Crysis

    A finales de 2007 aparecía de la mano de Crytek (Far Cry) y bajo una maravilla tecnológica llamada Cry Engine 2 (un sorprendente motor gráfico que nos dejó a todos anonadados, evolución directa del primer Cry Engine usado en el fantástico título de Ubisoft), uno de los mejores shooters en primera persona que hemos podido disfrutar jamás.

    El juego fue lanzado de forma exclusiva en PC, algo lógico si tenemos en cuenta su potencia técnica, pues solo quienes poseían un buen equipo eran capaces de disfrutar de semejante proeza gráfico-técnica, motivo por el cual muchos jugones han oído hablar pero jamás catar (algo que considero inadmisible). Ahora, cuatro años más tarde y sin hacer ruido, los chicos de Crytek nos traen una conversión del original para PS3/360 y la ponen al alcance de toda esta gente que no pudo disfrutar de él en su momento.


    El juego nos sitúa en el año 2020 en Corea del Norte, donde el ejército norcoreano descubre restos de tecnología extraterrestre anteriores al hombre. Debido a ello, secuestra a un equipo de científicos y los retiene en un complejo de la jungla asiática. Encarnamos a Jake Dunn (nombre en clave Nomad), miembro de un comando especial Delta vestidos con un Nanotraje que son lanzados en paracaídas para efectuar el correspondiente rescate. Como era de esperar, la cosa se complica y saldrán a la luz el tercer grupo en discordia, los alienígenas, transformando el juego hacia la segunda mitad del mismo en un título más enfocado a la ciencia ficción a la vez que lo vuelve algo más lineal.

    Es innegable la influencia de Far Cry, con un ritmo y una narrativa claramente superior, amén de una historia eficazmente narrada que consigue engancharnos desde los primeros compases a lo largo de unas 12 horas. El juego toma los arquetípicos de los cánones del género en su mecánica jugable, pero le da una vuelta de tuerca con una libertad absoluta, unos extensos a la vez que destruibles mapeados (algo que escasea en los tiempos que corren), lo que nos abre un buen número de posibilidades a la hora de afrontar las distintas misiones que se nos plantean, aportando una variedad de situaciones e intensidad de juego que consiguen mantener nuestro interés sin que este decaiga en ningún momento.

    El pilar fundamental en el que se basa el juego radica en el mencionado Nanotraje, proporcionándonos una serie de habilidades, a través de un mínimo consumo de energía, que nos transforman en auténticos supersoldados y nos vendrán como anillo al dedo para nuestra causa (inicialmente para cumplir la misión y posteriormente para nuestra supervivencia). En este sentido encontramos la primera diferencia respecto el Crysis original, ya que han adaptado los poderes Nanosuit 2 de Crysis 2 para esta conversión. Por un lado tenemos la armadura que nos proporciona mayor resistencia a los impactos, la superfuerza para levantar grandes pesos o realizar saltos inalcanzables, y el camuflaje óptico que nos vuelve prácticamente invisibles, exactamente iguales que el juego original, y por otro lado vemos como la supervelocidad ha cambiado y ahora al correr consumimos energía (cuando en el original no sucedía, tan sólo al activar la supervelocidad). También observamos como ahora el uso de armas con silenciador desactivan el camuflaje óptico (antes solo consumían parte de su energía, en función del arma) o la ausencia del botón directo para las granadas (ahora, al igual que en Crysis 2, hay que equiparlas).

    Como comentaba, estas habilidades consumen energía, lo que nos obligará a usar la mecánica de acción-recarga constantemente. Gracias a ellas y al extenso mapeado tenemos un amplio espectro de posibilidades que podemos utilizar motivándonos a usar cualquiera de las numerosas soluciones que, por supuesto, no se limitan al “ir en plan Rambo y mata a todo”. En este aspecto, el camuflaje óptico será nuestra habilidad preferida para atravesar zonas muy pobladas y neutralizar al enemigo de la forma más sencilla posible.

    Disponemos de unos binoculares que al revisar la zona nos muestran la ubicación de munición y ubican la posición de los enemigos en el mapa. Asimismo, podemos utilizar cualquier vehículo que encontremos a nuestro paso (jeeps, furgonetas, camiones, tanques, barcazas, etc.), con sus diferentes posiciones de acción (conducir y disparar), e incluso bucear. Lástima que nos han capado la misión en la que conducíamos unos aviones VTOL.

    En el aspecto armamentístico, el juego nos da la generosa posibilidad de cargar con un buen número de armas de lo más típicas, desde pistolas (pudiendo llevar una en cada mano), escopetas, fusiles de asalto, rifles de francotirador, lanzamisiles, granadas, etc., más las de origen alienígena que se suman hacia la mitad del juego. Todas ellas con distintos tipos de disparo y munición, y con la posibilidad de personalizarlas con accesorios tales como linternas, silenciadores, mirillas, punteros láser, lanzagranadas, etc.

    Otro de los aspectos fundamentales en un buen FPS y que brilla con luz propia en el título que nos ocupa es la Inteligencia Artificial de los enemigos, que, sin ser tan brillante como su hermana en PC, está muy bien implementada (y bastante mejor que en Crysis 2). Es habitual ver a nuestros enemigos flanqueándonos de forma inteligente, adaptándose muy hábilmente al entorno y buscando las coberturas. Aunque por desgracia también veremos ocasionalmente algún soldado atascado con algún elemento del escenario.

    El sistema de guardado se ha visto alterado, dejando de lado el guardado manual de la versión de PC para adaptarse al típico guardado automático mayoritario de las consolas (lo que nos obliga a usar los checkpoints predefinidos). Por otro lado, la curva de dificultad es tan precisa como ajustada en los niveles altos, capaz de ponernos a prueba en multitud de ocasiones.

    Gráficamente, el juego luce de maravilla y me atrevería a decir que es de lo mejor que podemos ver en consola. Parte del mérito lo tiene el motor Cry Engine 3, optimizado a la perfección, con novedosas técnicas de iluminación respecto la versión 2 (usado en el Crysis de PC) que incluso mejora en algún momento al original. La otra parte se la debemos a la fantástica dirección artística, con una fotografía sublime que es capaz de sorprendernos en cada una de sus distintas fases. El paso del día a la noche y viceversa se realiza de forma muy realista, con un uso de la luz espectacular y una paleta de colores muy conseguida que va cambiando de una forma muy coherente.

    Mucho se ha hablado de que era imposible mover este juego en consolas pero lo cierto es que aquí está, y además a un buen nivel. Sin embargo, esta conversión trae consigo ciertas limitaciones técnicas razonables y absolutamente lógicas en comparación con la potencia gráfica del ordenador: Popping más acentuado que en la versión de PC (se observa alguna vegetación secundaria que se crea a nuestro paso), corrección de texturas en momentos puntuales, cargas poligonales de los elementos más lejanos, menor nivel de detalle en algunos elementos menos importantes del escenario (o desaparición de estos) y ligeras caídas en la tasa de frames, entre otros. Eso sí, muy hábilmente camuflados para que no afecten a la jugabilidad y pasen desapercibidos; ciertamente consiguen su propósito (pues solo son apreciables si paramos a observarlos).

    Pero estas limitaciones van más allá y se trasladan al aspecto jugable, con una adaptación de los poderes del nanotraje más cercana a su reciente segunda entrega y alejándose ligeramente del Crysis original, como he comentado anteriormente. A parte de esto, nos han quitado el siempre genial multijugador y se han cargado de un plumazo la penúltima misión de la campaña, Ascensión, en la que pilotábamos un VTOL sobrevolando la isla. Decisiones que realmente nos sorprenden y podríamos catalogar de imperdonables.

    El apartado sonoro es el menos damnificado de esta conversión, prácticamente idéntico que el original a excepción de algún fallo en la sincronización labial. El juego viene localizado completamente al castellano, con un doblaje a la altura de los mejores trabajos, con numerosos actores fácilmente reconocibles. En cuanto a la banda sonora, volvemos a tener esos épicos temas de Inon Zur que consiguen ponernos la piel de gallina en distintos momentos.

    Conclusión

    Por todos es conocido el juegazo que es Crysis; por espectacularidad, por potencia, por posibilidades o por diversión, es la auténtica definición de Shooter. Había muchas ganas de poder disfrutar de este título en consolas, y las dudas nos envolvían por si estas serían capaces de mover semejante portento técnico. El resultado ha sido francamente notable, con una conversión realmente buena manteniendo toda la esencia del original, con las previsibles limitaciones técnicas y un par de cambios (ausencia de multijugador, eliminación de una misión o ese acercamiento a la jugabilidad de Crysis 2).

    Aún con estas carencias el juego luce de maravilla, y técnicamente está muy por encima de muchos de los juegos actuales (algo bárbaro teniendo en cuenta que estamos ante un juego atemporal de hace 4 años), y lo que es más importante, jugablemente es una verdadera maravilla, con un control muy satisfactorio, perfectamente adaptado a los mandos de una consola. Una magnífica oportunidad de disfrutar de este fantástico juego que, todavía a día de hoy, sigue siendo un referente técnico y jugable (bastante mejor que su reciente segunda parte, sinceramente).

    Lo mejor

    • Uno de los mejores FPS disponibles en consola
    • Visualmente alucinante, Cry Engine 3 en su máxima expresión
    • Su precio, un juegazo de este calibre por poco menos de 20€ es un regalo
    • Su duración

    Lo peor

    • Eliminación del modo multijugador y de una misión
    • Que no esté disponible en soporte físico (son algo más de 4GB)
    • Los cambios a nivel jugable acercándolo más al Crysis 2 que al original

    Ficha

    Portada
    • Desarrollo: Crytek
    • Distribución: EA
    • Lanzamiento: 04-10-11
    • Idioma: Castellano
    • Precio: 1600MP; 19,95 €

    Entradas relacionadas:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *