Journey (PS3)

El desierto. El viento sopla con fuerza levantando arena en las dunas. Tras una estructura que vivió tiempos mejores, una figura envuelta en tela se refugia ante el azote de los elementos. Al fondo, en la distancia, se intuye la silueta de una montaña cubierta por la bruma. Una fuerza invisible -o simplemente una gran curiosidad- nos empuja a atravesar las misteriosas arenas en esa dirección, en la búsqueda del destino que dará significado al decadente y desolado entorno que nos rodea.

Mientras tanto se quema la pizza en el horno, pero me da igual. Mi misión es mucho más importante.

Los de Thatgamecompany lo han vuelto hacer. Para el pequeño equipo de desarrollo tras los originales (y sensacionales) Flow y Flower, disponibles exclusivamente en PlayStation Network, lo importante es evocar emociones mientras jugamos. Emociones en su sentido más puro, sin tener que recurrir a sofisticadas interpretaciones y diálogos. En Journey, el viento se lleva las palabras.

Sin más preámbulo, nuestro viaje empieza perdidos en medio de un desierto. Somos un misterioso personaje envuelto en tela que se mueve agilmente por las arenas. Nuestro accesorio principal es una bufanda, que iremos alargando a medida que alcanzamos ciertos lugares especiales. En Journey, el tamaño de la bufanda sí que importa, ya que cuanto más larga sea mayor será nuestra capacidad de saltar y flotar, pudiéndo así alcanzar lugares de más difícil acceso.

El desierto se ve interrumpido por ruinas que parecen ser de una antigua civilización que, por alguna misteriosa -y a lo mejor trágica- razón pasó a la historia. Es un ambiente místico y sagrado, muy solitario, hecho que transmite una gran sensación de vulnerabilidad y aislamiento.

Pero no tenemos por qué estar solos. Si optamos por tener el modo multijugador activo, puede ser que encontremos a otro viajante de tela en nuestro camino, controlado por otro jugador y escogido aleatoriamente. ¿Viajamos juntos o seguimos por nuestra cuenta? En mi caso, una parte del viaje -o Journey– lo hice en la muda compañía de un desconocido. Cruzamos lugares terribles juntos, dejando la soledad atrás por un rato, pero despertándose en mi una gran sensación de solidaridad y compañerismo, que nunca antes he podido experimentar en un juego multijugador. Y lo mejor del caso es que la comunicación se limita a emitir sonidos simples. Parece mentira, ¿no?

Arte, música y mecánica van de la mano en Journey, perfectamente integrados. Algunos de los aspectos puede que nos recuerden a Flower, especialmente en el aspecto sonoro con cosas como el sonido que emitimos a modo de grito cambia de tono en función de la música.

Journey es uno de los juegos más bellos que podemos experimentar en este momento. Como un cuadro en movimiento, que fluye de forma mágica. Muchos de sus momentos son realmente espectaculares visualmente.

Se nota el amor que el pequeño equipo de Thatgamecompany ha puesto en el juego. Su desarrollo ha sido a base de realizar iteraciones probando diferentes mecánicas y aspectos, dejando atrás aquéllo que no transmitía lo que los desarrolladores querían, a veces tras difíciles decisiones. Esta minuciosa atención al detalle hace que, en cierta manera, el juego se diseñe a si mismo, creándose algo que puede llegar a sorprender a sus propios creadores.

Journey no es un viaje muy largo. Si no nos entretenemos, podemos alcanzar el emocionante final en un par de horas. Y siempre tenemos la opción de empezar de nuevo para descubrir el montón de secretos que hemos pasado por alto la primera vez.

Y la montaña sigue ahí, en el horizonte. Por alguna razón sabemos que ese es nuestro destino. Hay un significado oculto detrás de todo esto. ¿Cuál será? No parece un camino fácil. El viento retumba en nuestros oídos y nos sentimos solos, pequeños, en nuestra búsqueda de respuestas mientras surcamos las arenas.

Conclusión

Journey es un título al que probablemente le lluevan los premios.  Sin duda, es de lo mejorcito que podemos encontrar en el momento. Aunque podemos recorrerlo de una sentada, la experiencia vale realmente la pena por la cantidad de emociones que evoca. Aunque a lo mejor no funciona para aquéllos que busquen una experiencia rápida a base de acción y tiros, no hay duda que formará parte de la memoria y corazón de aquéllos más abiertos a nuevas experiencias. Sin duda, no deja indiferente.

Lo mejor:

  • Tremendamente emotivo.
  • Muy espectacular y bello.
  • Mecánica sencilla.
  • Inolvidable.

Lo peor:

  • ¡Muy corto!

Ficha

  • Desarrollo: Thatgamecompany
  • Distribución: SCE (PSN)
  • Lanzamiento: 14/03/12
  • Idioma: ¡No hace falta!
  • Precio: 15 €

Comentarios

  1. Yo creo q no es un juego, es una gran experiencia, y me quedo con lo q escribieron en el titulo: “Mientrastanto se quema la pizza en el horno, pero me da igual. Mi misión es mucho más importante.”, es q d verdad no puedes parar!

    Creo q no son 15 sino 13 euros lo q vale (lo mismo), y vale cada centimo, es verdad q es algo corto (pero muy rejugable), lo gane en una senatada (aprox. 2 horas), pero es q no podia parar, me uni con un colega (por supuesto desconocido) en el gran viaje, y genial, yo me caia y el/ella me esperaba, habia un tesoro escondio y me llamaba con sonidos para ir a buscarlo, no se puede explicar la sensacion, sinceramente espectacular, pero aparte es muy recomendable jugarlo online!

    La verdad q lo recomiendo, no dejara a nadie por igual, esa sensacion d soledad en algunos niveles, pero a la vez sentirte acompanado del/la colega q puede estar en China, o q le puedes sacar 40 anios, no importa, porq t comunicas con sonidos y jamas sabras quien es…

    Probarlo, no creo q se arrepentiran!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *