Invizimals

Si hay un juego que sigue arrasando, entreta tras entrega, en las consolas de Nintendo ese es sin duda alguna Pokemon. Desde que se inventaron hace bastantes años no han parado de crecer, y es que el “hazte con todos” está dando muchos beneficios. Esto se ha traducido en innumerables juegos, incontables temporadas de la serie de televisión y muchas otras franquicias que han intentado conseguir el mismo éxito (los Digimon por ejemplo).

La verdad es que en el plano de los videojuegos nunca ha tenido un rival a la altura… hasta ahora. Sony está apostando fuertemente por la realidad aumetada, o lo que es lo mismo, introducir elementos de los juegos en la vida real. En Plastation 3 hemos podido comprobarlo con Eye Pet, mientras que en PSP vamos a asistir al que para muchos es el “Pokemon killer”.

Este honor se lo lleva Invizimals, un juego desarrollado por el equipo español Novarama. Básicamente sigue los mismos pasos que la franquicia japonesa, aunque tiene una peculiaridad: los monstruos están en nuestro mundo y la única forma de verlos es mediante la cámara de la consola. Sin embargo, ¿conseguirá el título sorprender o sería mejor que siguiera invisible junto a las criaturas que se han inventado?

El modo central del juego es “Historia”, en el que se nos narrará un argumento entretenido, pero que por supuesto no es lo mejor que ha visto la industria. Básicamente el protagonista es Kenji y nosotros mismos. El primero es un científico del departamente de Playstation que ha descubierto unas criaturas invisibles al ojo humano, y la única forma de verlos es a través de nuestra PSP.

Estas criaturas, a las que Kenji llama Invizimals, solo se ven atraídos por personas con un aura fuerte. Por supuesto, nosotros la tenemos, y así nos convertimos en los mejores cazadores de estas criaturas, persiguiéndolas por todo el mundo mientras Kenji se esconde de unos desconocidos que pretenden hacerse con sus investigaciones para malvados propósitos.

Como ya hemos dicho, la historia no es que sea lo mejor que hemos visto, pero entretiene. Sin embargo, lo mejor es que está narrada mediante secuencias rodadas con actores de carne y hueso, en entornos reales y que muestra uno de los objetivos del título: mezclar el universo del juego con el nuestro.

En cada una de las diferentes localizaciones nos encontraremos co diferentes objetivos, aunque en la mayoría de ellas habrá alguna arena de combate. Nuestra meta será ganar alguna competición o capturar unos Invizimals en concreto, dando lugar así a los dos tipos de jugabilidad que nos encontraremos en la aventura.

Por supuesto, lo primero es capturar una criatura, y para ello tendremos que buscar en nuestra propia casa. Con la cámara conectada a la PSP (es completamente imprescindible, pero tranquilos que viene junto al juego) tendremos que buscar en superficies de diferentes colores. Si vamos por el buen camino una especie de detector nos indicará lo cerca que estamos de un Invizimal. Cuando se llene al máximo tendremos que colocar una trampa que viene en el juego (una especie de rectángulo).

Cuando la localicemos tendremos que superar dos minijuegos. El primero será siempre igual, y en él tendremos que alinear unas figuras para atrapar al monstruo. Luego tendremos que completar diferentes tareas dependiendo del Invizimal al que vayamos a capturar. Con algunos tendremos que evitar que nos aplasten unas piedras moviendo al monstruillo inclinando el terreno, a otro le tendremos que mover de la misma forma mientras está en una bola, a otros les tendremos que pillar por sorpresa y pegarles un grito, dispararles mientras esquivamos sus ataques y muchos eventos más. Son todos muy divertidos y explotan las funciones de la cámara a la perfección.

La búsqueda de estas criaturillas son también entretenidas, y lo bueno es que nos darán pistas sobre qué color buscar para que aparezcan los animalillos. Pero no solo tendremos que tener en cuenta el color, sino también la hora. AlgunosInvizimals solo aparecen cada cierto tiempo, que el título nos indicará. A veces tendremos que esperar unos 40 minutos mientras que en otras ocasiones serán solo 5. El truco de avanzar la hora de la consola no sirve, ya que es algo que mide el juego. En ese período tendremos que hacer otras tareas mientras esperamos.

Lo bueno es que el sistema funciona muy bien. Si se nos pide buscar una superficie azul la reconocerá con bastante facilidad, y nuestros movimientos son trasladados muy bien en los minijuegos de captura. Sin embargo esto no hace perfecto el apartado de la búsqueda, y en gran parte no tiene nada que ver con el juego, sino con la cámara.

La Go! Cam ha tenido un problema desde siempre: su baja calidad. Los 1,3 megapíxeles no son suficientes para reconocer con exactitud todos los elementos. Por esta razón habrá veces que detectemos Invizimals en superficies diferentes a su color, mientras que en el peor de los casos no consigamos a ninguno incluso buscando donde se nos indica, haciendo que nos podamos atascar en más de una ocasión al ser obligatorio capturar todas las criaturas que se nos indican.

Como ya hemos dicho, esto no es culpa directamente del juego, sino de la cámara. Por tanto os recomendamos probar una misma superficie con más o menos luz, ya que a veces eso puede marcar la diferencia. Aunque siempre se puede hacer algo de “trampa”, ya que podemos buscar diferentes colores en internet y apuntar con la cámara al monitor o usar papel charol o de regalo (ahora que estamos en Navidad más de uno lo tendrá), poque de esta forma os vais a ahorrar bastantes quebraderos de cabeza.

Aunque si preferís explorar toda vuestra casa también os lo pasaréis en grande, en especial los más pequeños, que podrán decir por fin “¡he cazado algo mejor que los gamusinos!”.

Una vez llegamos a los combates la cámara vuelve a ser primordial, ya que tendrán lugar en la trampa que viene con el juego, aunque vayamos por partes. Al igual que ocurre con los objetivos, en cada zona del mundo nos encontraremos con diferentes arenas de combate.

Al entrar veremos a los diferentes rivales, pudiendo enfrentarnos al que queramos. Entonces pasaremos a escoger el Invizimal con el que vamos a competir de entre todos los que hayamos capturado. Al mismo tiempo visualizaremos la bestia de nuestro enemigo, lo que nos puede condicionar para escoger a un animal o a otro, ya que dependiendo de sus características pueden ser mejores o peores contra determinados contrincantes.

Esto se debe a que, como en todos los juegos de peleas de monstruos, cada uno pertenece a uno de los elementos. Así, habrá Invizimals de hielo, otros de fuego, de viento, etc. Una vez en el combate los diferentes elementos son muy importantes, ya que dependiendo de a cuál pertenezcan podrán ser inmunes a ataques de diferente clase, o directamente ser más dañinos. Pero también importa la forma en la que está hecha la criatura, habiendo como podréis ver mucha variedades.

Para atacar dispondremos de los cuatro botones de la consola. El “Triángulo” nos servirá para los ataques fuertes, el “Cuadrado” para los rápidos, mientras que la “X” y el “Círculo” son para ataques básicos. El daño que hacen van en este orden, pero no siempre es lo más recomendable usar los golpes más poderosos porque la estamina es otro elemento fundamental de las peleas.

Cuanto más poderoso sea el ataque más estamina consumiremos, teniendo que tener obligatoriamente algo para poder ir a por el rival. Esto hace que tengamos que ver qué movimientos nos pueden venir mejor o peor, todo dependiendo del resultado del combate. Por suerte la estamina se irá recuperando poco a poco.

Otro elemento muy importante es la defensa. Como tal, no hay turnos en el juego, pudiendo enlazar los ataques que queramos. Lo único es que tendremos que esperar unos segundos tras un ataque para lanzar el siguiente. Por tanto, el enemigo puede golpear en cualquier momento, haciendo fundamental el uso del escudo. Si bien es sencillísimo ver cuándo vamos a ser atacados, si conseguimos defendernos en el último momento esquivaremos el ataque por completo (con la barrera siempre perdemos un poco de vida), e incluso el rival puede quedar desorientado y entonces necesitará más tiempo antes de su próximo golpe. Sin embargo, esta habilidad no es gratuita, sino que perderemos estamina, haciéndonos ver que es necesaria para atacar y sobrevivir, dejando en nuestras manos si tomamos un camino ofensivo exclusivamente (os aseguramos que os hará perder normalmente) o uno intermedio, que será el más recomendable.

En cuanto a los ataques, cada uno será de diferente tipo, y depende del Invizimal que controlemos. Algunos serán físicos, otros cortantes, sónicos, tóxicos, etc. Dependiendo de la composición y tipo de criatura algunos podrán hacer más daño que otro, o ser completamente inmunes. Por ejemplo, la piedra no puede ser cortada, o al agua no le afecta el sonido… Todo esto hace que haya muchas variables en los combates. Por si esto fuera poco, una vez demos el botón de ataque que queramos podemos hacerlo más poderoso si lo volvemos a pulsar en el momento correcto, quitando más vitalidad que de costumbre.

Otro elemento de los combates son los vectors. Estas piezas son ventajas que podrán llevar las criaturas (depende de su nivel y el combate en el que estemos). Algunas nos repondrán la vitalidad, otras serán ataques, recuperaremos la estamina, etc. Los más divertidos son los ofensivos, ya que tendremos que usar la cámara para activarlos. Por ejemplo, para hacer un terremoto tendremos que agitar la PSP, mientras que para crear una tormenta tendremos que tocar con la mano una zona concreta que aparecerá marcada. Esto nos hace involucrarnos directamente en los combates, y por suerte la cosa no acaba ahí.

La moneda en Inzimals son las chispas, que tendremos que recoger en mitad de los combates. Durante las peleas se puede ver cómo hay una retícula en el centro de la pantalla. Con cada golpe saldrán las chispas de las criaturas, y para obtenerlas tendremos que apuntarlas con la retícula. Esto hace que estemos en constante interacción con el juego, y que nunca nos limitemos a pulsar unos cuantos botones. Con las chispas podremos pasarnos por las tiendas para comprar los diferentes vectors, lo cual es algo imprescindible.

Los combates con todo esto se ponen bastante emocionantes según vamos avanzando, ya que los rivales esquivarán más golpes, tendrán más vectors, serán más poderosos, etc.

Aparte de todo esto, si hay algo que engancha es ver la evolución de nuestras criaturas. Cuando capturamos a un Invizimal, éste está en el nivel 1. Según vamos ganando combates irá subiendo de nivel, pudiendo llegar a evolucionar dos veces y tener un cambio de imagen más feroz. Las únicas veces que no empezarán en el nivel más bajo será cuando en los combates haya apuestas de Invizimals, ya que nos podremos quedar con él en su estado actual. Esto sucederá mayormente con los líderes de cada club y en las finales de los torneos que podremos disputar.

Además podremos ver todas las criaturas que hemos capturado desde la galería, donde podremos verlos desde una perspectiva más cercan y tranquila. Aquí es muy divertido poder jugar con estos animales, y ver cómo reaccionan a nuestros movimientos. Es sencillamente genial, y más teniendo en cuenta que estamos hablando de una portátil.

En el aspecto gráfico está claro que lo único que veremos serán las criaturas y sus ataques, ya que todo lo demás es nuestra propia casa. En esto, hay que reconocer que el diseño y la calidad de los modelos de los Invizimals son my buenos, ya que tienen unas animaciones muy fluidas y son completamente diferentes entre sí. Incluso con las evoluciones se puede ver un gran cambio.

Los efectos en los combates y los minijuegos también están trabajados, siendo vistosos y coloridos.

Aun así, todo se queda pequeño al ver lo bien que están implementados en el mundo real. Girar la cámara a su alrededor como si estuvieran realmente ante nosotros, que reaccionen a nuestros movimientos y lo bien implementado que está el uso de la trampa es directamente para quitarse el sombrero.

En el aspecto sonoro Novarama ha hecho otro gran trabajo (algo que es completamente lógico teniendo que es un estudio español). El doblaje de todas las voces es excelente, haciendo de las escenas de vídeo una muy grata experiencia. Además es de gran ayuda que durante los combates se nos diga cuándo estamos sin estamina, porque puede haber ocasiones en las que se nos olvide.

En el aspecto de la música tampoco es que haya demasiado. Las melodías son simpáticas en los diferentes menús, sirviendo de buen acompañamiento sin llegar nunca a despuntar.

Los efectos de los ataques y las criaturas está más logrado. Cada una tendrá unos sonidos diferentes, y los ataques son bastante convincentes.

En definitiva, Invizimals es una de las mayores sorpresas del año para PSP. Por un lado su calidad técnica y el uso de la cámara es ejemplar, funcionando todo lo mejor posible dentro de las caraterísiticas tanto del periférico como del juego. Además, resulta tremendamente divertido. Antes hemos dicho que muchos le llamaban el “Pokemon-killer”, y si bien puede ser algo exagerado (hay que reconocer que es una franqucia demasiado grande), la calidad del título de Novarama no tiene nada que envidiar a la de cualquier otro juego de temática similar. Es más, en PSP se ha convertido en el mejor de su género.

Por tanto, si siempre os ha gustado el concepto de “hazte con todos”, vais a disfrutar enormemente con uno de los mejores juegos del año para PSP. Y encima está el hecho de que está desarrollado por un estudio español, por lo que como mínimo se merece que todos los jugones lo prueben, ya que han hecho un trabajo ejemplar, y lo único que podemos pensar es qué más pueden conseguir usando esta tecnología, ya que actualmente nos parece insuperable en el aspecto tecnológico dentro del campo de las portátiles.

Comentarios

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


seis + 7 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>