Fable Heroes (XBLA)

Aunque para muchos la saga Fable ha ido perdiendo algo de fuelle con cada entrega por culpa de promesas que nunca se han cumplido, algo que resulta innegable es que siempre han resultado ser aventuras muy entretenidas, y uno de los pilares de Xbox. Mientras la franquicia se prepara para una entrega en la que usaremos nuestro cuerpo como mando en The Journey, los chicos de Lionhead han decidido hacer un pequeño experimento con la saga en formato descargable.

¿Os imagináis un “yo contra el barrio” con cuatro personajes al mismo tiempo, un ligero sistema de RPG de mejoras y minijuegos a lo Mario Party? Pues eso es lo que nos encontramos en Fable Heroes, una especie de homenaje a algunos momentos y lugares emblemáticos de la historia vivida hasta ahora en Albión que cambia radicalmente el estilo de juego de la saga.

Siguiendo esta mezcla, la mayor parte del tiempo nos la pasaremos avanzando por niveles laterales en los que hay algo de profundidad para tener algo más de libertad de movimiento. A partir de ahí, el desarrollo está bien claro: matar a todos los enemigos que nos asalten en una zona, y una vez liquidados, avanzar hasta que nos ataque otro grupo enemigo.

Como en toda la saga, el sistema de combate es muy básico: tenemos un botón de ataque ligero, otro para los ataques de florituras (más poderosos que los normales, pero tardan en cargarse), un botón para esquivar los ataques enemigos y el gatillo derecho para un ataque de onda devastador, pero que nos hace sacrificar un corazón.

Para meter algo de variedad, los diferentes personajes (o mejor dicho, marionetas) atacan de diferentes maneras. Por ejemplo, el héroe usará su espada, mientras que otras marionetas emplearán las armas de fuego o la magia. Eso sí, a la hora de la verdad, todo se reducirá en matar, matar y matar.

Por el camino nos encontraremos varios cofres con Power-Ups, como hacernos gigantes, disfrazarnos de Hobbe, ralentizar el tiempo o ir a toda pastilla durante unos segundos. Incluso como homenaje a las decisiones de si somos buenos o malos, habrá momentos en el nivel en el que haya un cofre del bien y otro del mal. Si cogemos el primero, cualquier jugador obtendrá un potenciador positivo, y con el cofre del mal al contrario. Sin duda, una curiosa forma de incentivar el pique.

Aun así, a la hora de la verdad, lo más importante al avanzar por los niveles será el oro. Matar enemigos para aumentar el multiplicador o romper barriles se convertirán en una de nuestras prioridades para superar a nuestros compañeros. Esto está en un principio bastante bien, pero tras un tiempo, ves que casi tienes que dedicar más tiempo a romper estos barriles o recogiendo las monedas del suelo que a luchar, algo que no debería de ser así.

Aunque claro, el combate tampoco se salva demasiado. Vale que intenta ser como un beat’en up clásico en todos los sentidos, pero tras un tiempo se acaba haciendo repetitivo, y lo que es peor: caótico. Que no os extrañe en muchos momentos no saber dónde está vuestro personaje ante muchos enemigos en pantalla.

A pesar de estos problemas, el poder jugar con otros tres amigos (tanto en la misma consola como a través de Xbox Live) es lo que realmente le da vidilla a esta aventura, haciendo todo mucho más divertido, y sobre todo, haciendo más personales los piques.

Al llegar al final de cada nivel, podremos elegir entre dos caminos posibles. Uno nos llevará a un gran jefe final, que nos durará más bien por su enorme barra de vida que por su dificultad (todos hacen prácticamente los mismos ataques) o a un minijuego, como meter goles usando pollos como balones, esquivar pollos explosivos (la obsesión de Lionhead por los pollos sigue a flor de piel en esta entrega), sobrevivir ante oleadas de enemigos o carreras con carretillas. Son pequeñas distracciones, y que son de agradecer después de tanto combate. Eso sí, de momento, el juego se os puede colgar en algunos de estos momentos, por lo que a ver si Lionhead lo soluciona pronto.

Esta mecánica se repetirá en los 7 niveles del juego, que si bien no duran mucho (se pueden acabar en unas dos horas perfectamente), dan pie a mucha rejugabilidad. Por un lado, porque si queremos acceder directamente a todos los jefes y minijuegos, habrá que completar cada nivel un mínimo de dos veces. Luego, porque hay otro nivel bloqueado, que seguirá así hasta que los 100 mejores jugadores del mundo consigan una determinada cantidad de oro (en estos momentos, ya están muy cerca). Y lo que es más importante: Albión Oscuro. Tras superar la desternillante fase de los créditos, desbloquearemos esta oscura visión de los niveles, en los que los tonos del juego cambiarán radicalmente, y la dificultad será algo mayor.

Una pregunta que seguramente os estaréis haciendo es para qué sirve el oro además de por ver quién es el mejor jugador de los cuatro, y por suerte, se le da muy buen uso. El principal es para hacer evolucionar a nuestro personaje mediante un tablero, en el que recibiremos tiradas de dados dependiendo de nuestros resultados en el último nivel. Cada casilla da pie a mejoras diferentes, o incluso a desbloquear más personajes. La idea sobre el papel suena bastante bien, pero a la hora de la verdad, las mejoras no se notan apenas al jugar, y esta evolución se hace algo pesada al jugar con más gente, ya que no se trata de algo muy divertido.

El otro uso que le daremos será en The Journey, ya que podremos transmitir nuestras ganancias actuales al futuro título para Kinect.

Gráficamente, como estaréis viendo en las imágenes, el juego tiene un aspecto sensacional y adorable. Lo mismo ocurre con la banda sonora, y todo en su conjunto, realmente te atrae a seguir jugando, y ver qué más se ha trasladado de las aventuras que ya hemos vivido en Albión.

Conclusión

Fable Heroes es un juego bastante divertido jugando con amigos, pero podría haber sido muchísimo más. Sin duda, algunas ideas del título son realmente prometedoras, pero también hay otras que han fallado bastante (el tablero de mejoras, principalmente). Pero lo que es peor: en el propio desarrollo del juego se nota una falta de ambición que podría haber llevado al juego a otro nivel de calidad, y es que por ejemplo, una historia no le habría venido nada mal. Porque si en todas las fases haces exactamente lo mismo, los jefes actúan igual, y únicamente varían los minijuegos, algo falla.

Pero de nuevo, me lo he pasado en grande con el título, y además es muy rejugable, algo muy de agradecer frente a su corta duración. Sin embargo, esa sensación de que estás jugando a una aventura divertida pero que podría haber sido mucho más no se te quita en ningún momento, y es una verdadera pena, ya que podría haber surgido un gran spin-off en lugar de un buen experimento, pero que decepcionará a más de uno por sus carencias. Aun así, por los 800 MP que vale, es una gran opción para pasar unos ratos muy entretenidos con unos cuantos amigos luchando por ver quién tiene la marioneta más poderosa (y rica) de todo Albión.

Lo mejor

  • Alucinante apartado técnico. Adorable y atrayente minuto a minuto.
  • Muy rejugable.
  • Divertido con amigos.

Lo peor

  • Se acaba haciendo repetitivo y caótico.
  • El tablero para evolucionar a los personajes.
  • Podría haber sido muchísimo más.

Ficha

  • Desarrollo: Lionhead Studios
  • Distribución: Microsoft
  • Lanzamiento: 02/05/2012
  • Idioma: Castellano
  • Precio: 800 MP

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *