8

The Darkness II

The-Darkness-2

The Darkness se puso a la venta en 2007 para Xbox 360 y PlayStation 3. Parecía que nadie iba a apostar por el título, desarrollado por Starbreeze Studios, puesto que las adaptaciones de cómic / film al mundo del videojuego no acostumbran a ser todo lo buenas que deberían. Por suerte, las aventuras de Jackie Estacado no cayeron en saco roto, y es que al tratarse de un juego muy cuidado y con personalidad propia, tanto la crítica como el público le dieron un merecido reconocimiento (sí, estamos ante un caso similar al vivido con Batman: Arkham Asylum, aunque lo cierto es que en el caso de The Darkness el éxito no fue tan “desmesurado”). Ahora, casi 5 años más tarde, y cambiando de desarrolladores, llega a nuestras consolas The Darkness II, secuela del juego original.

Tras un resumen (opcional, aunque recomendable) de lo sucedido en el The Darkness original, empieza la acción. Han pasado unos cuantos años desde que Jackie Estacado obtuvo sus poderes de la oscuridad y ahora, gracias a ellos, es el líder de una organización criminal. En su papel de don, y gracias a sus diversos subordinados, Jackie ha aprendido a controlar y “reprimir” la oscuridad que reside en su interior, y es que como ya no la necesita (recordad: ahora es el jefe, por lo que tiene varios secuaces que hacen el trabajo sucio por él) la ha “encerrado”. Pero esto cambia la noche en que es atacado en un restaurante en el que iba a pasar una bonita velada con dos señoritas de dudosa moralidad. Este ataque, en principio, plantea muchas incógnitas (¿Quién nos ataca?, ¿Por qué lo hace?, etc.), pero a medida que va avanzando la trama iremos descubriendo las respuestas a estas preguntas… y a otras preguntas que se generarán a lo largo del juego. Y todo esto mientras nos cruzamos con unos personajes variopintos e interesantes.

Al igual que la anterior entrega, The Darkness II sitúa la acción en la ciudad de Nueva York, aunque lo cierto es que no visitaremos lugares emblemáticos de la ciudad, aunque algunas localizaciones son reconocibles fácilmente, como por ejemplo la estación de metro. Aún así, hay que decir que la variedad de escenarios es más que notable (almacenes, calles de la ciudad, un improvisado club de alterne, y más), y todos ellos con un diseño muy cuidado, siendo bastante grandes además. Es cierto, no llega al nivel de Operation Flashpoint: Dragon Rising (un FPS que goza de uno de los mayores mapeados en su campaña individual que he probado nunca en una consola), pero teniendo en cuenta la linealidad de que hacen gala las aventuras de Jackie Estacado en este The Darkness II, se nos permitirá afrontar una misma situación de diferentes maneras (intentar flanquear a los enemigos, por ejemplo) y hasta habrá tiempo para un poco de exploración (con lo que podremos encontrar munición para nuestras armas y reliquias que nos otorgarán puntos de oscuridad extra). Porque sí, habéis leído bien: en esta entrega se pierde la “semi libertad” de que gozábamos en la entrega anterior para realizar actividades secundarias, y es que aunque tendremos unos actos entre misiones que sirven para ponernos en situación (en el juego original era en las estaciones de metro, mientras que en esta segunda entrega se ha optado por el lujoso ático de Jackie Estacado) y hablar con diferentes NPCs, lo único que encontraremos son dos retos de nuestro compañero Dolfo en los que se pondrá a prueba nuestra pericia con las armas de fuego.

Si acabo de decir que en el planteamiento del juego se han modificado varias cosas, en el terreno jugable los cambios también son notorios. Para empezar, las armas de fuego ganan peso con respecto a la primera entrega, donde lo cierto es que tenían un papel testimonial. Es cierto, aquí tampoco es que sean demasiado importantes (sin duda, la importancia recae en la oscuridad), pero han ganado algo de protagonismo gracias al poder disparar y usar los brazos de la oscuridad simultáneamente (pudiendo ser con armas a dos manos, con dos armas a la vez o con una sola). Pero esto no es todo, porque los poderes de la oscuridad se han visto modificados. No es que hayan cambiado los poderes en sí (por ejemplo podemos seguir agarrando objetos, golpeando con un brazo de la oscuridad o crear agujeros negros que absorban a los enemigos, entre otros), si no la manera en que se usan: ahora podemos coger objetos de todo tipo con un brazo oscuro, sin importar si son armas o munición, objetos (cajas, cubos de basura, cadáveres…) para lanzar a un enemigo u otros objetos (puertas de coches, carteles…) para protegernos de los disparos y que, además, podremos lanzar contra nuestros enemigos. También es diferente el uso de agujeros negros, porque si bien su funcionamiento es el mismo, en esta segunda entrega aparece de vez en cuando al abatir algún enemigo, así que después de matarlo deberemos acercarnos a su cadáver, coger el agujero negro (que sustituye su corazón, por lo que no podremos devorarlo) y lanzarlo a la zona que deseemos vaciar de enemigos… literalmente.

Un aspecto que me ha gustado mucho es la introducción de un sistema de habilidades en árbol, con 4 ramas posibles, mediante el cuál desbloquearemos diferentes habilidades (para desbloquear estas habilidades hay que comprarlas con los puntos que adquirimos al eliminar enemigos y al encontrar las reliquias). Estas ramas serán independientes, aunque accesibles simultáneamente, por lo que no es necesario centrarse en una de ellas (es más, no es recomendable centrarse en sólo una, porque hay algunas que se complementan entre ellas). Pero lo mejor no es eso, es que cada rama está centrada en un aspecto: hay una que contiene mejoras relacionadas con las ejecuciones de la oscuridad mientras que otra se centra en mejoras para las armas de fuego. Y claro, estaréis pensando irónicamente “Pues vaya, que novedad”, a lo que os responderé que es cierto, no es que sea especialmente novedoso, pero siempre resulta interesante que el desarrollo del protagonista se ajuste lo máximo posible a nuestro estilo de juego. ¿Y quién mejor para saber qué nos gusta que nosotros mismos?

Otro cambio a nivel jugable son las ejecuciones, que ya no realizaremos con las armas de fuego al estar muy cerca de nuestros enemigos, sino que ahora las realizaremos al agarrar a un enemigo (para agarrarlo debemos quitarle el blindaje, en caso de que lleve, y dejarlo aturdido antes, ya sea con disparos o con los golpes direccionales del otro brazo de la oscuridad), y que según vamos desbloqueando habilidades, nos desbloquearán nuevos movimientos con diferentes características (reponer salud, recoger munición, incrementar la barra de habilidades o crear un escudo de oscuridad que nos proteja). Es más, estas ejecuciones (y el juego en general) son más espectaculares o, al menos, mucho más explícitas y salvajes (vaya, que el nivel de gore es bastante elevado en este juego). Por desgracia, se ha realizado un último cambio remarcable que, personalmente, no me ha convencido: prácticamente se ha eliminado el papel de nuestros esbirros oscuros, y es que aquí se han eliminado los diferentes tipos. Es más, ahora no los invocaremos, sino que el único que encontraremos vendrá cuando le plazca. Aún así, debo decir que sigue siendo bastante útil y, además, nos permite protagonizar dos fases diferentes al resto del juego, y es que en un par de ocasiones controlaremos a este peculiar compañero que nos propondrá una jugabilidad ligeramente diferente a Jackie Estacado, mucho más centrada en el sigilo.

Pero sin duda, el cambio más destacable es el cambio de estilo gráfico, pues abandonamos el aspecto realista que dieron los chicos de Starbreeze Studios a la ciudad de Nueva York y los personajes que encontrábamos en el primer The Darkness para pasar a una estética cell-shading mucho más cercana a la de los cómics originales. Estos gráficos están muy cuidados y logrados, en la línea de lo que hemos visto en otros títulos (aunque salieron en nuestro país casi a la vez y ambos usan dicha técnica, en The Darkness II los gráficos recuerdan mucho al cómic americano mientras que, como ya dije en su análisis, Catherine luce unos gráficos mucho más influenciados por el manga y el anime), lo que le otorga una personalidad propia al título. Lo cierto es que el juego está cuidado a nivel gráfico, con unas localizaciones detalladas, unos efectos bien realizados (especialmente los de iluminación) y unos personajes bien recreados, aunque algunas de sus animaciones tienen una transición bochornosa (cuando un enemigo muere mientras se está levantando, en ocasiones, se pone en pie instantáneamente para caer al suelo al instante), y otras se repiten más de lo deseable (las ejecuciones que realizaremos, que serán bastante comunes, tienen un par de animaciones por cada tipo, por lo que muy probablemente acabemos viendo una y otra vez la misma). También hay que decir que, por desgracia, no hay una gran variedad de enemigos, y es que pese a que hay varios tipos, sólo hay un par de apariencias para cada uno de estos tipos. Vale, no es gravísimo, pero la sensación de matar al mismo enemigo una y otra vez no es excesivamente gratificante. Pero vaya, que el juego, como ya he dicho, cumple de sobras. Para terminar con los aspectos técnicos decir que el audio es muy bueno, y es que tanto efectos de sonido (pisadas, disparos, explosiones…) como doblaje (totalmente en español) y banda sonora han recibido mucho mimo.

Para ir terminando con éste análisis, comentar que el juego, además de un modo campaña que dura unas 8 – 10 horas y que es relativamente rejugable (gracias a la presencia de los coleccionables y a sus 4 modos de dificultad, aunque en modo normal es bastante facilón), cuenta con un modo multijugador llamado Vendetta. En este modo, que podemos afrontar solos o con la compañía de unos amigos (aunque sólo en modo on-line, nada de pantalla dividida), no nos pondremos en la piel de Jackie Estacado, sino de un mercenario que trabaja a sus órdenes (pudiendo elegir entre 4 distintos). Cada uno de estos secuaces tiene unas características únicas (todos ellos tienen un arma secundaria especial que les permite realizar ejecuciones únicas y ataques especiales, así como tienen un árbol de habilidades propio). Este modo tiene una trama que se desarrolla paralelamente a los hechos sucedidos en el modo para un único jugador, aunque su duración es bastante menor. Para paliar esto se han añadido, además, un conjunto de mapas en los que, para completarlos, deberemos eliminar a todos los enemigos y cumplir objetivos concretos, por lo que la vida útil del juego se ve alargada.

Conclusión

El regreso de Jackie Estacado se ha hecho esperar, pero este The Darkness II es un título de acción muy recomendable. La verdad es que, en conjunto, ha intentado desmarcarse del resto de juegos del popular género de los FPS, tanto es así que incluso ha modificado gran parte de lo que vimos en una notable primera entrega. Esto es algo arriesgado, cierto, pero cuando se hace bien es todo un acierto… y en este caso así es. Destacar especialmente el acercamiento al mundo del cómic con la estética cell-shading del juego. Es cierto que no es un juego perfecto, pero resulta muy entretenido gracias a un gran modo historia y a su modo multijugador, que si bien no pasará a la historia como el mejor, sí que intenta ofrecer algo distinto (nada de Deathmatch y similares) y de calidad.

Lo mejor:

  • Jugablemente sólido
  • Modo historia y modo Vendetta, complementarios
  • Estéticamente impactante
  • Doblaje al español muy cuidado
  • Posibilidad de jugar con hasta 3 amigos al modo Vendetta…
Lo peor:
  • … aunque sólo en modo on-line, ya que no hay ningún tipo de multijugador a pantalla dividida
  • Defectos gráficos menores
  • Poco retante

Ficha

Portada
  • Desarrollo: Digital Extremes
  • Distribución: 2K Games
  • Lanzamiento: 10/02/2012
  • Idioma: Totalmente en español
  • Precio: 60,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *