Deus Ex Human Revolution

    De vez en cuando esta industria nos deja auténticas obras maestras. Así sucedió hace 11 años con Deus Ex, un título que enamoró a todos los peceros de la época convirtiéndose en lo que llamamos “juego de culto”. Ambientado en un mundo sumido en el caos más absoluto causado por virus mortíferos y conspiraciones terroristas para dominar el mundo, nos poníamos en la piel del agente antiterrorista J. C. Denton para viajar por todo el mundo desarrollando nuestras habilidades y creando una red de aliados que nos ayudarían a hacer frente a la amenaza. El título ofrecía al jugador una profundidad jamás vista en el género al que pertenecía (Acction-RPG), con una total interactividad con el escenario y con sus personajes (pues todo giraba en torno a un argumento repleto de diálogos indispensables para el desarrollo de la trama), la posibilidad de personalización y progresión de nuestro protagonista en función de nuestro estilo de juego (mediante una serie de habilidades) o sus cuatro finales distintos derivados de nuestras actuaciones o decisiones. Una maravilla, vamos.

    El juego fue creado por el estudio Ion Storm, fundado por John Romero y al que posteriormente se unió Warren Spector (Wing Commander, System Shock o el reciente Epic Mickey) para crear esta obra magna de la industria videojueguil. El estudio no duró mucho tiempo en activo (apenas 4 años), pero tuvo tiempo de mostrar lo mejor (Deus Ex o Thief: Deadly Shadows) y lo peor de lo que eran capaces de hacer (Daikatana, Deus Ex 2: Invisible War o esa bizarrada llamada Anachronox).

    Deus Ex Human Revolution

    Deus Ex tuvo su presencia en consolas, concretamente en PS2, y aunque el juego trató de mantenerse fiel en sus principios básicos, poseía más de un recorte en su desarrollo (limitado por las características técnicas de la máquina de SONY). Como comentaba en el anterior párrafo, la secuela Invisible War no tuvo la misma repercusión y, sin ser un mal juego, pecó de conformismo y de esa consolarización que tan de moda estaba por aquel entonces, menguando varios aspectos como la profundidad, una simplificación de la parte rolera o la eliminación de toda la información repartida por los escenarios que creaban esa fantástica ambientación. También pudimos ver la atmósfera Deus EX en el notable Project: Snowblind de Crystal Dynamics hace seis años.

    La acción de este Human Revolution se sitúa 25 años antes de la historia desentramada por Denton en el primer Deus Ex. Nos encontramos en el año 2027, en una sociedad que vive bajo el descubrimiento de una tecnología que permite a los humanos injertarse implantes biomecánicos para mejorar sus capacidades físicas, llamados aumentos. Aunque no es oro todo lo que reluce, bajo esta tecnología hay unos efectos biológicos y sociales que provocan rechazos hacia ella (activistas que se movilizan contra este tipo de actividades, civiles que se ven en desventaja hacia los aumentados y claman una regulación por parte de los gobiernos, etc.). En medio de este clima tan acogedor, encarnamos a Adam Jensen, un ex SWAT encargado de la seguridad de Sarif Industries, una de las compañías más importantes en biotecnología y que está a punto de revelar al mundo un avance en la mencionada tecnología biomecánica cuando es atacada por un grupo de terroristas. En el ataque, nuestro protagonista es gravemente herido y su vida es salvada gracias a esa tecnología de implantes de la que él era tan reticente. Seis meses después del ataque y completamente recuperados del accidente, tenemos que descubrir quien estaba tras el atentado. Empieza aquí una trama que nos lleva a recorrer distintas localizaciones para desentrañar la típica conspiración propia de este género a lo Blade Runner.

    Deus EX Human Revolution Screenshot

    Deus Ex Human Revolution rescata la fórmula de acción y sigilo con exploración, diálogos y esos toques roleros del primer título que tanto encandiló al público y la actualiza a los tiempos modernos. Para ello se sirve de aquellos aspectos que tan bien funcionaron y que hemos comentado al inicio de este análisis: sigilo, interactividad con el escenario, diálogos con las personas, pirateo, personalización del personaje y por supuesto dosis de acción. Una estructura de corte clásico, a la antigua usanza, y como homenaje al original me parece una decisión acertada, aunque no hay que olvidar que se trata de una estructura que ha ido evolucionando en los últimos años con juegos de la talla de Batman Arkham Asylum o incluso Bioshock.

    El juego dispone únicamente del modo campaña, una decisión que aplaudo enérgicamente, pues parece obligado que todos los juegos actuales dispongan de modo multijugador cuando no siempre es necesario (Mass Effect o Dragon Age, ¿tienen online? ¿Realmente era necesario meterle un multi a Bioshock 2 y Dead Space 2?). Deus Ex HR nos propone una historia profunda y entramada en el plano argumental que, si bien tarda un poco en arrancar y en tomar forma, al poco tiempo nos encontramos enganchados a este entramado con sucesivas intrigas corporativas. El juego nos lleva a realizar unas misiones principales en un orden establecido, ofreciéndonos otras secundarias que, si bien no afectan al desarrollo de la historia, sirven para conocer un poco más el universo Deus Ex y, por qué no, ganarnos algo de dinero (a parte de obtener los correspondientes trofeos/logros).

    Deus EX Human Revolution Screenshot

    Tenemos total libertad a la hora de decidir cómo afrontar estas misiones, precisamente lo mejor del juego, ya que invita a los jugadores a encontrar su propio camino para resolver las distintas situaciones en lugar de tener que pasar por el aro de lo que los diseñadores hayan preparado para la ocasión. Es más, el juego está más pensado para la infiltración, ya que en cuanto los enemigos nos descubren, estamos listos, pues nuestro protagonista aguanta pocos disparos (aunque aumentemos el blindaje). Será en esos momentos, al morirnos, cuando veamos una de las partes más negativas del juego, esos desesperantes tiempos de carga que cortan bastante el rollo, la verdad.

    Para afrontar los distintos retos tiramos de la mecánica de infiltrarse, registrar cajones y taquillas, piratear y tiroteo/aturdir. Un sistema que en los primeros compases del juego nos parecerá fantástico pero que a lo largo de la aventura puede llegar a cansar, ya que todas las misiones se afrontan con esta misma mecánica, pese a que posteriormente las resolvamos como prefiramos y con esa libertad que acabamos de comentar. En este aspecto, se echa en falta una mayor variedad de situaciones, pues todas las misiones que nos plantean son demasiado parecidas.

    Cada acción que hagamos, desde leer periódicos, mails, diarios electrónicos, neutralizar enemigos de todas las formas posibles, piratear o descubrir rutas alternativas, nos otorga puntos de experiencia, un sistema acertado y consecuente con la intención del juego. Al llegar a los 5000px nos otorgan un punto de Praxis, que será nuestra moneda de cambio para adquirir las distintas mejoras en nuestros aumentos. En este aspecto, disponemos de 21 elementos que podemos mejorar en distintas áreas de nuestro protagonista, desde el cráneo (radar, empatía, habilidad para el pirateo, etc.), los ojos (capacidad de ver a través de las paredes), el torso (más vida, más células de energía y velocidad de recarga, mayor capacidad de respirar para aguantar en zonas con gas,..), el brazo (derribar a más enemigos, coger más peso, romper paredes, mejorar la puntería o nuestra capacidad de inventario), la pierna (correr más o moverse en silencio), la piel (mayor resistencia a las balas o capacidad de invisibilidad) o la espalda (reflejos o la posibilidad de saltar desde gran altura).

    Deus EX Human Revolution Screenshot Aumentos

    Como cabía esperar, el sistema de aumentos es el pilar fundamental en el que se basa todo el juego. Podemos comprar estos aumentos para evolucionar nuestro personaje en cualquier momento de la historia, siempre que dispongamos de los correspondientes puntos de praxis necesarios para ello (aunque también hay la posibilidad de comprarlos en las clínicas Limb con los créditos obtenidos), definiendo la forma de juego que vamos a desarrollar. Quisiera hacer hincapié en esto ya que esta evolución del personaje es lo que permitirá afrontar el juego de distintas formas, ya sea como Stallone y su equipo de Mercenarios, rompiendo paredes y con armas pesadas disparando a todo el mundo (una decisión poco acertada, bajo mi punto de vista), o como harían los reyes del sigilo y la infiltración Sam Fisher o el gran Snake. De hecho, a excepción de los tres únicos enfrentamientos con los jefes finales (poco inspirados, la verdad), el juego puede terminarse sin ningún enfrentamiento directo (además de obtener un logro por ello). Ya que ha salido el tema de los jefes finales, quisiera destacar su pobre planteamiento que puede frustrar a más de uno si no dispone de los aumentos o el armamento adecuado para un enfrentamiento directo, cosa que va en contra de la filosofía de libertad que estamos defendiendo.

    No es el clásico FPS de entrar disparando a todo lo que se mueve, ni tampoco es el clásico juego lineal que tanto abunda, por desgracia, en los últimos tiempos. El título se mueve entre dos aguas, tomando la parte rolera del Mass Effect mezclado con la parte de infiltración y sigilo de Splinter Cell, consiguiendo un buen equilibrio entre acción y rol. Sería muy osado mencionar al rey de la infiltración, Metal Gear, pero lo cierto es que podemos encontrar algún guiño de mal gusto al juego de Hideo Kojima, como el nickname del jefe de IT (nuclearsnke), el traje del protagonista o algún que otro momento de infiltración donde se aprecia claramente que se han inspirado en el clásico de Konami. Pese a que esta simbiosis accion-RPG funciona sorprendentemente bien, la parte rolera carece de la profundidad del mencionado título de Bioware o de un Fallout, por lo que los amantes al género RPG se encontrarán un juego corto en cuanto a opciones.

    Deus EX Human Revolution Screenshot

    En la parte de acción nos encontramos con un sistema de combate poco ágil para los amantes del gatillo fácil y ligeramente descompensado respecto otros shooters. Con una extraña pero acertada mezcla de primera y tercera persona (para el sistema de coberturas), un control menos preciso y algo tosco (incluso con los aumentos correspondientes mejorados al máximo), un ataque cuerpo a cuerpo cinemático que consume una célula de energía (con distintas animaciones que al poco tiempo ya se repiten) o un sistema de impacto que en ocasiones se estrella con elementos de nuestra cobertura. En este apartado encontramos una aceptable variedad de armas (letales o aturdidoras) de corto, medio o largo alcance, que si bien es cierto no es demasiado extensa, están representadas todas las que necesitaremos en algún momento de la aventura, las cuales podemos mejorar mediante kits bien escondidos (vale la pena indagar un poco) y que nos proporcionan mayor capacidad, mayor daño, añadir sistemas de rastreo, etc.

    Los diálogos del juego, a parte de aportar variedad y ayudar a meternos en la historia, ocupan un lugar bien destacado en la aventura, momentos donde se pueden crear bifurcaciones en la historia. Nuestra misión será descubrir la personalidad de cada personaje para elegir la respuesta correcta y encaminar al sujeto hacia nuestro terreno. Una tarea relativamente sencilla, ya que en numerosas ocasiones, distintas respuestas llevan hacia el mismo camino. Para facilitar esta ya de por sí sencilla tarea, disponemos de una habilidad empática que nos ayuda a conocer más al sujeto que estamos interrogando, aunque ya os digo que no es muy necesario, pues las respuestas resultan de lo más obvias. El punto negativo en este apartado lo encontramos en el poco carisma del que hacen gala los personajes, junto con una carga melodramática acentuada adrede que, por momentos, se hace un poco pesada. Las deficientes animaciones faciales (de las que hablaremos a continuación) y los fallos en la sincronización labial colaboran activamente en crear un apartado bastante mejorable.

    Deus EX Human Revolution Screenshot

    Los momentos de hackeo se han resuelto con un acertado juego donde tenemos que hacernos con unos nodos de una red (resulta indispensable estudiar previamente la ruta para no fallar y alertar a los enemigos). En ella podremos usar virus ralentizadores u otros para no ser detectados y conseguir abrir las puertas o piratear cámaras, robots o torretas. Situaciones bastante abundantes (en mi opinión demasiadas) que a la larga se hacen repetitivas (sobretodo si hemos mejorado al máximo nuestras habilidades de hackeo).

    La ambientación
    Junto con el sistema de aumentos es la base de todo el juego. En este aspecto quisiera alabar la grandísima labor de todo el equipo a la hora de recrear y guionizar todos y cada uno de los aspectos que conforman esa fantástica atmósfera. No estoy hablando solo de los colores de neón de las calles o el ambiente futurista que se respira, sino de todo el trabajo para llenar de conversaciones los mails de los ordenadores, agendas de bolsillo, periódicos, retransmisiones de televisión, etc. Si paráis a leerlos, veréis una historia mucho más rica a nivel argumental y descubriréis cosas que no se cuentan en la historia, información realmente enriquecedora y que aporta un componente extra a esta excelente trama.

    Deus EX Human Revolution Screenshot

    En el aspecto gráfico, el juego fluctúa peligrosamente entre esa frontera de lo bueno y lo malo. Por un lado tenemos una soberbia dirección artística, con una cuidada recreación de las distintas ciudades, un nivel de detalle sobresaliente y una puesta en escena francamente buena, con unas secuencias cinemáticas que nos narran la historia de película. Es cierto que estas ciudades no tienen mucha vida, pero no olvidemos que no estamos ante un sandbox. Por el lado negativo tenemos un apartado técnico que va dos pasos por detrás respecto otros juegos de esta generación (tres si lo comparamos con bestias gráficas como Killzone 3 o Crysis 2), debido a la desacertada decisión de usar un motor gráfico que salta a la vista su desfase para los tiempos que corren. Evidentemente este aspecto acaba pasando factura en el plano jugable: graves problemas de clipping (el aspecto de arrastrar los cuerpos no está nada trabajado, traspasados por puertas o con algún ataque epiléptico), texturas planas, un apartado poligonal que brilla por su ausencia, animaciones faciales, movimientos labiales o el propio pelo de los personajes muy descuidados, el modelado de las armas o el pobre trabajo de iluminación (¿alguien ha visto las sombras?), y lo que es peor, diversas caídas en la tasa de imágenes. Por no mencionar la precaria optimización para PC.

    El apartado sonoro es otro cantar, con una tremenda banda sonora dirigida por Michael McCann y esos detalles que pondrán la piel de gallina a los veteranos de la franquicia, donde oímos los temas del Deus Ex original por la radio o silbados por los transeúntes (permitidme que me seque la lagrimilla). Por último, me gustaría destacar el buen doblaje a nuestro idioma que desgraciadamente se ve lastrado por una deficiente sincronización labial.

    Deus EX Human Revolution Screenshot

    Conclusión

    El juego consigue una mezcla entre el rol y la acción que funciona francamente bien; algo, a priori incomprensible si analizamos ambos géneros por separado. Consigue mantenernos pegados al mando y ese libre albedrío para afrontar las misiones permite disfrutar del juego de numerosas formas posibles, con un componente de rejugabilidad que entra en escena al finalizar el juego afrontándolo de otra forma distinta para tomar nuevas decisiones y ver los finales alternativos .

    Puede que los valores de producción y los resultados obtenidos con este Deus Ex Human Revolution no lleguen al excelente nivel del original, sin embargo es un digno homenaje al título de Ion Storm y respeta aquella premisa del Deus Ex de diseñar situaciones sin soluciones fijas. Y en este sentido hay que alabar el trabajo de Eidos Montreal, conociendo de antemano que la sombra del original era muy larga.

    El juego, no nos engañemos, tiene sus carencias. Aspectos menos mimados como unas animaciones o texturizado verdaderamente pobres, unos incomprensibles tiempos de carga o esa falta de solvencia técnica que lo alejan de los estandartes actuales y que sorprenden en un título de tal factura. Pese a ello, la fantástica dirección artística y el magistral diseño conceptual de los escenarios consiguen ocultar parte de estas carencias desviando nuestra atención hacia lo que de verdad importa, el contexto del juego y su premisa de variedad de acción. Un título divertido que puede presumir de lograr la libertad que promete (algo que ya les gustaría a muchos) y que encantará tanto a fans de la franquicia como a los nuevos.

    Lo mejor

    • La historia y la atmósfera
    • Excelente trabajo artístico
    • La libertad a la hora de afrontar las decisiones
    • Su duración y su componente rejugable
    • El precio

    Lo peor

    • Tiempos de carga
    • Técnicamente no está a la altura, con graves fallos de clipping y parones en la tasa de frames
    • Las animaciones faciales, con un apartado poligonal inexistente y texturas planas
    • Mecánica repetitiva

    Ficha

    Portada
    • Desarrollo: Eidos Montreal
    • Distribución: Koch Media
    • Lanzamiento: 26-08-11
    • Idioma: Castellano
    • Precio: 59,99€

    Comentarios

    1. gran análisis sí señor. De lo más completo y esmerado que he visto sobre este juego.

      Sin duda alguna un juego demasiado hypeado para lo que ha acabado siendo. Los tiempos de carga son injustificables (QUE VUELVA EL CARTUCHO!!!), y el sistema jugable pese a que es variado, cuenta con un control algo tosco. Aunque después de todo no deja de ser una propuesta más que correcta para disfrutar la vuelta al cole….

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *