DeathSpank: The Baconing

Deathspank The Baconing
Actualmente encontramos grandes obras en los catálogos online de las diferentes consolas. Juegos que por diversos motivos salieron como un título descargable por cuestiones de presupuesto pero que no tienen que envidiarle nada a ninguno de los supuestos triples A de la generación. Hablo de Bastion, Ms. Splosion Man… esto ha hecho que los títulos que salen para estas plataformas digitales suban cada vez más el listón y cuando nos encontramos con juegos como DeathSpank: The Baconing pueda parecer que somos muy duros con él, pero es que los tiempos han cambiado, y esperamos grandes cosas, sobre todo de estudios con más experiencia en el sector como los chicos de Hothead Games con Ron Gilbert a la cabeza, padre de Monkey Island y Maniac Mansion entre otros títulos.

DeathSpank: The Baconing es la continuación de la ya prolífica saga de uno de los superhéroes más “curiosos” de esta generación. Con poco más de un año de diferencia con su primera entrega, con esta tercera Ron Gilbert ha querido darnos más de lo mismo en estos megas que ocupa el juego, concepto que a priori puede no sonar demasiado malo, pero el tiempo no pasa en vano y repetir los mismos esquemas siempre no es lo mejor que puedes hacer para asentar una compañía en este sector. ¿Quieres adentrarte en el mundo de Spanktopia?



El juego comienza con un héroe aburrido, harto de estar sentado sin hacer nada en su trono. Por ello en el momento que su reino es invadido se llena de felicidad y quiere salir a dar mamporros a diestro y siniestro para liberarlo. Contar más de la historia podría haceros tener más expectativas de lo que el juego tiene en realidad, ya que la historia pronto pasará a un segundo plano para convertirse a los 25 minutos de juego en una mera excusa para viajar por los diferentes escenarios que conforman la aventura.

Y es que este The Baconing es el vivo ejemplo de cómo un juego quiere triunfar, una vez más, por dos elementos principalmente: sentido del humor y jugabilidad, elementos que quedan muy justitos si los comparamos con otros títulos de su mismo mercado.

Como he dicho anteriormente, el sentido del humor se encontrará presente durante todo el tiempo que estemos jugando al título. Desde hablar con una vaca en los primeros cinco minutos del juego como intentar razonar con un monje con problemas mentales hasta hablar con personajes con síndrome de Estocolmo que han sido secuestrados por corazones gigantes. Eso es lo que nos ofrece este juego, un sentido del humor que será del agrado de aquellos que buscan un humor absurdo del cual al final de enterarse de lo que se está hablando te preguntas si reírte o no. Quiero que quede claro que esto no es una crítica en sí al título, sino que es una explicación de qué tipo de sentido del humor ostenta, para que os hagáis una idea de lo que ofrece el título.

En cuanto a su otro baluarte, la jugabilidad, esta se verá muy maltratada por un sistema de combate simple y repetitivo que podría llegar a cansar por no ser por un genial arsenal de armas las cuales hará que muchas veces pensemos qué es mejor que nos equipemos para cada batalla, todo un acierto que hace ganar enteros a un juego que en este apartado también flojeaba bastante. Además, nos encontramos con un sistema de subida de habilidades muy simplificado que casa perfectamente con el objetivo del juego: ser accesible y rápido a todo tipo de públicos  sin intentar liar demasiado en este aspecto. Un sistema parecido al de los juegos de rol pero asequible para cualquiera que no esté acostumbrado a subir puntos concretos a las distintas capacidades de nuestro personaje.

Pero no todo es malo en este nuevo DeathSpank, volviendo a recuperar su gran apartado artístico estilo cartoon que simplemente solo se puede definir con una palabra: sublime. Texturas que parecen haber sido dibujadas a mano sobre nuestras pantallas, personajes que demuestran claramente su personalidad e intenciones, modelados de escenarios magistrales. Un punto muy a favor para todos aquellos amantes del buen hacer en los apartados gráficos.

La banda sonora también deberíamos tenerla muy en cuenta ya que, aun teniendo pocas músicas para el total del juego, esta no se hace repetitiva ni molesta en ningún momento, haciendo muy ameno todo el trascurso del tiempo que estemos jugando con nuestro héroe chiflado, tiempo que tampoco sobrepasará las 7 u 8 horas de juego, tiempo más que razonable para un juego de este tipo. Por el contrario, el hecho de que esté únicamente doblado y subtitulado al inglés hará echar para atrás a muchos.

Conclusión

Nos encontramos con un juego que lejos de convertirse en uno de los imprescindibles del catálogo online de consolas y ordenadores, gustará a aquellos que quieran continuar las aventuras de este destartalado héroe, pero que si lo que buscais es un juego entretenido de primeras y no habéis probado todavía los juegos anteriormente mencionados en la introducción, olvidaros de este DeathSpank: The Baconing e iros derechos a por ellos.

Lo mejor:

  • Su apartado gráfico.
  • Su Banda sonora
  • El carisma del personaje principal
Lo peor:
  • Una jugabilidad que le falta más variedad
  • Una trama anodina
  • Un juego que dejará a muchos indiferente

Ficha

Portada
  • Desarrollo: Hothead Games
  • Distribución: Xbox Live Arcade, PlayStation Network, Steam
  • Lanzamiento: 31/08/11
  • Idioma: Inglés
  • Precio: 12,99€

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. Me encantan los juegos de Deathspank me entretienen mucho lo malo a estas alturas de la vida es qye esten en ingles pero bueno,
    un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *