Binary Domain

Van dos americanos, dos ingleses, un francés, una china y un japonés… No, no es un chiste, es el nuevo shooter en tercera persona de SEGA, Binary Domain.

70 años en el futuro, la contaminación y otros aspectos, han hecho de nuestro mundo, un lugar difícilmente habitable, donde el nivel del mar ha subido a niveles críticos; sin embargo, un mundo donde los robots, gracias a su inteligencia artificial, son capaces de hacernos la vida más sencilla… hasta que un accidente hace sonar las alarmas: la aparición de un robot, con aspecto calcado al de un humano, en la sede de una de las compañías más importantes en el campo de la robótica, Bergen. Alguien está jugando a ser Dios y nuestro objetivo será pararlo.

En un mundo tan avanzado tecnológicamente, pero dañado por el efecto del hombre, la población ha disminuido, muchas ciudades han quedado negadas por el aumento del nivel del mar, por lo que se han tenido que construir nuevas ciudades sobre las antiguas. Aun así la tecnología a avanzado a pasos agigantados, consiguiendo construir robots que se valen por si mismos para hacer todo tipo de tareas, e incluso con unas características totalmente humanas. Para evitar la existencia de estos robots de aspecto humano, se firma en Ginebra, la cláusula 21, donde se prohíbe su creación, pero alguien se ha saltado esta regla: en Japón, la empresa rival de Bergen, Amada Corp., es sospechosa de la creación de Hijos del Éter, robots que nadie podría identificar sin un escaneo, robots, que ni siquiera saben que lo son, puesto que han sido programados para pensar que son humanos, haciéndolos difícilmente reconocibles; y aquí entramos nosotros: una Unidad Óxido, formada por expertos militares de varios países debe encargarse de que dicha cláusula se cumpla y acabar con la producción de estos seres mecánicos.

Puede parecer una historia algo reincidente cuando hablamos de robots; una IA que se vuelve loca y empieza a atacar a humanos o preparar sus propios planes para su supervivencia ya se ha visto en la gran pantalla, con películas de renombre como la primera de “Resident Evil” o “Terminator”, pero sobretodo, con mayor parecido, “Yo, robot” y sin separarnos tanto del campo en el que nos encontramos, tampoco es inevitable hacer comparaciones con “Vanquish”, de la propia SEGA… nada más lejos de la realidad. Personalmente la historia, ha sido trabajada, bien explicada, conectando cada narración y momento con la siguiente de manera eficaz; si además a esta receta, le echamos una pizca de traición, de amistad, de amor, de conspiración, y uno de los conceptos más ligados a la cultura japonesa, el honor, obtenemos un título que nos mantendrá atrapados a su historia mediante interesantes giros en el argumento y sorpresas inesperadas. El mayor punto a favor del juego.

A lo largo del juego nos iremos moviendo por escuadrones, mientras que nosotros iremos delante en un grupo de tres, como máximo, el resto del equipo irá cubriendo la retaguardia, una manera bastante bonita de dejar en el banquillo a los miembros que no queramos llevarnos con nosotros. Los que sí elijamos, viajarán por las calles a nuestras órdenes; literalmente, ya que podremos guiar su comportamiento mediante comandos como “¡Fuego!”, “Alto” y muchos más.

Mientras nos cargamos a los robots enemigos conseguiremos créditos con los que comprar equipo en las máquina expendedoras modernas (robotizadas), como botiquines, granadas, munición y armamento; o simplemente mejorar nuestra arma principal en parámetros como cadencia de tiro, munición en el cargador, precisión, daño… Estos créditos serán la recompensa por nuestros actos en el campo de batalla, por lo que cuantas más “monerías” mejor: disparos en la cabeza, desmembramientos varios, a golpes, múltiples muertes…

A parte de lo dicho, podremos comprar nanodispositivos con los que mejorar características de nuestra unidad: como la evasión, la fuerza, la salud, la velocidad de recarga, número de granadas y botiquines a cargar, etc.

Usando el micro


Como hemos dicho anteriormente, podremos dar órdenes por voz al equipo, mediante algún dispositivo que tengamos, micros, headsets y demás. Pero Yakuza Studios no ha querido que la cosa quede aquí, y ha implementado un sistema de reconocimiento de voz, con el que muchas más palabras quedan reconocidas. Con esto, podremos dar más que órdenes y llevar un poco más allá el reconocimiento de voz, puesto que podremos mantener conversaciones, simples eso sí, pero conversaciones al fin y al cabo.

Durante los encuentros enemigos, nos sugerirán tácticas a seguir (“Tú por el flanco derecho y yo por el izquierdo“, y situaciones de esta índole), que podremos confirmar o negar mediante voz y después, nos pararemos tras el combate para ser participes de una conversación con los resultados del enfrentamiento, donde se nos felicitará o regañará por nuestro comportamiento, pudiendo responder con un gran abanico de palabras Lo siento”, “Gracias, tío”, incluso varios insultos o palabras mal sonantes. Otras situaciones donde usar este sistema son, cuando caigamos abatidos, momento en que les podremos pedir ayuda para que nos socorran si no tenemos botiquines, o negarnos si ellos mismos nos ofrecen su ayuda.

Todas estas situaciones harán que su confianza en nosotros aumente o disminuya, si les contestamos bien o mal, o si cumplimos sus sugerencias después de confirmarlas. Esta confianza se bonificará en combate en forma de ayuda por su parte, cuanto más confíen en nosotros, más rápido acudirán cuando les solicitemos su ayuda o les pidamos cobertura. ¿A quién no le gusta un “Bien hecho” en el momento adecuado?

Por el contrario, y como cabe esperar, si reciben fuego amigo o les hablamos mal, su confianza descenderá; y aunque no lo parezca, esto sucederá más veces de las que debería: fácilmente, el sistema de reconocimiento asociará palabras, si no nos entiende, por lo que un “Corred” mal dicho/entendido puede transformarse en un “Joder” o un “Bien” en una “Mierda”, con el correspondiente cabreo del personaje en cuestión. El fuego amigo también ocurrirá a menudo, cuando, mientras disparemos, se nos cruce un aliado por el medio sin previo aviso y reciba nuestro plomo, iniciando un diálogo donde se quejará por nuestra acción y esto ocurrirá bastante a menudo, llegando a estar tan pendientes de su situación como de los enemigos, si queréis mantener alta su confianza.

Para completar las 6 – 8 horas de juego en solitario que nos ofrece el modo campaña, tenemos a nuestro alcance el modo multijugador. El online nos propone dos modos altamente diferenciados: Competitivo y Invasión.

El modo competitivo no tiene diferencia alguna con los modos típicos en el género: Plantar la bomba, duelo por equipos o contra todos, nada que no hayamos visto ya. Para incentivar, podremos subir de nivel, mediante la experiencia al matar enemigos e ir desbloqueando mejoras y equipo. Las partidas serán de hasta 10 jugadores.

En el modo invasión, deberemos soportar 50 oleadas enemigas con los robots característicos del modo campaña cooperando con otros jugadores, en escenarios conocidos del juego. Realmente duro si no nos preparamos antes a conciencia.

Dado el hecho que en el modo campaña iremos acompañados en casi todo momento, se echa en falta un modo coopearativo en el que pasar la historia con un amigo (online u offline) que haría más rejugable el modo campaña.

Conclusiones


Una historia muy buena y profunda, a la que no se acompaña con otros aspectos, como el técnico, donde falla estrepitosamente con un doblaje tirando a malo en los personajes principales, especialmente en Dan, donde los movimientos de la boca y gestos no cuadrarán demasiado bien con el diálogo, pero que en algunos casos es bueno (las voces españolas con el toque japonés, están muy bien conseguidas).

Además gráficamente tampoco es una bestia, contando eso sí con diseños originales y muy bien conseguidos en los enemigos, pero débiles en los escenarios, que dicho sea de paso, en los primeros capítulos sobre todo, son pasillos plagados de enemigos. Al menos hay que destacar que ocurrir toda la trama en una ciudad, viviremos escenarios muy variados con diferentes situaciones: persecuciones en moto de agua, en coche por la autopista, a lo largo de vagones de metro, pasando por escenarios como cloacas, suburbios en ruinas, lujosas edificaciones, estaciones de metro con grandes diferencias entre todas, por lo que nunca sabremos que nos vamos a encontrar en el siguiente episodio.

Si os gusta la temática y los shooters en tercera, debéis haceros con él, pero si buscáis un buen online con características diferentes a lo habitual, este no es vuestro título. Quizá mejorando estos aspectos, una factible secuela se podría convertir en un referente en el género.

Como nota final, una reflexión: O el textil ha mejorado con los años y un simple traje de neopreno con cuatro placas de acero, sin casco y yendo con chaleco es la mejor defensa, o, aún toda la tecnología avanzada que prolifera en el juego, balística se ha quedado en la edad de piedra.

Lo mejor

  • Un argumento interesante, lleno de sorpresas y bien contado.
  • Mucha variedad de escenarios para estar simplemente en una ciudad y también en los diferentes los robots, a cada cual más original.
  • Mención especial a la IA de los robots (en la mayoría de momentos) y a su comportamiento y movimiento como verdaderos robots
  • El uso del micro, no solo para dar órdenes tácticas, sino también para mantener una conversación “medianamente libre”…

Lo peor

  • … aunque le falta aspectos por pulir en el reconocimiento de voz.
  • La mayor parte del doblaje, sobretodo en Dan, el protagonista principal, hace sangrar los ojos, mientras que en otros personajes no tan importantes (la mayoría de personajes japoneses) cuentan con un doblaje superior.
  • El online es lo de siempre: plantar la bomba, muerte por equipos o todos vs todos, modo invasión (50 oleadas de monstruos)… nada nuevo. Se hace un poco soso.

Ficha

Portada
  • Desarrollo: Yakuza Studio
  • Distribución: SEGA
  • Lanzamiento: 24/2/12
  • Idioma: Castellano
  • Precio: 64.95€

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. WOW! cuanto analisis de juegos ,me gusta ,seguir así :-).Y un buen analisi aunque solo jugue a la demo pinta entretenido,estoy deacuerdo con lo de las voces, bien por molestarse en doblar el juego pero…la del prota parece que este leyendo un papel casi sin ganas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *