The Cursed Crusade

¿Qué hacen un caballero templario de alto linaje y un mercenario español luchando codo con codo en las cruzadas? No, no se trata de un chiste malo, sino del análisis de un juego bastante mejorable. Un juego que aún contando con una buena y prometedora idea, se queda a camino de lo que podía ser, y que pasa muy discretamente entre los lanzamientos del momento.

En la época de los castillos y las catapultas, no está de más contar con un templario y un bravo guerrero, y esto es lo que tendremos en The Cursed Crusade, título que nos situará poco después de la tercera cruzada… la ambientación está asegurada.

Denz de Bayle, templario de profesión y alto noble de nacimiento, es el protagonista de nuestra historia, que tras ver partir a su padre, Jean de Bayle, hacia las cruzadas, ve como su propio tío le despoja de casa, título, tierras y todo tipo de herencia, a excepción de una maldición que se transmite de padres a hijos por haber realizado algún acto sumamente grave o que se contrae por realizarlo uno mismo. Como si fuéramos el hermano mayor de Marco, salimos en busca de nuestro padre, que aún no ha vuelto de la cruzada para que ponga remedio a la situación, pero sin darnos cuenta nos estaremos metiendo en un fregado que ni nuestro padre pudo solucionar, para redimirse y eliminar esta maldición.

Como nos indica el prólogo, esta historia tiene otro héroe y será Esteban Noviembre, un español al que solamente le falta ir vestido de torero tocando las castañuelas para que se vea claramente lo estereotipado que está. Este personaje, también maldito por herencia, se juntará a la causa de Denz por salvar su alma y de paso nos ofrecerá la oportunidad de que un amigo juegue con nosotros cooperativamente, tanto con otro mando offline, o en su casa online.

Desde el primer combate ya vemos que no se intenta que ni Denz ni Esteban sean unos superhéroes con poderes capaces de terminar con miles y miles de enemigos, aunque activar los poderes de la maldición nos facilitará las cosas en la mayoría de momentos, ya que el combate se ve muy pesado, tanto los movimientos como su acción en sí son muy lentos, de un ritmo bastante más bajo a lo habitual. Esto le da realismo a la situación, moverse con tales pertrechos y armas, no es fácil, pero que la acción se produzca unos instantes notablemente desfasados del click de botón, no facilita a la producción de las decenas de combos disponibles que tenemos, cosa que al final se traduce en realizar siempre los mismos que sí salgan fácilmente.

A parte de los combos, tendremos disponibles movimientos de esquive, desvío y aturdimiento como suele ser normal en estos juegos de acción y será verdaderamente necesario, ya que los enemigos casi siempre estarán cubiertos, o nos intentarán aturdir. Pero también podremos activar los poderes de la maldición que mientras se consume la barra del poder, nos permitirá atacar sin descanso a todo aquel que esté cerca, impidiendo que nos aturdan, o que simplemente nos hieran de importancia.

Lo bueno es que casi siempre estaremos cubiertos por nuestro compañero, y que las contadas veces que muramos podremos levantarnos cuando nos salve Esteban… eso sí, si nuestro “español” no está cerca (en escasos momentos no estará a nuestro lado) la batalla puede tomar un aire completamente diferente, y plantearnos algunos problemas, si no tenemos las habilidades bien desarrolladas. Exceptuando estos momentos, no tendremos ningún problema en avanzar en el juego, incluso en el modo más difícil del juego, y si contamos con todos los atributos -fuerza, resistencia, maldición…- de Denz (ya que Esteban es inalterable) al máximo y dominamos el uso de la maldición, no habrá reto para nuestras espadas.

Para nuestras espadas, hachas, mazas o lo que llevemos en mano; si algo podemos alabar (en parte, porque también tiene algún que otro contra) es la gran combinación y tipos de armas con los que podremos batir nuestros enemigos: lanzas, espadas a dos manos, hachas a dos manos, mazas, espadas y hachas a una mano, un escudo, y todas las combinaciones posibles entre ellas, maza-hacha, espada-maza, etc. También con ello se incluyen ballesta y arco, que podremos usar casi siempre, aunque en combate cuerpo a cuerpo (el 99% del juego) nos serán inútiles, quedando relegados a los 4 o 5 momentos en que el mismo juego nos la recomienda para acabar con enemigos que seguramente también estén a lo lejos apuntándonos con dichas armas.

Para finiquitar el tema del armamento, decir que hay mucha variedad de armas dentro de una categoría (varios tipos de espadas, de hachas…) pero que a la práctica son la misma, excepto por el diseño: el mismo daño, la misma durabilidad, los mismos ataques finales… Aplaudir por ello el hecho de que cada arma sea específica para su momento, no es lo mismo atacar una armadura con espada, que con maza, ya que podremos estropearla antes con ésta última.

Otra característica de las armas es la posibilidad de que se rompa… y no pararán de romperse de hecho: cada muy pocos golpes (7-10 como mucho) se nos romperá el arma, tendremos armas por el suelo para elegir pero como os pille en medio de un combate, preparaos para llevaros unos cuantos palos o cambiar de tipo de arma (podemos llevar una arma larga o a dos manos, un par de cortas a una mano, un escudo y una de largo alcance a la vez), ya que perderemos la capacidad de desviar ataques enemigos, y realizar ataques finales, además de perder mucho poder de ataque, como es de esperar. Más vale ir cambiando el arma a la mínima que podamos, por una similar para evitar que se nos rompa en medio de un combate, ya que verdaderamente duran muy poco.

Y con esto llegamos al momento cúspide de nuestra crítica: el diseño de los escenarios y entornos, y de los protagonistas o enemigos suele ser detallado y adecuado, no espectacular, pero sí bueno, con especial ahínco en los momentos “infierno” de cuando activamos la maldición.

Pero como en casi todo, en el apartado técnico también hay cosas no tan buenas que destacar: personajes que hablan con la boca cerrada, y clipping sangrante en algunas cinemáticas (como un boss que desenvaina la espada y nos ‘pincha’ con ella o que incluso nos atraviesa con su propio cuerpo, o en los momentos cercanos al final, un personaje que escribe en un pergamino que tiene casi por sombrero atravesándole el hombro, y no solo una vez, por que he visto la escena tres veces…). Estos fallos técnicos, visibles pero no relevantes, hacen gracia, también daño a la vista, pero al fin y al cabo, te ríes amistosamente con ellos… pero cuando llega el momento en que ves a un boss metido en un muro y no le puedes derrotar, o te quedas clavado al cubrirte en un momento puntual de algunas misiones entonces deja de hacer cierta gracia. Cabe decir que son cosas puntuales, pero no lo son tanto los taburetes o barriles en el cielo y los escombros de algunos elementos destruibles, como paredes, que rebotarán con nosotros a nuestro paso, al igual que los cuerpos de los enemigos derrotados. Incluso las armas tienen dicha habilidad para volar: tanto al ser soltadas por nosotros como por los enemigos, hay la misma posibilidad de que caiga al suelo y pueda ser recogida, de que salga por los aires y aterrice en nuestro salón.

Conclusiones


Aunque le falta pulir la mayoría de los aspectos que contiene (jugabilidad, desarrollo del personaje, gráficos y técnica), no disgustará a los amantes de la historia (sobre todo del tiempo de las cruzadas), que simplemente busquen jugar sin comerse mucho la cabeza con complicados retos y exploración, los escenarios están bien diseñados, pero son bastante simples… y pasilleros: encontrar una bifurcación es siempre sinónimo de encontrar un coleccionable a los pocos pasos; todo esto adornado con los errores comentados arriba, que aunque en la mayoría de veces no afectan en la jugabilidad, “estorban” bastante a la vista.

Es una lástima ver como una idea que podría dar tanto de sí, como es el argumento planteado, se mancha por una superficialidad en combate, desarrollo, escenarios cortos. Un ritmo más adecuado en combate y el hecho de que no se rompiesen las armas tan a menudo, un desarrollo más acorde a nuestros actos, y no tan simple como el actual, unos escenarios más elaborados y, finalmente, una limpieza de bugs, situarían el título en un rango más adecuado a lo que podía ofrecer.

Esperemos que la próxima entrega o DLC; que lo habrá seguro, dado el final tan al aire, se pulan estos detalles que dan a The Cursed Crusade el aspecto de un juego en una fase “un poco beta”. Si buscáis desmembramientos, sangre y/o ataques finales que duelen con solo mirar, también se recomienda.

Lo mejor

  • Un argumento que podrá atraer más o menos, pero bien contado y ligado.
  • Gran repertorio de tipos de armas y combinaciones: espada-espada, espada-maza, hacha-maza, escudo-espada y un largo etcétera.
  • Visualmente cuidado en los escenarios y personajes, más aún en los momentos “infierno”.
  • Cazatrofeos, he aquí un platino fácil – 7 días. La mayoría de trofeos saltan sin querer, al avanzar y al desarrollar el personaje.

Lo peor

  • La existencia de un cooperativo que no invita absolutamente nada a ser jugadoen este modo.
  • Las diferencias entre ir con Esteban, ir solo, o ir con todos los atributos al máximo son tan grandes, que el modo pesadilla nos será un verdadero paseo de pocas horas.
  • Sabemos de la dificultad de programar un videojuego, pero las carencias técnicas son muy notorias, como clipping con el que nuestros ojos sangrarán.
  • Un gran porcentaje de los niveles se trata de pasillos con alguna bifurcación extremamente corta, pero pasillo en su máximo esplendor.
  • El desarrollo del personaje podría ir más acorde a lo que se haga en combate y no a los coleccionables que se encuentren o los niveles pasados. Haría que los jugadores se preocuparan de “luchar” bien, más que explorar el escenario.

Ficha

Portada
  • Desarrollo: Kylotonn Entertainment
  • Distribución: Koch Media
  • Lanzamiento: 14/10/11
  • Idioma: Inglés sub. español
  • Precio: 59.90€

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. De que estamos hablando?? Este juego puede ser malo para alguien que busque un juego con jugabilidad y graficas como assassins creed o skyrim, pero para personas que les guste este tipo de juegos medievales puede ser bueno, o sea yo le estoy jugando y repito para mí esta bueno, mo tanto para un 10 pero tampoco para un 3, este juego es segun para los gustos……;)

  2. Pese a que te atraiga la histora templaria (como es mi caso) y vayas acompañado de un “españolito” que no se calla nunca….el juego es un poco aburrido, y la historia…revenida y repetida hasta la saciedad, con un final que…bueno, no lo digo por si alguien “pica” y lo compra (como me paso a mi al verlo de Oferta en la tienda).
    El juego esta muy mal diseñado, con unas camaras penosas y un control horrible, aunque lo peor es sin duda los BUGS ! (fallos) que se repiten a lo largod e cada capitulo, que te haran tener q reiniciar la mision en muchisimas ocasiones y es sin duda el punto mas flojo.
    Los graficos son de PS2, y encima se atraviesan paredes, los enemigos (repetitivos) se quedan atrancados y tu “compañero” se engancha en zonas de la pantalla que hace que no pueda “ayudarte”, pues es mas un estorbo.
    La musica cumple (epica y sencilla) y el SFX muy pobre. No obstante los dialogos estan entretenidos y la traduccion es buena.
    Ni he probado el cooperativo, pues no he “engañado” a nadie para q me acompañe.
    Juego muy flojo, q ni los desarrolladores se han tomado en serio pues no hay actualizaciones (parches) para quitar los multiples fallos.
    el sistema de lucha en cambio me gusta, y las ejecuciones son muy preciosistas.
    Juego entretenido y para ALQUILAR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *