Dead or Alive 5

Vuelven las chicas más sensuales y exuberantes del panorama fighting: Kasumi, Helena, Tina, Ayane, Christie, Hitomi y compañía. Una de las características de esta saga y muy probablemente el principal motivo por el que esta franquicia no esté en un sitio de mayor respeto o mejor valorada. Aunque a decir verdad, no hay nada malo en tener luchadoras bellas cuando la mecánica de juego funciona, ¿no?

Dead or Alive es una saga nacida a la sombra de dos pesos pesados como Virtua Fighter y Tekken hacia mediados de los noventa, resistiéndose a sucumbir ante la jugabilidad de los Mishima y el realismo de SEGA en los extintos salones recreativos. Los dos primeros DOA fueron portados a las consolas de SEGA y SONY, y el tercero fichaba de forma exclusiva para la primera consola de Microsoft por motivos, supuestamente, de potencia. El salto técnico fue abismal, y el nivel de texturizado, modelado,  poligonal y de animación de los personajes era impresionante (solo posible en Xbox). Este fue el punto de inflexión en el que el título se establecía como una buena alternativa a Tekken gracias a unos combates rápidos y fluidos, y a un control de lo más accesible. La tónica se repitió con la cuarta entrega que llegaría de forma exclusiva y como uno de los títulos de lanzamiento de la flamante Xbox 360, demostrando nuevamente el nivel de realismo que poseía la franquicia de Tecmo, un apartado gráfico de verdadero infarto y unas excelentes características técnicas.

Es obvio que el éxito de la saga radicaba en sus ‘muñecas’, con una perfecta recreación, no solo a nivel facial sino en esas partes tan bonitas de toda mujer. A consecuencia de ello el Team Ninja cambió de tercio y nos deleitó con uno de los Spin-off más bizarros de todo el panorama videojueguil, Dead or Alive Xtreme, un juego en el que ponía a todas sus preciosas y despampanantes chicas a jugar al volley en la playa, con la excusa perfecta para mostrar todas sus curvas.

Coincidiendo con la salida de Ninja Gaiden II, Tomonobu Itagaki dejaba Tecmo y su estudio Team Ninja debido al impago de  ciertos trabajos previamente acordados, lo que hizo que muchos nos preocupáramos por sus franquicias. La preocupación estaba bien fundada después de ver como las versiones Sigma de su Ninja Gaiden para Playstation 3, donde él ya no participó, fueron recortadas drásticamente en gore y dificultad. Para colmo, el cambio que sufrió la tercera entrega de la saga aparecida este mismo año se tradujo en incontables decepciones por parte de los fans, que veían como se había perdido toda esa magia y esencia que había caracterizado la franquicia. La otra preocupación venía por Dead or Alive, pero el buen hacer en la versión Dimensions de 3DS resultó bastante esperanzador (continuista, sí, pero entretenido y bastante solvente, exceptuando su modo online).

Dos nuevos personajes, Mila y Rig, y una estrecha colaboración con SEGA para traer a tres de los luchadores más carismáticos de Virtua Fighter: Akira Yuki, Sara Bryant y Pai Chan, son algunas de las novedades de esta quinta entrega del torneo de lucha más caliente de todos los tiempos, que suma un total de 24 personajes al plantel, una cifra que pese a que puede parecer corta comparada con otros juegos del género, no lo es dadas las diferencias jugables entre ellos (aquí no hay clones). Los dos nuevos son bastante guapos y ofrecen nuevos estilos de lucha, mientras que los tres invitados de Virtua Fighter han sido una buena elección y pese a que su comportamiento no es tan técnico ni se ejecutan como en su juego, encajan a la perfección con el universo DOA (de hecho, a Sara Bryant le cuesta bien poco enseñar sus partes más íntimas).

Es de agradecer la inclusión en este tipo de juegos de un modo historia al uso, a parte del clásico Arcade, pues ya pudimos ver en el rebuild de Mortal Kombat lo bien que encaja y lo tremendamente útil que resulta para conocer y practicar con todos los personajes del plantel. En Dead or Alive 5 nos encontramos con esta misma modalidad trasladada al universo DOA, la cual se sitúa tras los acontecimientos del anterior juego (DOA4) y gira en torno a la DOATEC y la búsqueda del clon Alpha-152, creado a partir de Kasumi, mientras una nueva edición del torneo DOA está en marcha. La historia es más bien simple, pero los diálogos y momentos que crean para entablar los combates sobrepasan esta simpleza hasta llegar a lo absurdo. Está claro que el objetivo solo es presentar a los personajes mientras nos van enseñando a jugar a modo de tutorial, desde las técnicas más básicas hasta las más complicadas, pero al menos podrían haberse estrujado un poco más el cerebro, pues a las primeras de cambio estamos deseosos de que termine esa tortura.

Dos botones para dar patadas y puñetazos, otro para agarres y ataques especiales, y un cuarto para contraataques; con estos únicos cuatro botones realizamos todo el repertorio de movimientos y combos, que no son precisamente pocos, basado en el conocido sistema triangular de ataques, contras y agarres (también conocido como piedra-papel-tijeras): los golpes ganan a los agarres, los agarres ganan a las llaves (las contras de toda la vida) y las llaves ganan a los golpes. Un sistema rápido y accesible a la vez que profundo, que requerirá de un buen número de horas para los menos habituados a él, y gracias al cual obtenemos un ritmo de combate intenso y vibrante.

Las novedades son bienvenidas y encajan a la perfección en la filosofía del juego: el aturdimiento crítico es un estado donde según qué ataques nos dejan tambaleando y a través del cual podemos ejecutar un noqueo crítico, el bound (ya visto en Virtua Fighter) nos permite alargar combos haciendo rebotar a nuestro enemigo en el suelo o arrinconarlo en la pared (siempre con algunas limitaciones para no romper el juego), en cuyo caso a parte del dolor del golpe, nuestro rival podrá recibir daño extra por descarga eléctrica (en el caso del ring del torneo) o en caso de ser lanzado a otra zona del escenario gracias a un nuevo movimiento especial llamado Power Blow (y que solo puede ser utilizado una vez por combate). Estos golpes cargados activan una secuencia especial de lo más vistosa que incluso nos permite dirigir el lugar de impacto del rival.

Estas son todas las innovaciones que nos vendió Yosuke Hayashi, jefe del Team Ninja, que vienen de la mano de un nuevo sistema de cámaras, una opción que seleccionamos al poner el disco del juego: el clásico de toda la vida o uno más cinematográfico buscando una mayor espectacularidad y con más interacción con el escenario (explosiones, ring electrificado, etc.). Quizá lo más significativo de esta nueva edición sea la inclusión de los combates por parejas al más puro estilo Tekken Tag Tournament, un modo de juego muy bien trabajado y equilibrado, que aporta frescura al título.

Aparte del mencionado modo Historia contamos con los habituales del género: Arcade, Versus, Supervivencia, Entrenamiento o Contrarreloj, y un trabajado modo multijugador con lobbies para 16 jugadores con las habituales Partidas Igualadas (de rango) o de Jugador (amistosas).

Pero vayamos a lo que de verdad importa del juego, las curvas, digo los gráficos. A nivel visual el juego es una auténtica delicia, con unas animaciones de lo más suaves y de lo más realistas. El modelado de los personajes es sencillamente impresionante, sobretodo a nivel facial, probablemente de lo mejor del género. El fantástico nivel de texturizado, poligonal y un antialising sobresaliente permiten las delicias del jugador que está al mando.

Los 15 escenarios resultan de lo más vistosos y, en esta ocasión, presentan un mayor componente de interactividad, donde los luchadores usan el entorno para infligir más daño o, como comentábamos anteriormente, para cambiar a una nueva zona del escenario. La ambientación es excelente gracias al alto nivel de detalles de todas las texturas y de los más que trabajados efectos gráficos en los impactos y sobretodo en los movimientos. La nota negativa en este apartado la pone el ligero clipping que se aprecia en las paredes y que empaña el excelente resultado.

El apartado sonoro es otro cantar (nunca mejor dicho) y nos encontramos una banda sonora con temas bastante discretos y cuya única función es la de ambientar el combate, nada más (y en ocasiones no lo logra). Las voces vienen, esta vez, dobladas al inglés con subtítulos en español, aunque es un apartado no demasiado trabajado y el doblaje es bastante mejorable. Todo lo contrario de los geniales efectos de sonido, golpes, gemidos y demás ecos suenan con contundencia y credibilidad.

Por último, quisiera destacar y agradecer la inclusión de una buena cantidad de material por desbloquear en el juego, desde personajes hasta todo tipo de ropa y trajes que obtenemos con los distintos modos de juego (a lo que hay que añadir nuevos trajes vía DLC que tecmo ya ha puesto a disposición de los jugadores de forma totalmente gratuita). Un detalle que ya podrían aprender otras compañías cuyo afán monetario está provocando el rechazo del jugador, cansado que le tomen el pelo con el que ya se ha bautizado como el cáncer de esta generación. Hay que cuidar al jugador, que a fin de cuentas viven de él, y ya veis qué poco cuesta.

Conclusión

Dead or Alive vuelve a la palestra de una forma muy continuista y sin las innovaciones prometidas para acabar ofreciendo lo de siempre: ese enfermizo énfasis por las curvas, el movimiento del pelo o el desproporcionado tamaño de los pechos, el principal reclamo de la saga y a la vez el motivo de esa pérdida de respeto por una parte de la crítica. Si obviamos esto encontramos un título francamente divertido, con su particular estilo de combate, espectacular en lo visual aunque mejorable en algunos aspectos, sobretodo en ese soporífero modo historia y sus situaciones ridículas y sin sentido.

Dead or Alive 5 es un buen juego de lucha, fiel a la línea de la saga y que naturalmente encantará a los fans de la franquicia. Sigue siendo una buena alternativa a Virtua Fighter y Tekken, sin embargo queda patente el peso del gran Itagaki y su ausencia pasa factura al resultado global del título, con un serio estancamiento de la IP. Por desgracia, tampoco juega en su favor la desafortunada fecha de salida, justo en el momento que tenemos el maravilloso Tekken Tag Tournament 2, mucho mejor en todos los aspectos.

Lo mejor

  • Apartado visual espectacular
  • Trabajado modo tag
  • Buena interactividad con los escenarios
  • Gran cantidad de material desbloqueable
  • Buena variedad de personajes, con estilos de lucha completamente distintos, aunque..

Lo peor

  • Esperábamos más novedades en el plantel
  • Demasiado continuista, después de todo, con un serio estancamiento de la saga
  • Guión y situaciones del modo historia absurdas, con combates sin sentido
  • La banda sonora destaca por su mediocridad

Ficha

  • Desarrollo: Tecmo Koei
  • Distribución: Koch Media
  • Lanzamiento: 28/09/2012
  • Idioma: Inglés
  • Precio: 59,95

Comentarios

  1. grande clark destripando los juegos de lucha
    a mi me tiene enganchadísimo el jodío, y técnicamente quizá sí supera al TTT2
    saludos

  2. A mi es uno de los juegos de lucha que más me han gustado de esta generación y creo que el juego si tiene las suficientes novedades, tan solo hay que poner el anterior, para ver que los combates tienen otro ritmo y son bastante diferentes. Por otro lado, poder desbloquear tantos trajes sin pasar por caja, hoy en día, se tendría que contar como punto muy positivo y sobre todo, porque sacan un DLC gratis, con mas trajes – seguro que los que tengan que venir mas adelante si los cobraran –

    Dead or Alive 5 es un gran juego de lucha, muy divertido y mas accesible que el resto de juegos de lucha, que no mas simple. Lo de las bellas luchadoras siempre es un reclamo y parece que esta vez le han puesto mucho mas énfasis en recrear esta belleza.

    El modo historia es un gran añadido, del que se puedo ver algo similar en el Dimensions de 3Ds, por cierto muy bueno también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *