Gears of War: Judgment

gears_of_war_judgment

La franquicia Gears of War ha sido una de las más importantes de esta generación de consolas, siendo siempre la que ha demostrado los límites gráficos del motor Unreal Engine 3, además de marcar el estilo a seguir por prácticamente todos los shooters en tercera persona de los últimos años. Por eso, no es de extrañar que Microsoft quiera despedirse a lo grande con una nueva entrega. ¿Y cómo se puede hacer eso si la historia de la franquicia ya quedó cerrada al acabar la trilogía? Pues con una precuela, claro está.

Junto a esto, ya que Epic Games está muy liada con la nueva generación, la mayor parte del desarrollo recae en People Can Fly, que ya nos trajeron el alucinante Bulletstorm. Con todos estos ingredientes nace Gears of War: Judgment. ¿Será esta una entrega que realmente merecerá la pena o será completamente innecesaria?

Lo dicho, la historia se sitúa antes del primer Gears, y el protagonismo ahora recae en Baird. En lugar de retroceder al día-E, nos situamos un poco después. Baird es el líder del Escuadrón Kilo, y están siendo juzgados por unos actos que iremos conociendo a través de los testimonios de sus cuatro integrantes: Baird, Cole, Sofía y Paduk.

Decir que el argumento es soso es quedarse cortos. No hay realmente una trama que enganche, y tampoco es que Baird demuestre su protagonismo en algún aspecto. Si el objetivo era hacernos saber que la CGO es odiable, eso ya lo sabíamos, por lo que tras las geniales historias de las dos últimas entregas, nos encontramos con un bajón considerable en este aspecto. Sólo destacan algunas conversaciones que tienen los personajes entre tiroteo y tiroteo, pero ni siquiera son muy destacables.

Además de la campaña principal, hay otra llamada “Repercusiones” (se desbloquea al obtener 40 estrellas), que se sitúa en un momento cercano al desenlace de Gears of War 3 y básicamente sirve para ver cómo ha cambiado Halvo Bay (el lugar donde tiene lugar la acción) en todos estos años. Pero de nuevo, el argumento es tan soso que no os motivará a avanzar en absoluto. El diferenciar ambas campañas es muy importante, ya que tienen dos estilos de juego bien diferenciados.

Por un lado, en la principal predomina el estilo arcade, recibiendo puntuaciones de una a tres estrellas en cada fase dependiendo de nuestra actuación, existiendo la posibilidad de hacer los niveles más complicados mediante las “Misiones Desclasificadas”, que añaden condiciones como que la visibilidad se reduzca, los enemigos tengan armas más poderosas o tengamos un límite de tiempo, para así ganar estrellas más rápidamente.

Esto suena muy bien, ya que aumenta la rejugabilidad a lo grande, junto al hecho de que cada vez que se cargue un punto de control, los enemigos aparecerán en lugares diferentes, por lo que siempre habrá un factor de sorpresa. Sin embargo, en la práctica, su ejecución se ha quedado a medias. Para empezar, ahora los niveles duran unos 5 minutos, viendo al final de cada uno los resultados de nuestra actuación y las estrellas recibidas. Esto corta mucho la acción, y da la sensación de que estamos ante niveles desconectado entre sí, en lugar de formar parte de un conjunto relacionado. Además, las fases son mucho más cerradas que nunca, consistiendo muchas veces en una sala grande en la que abatir las oleadas de enemigos como si estuviéramos en el modo “Horda”, o directamente un par de pasillos unidos entre sí y punto.

Esto también da a una fuerte sensación de agotamiento según vamos jugando, ya que no hay nada que destaque o nos deje impresionados. En otras palabras, estamos ante una campaña tremendamente genérica, algo que no es nada bueno teniendo en cuenta la enorme cantidad de shooters que pueblan actualmente el mercado.

Algo también curioso es que si bien los jefes finales han sabido impresionar en la franquicia, ocurre todo lo contrario en esta entrega. El único enfrentamiento final que hay es muy cutre, y realmente re quedas preguntándonte cómo han podido incluirlo. En la campaña “Repercusiones” se intenta recuperar el tono normal de una campaña, con niveles más largos, sin puntuación y con una experiencia mucho más unida. Sin embargo, le pasa exactamente lo mismo que a la campaña principal: no impresiona o destaca en absolutamente nada.

Las dos campañas se pueden superar fácilmente en una tarde (sobre todo si jugamos con amigos, opción muy recomendable por la pobre IA aliada), por lo que la experiencia individual no es que sea muy larga en esta ocasión. A pesar de todas estas pegas y la decepción que me he llevado, tengo que reconocer que al mismo tiempo me he divertido gracias al frenético ritmo de los tiroteos. Se han hecho un par de modificaciones en los controles que ayudan a que todo gane en velocidad y dinamismo, lo que al menos hace que sean unas 6-8 horas de juego entretenidas.

Todo este dinamismo y frenetismo se traslada al multijugador, que es donde el título brilla con luz propia, aunque con algunos problemas inexplicables. Para empezar, el modo Horda se ha sustituido por “Supervivencia”, donde tendremos que superar 10 oleadas de Locust cada vez más duros, siendo nuestro objetivo el proteger un agujero central. Cada vez que sea destruido retrocederemos una zona en el mapa, teniendo hasta tres objetivos que proteger antes de que se termine la partida.

Para añadirle más estrategia al modo, tendremos entre cuatro clases para escoger, cada uno con su armamento y habilidades propias. Por un lado, el soldado podrá dar munición al resto, el ingeniero reparará las barricadas y podrá lanzar torretas, el médico puede curar a sus aliados y el francotirador puede marcar a los enemigos. El trabajo en equipo es esencial, y sin duda, éste es un modo muy intenso y divertido.

Sin embargo, no entiendo cómo su inclusión supone la eliminación del modo Horda clásico, ya que si bien este tiene un estilo propio, algunas características del modo Horda se han perdido por completo, lo cual es una verdadera lástima.

Los cuatro mapas de este modo se comparten con “Invasión” (lo podéis conocer por OverRun), ya que el objetivo es básicamente el mismo si somos humanos: aguantar los ataques Locust para que no destruyan el objetivo. Sin embargo, el otro equipo encarnará a estos alienígenas, teniendo acceso a 8 tipos de Locust diferentes para hacer la vida imposible a la CGO.

Cuando los humanos pierdan, se invierten los papeles, y se mira qué equipo ha sido el que ha aguantado más defendiendo, para así decidir quién ha ganado la partida. De nuevo, el trabajo en equipo es muy importante, y al combatir esta vez contra humanos, las partidas son realmente épicas.

Otro modo nuevo es el de Todos contra Todos, que se estrena en la saga con buenos resultados gracias a la jugabilidad más rápida de la que hace gala esta entrega. Para conseguir que este modo sea tan rápido e imprevisible como lo conocemos, han tenido que eliminar los desangramientos, y por tanto, la posibilidad de ejecutar a los oponentes o tomarles como escudo humano.

Esto tiene sentido en este modo, pero no comprendo por qué se ha eliminado en los Duelos por Equipo y Dominación, ya que uno de los principales atractivos del multijugador era precisamente esto. Además, la cantidad de modos se acaba aquí, por lo que sí, el online es lo más divertido, pero como que se queda algo corto de opciones.

Al menos, los mapas que incluye están muy bien diseñados y la conexión es buena, por lo que pase lo que pase, siempre nos lo vamos a pasar bien.

El sistema de progresión esta vez está unificado en todo el juego, tanto en las campañas como en el online, por lo que iremos subiendo de nivel por cada cosa que hagamos. Al hacerlo no es que consigamos equipamiento nuevo o algo por el estilo, pero esta progresión nunca está de más.

Técnicamente, estamos sin lugar a dudas ante la mejor entrega de la saga. Es increíble lo mucho que sigue sorprendiendo el Unreal Engine 3 en efectos como el fuego o sencillamente la fluidez de toda la acción que veremos en pantalla. Además, lo bueno de que los niveles están tan desconectados entre sí es que podemos visitar zonas con aspectos visuales muy diferentes entre sí, por lo que aunque nos cansemos en lo jugable, siempre estaremos viendo algo nuevo y precioso.

En el sonido, nada sorprendente ni tampoco malo. El doblaje al castellano sigue en la línea de la saga, y con la música ocurre lo mismo. Al estilo general del título todo esto le viene al pelo, ya que es fácil meterse de lleno en la acción con todos los efectos de las armas, explosiones, gruñidos Locust y melodías de acción.

Conclusiones

Gears of War: Judgment es, en líneas generales, una decepción si esperábamos otro juegazo como lo fueron sus dos entregas anteriores. La campaña tiene un toque arcade y rejugable que en el papel suena muy bien, pero que termina creando una experiencia demasiado desorganizada y que no da la sensación de estar ante una campaña como tal. Si a esto le sumamos su corta duración y la prácticamente nula historia, los que esperaban el título por su modo individual (o cooperativo) se van a llevar un buen chasco.

Por otro lado, el multijugador es divertido a más no poder. y el modo “Invasión” es suficiente para haceros pasar horas y horas con el juego. Es cierto que hay algunas limitaciones que no son muy lógicas, pero en general, el multijugador es muy robusto y adictivo. Todo se beneficia del toque más frenético de People Can Fly, que consigue que todo siga siendo Gears, pero lo hace más rápido y divertido si cabe.

Y es que si hay una palabra que define a Gears of War: Judgment es ésa: diversión. Pero no de la que te acuerdas cuando piensas en los grandes juegos de la generación, sino de la que simplemente te hace pasar el rato, ya que te lo pasas bien, pero realmente no hay nada memorable. Por lo que si sois fans de la saga, os divertiréis con esta entrega, pero tened en cuenta que no estamos ante un shooter de los que dejan huella como ya nos había acostumbrado la saga.

Lo mejor

  • Los pequeños retoques hechos a la jugabilidad, lo que permiten que todo el juego sea más divertido y frenético.
  • El modo “Invasión” es adictivo como pocos.
  • Visualmente increíble.
  • Campaña muy rejugable…

Lo peor

  • … pero corta y demasiado genérica.
  • Historia muy pobre.
  • Varias de las limitaciones hechas en el multijugador.

Ficha

  • Desarrollo: People Can Fly/Epic Games
  • Distribución: Microsoft
  • Lanzamiento: 22/03/2013
  • Idioma: Español
  • Precio: 64,95 €

 

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *