Dungeons & Dragons: Daggerdale

    Hace apenas una semana que salió a la venta en Xbox Live y PSN un episodio de la archiconocida saga Dungeons & Dragons, Daggerdale. Este capítulo, desarrollado por Bedlam y publicado por Atari, se basa en un juego de rol que usa los combates en tiempo real, las misiones secundarias, y el desarrollo de personajes a través de la experiencia. Además que también tiene el toque de exploración que supone buscar oro y otros objetos no comunes que nos pueden ayudar a hacer más fácil nuestra misión.

    Dungeons & Dragons: Daggerdale

    La historia de este episodio, tal y como muestra una gran intro, nos cuenta la historia de Daggerdale, una región donde antiguamente se situaba el reino de los enanos de Tethyamar. Sin embargo con el paso del tiempo en esta región solamente quedaron sus ruinas y los Zentharim (los malos del juego) construyeron la Torre del Vacío para dominar Daggerdale construyendo un ejército y dándole el mando a Rezlus, el Mago más poderoso de los Zentharim. Nuestra tarea, encargada por Lorin-Aria, consiste en alcanzar la Torre del Vacío y derrotar a Rezlus.

    El juego nos ofrece una dinámica típica de los juegos de rol. Elegimos entre el frecuente grupo de Elfo, Guerrero, Mago y Enano, y una vez hayamos elegido nuestro personaje pasaremos a adentrarnos en las minas empezando a conocer los primeros peligros de su oscuridad.

    Dungeons & Dragons: Daggerdale

     

    Cada personaje tiene un ataque corto y otro de larga distancia. Enlazando combos y cada uno de sus ataques iremos quitando la energía de los enemigos, pero como buen juego de rol cada ataque nunca quitará la misma energía, sino que como si tirásemos el dado propio de una partida de mesa, haremos más o menos daño.

    El juego tiene una serie de misiones principales y secundarias, casi todas encargadas por los diferentes enanos esparcidos por la mina, que definirán nuestra aventura. Y la verdad es que es recomendable hacerlas, ya que si las queremos hacer todas nos mantienen verdaderamente ocupados y además nos proporcionan puntos de experiencia con los que podremos mejorar nuestro personaje y sus habilidades (por ejemplo los hechizos).

    Todo esto es lo normal dentro de un juego de rol como éste. Sin embargo el juego tiene unos fallos incomprensibles que tiran por tierra todo lo que nos pueda gustar del juego ya que afectan demasiado al desarrollo de la partida. El fallo principal es que deben haber tenido algún tipo de problema en la sincronización cámara/imágen y esto hace que cada vez que movamos la cámara con el stick derecho (cada pocos segundos) veamos como se parte la imágen por la mitad y no termine de cuadrar. Salen como unas rallas verticales que el juego necesita algo de tiempo en recalcular y esto hace que tocar la cámara sea algo demasiado molesto. Y sabemos que en un juego así tocar la cámara es algo indispensable.

    Dungeons & Dragons: Daggerdale

     

    Otro ejemplo es la brusquedad con la que aparecen las escenas de diálogo, que a veces nos confunden sobremanera: Apareciendo de repente sin ver dónde está el personaje que nos habla (no hace falta ni que nos acerquemos), y al terminar el juego nos sitúa al lado de este personaje que no sabemos dónde está y nos estaba hablando. Por lo que al terminar necesitamos unos instantes para ubicarnos. Alguna vez el diálogo nos deja justo enfrente de enemigos, por lo que pasaremos tranquilamente de pasear por una estancia, a tener un diálogo imprevisto, y finalmente nos teletransportará a otro lugar diferente. Demasiado complicado.

    Otra cosa a tener en cuenta es el aspecto gráfico, que apuesta por unos gráficos realistas y oscuros, pero que a la hora de la verdad son demasiado sencillos. Quizá son más propios de la anterior generación. Sí que es un juego de Xbox Live y PS Store, pero la verdad que al costar 1200 Puntos Microsoft y 12’99 € en Ps Store podríamos esperar algo más.

    La I.A de los enemigos la verdad es que brilla por su ausencia. Algunas veces veremos un grupo de enemigos al que llenos de coraje y valentía decidiremos atacar, y en eso que cuando baje nuestra adrenalina veremos que una vez nos han rodeado no nos atacan. Se dedican a hacer como las películas de acción malas: rodearnos y atacar (si llegan a hacerlo) de uno en uno con paciencia y órden. En cambio otras veces les atacaremos a distancia y no se moverán, se quedarán quietos recibiendo golpes hasta que mueran.

    Si teníais alguna esperanza de tener un juego decente en las manos debéis saber que además cuenta con una incomprensible cantidad de Bugs que hacen realmente difícil disfrutar de una partida. Son fallos realmente difíciles de aceptar en un juego de esta generación que da la sensación que se podrían haber eliminado con algo más de cariño al juego, y sobretodo después de haber pagado 1200 puntos microsoft o 12’99 € en Ps Store. La lista de ejemplos de Bugs es realmente grande: Enemigos que en mitad de una escaramuza se quedan congelados y no reaccionan (si hubiera utilizado algún hechizo congelador estaría genial, pero lamentablemente suele pasar sin que hagamos nada), atascarte en lugares muy absurdos, nos teletransportamos a sitios imposibles (por ejemplo lo alto de una columna cuando la pelea está justo a ras de suelo), que a nuestro personaje al pasar por algún sitio actúe como si estuviera cayendo (WTF?), etc.

    Finalmente un Bug imposible de aceptar hace presencia cuando estamos en alguna partida online que lo convierte en un modo de juego digno para seres muy pacientes. Necesita recalcular las conexiones haciendo que muchas veces uno de los dos personajes se quede congelado y el sistema le bloquea la partida mientras el otro jugador le espera. Muy pesado.

    Conclusión

    Bajo mi punto de vista Daggerdale tiene puntos que pueden hacerlo a primera instancia como un juego atractivo, como son la gran historia con la que se presenta, que nos empuja a seguir jugando para ver cómo termina la aventura, o el ya de por sí atractivo modo de juego Rol. Luego puede disponer de aspectos aceptables que a algunos les gustará más que a otros como el aspecto gráfico. Te puede gustar más o menos pero no está del todo mal elaborado.
    Sin embargo lo que sí que tiene (y en esto estará todo el mundo de acuerdo) muchos aspectos negativos (demasiados) que puestos en una balanza terminan por convertir el juego como en algo difícil de aceptar y querer.
    La verdad es que curiosamente cuanto más lo he jugado más me he acordado de “Torchlight”, un juego que tiene mucho mejor recuerdo para mí.

    Ficha

    • Desarrollo: Bedlam
    • Distribución: Atari
    • Lanzamiento: 25-05-11 (XBLA) / 25-05-11 (PSN)
    • Idioma: Español
    • Precio: 1200 MSP (XBLA) / 12,99€ (PSN)

    Comentarios

    1. El juego es bueno, me gusta, solo que hay partes que no se entienden porque uno queda atascado o porque no encuentra el camino adecuado para seguir. creo que deberia haber una guia del juego.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *