados que estamos en la generación, estamos muy acostumbrados a ver gráficos asombrosos en las aventuras. Y si no que se lo digan a Uncharted 3, que es sencillamente apabullante. Por eso, era algo preocupante cómo luciría esta entrega, siendo la saga siempre un referente en cuestiones técnicas. La respuesta es que, a pesar de no contar con gráficos HD, el aspecto de Skyward Sword es sencillamente inmejorable. El gran culpable es su fantástico aspecto artístico, a medio caballo entre el realismo y el dibujo animado. De esta forma, se crean unos escenarios preciosos y unos personajes muy bien diseñados. Está claro que hay algunas texturas que cantan mucho, pero con las posibilidades técnicas de Wii, el juego es realmente espectacular.

En el sonido, la única pega es la falta de voces. La banda sonora es prácticamente perfecta, haciendo que cada momento sea mágico. Os recomiendo jugar con unos cascos o un equipo de sonido envolvente, porque la experiencia mejora muchísimo más. Los efectos son más bien simpáticos, pero en su conjunto, queda en perfecta armonía con el espíritu jovial y de aventura clásica que desprende el juego.

Conclusión

The Legend of Zelda: Skyward Sword es sencillamente el mejor juego de Wii y uno de los mejores de los últimos años. El control es de lo más novedoso y perfecto que os podáis encontrar, haciendo que no echemos de menos los botones en ningún momento. Lo mismo pasa con los aspectos técnicos, ya que si bien la Wii ya está en las últimas (además de sus limitaciones), nos ofrece un verdadero espectáculo audiovisual. Se podría decir que el juego es prácticamente perfecto, con solo unos pocos defectos que para nada desmerecen el resultado final.

Así que a poco que os gusten las aventuras o “simplemente” queráis probar uno de los mejores títulos que hay actualmente, no lo dudéis ni un momento y adentraros en los orígenes de la Leyenda de Zelda.

Lo mejor

  • El sistema de control. Novedoso y perfecto, haciendo más inmersiva la acción.
  • Todo un espectáculo audiovisual. Explota Wii al máximo.
  • El diseño de niveles, y en especial de las mazmorras.
  • Los espectaculares jefes finales.
  • 35 horas mínimo para completar esta fantástica aventura y mucho más para ver todo el juego.
  • Una historia sencilla pero atrallente y muy bien contada…

Lo peor

  • … pero que que se ve ensombrecida por la falta de voces. La saga necesita cuerdas vocales ya mismo.
  • Algunas acciones estarían mejor usando el stick en lugar del sensor de movimiento.
  • Un par de objetivos no demasiado inspirados.

Ficha

Portada
  • Desarrollo: Nintendo
  • Distribución: Nintendo
  • Lanzamiento: 18/11/11
  • Idioma: Castellano
  • Precio: 49.95€

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. Siento discrepar en cuanto a las voces. También es verdad que lo que voy a comentar puede que solo lo piensen seguidores de la saga como yo.
    Lo que me gusta de no tener voz es que da rienda suelta a tu imaginación (sobre todo con Link) y tu mismo eres el que le pones la voz y los comentarios, ya que Link no hace ningún comentario, solo cuando respondes a alguna pregunta. Y, el resto de personajes, tampoco veo necesarias las voces, quizá por costumbre, o por que de esta manera, no he tenido que sufrir un doblaje horrendo, como en la mayoría de juegos doblados al castellano, o no tener que aguantar el cambio de actor de doblaje entre entregas.
    Pero repito, esto es lo que piensa un jugador que ha jugado todos los Zelda de sobremesa y 3 de portátiles.

    Un saludo.

    • Está claro que es cuestión de gustos. Todos los que han jugado desde siempre me han dicho lo mismo, que les parece impensable escuchar voces en un Zelda. Como este Skyward Sword era el primero que jugaba, se me hacía raro jeje.
      Pero vamos, que ni por esas el juego se ve perjudicado lo más mínimo 😉

  2. Me ha parecido un acierto el analisis por alguien que no es un fan acerrimo del juego y que (me incluyo) saliva de pensar en los guiños de anteriores aventuras o de hacer un esfuerzo sobrehumano por no soltar spoilers de algo relevante.
    En realidad son por estos juegos que los fans de nintendo nunca dudan en adquirir un titulo con el sello nintendo y mas si miyamoto esta en su desarrollo, como bien dices va a ser dificil despues de esto ver a un zelda sin sensor de movimiento…

  3. Sin duda este nuevo titulo de zelda es uno de los mejores juegos del año y uno de los mejores de la saga ay partes del juego son un tanto aburridas con respecto a las voces creo k es una buena opcion dejar vivir la experiencia con letras e imaginacion io e jugados todos los zeldas a esepcion del 3D para ds pero no afecta en lo mas minimo el no tener boses la falta de voses la complementa los increibles efectos auidiovisuales espero k el proximo zelda se mejor k este aunk superar el skayward y el ocarina sera vastante dificil

    • A qué malo te refieres? Si es el malo malísimo del final del juego, es así:
      SPOILERS
      Tras la fase “normal” en la que se le puede golpear sin demasiados problemas, cuando la zona se llene de rayos, tendrás que levantar la espada como cuando estás cargando el golpe maestro, para coger tú esos rayos y atacarle antes de que el malo te ataque a ti.

      Espero que te sirva de ayuda!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *