Dragon’s Lair (XBLA)

Hoy en día es muy normal ver ports, remasterizaciones y remakes, pero el verdadero rey de esto de ponerse al día es Dragon’s Lair. Desde que el juego se estrenó en 1983, son incontables las ocasiones que hemos visto al bueno de Dirk intentar rescatar a su amada Daphne de la guarida del dragón, ya sea en ordenador, smartphones, consolas, o servicios digitales. En esta ocasión, esta aventura animada llega a Xbox Live Arcade con una novedad bastante importante: poder jugar con Kinect.

A pesar de esto, seguimos ante el mismo juego (¿o más bien lo podríamos llamar película de animación interactiva?) que básicamente inició los Quick Time Events, ya que mientras vemos a Dirk meterse en cada nueva habitación (gracias a los fantásticos dibujos de Don Bluth, que siguen siendo impresionantes a día de hoy), “únicamente” tendremos que pulsar el botón indicado para que nuestro héroe no muera de las formas más extravagantes y divertidas posibles.

Si jugamos con el mando, únicamente tendremos que pulsar las direcciones indicadas en los momentos adecuados, o pulsar el botón de acción (la “A”) para saltos, espadazos, etc. Es un sistema de control muy básico, y en principio, se tendría que haber trasladado bien a Kinect, pero no es el caso. Para las direcciones, habrá que pegar un pequeño salto hacia derecha, izquierda, hacia la tele o hacia atrás. Por otro lado, si hay que correr, pues habrá que hacerlo en el sitio. Para dar un golpe, levantaremos el brazo hacia arriba y lo bajaremos rápidamente como si diéramos un golpe. Y por último, habrá que hacer que sujetamos algún tipo de cadena o cuerda para las escenas en las que Dirk dependa de ello.

Si bien Kinect reconoce los movimientos bastante bien, la gracia del juego es que hay comandos que salen a una gran velocidad. Por ejemplo, la sala en la que el caballero oscuro electrifica el suelo y Dirk va de un lado a otro a gran velocidad para evitar morir es un momento en el que hay que moverse a una velocidad casi sobrehumana para que Kinect nos reconozca el salto hacia un lado, volver a la posición inicial y luego saltar hacia el lado contrario. Aparte de que es extremadamente complicado, el espacio necesario para jugar así es mayor de lo normal en los juegos de Kinect, lo que hace que sea más probable jugar con el mando.

Para paliar este problema, hay dos modos diferentes al arcade en el que con un fallo Dirk muere. En uno, es imposible morir, y simplemente jugaremos todas las escenas (las cuales se repiten pero en modo espejo) para ver la puntuación obtenida dependiendo de si realizamos los movimientos en el momento perfecto o no. En otro, Dirk muere si fallamos muchas veces. Sí, es una solución, pero le quita encanto al título.

Otra modalidad es el cooperativo con Kinect, que se resume en cambiarse entre escena y escena o entre vida y vida, lo que, en este juego, hace que los cambios sean constantes y no sea un modo demasiado divertido.

Con todo esto, el mayor problema del juego es su duración. Siendo generosos, en una media hora habremos visto toda la aventura y rescatado a Daphne, lo cual hace que el precio de 800 MP (unos 10 euros) sea bastante alto. Si el juego incluyera su secuela y Space Ace, sería otro cantar, pero con esto, el precio y la duración juegan muy en contra del título.

Conclusión

Dragon’s Lair sigue manteniendo su encanto, eso es innegable, pero no es un juego para pagar 10 euros cuando se puede encontrar mucho más barato (o incluso ya lo habréis probado alguna vez casi seguro) hasta en los smartphones o en el ordenador. Si el poder jugar con Kinect funcionara bien, sería más difícil ver si esta enésima reaparición de las aventuras de Dirk merecen la pena, pero debido a la naturaleza del juego en sí mismo y todo el espacio que se necesita para jugar en condiciones, todo se va sumando en contra de un título que seguro que no es la última vez que lo veamos, pero que ahora mismo no es un buen momento. Si a esto le sumamos que sólo se trata de su primera aventura, que se puede completar en una media hora (como mucho), nos encontramos ante un título para nada recomendable. Los 800 MP que vale se pueden invertir en juegos mucho mejores, y sobre todo, que sean nuevos y más duraderos.

Lo mejor

  • El encanto de la aventura de Dirk, el sentido del humor en las muertes y los dibujos de Don Bluth siguen siendo increíbles.

Lo peor

  • El precio demasiado alto para un juego que casi seguro, todo el mundo ha probado o se puede encontrar más barato.
  • La incorporación de Kinect deja bastante que desear.
  • Muy corto. ¿Por qué no se incluyeron Dragon’s Lair II o Space Ace?

Ficha

  • Desarrollo: Digital Leisure
  • Distribución: Microsoft
  • Lanzamiento: 18/05/2012
  • Idioma: Castellano
  • Precio: 800 MP (unos 10 €)

 

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. Aún recuerdo cuando jugué al original hace mucho tiempo, un juego que tenía los gráficos más impresionantes hasta la fecha. Lo bueno era que el jugador debía adivinar que botón pulsar, la equivocación costando la muerte. Uno avanzaba a base de prueba-error… por lo que la experiencia duraba más de media hora (y era mucho más frustrante, como en muchos otros juegos de antaño). Ahora los hacen para tontos impacientes jeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *