Hysteria Project

Os despertáis desorientados y magullados en una cabaña atados de pies y manos. No sabéis cómo habéis llegado allí, pero hay un espeluznante hombre con un hacha que acaba de salir de la cabaña. ¿Qué es lo que haríais? Eso es lo que nos pregunta Hysteria Project, uno de los recientes Minis para PSP que da el salto a la portátil de Sony tras su exitoso paso por el iPhone.

Básicamente el planteamiento que os hemos descrito es la historia del juego, ya que nuestro objetivo desde el primer momento es escapar. Sin embargo, a lo largo de nuestra huida nos encontraremos con algunos flashes que dan pie a un argumento más complejo, junto al misterio de por qué nos han secuestrado. Lo malo es que ésto no llega a desarrollarse demasiado al no haber ningún diálogo. Lo bueno, que el juego acaba en continuará y podemos ver algunos recortes de periódico que nos explican algo más de un interesante argumento, pero que de nuevo no tiene demasiada importante en el título, sino para la posible secuela.

Hysteria Project

La jugabilidad del título se puede definir como un libro de “Elige tu propia aventura”, ya que nunca llegamos a tener pleno control del personaje, sino que cada varios minutos nos saldrán varias decisiones que tomar. Dependiendo de lo que escojamos podremos continuar, o directamente ser asesinados de una forma algo macabra. Pero tranquilos, que si fallamos no tendremos que empezar desde el principio de la aventura, sino desde el último momento en que se guardó la partida, puediendo ser alrededor de tres o cuatro decisiones como máximo.

Si pensáis que no hacéis nada más que pulsar la X para seleccionar la decisión estáis muy equivocados, ya que en algunos momentos tendremos que completar algunos quick time events para sortear algunos cables trampa o movernos sin hacer ningún ruido, por poner algunos ejemplos. Además, habrá un par de puzzles en los que, a través de unas imágenes clave, tendremos que saber qué caminos tomar para que nuestro cuerpo no acabe con un hacha encrustada. Lo bueno de toda esta jugabilidad es que el juego es tremendamente intenso, y nos mantendrá con la tensión en el cuerpo durante todo el tiempo, algo que se ve acentúado con algunas decisiones, que sólo tendremos algunos segundos para tomarlas.

Hysteria Project

En cuanto al aspecto técnico, todo el juego está visto desde una perspectiva en primera persona para hacernos creer que somos nosotros los que estamos tratando escapar por nuestra vida. Algo que acentúa esta sensación es que el juego no está hecho mediante gráficos de alguna clase, sino que está grabado con actores reales, lo que aumente el realismo y da pie a más tensión todavía. El aspecto sonoro no hace más que aumentar la tensión gracias a la realista respiración de nuestro personaje, los buenos efectos sonoros y unas melodías que aumentan la intriga. Pero por desgracia no todo es perfecto, ya que la calidad de vídeo no es que sea demasiado alta, y las rayas negras que hay pueden molestar en algunos momentos.

Otro aspeto negativo es que para completar el juego necesitaremos alrededor de 1 hora de juego, y una vez hayamos conseguido escapar no habrá demasiados alicientes para volver a revivir esta pesadilla, ya que sabremos de antemano los momentos en los que nos tratarán de asustar y los caminos que debemos tomar.

Hysteria Project

Sin embargo, en el lado positivo está que el juego está traducido al español, algo que no es habitual entre los Minis. Aunque choca bastante que luego unos recortes de periódico que amplían el argumento están en inglés. Además, el precio es simplemente 1.49 euros, lo que lo hace bastante asequible.

Así que si os gusta pasar tensión y vivir en primera persona la huida en un bosque de un asesino con un hacha Hysteria Project os gustará mucho, ya que por un precio bastante bajo tendréis una hora de juego que os enganchará sin remedio. Eso sí, ¿y la secuela para cuándo?

Comentarios

  1. Por 25 pesetas nombres de juegos donde comenzamos encerrados sin saber como hemos llegado allí, como por ejemplo Histeria Project. Un, dos, tres. Responda otra vez…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *