The Dishwasher: Vampire Smile

    Después de dejarnos un gran sabor de boca con el gran The Dishwasher: Dead Samurai, los chicos de Ska Studios, con James Silva como diseñador principal, nos dan la oportunidad de continuar disfrutando cercenando extremidades con la continuación de la aventura de El Lavaplatos. El orígen del título viene de cuando James Silva se dió cuenta que tanto Bruce Lee como él mismo habían trabajado lavando platos, y a partir de ahí decidió crear un videojuego con un personaje que trabajaba haciendo lo mismo. En esta continuación nos meteremos en la piel de Yuki, La Prisionera, la hermana del Lavaplatos. La historia no os la destriparemos porque realmente vale la pena irla descubriendo poco a poco, pero enlaza perfectamente el final de la primera parte con lo que ocurre en este capítulo.

    The Dishwasher: Vampire Smile

    La forma con la que está desarrollado el juego mantiene el estupendo estilo cómic de la primera parte que tanto gustó a la gente. Del mismo modo, otra de las características importantes del juego es que cuenta con un muy elaborado estilo cinematográfico a la hora de explicarnos la historia, y que en un principio nos puede dejar algo confundido con tantos flashbacks, pero que a la hora de la verdad le da al juego una esencia única. El título es un Beat’em Up, al más puro estilo Final Fight, con el scroll lateral en el que hemos de acabar con todo enemigo que nos sale por delante. Después de las primeras escaramuzas podemos acabar pensando que va a ser un juego fácil, sobretodo viendo lo poco que nos duran los enemigos, pero la verdad es que luego la cosa se complica y nos puede llegar a desesperar en algún momento.

    Durante el juego podemos elegir entre varias armas disponibles, cada una con sus características, pero en el fondo solamente podremos llevar dos de ellas a la vez. Realmente nos tendremos que pensar qué armas llevar, porque las diferencias entre un arma y otra están muy bien conseguidas (Por ejemplo, si cargamos con la maza tendremos un enorme poder destructor, pero seremos extremadamente lentos, siendo en algunos niveles muy vulnerables si aparecen muchos enemigos en pantalla). Además de las armas de mano, contaremos con un arma de fuego (Uzi, Escopeta, etc.), que podemos sacar cuando más necesitados estemos y con las magias, que llenarán la pantalla de extremidades y de sangre (Claro que sí, hombre). A partir de ahí todo será dar de “Yoyas” a los Cyborgs, Zombis, y demás malas personas que osen mirarnos mal. Pero el juego también guarda algunos puzzles y caminos alternativos para solucionar una zona, o para acceder a una estancia bloqueada que tendremos que averiguar como abrir. Mención aparte merece comentar un aspecto que ya aparecía en la primera parte. En algunos puntos de cada nivel hay escondida una guitarra y un amplificador, que nos servirá para acumular puntos mientras hacemos una espectacular actuación tocando los botones adecuados del mando a lo Guitar Hero. Todas las melodías que tocamos en estos puntos son originales, y la verdad es que son buenísimas (Incluso he visto gente en Youtube que las ha versionado con su propia guitarra). Os dejo un vídeo para que lo veáis. Una cosa que seguro que agradecerán los jugadores más exigentes es que además de lo dicho antes de que la dificultad sube rápidamente, también hay que tener en cuenta que en el juego hay un montón de enemigos diferentes y cada uno tiene sus características, y por tanto unos puntos débiles concretos. La frecuencia con la que se mezclan estos diferentes enemigos a veces es tan alta que hace que nos despistemos y no acertemos con la estrategia de ataque y nos cueste mucho más de lo normal acabar con ellos. Por eso deberíamos estar bien atentos al enemigo que tenemos delante, haciendo que no tengamos una forma de ataque definida para todo el juego, si no una para cada tipo de enemigo diferente. Este punto se agradece ya que evita el principal fallo de los Beat’Em Up, que es que simplemente machacando botones acabemos con todos nuestros adversarios. Además de este modo Historia están el modo Árcade y el modo Desafío. El modo Arcade nos reta a enfrentarnos hasta a 50 oleadas de enemigos sin más objetivo que el de acabar con ellos antes que ellos a nosotros (una locura). El modo Desafío nos lleva a superar a cuantos más enemigos mejor, pero siempre y cuando lo hagamos con una única vida. Gráficamente el estilo cómic encaja muy bien con el juego, y además se nota el mimo con el que ha sido creado. La primera parte fue realmente la que aportó esta innovación, pero esta segunda parte no deja de maravillarnos cuando ejecutamos a algún enemigo, o cuando realizamos alguna magia (Muy espectacular). El sonido y la música está por encima de lo esperado, ya que la música cañera y los efectos sonoros tienen gran variedad, y cuando se mezclan todos parece que escuchamos una auténtica pelea.

    Conclusión

    La verdad que este The Dishwasher: Vampire Smile he es un excelente juego. Es cierto que al ser una segunda parte ha perdido algo de frescura y originalidad, pero lo compensa con la estética y la diversión que puede proporcionar fácilmente. Este segundo episodio se ha convertido en una gran continuación, y aunque es pronto para asegurarlo estoy seguro que dará pie a una tercera parte. En ningún momento llega a hacerse repetitivo gracias al cuidado desarrollo de juego que le han inculcado, pero en otros momentos puede parecer bastante agresivo con los jugadores menos habilidosos. Además de estos puntos debemos pensar en la gran cantidad de modos de juego que tiene. Después de dos modos Historia (uno para cada personaje), está el modo Arcade, y el modo Desafío. Y finalmente, por si hubiera alguna duda, también está el modo Multijugador, ya sea local u online. El precio, 800 Puntos Microsoft, puede hacer que nos lo pensemos un poco, pero la verdad es que nadie quedará decepcionado, tanto si habéis probado la primera parte como si no.

    Ficha

    • Desarrollo: Ska Studios
    • Distribución: Ska Studios
    • Lanzamiento: 6-04-11 (XBL)
    • Idioma: English
    • Precio: 800 MSP (XBL)

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *