Halo 4

Halo-4

Al hablar de Xbox, uno piensa rápidamente en Halo. Desde que nació esta franquicia de la mano de Bungie en 2001 con el lanzamiento de la primera consola de Microsoft, la franquicia se ha convertido en una de las señas de identidad de Xbox, ya que no solo fue el inicio de un gran universo de ciencia ficción que no ha parado de expandirse, sino que fue la forma de demostrar que los FPS se podían hacer en consolas igual de bien que para ordenadores.

Una trilogía, un spin-off de estrategia (desarrollado por otro estudio), una precuela y una expansión en la que dejábamos de ser un Spartan más tarde, Bungie decide abandonar al Jefe Maestro y el universo que con tanto mimo crearon. Para continuar su trabajo, Microsoft decidió que 343 Industries eran los indicados para seguir expandiendo el universo de la franquicia. Y así nos encontramos ante Halo 4, el inicio de una nueva trilogía llamada “Reclamador” que pretende ahondar en la vida personal del Jefe Maestro y en la misteriosa raza de los Forerunners. Como hemos visto hasta la fecha, 343 Industries ha mostrado muchas veces su entusiasmo y las ganas de llevar la saga a niveles completamente nuevos, ¿pero podrán estar a la altura del legado que le precede?


La historia de esta entrega se sitúa unos cuatro años después de lo acontecido en Halo 3. El Jefe Maestro y Cortana se quedaron flotando a la deriva en la mitad de la Forward Unto Dawn, por lo que nuestro protagonista ha estado en criosueño hasta que alguien los encontrara. Lamentablemente, resulta que su primer encuentro no es con la UNSC, sino con el Covenant, que por alguna razón han roto el pacto que tenían con la humanidad. A este problema se le añade uno superior: la nave está acercándose a un planeta Forerunner totalmente desconocido donde inevitablemente acabarán nuestros héroes. ¿He mencionado que Cortana también está empezando a perder la cordura al superar el tiempo de “vida” de las IA? Vamos, que el inicio de la aventura es muy fuerte, y no se desinfla en ningún momento.

Hasta hace poco no me he introducido en el universo Halo, y aunque disfruté de Halo: ReachHalo 3, sus argumentos me resultaban  simples o confusos al no tener todo el contexto necesario para entenderlos al máximo. Este no es el caso de Halo 4, ya que cualquier usuario ajeno a la franquicia va a disfrutar con la historia que nos plantean. Para tener una buena base, con ver el terminar que nos encontramos nada más empezar el juego al bajar las primeras escaleras que tengamos a la vista será suficiente.

Gracias a este detalle (y ya si nos vemos toda la información de Halo Waypoint o la genial serie Halo 4: Forward Unto Dawn, mejor todavía), podremos entender este nuevo viaje que inician Cortana y John-117. Que le llame por su nombre Spartan en lugar de Jefe Maestro es algo que te pide el cuerpo tras ver un lado más humano de este personaje, y es que en esta aventura tiene más líneas de diálogo que en todas las anteriores juntas. Tranquilos que no varía su personalidad, pero al ver cómo su amiga (o más bien familia) está perdiendo la razón y está en las últimas, saca a relucir un aspecto que no había mostrado hasta la fecha. De esta forma, la unión entre ambos personajes es un hilo conductor muy bueno para toda la historia, y al ver que como el Jefe Maestro también nos preocupamos por Cortana, sabes que los guionistas han hecho un gran trabajo.

A pesar de esto, John-117 sigue siendo el hombre (o Spartan) al que llamar para salvar la raza humana a cualquier precio, ya que la nueva amenaza Forerunner no se anda con chiquitas. Los descubrimientos que hacemos sobre esta antigua raza en este misterioso planeta expanden todavía más la mitología de Halo, además de brindarnos una nueva amenaza diferente al Covenant.

Combinando ambos aspectos de la trama, nos encontramos con una historia fantástica, llena de grandes personajes, momentos inesperados y situaciones emotivas que os enganchará de principio a fin sin remedio alguno

La campaña mantiene el estilo de la franquicia, pero gracias a unos cuantos añadidos, consigue mantenerse fresca en el panorama actual. Para empezar, ahora podremos esprintar sin ninguna habilidad de armadura de por medio, además de los indicadores de granadas cuando alguna va a explotar cerca de nosotros. Son dos aspectos que vienen de perlas, pero que para nada le quitan el toque arcade característico de la saga de ir (con cuidado, claro) siempre a la ofensiva y solo cubrirnos para que se recarguen nuestros escudos.

La otra gran novedad son los Prometeos, la nueva raza de enemigos que se suman al Covenant para amargarnos la existencia. Las tres clases básicas serán los Crawlers, una especie de perros que siempre van en manada, son rápidos y pueden escalar por las paredes; los Caballeros, que serían el equivalente de los Elites del Covenant, pero con habilidades tan importantes como teletransportarse; y por último están los Watchers, que son los más débiles y los más traicioneros de todos al crear un escudo delante de los enemigos, desviar o devolver nuestras granadas o incluso resucitar a los Caballeros, por si no había sido suficiente con acabar con él una única vez.

Las tácticas que tendremos que usar ante estos nuevos enemigos varían enormemente respecto a las que hemos empleado hasta la fecha con el Covenant, ya que los ataques cuerpo a cuerpo son muy poco efectivos, y los Caballeros en el combate cercano son realmente temibles. Por eso, cuando en una misma zona tenemos al Covenant y a los Prometeos, la intensidad de los tiroteos aumenta a lo grande. Los cambios entre enfrentarnos a unos u otros alienígenas garantizan que haya una buena variedad en la campaña.

La IA de los enemigos garantizan esto, ya que sus reacciones son formidables ante nuestros movimientos y varían dependiendo de la clase de alien a la que nos enfrentemos. Por ejemplo, los Caballeros no dudarán en teletransportarse a nuestra espalda para pillarnos desprevenidos o acercarse a nosotros para atacarnos cuerpo a cuerpo, mientras que los Grunt seguirán siendo como pequeñas bolas suicidas.

Nuevos extraterrestres significa nuevas armas, y en eso el juego no decepciona. Aunque en esencia nos encontramos ante las versiones Prometeo de los rifles, ametralladoras, escopetas y demás de las otras dos facciones ya conocidas, tienen alguna peculiaridad más allá de lo visual que las hacen estupendas y un gran añadido al arsenal de la franquicia.

Los vehículos seguirán estando muy presentes, por lo que seguiremos pilotando Ghosts, Warthogs, Banshees o Scorpions. A estos vehículos se le añade la Mantis, una especie de mecha que nos dará algunos momentos realmente espectaculares, y otras sorpresas que mejor descubráis al jugar.

Lo bueno de esta campaña es que cada uno de los 8 capítulos tiene algo que nos sorprende. Bien puede ser una situación, algún escenario brillante, un vehículo que pilotemos, algo relacionado con la historia o un arma que usemos. De esta forma, todos los niveles tienen algo que los hacen memorables, haciendo que siempre queramos continuar el juego para ver qué pasará con el Jefe Maestro y Cortana.

Esto nos lleva a uno de los pocos problemas del juego: la duración. La campaña se puede acabar en unas 5 horas en dificultad Normal (algunas más en dificultad Heroica y Legendaria), lo que la hace breve. ¿Me hubiera gustado que durara más? Desde luego, pero si eso significaba tener que aguantar algún nivel horrible en plan “La Biblioteca” de Halo: Combat Evolved o “Cortana” de Halo 3, prefiero que sea corto pero que cada minuto de juego sea sencillamente perfecto.

Además, siempre podremos rejugarla para encontrar los terminales ocultos (que extrañamente, se tienen que ver a través de Halo Waypoint), “sufrir” las modificaciones traídas por las calaveras (que están desbloqueadas desde el principio, lo cual no puede hacer mucha gracia a los que les gustaba explorar para encontrarlas) o disfrutar de esta épica aventura junto a tres amigos. Algo a destacar es que si bien en Halo: Reach muchas veces parecía que estábamos en una clarísima desventaja jugando solos, esto no ocurre en esta ocasión, lo cual permite disfrutar al máximo de la experiencia ya sea individual o en cooperativo.

El otro punto “negro” de la campaña es la IA aliada. El Jefe Maestro es el soldado perfecto y no necesita muchos compañeros, pero cuando hay algún soldado que le apoya, parece que somos invisibles, ya que nos dispararán (y nos quitarán un poco del escudo) si estamos delante de un enemigo. Algo que también choca es ver cómo gastan munición con los cadáveres de los enemigos. No son para nada aspectos que rompan la experiencia de juego, pero sí se podían haber cuidado un poco más.

Para paliar la corta duración de la campaña tenemos la Infinity, donde accedemos a los modos multijugador. Por un lado tenemos Spartan Ops, que emula a las series de televisión al ofrecernos una temporada de 10 episodios semanales que continúan la historia de la aventura principal. En la piel de uno de los Spartan IV del Escuadrón Carmesí, afrontaremos cinco misiones por episodio que están pensados para ser disfrutados en cooperativo, aunque los podemos completar por nuestra cuenta perfectamente.

Si bien todavía es muy pronto para ver cómo se desarrollará este argumento, al menos ya se inician algunas dinámicas interesantes que será divertido de ver cómo evolucionan cada semana con cada nuevo episodio gratuito. Lo que sí se puede extraer es que los niveles son una gran evolución del modo “Tiroteo” de las últimas entregas, ya que siempre nos enfrentaremos a alguna oleada de enemigos cada vez más poderosos, pero habrá diferentes objetivos e iremos avanzando por los escenarios, por lo que se consigue una experiencia muy divertida.

El primer episodio dura unos 40 minutos, por lo que podemos tener fácilmente otras 6-7 horas más de gran acción con toda esta 1ª temporada si todos duran lo mismo, lo cual no está nada mal.

La última piedra angular del juego es el multijugador competitivo para hasta 16 jugadores, que también nos trae unas interesantes novedades que mejoran la experiencia enormemente. Para empezar, sí, hay un sistema de clases por el cual vamos desbloqueando armas y habilidades según vayamos subiendo de rango.

Antes de que esto os eche para atrás, la creación de clases es algo muy simple. De hecho, las armas características como el DMR o el Rifle de Batalla los desbloquearemos tras una partida o dos, y seguramente os quedaréis con dichas armas. Luego en cuanto a las habilidades, se suman a las habilidades de armaduras, nuevas ventajas menores como recargar algo más rápido, que los enemigos suelten más munición o aumentar el rango de nuestro sensor de movimiento.

A la hora de la verdad, este sistema es todo un acierto, ya que de serie empezamos con algunas de las armas más típicas (y usadas) del juego, y dentro de cada mapa irán apareciendo las excepcionales y más poderosas, como los rifles de francotirador, lanzacohetes, aguijoneador, escopetas y similares. La otra forma de acceder a estas armas será con los envíos de suministros, que se conseguirán tras conseguir una determinada puntuación. Al completar su indicador, podremos pedir entre las dos armas o la habilidad especial que nos saldrá disponible.

Junto a esto, hay montones de desafíos que nos darán experiencia adicional, ya sean los temporales pertenecientes a la campaña, Spartan Ops y al multijugador, o las condecoraciones por superar marcas generales, con las armas, etc. Con cada nuevo rango iremos desbloqueando nuevas partes de la armadura para personalizar a nuestro personaje, nuevos dibujos o posturas para nuestra tarjeta de Spartan y puntos para comprar las armas o habilidades que hayamos desbloqueado.

Gracias a este sistema nos picaremos a seguir avanzando y mejorando nuestro rango, ya que además, cuando lleguemos al máximo, desbloquearemos una nueva clase predefinida que podremos seleccionar además de las creadas por nosotros.

Pero que no os asuste todo esto de las clases, rangos y demás. El multijugador es Halo al 100%. La habilidad es lo primordial, el trabajo en equipo en las partidas por objetivos se hace importante, y los tiros a la cabeza serán la mejor forma de acabar con nuestros oponentes.

Los 10 mapas son excelentes, ya sean más reducidos para encuentros más directos, o enormes para grandes batallas online con vehículos de por medio. Lo mismo ocurre con los modos de juego. Ya sea en “Asesino” (duelo por equipos), “Regicidio” (todos contra todos), “Bola loca”, “Dominio” o “Infestación”, la diversión está más que garantizada. Y si lo que queréis es jugar sin clases ni nada por el estilo, habrá un modo “Pro” para unos cuantos duelos por equipos equipados con nuestro DMR y nuestra habilidad al mando.

Es importante destacar que Forge también vuelve con fuerza, permitiéndonos modificar varios de los mapas existentes para hacer nuestras propias creaciones. Pero no serán solo cambios visuales, ya que podremos alterar la gravedad de una zona, su visibilidad o hasta el sistema de iluminación. Los que tengan una gran mente creativa, aquí se lo van a pasar en grande.

“Cine” no podía faltar, permitiéndonos crear nuestras propias películas a partir de las partidas en el multijugador.

Por tanto, la parte online del título nos va a mantener horas y horas enganchados a la consola. Algo muy bueno es que cada copia del juego viene con 14 días para usar Xbox Live Gold, de forma que todos pueden disfrutar (al menos durante dos semanas) de esta importante parte de Halo 4. Todas las opciones multijugador pueden disfrutarse a pantalla partida con hasta 4 jugadores, por lo que estos modos los podremos disfrutar con unos amigos desde una sola pantalla.

En los gráficos, 343 Industries ha hecho un trabajo increíble, ya no sólo en la calidad visual, sino en el diseño artístico de los escenarios y nuevos enemigos. Para empezar, ver las estructuras Forerunner en todo su esplendor es increíble, con algunos detalles espectaculares que es mejor que descubráis por vosotros mismos. Los efectos de iluminación son también magníficos, ya sea por los hologramas, la luz proveniente de la estrella más cercana o la multitud de rayos y explosiones que veremos en pantalla. Todo esto con una gran fluidez y unas geniales animaciones por parte de los enemigos y del propio Jefe Maestro. Las cinemáticas también han ganado en calidad, ya que los rostros representan muy bien las emociones de los diferentes personajes. La parte negativa es que hay veces en que hay algunas texturas bastante pobres (algunas incluso durante algunas secuencias en primera persona), pero por lo general, el juego entra por los ojos a lo grande.

En cuanto al sonido, lo primero es quitarse el sombrero ante Neil Davidge por la banda sonora. Sencillamente perfecta en todos los momentos, ya sean vídeos o el propio juego. Es increíble lo mucho que te mete en la acción la música, ya sea en algún momento más emocional o en los de acción pura y dura. En serio, tenéis que escuchar algunos de los temazos del juego sí o sí. Los efectos tampoco se quedan atrás, sonando muy bien tanto disparos como explosiones. El doblaje al castellano es por lo general bastante bueno, aunque hay veces en las que da la sensación que la voz del Jefe Maestro cambia entre algunos vídeos y el juego, lo cual es extraño. Además, hay desincronización labial en las CGI, aunque en teoría, esto se arreglará con un parche antes del lanzamiento del juego.

Conclusión

Aunque siempre he disfrutado con las entregas de la saga que he jugado, nunca he podido quitarme el pensamiento de la cabeza de que la franquicia estaba demasiado sobrevalorada debido a su legado, sobre todo en Halo: Reach. Sin embargo, Halo 4 me ha quitado esa sensación de un plumazo, y se ha convertido en uno de mis FPS favoritos. La campaña me ha parecido la mejor de toda la franquicia al mantener un gran ritmo, sorprender en todos los niveles y contar una fantástica historia.

La idea de Spartan Ops es muy buena, y ciertamente vamos a tener una cita con este modo cada semana hasta que se acaben los 10 episodios. Y cómo no, el multijugador sigue siendo igual de divertido que siempre, pero en lugar de mantenerlo intacto, las novedades que se han incorporado ayudan a modernizarlo pero sin alejarse lo más mínimo de sus raíces.

Si a todo esto le sumamos unos apartados técnicos que quitan el hipo, nos encontramos ante uno de los mejores juegos que nos podemos encontrar en Xbox 360. Así que si teníais alguna duda sobre si 343 Industries estaría a la altura del legado de Bungie, la respuesta es un claro y rotundo sí. Es más, personalmente incluso los han superado al ofrecernos la mejor entrega de la saga. Por lo que si ya eráis seguidores del Jefe Maestro o no, si os gustan los FPS os encantará Halo 4, que se ha convertido por méritos propios en uno de los grandes juegos del año y de la consola en general.

Lo mejor

  • La relación entre el Jefe Maestro y Cortana.
  • La campaña, sorprendente y adictiva.
  • El cooperativo de Spartan Ops y su estilo de serie de televisión.
  • Las novedades introducidas al multijugador para modernizarlo.
  • Los apartados técnicos, y sobre todo los aspectos artísticos y la banda sonora.

Lo peor

  • La historia principal es bastante breve.
  • La IA aliada.
  • ¿El Jefe Maestro tiene dos dobladores?

Ficha

  • Desarrollo: 343 Industries
  • Distribución: Microsoft
  • Lanzamiento: 06/11/2012
  • Idioma: Castellano
  • Precio: 64,95 €

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. Sin duda como seguidor de la Saga Halo, aunque sin ser crítico con ella, creo que ha llegado el momento de volver a retomar viejas sensaciones. Bungie parecía maniatada con la fórmula, la cual utilizaba de manera casi reproductiva. Quizás este nuevo camino haga que Halo tome una posición dentro de los “juegos de disparos” estilo arcade.

  2. Eso es lo bueno de este cambio de desarrolladores, que han abierto las ideas de la saga para darle su toque personal, y les ha quedado rematadamente bien. Así que es fácil ver cómo se puede convertir en el mejor shooter arcade, y hasta en uno de los mejores en general.
    Por lo que si te gustaba ya la saga Halo, Halo 4 te va a maravillar 😉

  3. Un pequeño apunte compañero. No caigas en el típico error de encumbrar a Halo como el descubridor de los FPS en consola, porque eso es absolutamente erróneo. Ese mérito le corresponde a una desarrolladora inglesa llamada RARE (¿te suena un tal Goldeneye?)
    Pues ese fue el shooter que mostró al mundo lo que se podía hacer en consola en ese ámbito, al que acto seguido le siguió Perfect Dark (otra maravilla que seguro que también te sonará). Pero es que además, después de esto (y por supuesto antes de Halo: Combat Evolved) vino un tal Steven Spielberg y recreó a la perfección en consola el ambiente de la II Guerra Mundial con un título llamado Medal of Honor, creando incluso todo un subgénero en el que rápidamente todos se subieron al carro (¿alguien ha dicho Call of Duty?).
    No estoy diciendo que Halo sea un mal juego, ni mucho menos, tan solo digo que ya había buenos FPS que descubrieron y demostraron lo que se podía hacer en consola. Señoras y señores, Halo no descubrió nada, todo eso ya estaba ahí. Por favor, no os arrastréis tanto a Microsoft y su franquicia estrella, que tampoco le hace falta. Gracias

    Y por cierto, Halo 4 es un gran juego, y puedo decir que la franquicia está a buen recaudo con esta gente de 343 Industries

    • Cierto, como dices ya hubo grandes FPS en consola antes que Halo, pero el que realmente hizo popular el género en consolas fue Halo, y seguramente por eso se le atribuya esto a la saga. Aunque creo recordar que Halo introdujo varias cosillas, como la regeneración de salud (para bien o para mal, viendo cómo esto se ha sobre-explotado), con que Bungie también aportó su granito de arena al género 😉

      Y como dices, la saga está en fantásticas manos con 343 Industries. Lo que han logrado con Halo 4 es impresionante

      • Que no Luismi, que Halo no popularizó el género en consolas, y mucho menos en la primera Xbox, que no la compró ni el tato. Bungie tomó las bases de Goldeneye y Perfect Dark y las trasladó a su universo. Lo que sí hizo muy bien, y por eso encantó a los jugadores, fue su desarrollo abierto.
        En lo de la regeneración de salud te doy la razón, aunque hubiese sido mejor que no hubieran aportado ese “granito de arena”, porque es la lacra de esta generación (que, por cierto, no fue Halo quien lo popularizó sino Epic con Gears of War) y uno de los motivos de la decadencia del género.
        Se están diciendo muchas tonterías sobre esto, amigo, y es importante dejarlo claro

        • Pues pensaba que lo popularizó… Bueno, apenas recuerdo nada de los FPS anteriores a cuando salió el Halo porque era un crío, con que eso puede tener que ver jajaja.

          Pero bueno, vamos a dejar atrás el pasado y a disfrutar con esta nueva trilogía del Jefe Maestro!

  4. Que paso con la reseña del doblaje, será un fanboy?; el doblaje es absolutamente e imperdonablemente horrible pensé que había buenas empresas en México dedicadas a esto pero es muy evidente que no, ojalá y lo reparen y lo pongan como debió de ser desde el principio…….en inglés. Y si no lo saben, aprendan!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *