DmC Devil May Cry

dmc_devil_may_cry

Los reboots son cada vez más frecuentes hoy en día. Los podemos ver en la televisión (“Nikita” y “Hawaii 5.0”), los cómics (todo el Universo DC), el cine (“Star Trek” y “The Amazing Spiderman”), y cómo no, en los videojuegos. En unos meses podremos ver renacer a Lara Croft de nuevo con Tomb Raider, pero antes le ha tocado el turno a Dante y al renovado DmC Devil May Cry.

Desde que se anunció el juego, la obra de Ninja Theory no ha hecho más que generar polémica. ¿Era realmente necesario el reboot o cambiar tanto el look de Dante? ¿Estaría el estudio a la altura de una saga donde la jugabilidad siempre ha sido más importante que la historia (el punto fuerte de sus anteriores juegos)? Muchas preguntas pasaban por la mente de los seguidores de las aventuras de Dante, y por fin ha llegado la hora de ver si esta entrega está a la altura del legado de la franquicia.

Como ya viene siendo de esperar por parte de Ninja Theory, la historia del juego es uno de sus puntos fuertes. En esta nueva versión de Devil May Cry, nos encontramos en mitad de la civilización occidental en lugar de edificios con arquitectura gótica. Los demonios están entre nosotros, pero no lo sabemos. Todos están siendo controlados por Mundus, quien, a través del control de los medios de comunicación, la economía y muchos otros factores, mantiene esclavizada a la humanidad.

Cómo no, el único  que puede acabar con su tiranía es Dante, quien tras reunirse con su hermano Vergil (el líder de una organización clandestina contra Mundus), descubre la verdad acerca de su pasado y el verdadero alcance de sus habilidades. La mitología principal de la saga ha cambiado bastante, y es que si en las cuatro entregas originales todo se centraba en el mundo demoníaco y el humano, aquí entran en juego los ángeles.

Dante y Vergil son especiales (y por tanto, los únicos que pueden acabar con Mundus) porque son Néfilims, o lo que es lo mismo, mitad demonios y mitad ángeles, ya que Sparda esta vez no se enamoró de una humana, sino de un ángel. El resto de la historia personal de Dante y toda esta situación demoníaca está sorprendentemente bien planteada en un mundo “realista”, lo que hace al argumento más atractivo.

Los personajes secundarios también logran sorprender, en especial la joven médium Kat. A pesar de todos estos aspectos positivos, es cierto que ésta no es la mejor historia que nos ha ofrecido Ninja Theory en el resto de sus juegos debido a unos cuantos elementos que no quedan bien desarrollados del todo. Aun así, el argumento engancha desde el primer minuto hasta el final, lo que nunca viene mal para motivarnos a superar los 20 niveles del juego.

Jugablemente, Ninja Theory ha logrado estar a la altura de la saga que básicamente es la responsable de que los “Hack and Slash” sean tal y como los conocemos actualmente. Algo por lo que siempre se había caracterizado la franquicia era por su dificultad, y aquí se ha reducido enormemente. No por la falta de variedad de enemigos o su fuerza, sino por lo accesible de los combos y las pistas visuales que nos indican cuándo vamos a ser atacados.

De esta forma, es mucho más sencillo realizar ataques con las diferentes armas de Dante (ya sean cuerpo a cuerpo o de fuego) tanto en tierra como en el aire, y al mismo tiempo, esquivar a los enemigos para seguir vivos hasta el siguiente combate. Todo esto crea un sistema de juego más amigable para todo tipo de usuarios sin importar su nivel de habilidad (para que os hagáis una idea, en “Normal” no me mataron ni una vez, y no es que sea demasiado bueno en el género), por lo que si queréis un verdadero reto, tendréis que poner la dificultad máxima posible, y a partir de ahí, desbloquear las demás dificultades. Es así, con los enemigos más duros y oleadas más complicadas, cuando el juego ofrece un reto verdaderamente emocionante, pero que nunca llega a igualar al de las entregas originales.

Las raíces angelicales y demoníacas de Dante no sólo le hacen especial porque lo demanda la historia, sino porque también afecta a la jugabilidad. De por sí, el único arma cuerpo a cuerpo normal que usamos es la espada Rebellion. Sin embargo, cuando pulsamos uno de los gatillos, se activan los poderes demoníacos o angelicales de Dante, y con él, sus armas. Cada rama tiene sus ventajas que la hacen ideal para unos enemigos en concreto, y como se puede cambiar entre los estilos de juego con tan sólo apretar un gatillo, la jugabilidad es tremendamenta fluida y espectacular.

Las armas demoníacas (unos guanteletes y un hacha gigante) representan la fuerza bruta, y por tanto hacen mucho más daño a costa de su velocidad, además de con su gancho, atraer a los enemigos hacia nosotros. Por su parte, las armas angelicales (una guadaña y unas cuchillas que iremos lanzando) suplen su falta de daño por su gran área de efecto y velocidad, lo que las hace ideales para atacar a grandes grupos de enemigos o para acercarnos a ellos con la cadena.

Las últimas armas que entran en juego son las de fuego (las fieles pistolas Ebony & Ivory, una escopeta y un arma que lanza dardos que podemos explotar cuando queramos), que si bien no son tan potentes en un principio, sirven para encadenar los combos o hacer vulnerables a ciertos enemigos.

Si queremos sobrevivir, habrá que combinar todas estas armas y técnicas con los esquives, lo que hace que los combates sean emocionantes. Esto se amplifica cuando empieza a haber limitaciones con las armas que afectan a ciertos enemigos, ya que si alguno es azul sólo podrá ser dañado por las armas angelicales, y si está rojo hay que recurrir a las demoníacas. Todo esto por no mencionar que también contamos con los poderes especiales de Dante, que al activarlo nos hará ir recuperando salud y hacer mucho más daño (además de dar a Dante un look más cercano al que todos conocemos).

La curva de dificultad del juego está muy bien planteada para que vayamos mejorando a medida que el título nos propone retos cada vez más complicados, sin que haya de repente zonas imposibles de superar o cosas por el estilo. Y si por alguna razón necesitáis practicar algún combo, hay un modo “Entrenamiento” precisamente para esto, lo cual es muy de agradecer.

Por todos estos aspectos positivos, hay uno bastante negativo: no hay botón para bloquear la cámara en un enemigo. En dificultad “Normal” no supone un problema ya que las cosas no son muy complicadas, pero al ir aumentando el nivel de dificultad y ver cómo es necesario realizar ataques concretos a ciertos enemigos (como quitar con el gancho el escudo a los demonios alados), veremos lo mucho que se echa de menos esta mecánica.

Algo muy bueno del juego es el diseño de niveles, ya que no están pensados para que sea una arena de combate tras otra. En su lugar, nos encontramos con muchas zonas plataformeras (pero nada complicadas) por las que desplazarnos con los diferentes ganchos y poderes de Dante, y que conectan las diferentes áreas del nivel. Algo que he echado en falta es algún puzzle, y es que el único que hay en el juego es tan sencillo que ni merece llamarse rompecabezas.

Así se consigue una buena variedad entre acción desenfrenada y las plataformas. Además, en estas secciones la exploración de las fases se hace muy importante, con zonas bloqueadas hasta que más adelante consigamos un arma o habilidad concreta (lo que aumenta la rejugabilidad), almas en pena que liberar o puertas ocultas que nos llevan a las misiones ocultas típicas de la saga, y que también han bajado su dificultad.

Combinando todos estos elementos jugables y una buena historia, se logra un juego muy dinámico, divertido y que nunca cansa. Sin embargo, tiene que haber un “pero”, y de eso se encargan los jefes finales.

Para empezar, son muy escasos, por lo que ya os podéis ir olvidando de un jefazo al terminar prácticamente cada misión. Si los enemigos finales fueran espectaculares eso no importaría demasiado, pero por desgracia, no lo son. Sus patrones de ataque son muy fáciles de evitar y tampoco es que ofrezcan algo realmente épico. Sí, visualmente son combates muy atractivos, pero jugablemente, hay peleas normales que son mucho más emocionantes, lo cual es claramente un fallo muy importante.

Como en todas las entregas de la saga, al final de cada nivel nos darán una puntuación y un rango dependiendo de los puntos que hayamos conseguido con nuestros combos, el tiempo que hayamos tardado, las veces que hayamos muerto, el número de objetos usados y el grado de porcentaje de los elementos ocultos que hayamos encontrado. La dificultad de conseguir un grado “SSS” se ha reducido enormemente, tanto para el nivel como con los combos, lo cual reduce en parte el pique de intentar subir un poco la calificación al prácticamente conseguirla perfecta la primera vez que jugamos.

A pesar de estos fallitos, los 20 niveles se disfrutan enormemente. Además, para terminar el juego se necesitan unas 8 horas, pero para desbloquear todo y superar todos los niveles de dificultad se necesita bastante más, por lo que hay diversión para rato.

Si hay una parte en la que DmC Devil May Cry destaca a lo grande, ésa es en la de los gráficos. Sí, el juego corre a 30 frames por segundo en lugar de 60, pero eso realmente no se nota tanto cuando estamos jugando. Y vale, hay dientes de sierra y algunas texturas se cargan ante nuestros ojos (problema leve, pero típico del motor “Unreal Engine 3.0), pero el título entra por los ojos instantáneamente. El diseño del limbo es espectacular, ya que no se trata de un escenario constante, sino que se va deformando constantemente. Pero no sólo eso, ya que Ninja Theory ha conseguido que haya algo en prácticamente cada nivel que nos deje con la boca abierta, con diseños que cambian a lo grande entre fases, pasando por discotecas u oficinas demoníacas hasta ciudades deformadas al máximo.

La mezcla entre elementos actuales y los fantásticos es increíble, logrando un aspecto visual que es para quitarse el sombrero. Por suerte, las animaciones y las peleas no se quedan atrás, ofreciendo unos combates que no sólo responden muy bien a nuestros comandos, sino que además son visualmente muy atractivos.

El sonido sí que tiene varios altibajos. En el lado positivo está toda la banda sonora (con temas muy cañeros que le pegan a la perfección al juego) con los diferentes efectos. En el lado negativo, las voces. Es muy de agradecer que Capcom haya doblado el juego a nuestro idioma, y que estas voces encima sean bastante buenas. Sin embargo, es bastante raro que nos encontremos tantos casos en los que hay una desincronización labial importante, o escenas en las que parece que las voces se apagan, y si no fuera por los subtítulos no sabríamos que realmente han dicho algo.

Conclusión

Ninja Theory nos trae no sólo su mejor juego hasta la fecha, sino un excelente “Hack and Slash” que revitaliza de manera excelente a la franquicia Devil May Cry. Gracias a su buena historia y fantástica ambientación, esta nueva visión de la saga sorprende de principio a fin, y realmente dan ganas de continuar explorando todo este nuevo universo en futuras entregas.

Jugablemente, Ninja Theory también ha estado a la altura, ya que nos encontramos ante un título que divierte mucho con sus peleas. Pero claro, no se trata de un juego perfecto, y la falta del “lock on” para fijar a los enemigos, los pobres jefes finales o la enorme reducción de dificultad perjudican al título.

Puede que el nuevo look de Dante y el reboot no sean del agrado de los más puristas de la franquicia, pero eso no quita que  se trata de un gran juego que encantará a todos los aficionados al género, y que ha superado ampliamente las expectativas de todo el mundo, lo que lo hace muy recomendable y una forma inmejorable de empezar el año 2013 cargado de juegazos.

Lo mejor

  • Buena historia que engancha desde el principio.
  • Fantástico apartado artístico. Habrá muchos momentos en los que os quedaréis con la boca abierta.
  • Gran sistema de armas demoníacas y angelicales, lo que hace más fluida la acción.
  • Divertido y muy rejugable hasta completar todo al máximo.

Lo peor

  • La gran reducción de dificultad.
  • Jefes finales muy decepcionantes.
  • ¿Por qué se eliminó la fijación de los enemigos?
  • Los problemas técnicos con las voces.

Ficha

  • Desarrollo: Ninja Theory
  • Distribución: Capcom (Koch Media)
  • Lanzamiento: 15/01/2013 (PC: 25/01/2013)
  • Idioma: Español
  • Precio: 59,95 €/39,95 € (PC)

 

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *