9

BattleBlock Theater

 photo BattleBlockTheater-Logo_zps615922b4.jpg

BattleBlock Theater es lo nuevo de The Behemoth, un pequeño estudio con pocos juegos en su currículum pero todos ellos muy disfrutables. ¿Será esta la excepción que confirma la regla o estamos ante una nueva joyita? A continuación intentaré aclarar esto en mi análisis.

BattleBlock Theater es un título de plataformas. O un puzle. O mejor dicho, una mezcla entre ambos géneros. Y eso no es todo, porque por momentos recordará bastante a Super Meat Boy (aunque tranquilos, salvo honrosas excepciones, no llega a ser tan complicado y exigente como el título del Team Meat). Pero no hace falta ir tan “lejos” para ver influencias. Sin salir de las obras del propio estudio, y con lanzamiento exclusivo para dispositivos iOS, encontramos Alien Hominid: PDA Games, título con el que a nivel jugable comparte muchos elementos. Pero claro, esto es posible que, a priori, os deje bastante fríos porque aún no os he dicho cómo se juega a esto.

Tranquilos, que ahora os explico cómo funciona esto: con nuestro personaje, debemos recorrer un escenario sorteando los diversos obstáculos hasta llegar a la meta. La gracia de esto no es sólo que debemos escapar con vida, sino que además debemos abrir la salida antes, y para lograrlo deberemos recoger tres gemas verdes en cada uno de los niveles (aunque, por lo general, habrá más y conseguir el mínimo es bastante fácil). En caso de no conseguir las gemas, simplemente, no podremos abandonar el nivel aunque lleguemos a la meta. ¿Fácil de entender, verdad?
Pues más fácil aún es jugar, ya que sólo necesitaremos el stick analógico del mando para mover al personaje, un botón para saltar (si lo pulsamos dos veces realizaremos un salto doble) y un par de botones para atacar a los enemigos (y, ocasionalmente, para esquivar algún peligro concreto). Aquí no encontraréis nada de combinaciones interminables, aunque a medida que avanzamos el juego será cada vez más exigente.

Esta exigencia vendrá dada, especialmente, por la aparición de nuevos bloques de escenario. Porque no lo había comentado, pero el juego se desarrolla en dos dimensiones y el escenario está formado por cubos. Estos, además, tienen diferentes características dependiendo del tipo que sean, y aunque por lo general no, en unos en concreto también afecta el color de los mismos. Estos cubos pueden ser ventiladores que nos empujan (algunos pueden ser desactivados si los golpeamos por la parte trasera), bloques de hielo que resbalan al pisarlos, interruptores que hacen desaparecer determinados bloques de un color concreto, bloques de brasas que nos harán salir despedidos o nubes que no nos dejarán caer (pero que pueden ser atravesadas de lado o de abajo para arriba), entre otros.

Nos enfrentaremos a todo esto a lo largo de más de 90 niveles (9 niveles “normales”, una fase final compuesta por 2 o 3 cronometrados y 3 extras cronometrados más difíciles de lo normal. Y todo esto en cada uno de los 8 capítulos), que podemos superar en modo Normal (al avanzar encontraremos puntos de control y si morimos reapareceremos en ellos, sin límite de vidas además) o Desvarío (si morimos deberemos empezar el nivel desde el principio, y perderemos cualquier joya que hayamos encontrado hasta ese momento en dicho nivel) tanto solos como en modo cooperativo (en éste último modo se hacen ligeras variaciones en los niveles para obligar a los jugadores a cooperar, como por ejemplo con saltos más largos en los que nuestro compañero nos deberá impulsar). Y a esto hay que sumarle los niveles on-line que podemos buscar, creados por la comunidad con un potente editor de niveles de sencillo manejo (y sí, obviamente, nosotros podemos crear niveles y subirlos a la red). Vaya que estamos ante un título que ofrece muchas horas de diversión.

Además, en todos estos niveles encontraremos gemas y ovillos de lana. La gracia es que estos elementos sirven para desbloquear nuevo contenido en la tienda del juego. Los ovillos sirven para adquirir nuevas armas con las que acabar con los gatos enemigos que encontremos a lo largo de los niveles, o incluso algunas se podrían catalogar como herramientas porque en vez de acabar con los enemigos nos ayudan a avanzar (por ejemplo, hay una pistola que lanza unos proyectiles con ventosa que se pegarán a la pared y que podremos usar para escalar). Con las gemas, en cambio, podremos rescatar multitud de prisioneros que posteriormente podremos usar como personaje. Por cierto, si habéis jugado a Castle Crashers y Alien Hominid HD podréis elegir dos personajes extra que, si bien no aportan nada en el plano jugable, representan a los protagonistas de dichos títulos. Y qué demonios, se agradece el detalle, especialmente teniendo en cuenta que son “gratuitos” (ya digo, se desbloquean sin coste alguno para todos aquellos que hayan jugado con su perfil a los títulos).

Esperad, que… ¿aún no os había comentado nada de los prisioneros? Ah, pues dejad que ponga remedio a esto: el juego se desarrolla en un teatro / cárcel en el que deberemos sobrevivir a los diferentes niveles para entretener a unos gatos con muy mala baba. Lo que pasa es que no estamos allí porque queramos, sino porque el barco en el que viajábamos con todos nuestros amigos ha naufragado, y mientras que nuestro mejor amigo (Hatty Hattington) ha recibido un sombrero como regalo de los gatos, todos los demás hemos sido aprisionados. Y claro, ahora nuestro deber es huir de la isla rescatando a todos nuestros amigos (o los que podamos, claro). Esta trama, si bien no es excesivamente compleja, se narra de manera muy graciosa (gracias a un narrador hilarante… aunque inglés. Eso sí, los subtítulos al español no faltan) en unas escenas que aparecerán al completar cada uno de los capítulos.

Ah, que se me olvidaba, el juego incluye un conjunto de minijuegos en un modo llamado La Arena. Estos minijuegos tienen la jugabilidad del título, pero presentan diferentes características propias. Por ejemplo, hay un modo en el que debemos pintar más bloques que nuestros adversarios, y para hacerlo simplemente debemos tocarlos. U otro en el que debemos introducir la pelota en la canasta contraria más veces que nuestros oponentes. No son muchos, ni tampoco muy brillantes, pero permiten alguna partidilla rápida, y si lo jugamos con amigos la cosa mejora bastante.

Para terminar, y como de costumbre, hablaré de los aspectos más técnicos del juego. A nivel gráfico tenemos un título en 2D con sprites de gran calidad, y con el aspecto característico del estudio. No sé muy bien cómo definirlo, pero creo que con las imágenes que habéis ido encontrando a lo largo de éste análisis creo que os podéis hacer una idea. A nivel sonoro también estamos ante un título muy cuidado, con unos efectos muy correctos, un doblaje excelente y una banda sonora fabulosa. La OST no cuenta con una cantidad pasmosa de temas, cierto, pero todos ellos resultan bastante variados entre ellos gracias a los diferentes estilos de cada uno, y como además son muy buenos, no se harán pesados en ningún momento.

Conclusión

The Behemoth lo ha vuelto a hacer: BattleBlock Theater es uno de esos juegos con personalidad propia que puedes jugar durante horas y horas, ya no sólo por la gran cantidad de material que incluye (unos 100 niveles, modo individual y cooperativo, montones de desbloqueables, modo cooperativo, minijuegos…), sino porque resultan divertidísimos gracias a lo sólido que resulta el conjunto. Un título muy recomendable dentro del catálogo descargable del Bazar de Xbox 360, y (por suerte o por desgracia) exclusivo.

Lo mejor

  • Horas y horas de diversión
  • Los retos incrementan a un ritmo muy similar a la habilidad del jugador
  • Sencillo de jugar
  • Muy bueno técnicamente
  • Incluye variados minijuegos para jugar solos o con amigos…

Lo peor

  • … aunque puestos a pedir, podrían ser algo mejores
  • Algunos niveles tienen una dificultad algo desajustada

Ficha

Portada
  • Desarrollo: The Behemoth
  • Distribución: Microsoft
  • Lanzamiento: 3/4/2013
  • Idioma: Voces en inglés, textos en castellano
  • Precio: 1200 MSP (unos 15€ al cambio)

Comentarios

  1. The Behemoth lo ha vuelto a conseguir, plantean un juego de mecánica aparentemente sencilla, una apuesta en escena clara y sobre todo mucha diversión encapsulada. Disfruté de Alien Hominid HD por ser un título complicado que gradaba su dificultad mediante la repetición y la perseveráncia. Castle Crashers era quizás una manera de recordar aquellos beat’m up de la época donde avanzar a golpe de espada era simplemente el pretexto de la diversión. ¿Plataformas – puzles? Vale, lo compro porque sé que el planteamiento seguro que irá un poco más allá. Me tiran para atrás quizás esos 1200 MP y buenamente podrían lanzar un Pack físico con los 3 juegos (sí, a veces me gusta tocar el DVD y saber que eso redondo existe)

    Merci por la información 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *