Crysis 3

crysis3

A estas alturas a todo el mundo le debería sonar ese portento tecnológico llamado Cry Engine, obra del estudio alemán Crytek Studios, que nos dejó bien flipados hace 5 años con aquel Crysis que pocos ordenadores eran capaces de correr y que se convirtió en referente gráfico de PC. Pero el estudio ya había saltado a la fama unos años antes gracias al ex soldado de las fuerzas especiales Jack Carver (o más bien gracias a esa discretita camisa) en el majestuoso Far Cry, un tremendo FPS que sirvió para presentar en sociedad el motor propio de la compañía.

El salto a las consolas de Crysis 2 conllevó un sacrificio tecnológico, con un impacto visual presumiblemente menor (pese a que consiguió sacarle un buen rendimiento a nuestras PS3 y 360) y la exclusión de algunos puntos alabados de la entrega original como la destrucción e interacción total con los entornos o el esquema sandbox de mundo abierto de aquella jungla, convirtiéndose en cierta medida hacia entornos más encorsetados. Una práctica habitual en consolas: más pasillos pero más cinematográfico.

Regresa un viejo conocido del primer juego, Prophet (antiguo jefe de escuadrón) y que hizo una fugaz aparición en la secuela para entregarle el nanotraje a Alcatraz, esta vez en el papel de protagonista, en busca de venganza contra sus captores e intentar salvar lo que queda de este mundo desolado por la invasión alienígena. Un título que fusiona lo mejor de las dos anteriores entregas con ese concepto de acción sandbox por el que destacó el primer juego, siempre con el referente tecnológico que implica la marca Crytek con su flamante Cry Engine 3 mejorado, y que viene a cerrar esta trilogía.


El juego nos sitúa en el año 2047, 24 años después de los sucesos vividos por Alcatraz en la segunda parte, con una invasión alienígena (los Ceph) que ha ido a más y una corporación Crynet (los CELL) que consiguió finalmente sustraerle el nanosuit a Psycho (el prota de Warhead). En medio de todo este meollo está un pequeño grupo de la resistencia comandada por este último, quien despierta a Prophet de su letargo criogenizado para vengarse. Una historia más personal, sin el mismo trasfondo alienígena, que denota cierta ausencia de ideas y que no termina de convencer por la falta de esa chispa que nos motive a la hora de avanzar hasta el punto indicado. Una campaña mucho más breve de lo habitual (apenas 5 horas) y menos épica, pues salvo un par de momentos con vehículos (algo desaprovechados, dicho sea de paso) y alguna misión secundaria, todo es bastante monótono.

Crysis 3 sigue fiel a la franquicia en cuanto a jugabilidad: huye de ciertas fórmulas muy asentadas en otros juegos clave dentro de este género (sí, estamos hablando de Call of Duty), con puntuales momentos escriptados integrados de una forma muy natural, que únicamente buscan explicar los momentos importantes de la trama mientras vamos cumpliendo los objetivos. Otra de las características principales de la saga sigue estando presente y permanece intacta: las posibilidades a la hora de afrontar los combates. Pocos FPS ofrecen tantas estrategias a la hora de encarar los combates como Crysis, y esto se debe a las alternativas que ofrecen nuestro nanotraje, santo y seña de la franquicia. Siempre podemos optar por el enfrentamiento directo al más puro estilo Chuck Norris (por supuesto, aumentando nuestro blindaje o pateando cajas y traseros) o pasar inadvertidos gracias a nuestro camuflaje óptico que nos proporciona unos momentos de invisibilidad. La elección será nuestra, aunque siempre es recomendable escanear la zona en busca de opciones tácticas (con la posibilidad de marcar a los enemigos) para evaluar cuál es la mejor estrategia.

La vertiente de sigilo cobra una mayor importancia gracias a la inclusión del arma de moda (después de verlo en Assassins Creed 3 o el nuevo Tomb Raider) que hará las delicias de los más camperos, el arco. Un arma infalible, de una potencia y versatilidad nada despreciables, que además no consumirá energía de nuestro traje ni romperá nuestra habilidad de camuflaje (como sí hacen el resto de armas), a parte que siempre estará disponible como nuestra tercera arma y podemos recoger las flechas usadas. Además, hay distintos tipos de flechas, desde explosivas (evocando al momentazo de Rambo III) a unas eléctricas que pueden electrocutar a cualquier enemigo que esté tocando agua, por no mencionar otros factores como la tensión de la cuerda o la parábola de la trayectoria, que determinan el daño o la velocidad del impacto.

Las novedades del nuevo nanotraje son interesantes: más tiempo en carrera, mayor impulso, salto, mayor fuerza de impacto en los golpes cuerpo a cuerpo, mejor visor, una nueva interfaz y un nuevo sistema de pirateo para hackear torretas, minas y algunas criaturas alienígenas (mediante un minijuegos de precisión), así como nuevas opciones a la hora de mejorar las capacidades de nuestro traje a través de una cómoda y vistosa interfaz. La habitual barra de energía nos indica el tiempo que podemos usar tales habilidades como el camuflaje óptico, el blindaje o los mencionados impulsos, saltos o carrera, y que recargamos descansando unos segundos.

El entorno juega un papel fundamental a la hora de camuflarnos entre una vegetación brillantemente recreada o bajo el agua, convirtiéndose en un campo abierto en el que el jugador pueda dejar volar su imaginación y plantear estrategias de la mejor manera que prefiera. Una falsa sensación de libertad que no consigue alejarse tanto como pretendían de esos ambientes más reducidos de la anterior entrega. Tenemos un buen margen de maniobra para afrontar el combate, sí, pero no dejan de ser escenarios más anchos pero cerrados al fin y al cabo (no como el primer Crysis o el reciente Far Cry 3 que podemos cruzar un poblado por el medio de la montaña). Esto es comprensible hasta cierto punto, puesto que en el juego no veremos ni una sola pantalla de carga, las típicas cargas de texturas o cualquier atisbo de popping, sino un juego brillantemente optimizado para no causar molestias al jugador.

Como comentaba, podemos optar por el sigilo que nos ofrece el camuflaje óptico de nuestro traje, siempre parándonos a recargar la energía del nanotraje. La sensación de “cazador” que transmite es alucinante (igual que un Predator, vaya), pero corremos el riesgo de “aburrir” un poco el juego. La mejor opción será siempre combinar sigilo y acción, eligiendo a qué enemigos matar en silencio y cuándo dejarnos ver para comenzar un tiroteo. Esto es lo que convierte al título en un juego de acción con un fuerte componente táctico y, precisamente, lo que ha caracterizado la saga y la ha diferenciado del estándar implantado por Infinity Ward.

Luego tenemos la siempre controvertida Inteligencia Artificial, que ha mejorado sustancialmente respecto a la anterior entrega, aunque lejos de los grandes resultados del primer juego. Por una parte nuestros enemigos tienen esa capacidad para sorprendernos flanqueándonos y actuando coordinadamente de forma más que eficaz (como si fueran comandos adiestrados), pero luego tienen otros comportamientos poco inteligentes, especialmente cuando ven a un compañero tumbado en el suelo

El apartado multijugador está nuevamente desarrollado por Crytek UK (ex Free Radical, equipo a su vez escindido de la vieja Rare y creadores de Secod Sight, Haze y la serie TimeSplitters). En él tenemos los clásicos modos (todos contra todos, por equipos, captura la bandera, Dominación…), que no están nada mal, con el ya típico sistema de rango y demás. Luego tenemos el interesante modo Cazador para 16 jugadores, dónde dos cazadores (inicialmente) vestidos con el nanotraje deben terminar con el equipo contrario (CELL), con la característica que cada soldado que maten se pasa a su bando vestido con el traje y toda su tecnología. Un divertidísimo modo que juega con el instinto de supervivencia de los pobres soldaditos CELL en el que solo que sobreviva uno ya habrán conseguido la victoria.

Crysis 3 llega justo en el final de la presente generación, cuando en teoría las consolas actuales ya se han exprimido al máximo y ya nada debería sorprendernos (tecnológicamente hablando). Mucho se ha comentado antes de la aparición del juego, hasta alguna fantasmada de los propios desarrolladores afirmando que lo que veamos en la próxima generación no distará mucho del aspecto visual de este juego. Viendo el resultado final, lo cierto es que Crysis 3 saca todo el potencial de las consolas actuales y, francamente, no dista mucho del puntal tecnológico que significó Killzone 3, es decir, brutal en todas sus facetas.

Ya lo hemos comentado anteriormente, pero permitidme que vuelva a incidir, los escenarios son de lo más espectacular que ha dejado esta generación, con un diseño francamente bueno, y no solo a nivel artístico (increíble el fotorealismo con el que ha sido retratado todo el conjunto) sino a nivel estructural, con un mapeado inteligentemente pensado para ofrecer diferentes opciones tácticas. La recreación de una Nueva York que fusiona naturaleza salvaje intercalada con edificios en ruinas toma un rol importante en el desarrollo de la aventura. Por otra parte, los modelados, texturas, animaciones, expresiones faciales, iluminación o cinemáticas están a un nivel sobresaliente (y eso que estamos delante de la versión PS3), todo ello sustentado por esa bestia parda llamada Cry Engine 3 que, a pesar de todo, no logra una buena estabilidad en la tasa de frames (alrededor de 30fps, incluso menos en algún momento del juego).

El juego viene perfectamente localizado a nuestro idioma, con un notable doblaje, como de costumbre en EA (pues todos sabemos que no escatiman recursos en este ámbito), aunque con algún problema en la sincronización labial. Los efectos de sonido tales como disparos y explosiones suenan con contundencia y se adaptan al entorno en el que suenan, con sus ecos y demás sonido envolvente. La banda sonora acompaña acertadamente toda la aventura y sabe ambientar cada momento, manteniéndose a la altura de toda la saga.

Conclusión

Crysis 3 se mantiene fiel en buena parte de los aspectos característicos de la saga. Las opciones del traje ofrecen alternativas a nivel jugable sin parangón en un juego del género, con multitud de alternativas a la hora de afrontar cualquier combate. Como es costumbre en Crytek, siguen fieles a ese vanguardismo tecnológico, aunque por desgracia no en lo narrativo, con una falta de ideas alarmante que convierten al título en monótono en algunos compases y carece de esa motivación necesaria para incitar al jugador a avanzar en la historia y tener ganas de descubrir más.

El juego intenta tomar lo mejor de los dos anteriores títulos, aunque finalmente se encuentra más cerca del segundo que del original debido a esa poca ambición. No hay duda que es un buen juego, digno de la saga, que nos mantendrá entretenidos las escasas 5 horas que dura la campaña (sin duda su mayor lastre) y en el que viviréis una fantástica conclusión a la trilogía. Pero siempre nos quedará esa sensación de que si hubieran puesto el mismo ímpetu en el tema argumental y jugable (permitiendo algo más de libertad al jugador) que en el aspecto tecnológico estaríamos ante uno de los referentes del género.

Lo mejor

  • Es un auténtico portento técnico que logra tocar el techo de las consolas actuales
  • Brillante diseño artístico, con un fotorealismo que no parará de sorprenderos
  • La variedad de opciones que ofrece para los enfrentamientos
  • El modo cazador es de lo más divertido

Lo peor

  • Cortísima duración
  • Historia sin ideas ni motivaciones para avanzar
  • Poca ambición. No aporta nada respecto el anterior juego (una mayor variedad de misiones no le hubieran venido nada mal)

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. La verdad los graficos son impresionantes en version pc por lo menos pero la historia es un asco y me parece que hay ventajas de mas en este juego en cada enfrentamiento tenes la posibilidad de ver cada ubicacion de los enemigos lo que me parece un poco facil ya que no hay que esforsarse en buscar a los enemigos en crysis 2 lo habian hecho bien pero CRYSIS 1 Y CRYSIS WARHEAD fueron los mejores fue una lastima que no lo hubieran seguido bien pero el motor grafico te hace salir baba de la boca pero en jugabilidad un 2…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *