Kinect Rush: Una Aventura Disney Pixar

Kinect es el periférico ideal para jugar con la familia: no necesita mandos, su control es muy sencillo y cualquiera puede ponerse a jugar en cualquier momento. Es por eso que a finales de año nos encontramos con el mágico Kinect Disneyland para los más pequeños, y esta magia Disney regresa con Kinect Rush: Una Aventura Disney Pixar. Como su propio nombre indica, el título se centrará en varios de los alucinantes mundos de Pixar, que sin duda han encandilado desde su primera película tanto a pequeños como a grandes. ¿Estáis preparados para ayudar a un vaquero de juguete o a perseguir una casa voladora?

Nada más empezar a jugar, nos crearemos nuestro alter-ego en el juego. Para ello, podemos optar por los modelos predefinidos, o usar la función de escáner de Kinect para que se parezca a nosotros en ciertos aspectos, como el color de la ropa, o si llevamos pantalones largos o cortos, o camisetas de manga larga o corta. Las opciones son limitadas, y la verdad es que lo principal es el color de nuestra ropa, que se trasladará a todos los personajes que controlemos. El eje central del título es un parque de Pixar, en el que controlamos al niño que hemos creado. En él, se encontrará con otros niños fans de cinco universos de Pixar: Toy Story, Ratatouille, Los Increíbles, Cars y Up. En cada una de las zonas, tres niños nos contarán una historia ajena a las películas, de la que nosotros formaremos parte con un personaje completamente nuevo. Así, en el mundo de Toy Story seremos un juguete de un robot, o en el de Up otro explorador.

Cuando empezamos a jugar, es muy fácil ver cómo las situaciones plasmadas están sacadas directamente de cada universo representado. Un ejemplo muy claro es Toy Story, representando cada nivel los momentos más espectaculares de cada película, como el perseguir un coche como en la primera parte, la zona del aeropuerto de la segunda, o la del vertedero de la tercera. Todo contado con una historia mucho más simple, pero igual de simpática, y al ser fans de estos universos, es imposible que no sueltes una sonrisa cuando estás jugando.

En ese aspecto, es fácil ver cómo el título es uno de los que mejor aprovecha Kinect y funciona al mismo tiempo. Cada nivel es lineal, con un montón de caminos alternativos que nos darán más o menos puntos según su dificultad. Nuestro objetivo será llegar del punto inicial al final, realizando alguna acción en concreto en zonas intermedias. Para movernos, bastará con mover nuestros brazos como si estuviéramos andando. Cuanto más rápido lo hagamos, más rápido se moverá el personaje. Si además queremos ir a la máxima velocidad, simplemente nos ponemos como a correr en el sitio manteniendo el movimiento de brazos. Para girar, con girar nuestros hombros, el personaje hará lo propio. Es un sistema muy simple, pero que le viene a las mil maravillas al desarrollo de velocidad del título, y que además funciona realmente bien.

El resto de acciones serán contextuales, y se realizarán de una forma muy intuitiva, como saltar, agarrarnos a una tirolina o incluso pasar de un alambre a otro, saltar a lianas, hacer equilibrios, deslizarnos, escalar o hasta conducir. Cada nivel suele obligarnos a hacer un montón de acciones diferentes, por lo que no pararemos de movernos y no habrá lugar a la repetividad, ya que tan pronto podemos estar corriendo por una pendiente esquivando unas rocas que caen, para al instante siguiente controlar un platillo volante o estar en una caída libre.

Mención especial se merece el universo de Cars, que aunque las películas me parecen las más flojas de Pixar, se convierten en minijuegos de velocidad tremendamente adictivos. Conduciendo como en todos los juegos de este tipo de Kinect, las explosiones, saltos y obstáculos serán una constante, haciendo los recorridos muy divertidos y dinámicos incluso aunque “solo” estemos conduciendo.

En todos los universos (menos el de Cars) nos enfrentaremos a un jefe final, al que habrá que derrotar haciendo unas acciones rutinarias que no son demasiado complicadas, pero que suponen otro soplo de aire fresco. De hecho, el juego está claramente enfocado al público infantil, por lo que no esperéis retos imposibles para superar los niveles, ya que es algo muy sencillo, y que únicamente nos llevará más o menos tiempo. Pero no os preocupéis, porque si sois más mayorcitos os lo podéis pasar bomba con el juego igual, y lo digo por experiencia, sobre todo si os gusta muchísimo alguno de los universos plasmados en el título.

Todos los niveles pueden ser completados con un amigo, que podrá unirse a la partida y salir de ella en cualquier momento. Por desgracia, este multijugador no es online, siendo las únicas opciones a través de internet la de comparar puntuaciones.

Algo que en un principio puede decepcionar bastante es que solo hay tres niveles por universo, y que cada uno dura, si vais con un buen ritmo, entre 5 y 10 minutos. Esto hace que completar todas las fases nos pueda llevar unas 2-3 horas nada más, sumando a esta cifra los descansos entre varias pruebas, que os aseguro vuestros brazos necesitarán.

Afortunadamente, el título cuenta con una rejugabilidad altísima. Dentro de cada nivel, iremos desbloqueando más mejoras y objetos según vayamos jugando, lo que desbloqueará nuevas zonas dentro del mismo nivel, lo que nos dará acceso a más puntos, y así a mejores medallas (lograr la de plata será algo relativamente sencillo, pero las de oro y platino requiere mucha más práctica). Por ejemplo, con Los Increíbles podemos conseguir una visión nocturna para ver estas zonas ocultas en todos los niveles, o un turbo extra con Cars. Luego, en cada nivel podremos desbloquear los misiles o los planeadores también en Cars, o la ayuda de Jessie u otros juguetes en Toy Story para acceder a nuevas áreas. A estos elementos desbloqueables se le suma el colofón final: poder controlar a los protagonistas de las películas, como a Mr Increíble o Buzz Lightyear.

El apartado técnico, como podréis ver por estas capturas, es bastante bueno, asemejándose a la perfección con cada universo. Ése es precisamente el punto fuerte del juego, porque no solo la forma de jugar y las situaciones se asemejan con estos universos que nos encantan de Pixar. Es empezar cualquier nivel de Los Increíbles, por ejemplo, y ya con el estilo gráfico, la música y hasta las situaciones, te hacen sentir parte de la película. Esto se aplica a los cinco universos, por lo que el trabajo que han hecho es genial. Además, cuando todo empieza a moverse con una considerable velocidad, la fluidez se mantiene muy constante, dando mejor aspecto todavía al título.

El sonido no se queda atrás. Por un lado, con la música representativa de cada universo (algo esencial y muy carismático de cada película de Pixar), y luego con el doblaje al castellano. Los niños del parque tienen muy buenas voces, y dentro de las películas, la mayoría de los personajes comparten sus cuerdas vocales con sus homólogos del cine, lo que aumenta todavía más la inmersión en estos geniales universos.

Conclusión

Kinect Rush: Una Aventura Disney Pixar es uno de los mejores juegos que hay para Kinect. A simple vista puede parecer que va dedicado al público más infantil, y de hecho, así es ya que se lo pasarán en grande jugando junto a los personajes de sus películas favoritas con una inmersión muy lograda. Sin embargo, lo dinámico de la acción, la variedad de situaciones y acciones que realizaremos, y en definitiva, la carisma de cada uno de los universos, hacen que el juego sea como las películas de Pixar: divertidas tanto para grandes como para pequeños.

Sin embargo, para los más mayorcitos, la poca duración del título es un gran lastre, incluso a pesar de la gran rejugabilidad, ya que a la hora de la verdad, estamos en los mismos 15 niveles de siempre. Esto al público infantil no le importará, por lo que el juego es una gran compra si lo van a usar principalmente los más peques de la casa, y como complemento, también lo podemos usar nosotros para divertirnos de vez en cuando.

Lo mejor

  • Cinco universos Pixar plasmados con una fidelidad increíble.
  • Gran inmersión en cada universo.
  • Jugabilidad variada, dinámica, divertida y que funciona muy bien.
  • Lo podrán disfrutar usuarios de todas las edades, más allá de los niños a quienes va dirigido.
  • Alta rejugabilidad…

Lo peor

  • … pero muy escasa duración.
  • Que falten otros clásicos de Pixar como “Bichos” o “Wall-E”.

Ficha

  • Desarrollo: Asobo Studios
  • Distribución: Microsoft
  • Lanzamiento: 23/03/12
  • Idioma: Español
  • Precio: 49,95 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *