Crazy Spammer

¿Quién no ha recibido alguna vez un mail ofreciendo servicios de alargamiento (innecesario totalmente en cualquier Desconsolado que se precie) de pene? o de un rey de alguna provincia africana inventada que tiene que cobrar un cheque de dos millones de euros y necesita tu cuenta para hacerlo ofreciéndote a cambio un suculento margen de comisión. O correos phising de bancos falsos que huelen a timo antes de encender el ordenador. Los eliminamos sin pestañear en milésimas de segundo. Siempre me pregunto que si estas cosas se hacen es por que la gente pica ¿no?. Es como los programas/concurso de madrugada. Si los emiten es por que la gente se deja la pasta llamando. Claro que si el coeficiente intelectual de los espectadores es directamente proporcional al del presenteador/a del susodicho la duda queda resuelta de inmediato.

Crazy Spammer

Que bellos tiempos aquellos que llegabas a casa de madrugada y telecinco estaba reponiendo Sensación de vivir, o te sorprendían con una peli setentera u ochentera tipo The Warriors. Luego la señora Sinde se extrañará de que la gente opte por buscar entretenimiento en internet. Igual si tuvieramos una buena programación televisiva la gente no le habría perdido tanto el respeto a la caja tonta. Pero no nos desviemos del tema con sulfuramientos personales y vayamos a lo que toca. ¿Por qué se pone este a hablar ahora de spam? Pués muy sencillo. Undercoders (me encanta su logo), un joven estudio de Barcelona, se ha puesto en la piel de un correo spam para mostrarnos su día a día en forma de juego desarrollado para iPhone. La propuesta viene en un adictivo puzzle llamado Crazy Spammer, que igual hace que la próxima vez que alguien os ofrezca viagra por mail os lo penséis dos veces antes de mandarlo al limbo virtual.

Como usuario (y adicto) de juegos para smartphone he de reconocer que los que siempre terminan enganchándome más son los de planteamiento más simple. Eso no quiere decir que algo simple carezca de mérito. Muchas veces son las propuestas más originales las que gozan de la mayor de las simplezas. Si no que se lo digan al imperio que se están montado los chicos de Rovio y su Angry Birds. Juegos como Canabalt, Cut The Rope, Plants vs Zombies cosechan éxitos (y euros) por todo el planeta. Yo sinceramente prefiero una partidita en el bus antes de llegar a casa a un Fuzzle o un Catcha Mouse antes que a un Halo digo… un N.O.V.A. Pero quizás ya son gustos personales en los que igual no hace falta entrar. A lo que vamos que hoy me ha dado por divagar de lo lindo…

Crazy Spammer

Hemos probado Crazy Spammer y nos ha gustado. Así de simple y directo. Por que la propuesta de Crazy Spammer es simple y directa. Nos pondremos en el papel (nunca mejor dicho) de un sobrecito de spam llamado Spammy. La misión de Spammy será llegar sano y salvo a los servidores de correo para así poder llenar la red de correo “basura”. ¿Cómo hacemos que logre completar su misión? Muy sencillo. En la pantalla nos muestran un entramado de tuberias entrelazadas unas con otras. Todas ellas separadas en celdas tipo puzzle con un hueco para poder desplazar las celdas y lograr que las tuberias encajen y dejen vía libre a Spammy para llegar al servidor que queramos, o podamos. Spammy camina solo y va apareciendo aleatoriamente desde diferentes puntos de la pantalla. Nosotros deberemos abrirle camino lo mejor que podamos.

Hasta aquí todo claro y en apariencia sencillo ¿no?. Ahora viene cuando la cosa se complica. No solo deberemos evitar que Spammy se de de morros con la casilla negra que nos permite desplazar el resto de celdas. También hay tuberias cerradas que no llevan a ninguna parte y que tendremos que evitar a toda costa si no queremos perder una de las tres vidas que tiene Spammy al empezar la partida. Por si todo esto fuera poco en los servidores irán apareciendo de vez en cuando filtros de spam y firewalls que nos indicaran a que servidores no habrá que dirirgir nuestros pasos. Y ya rizando el rizo de la complicación spammer, un gracioso gendarme (a veces varios) con bigote llamado Netcop nos perseguirá para evitar que lleguemos a la red y propaguemos nuestro mensaje.

Crazy Spammer

Cabe decir que a medida que avancemos la dificultad irá en aumento, aún así contamos con items aleatorios que nos darán ventaja en algunas situaciones. Podremos usar el icono de turbo para hacer que Spammy corra más. Con el icono de llama, eliminaremos los cortafuegos que haya colocados en los servidores. Con la bomba eliminaremos a todos los netcops aparecidos en pantalla. Con la estrella dorada (como no) seremos invencibles por un tiempo limitado. También tenemos la opción de clonar a Spammy con el icono del sobrecito verde. Así un Spammy extra nos dará la oportunidad de conseguir mas puntos cual multiball en un pinball.

Y básicamente esto es todo, que no es poco, lo que ofrece este modesto a la par que adictivo juego. Gráficamente el juego cumple su cometido perfectamente. Con unos personajillos hechos con bastante sentido del humor y con una ventanita inferior que nos va mostrando los mensajes que lleva el spam en cuestión y en la que van apareciendo los personajillos sufridores de nuestro spameo.

La música quizás es lo más flojo de todo el juego aunque cumple con el objetivo de todo juego de puzzle que se precie, crisparnos un poco más los nervios si se puede.

La jugabilidad como ya hemos comentado es muy buena. Le pillas el punto enseguida al control y cuando te quieres dar cuenta ya has mandado un buen puñado de spams así que engancha. Si a eso le añades la dificultad progresiva y los tres niveles: fácil, normal y difícil que nos dejan escojer antes de empezar podemos tener juego para bastante rato. Además nos dan la posibilidad de subir nuestros récords a Facebook para picarnos con algún amiguete.

Lo mejor

· La adicción que genera desde las primeras partidas
· Que está hecho en España
· Su estilo gráfico desenfadado, pese a poderse pulir cumple de sobras

Lo peor

· La música, sin ser mala, no es algo a destacar en el juego
· Que no esté para Android, al menos de momento
· Que Spammy no avise previamente de donde va a salir haciendo que muchas veces salga en la casilla negra y te maten

Comprar Crazy Spammer en la iTunes Store >>

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *