Assassin’s Creed III: Liberation

Tras unos meses de sequía en PS Vita, la cosa se vuelve a animar para la campaña navideña, con algunos juegos que desde que, cuando se anunciaron, prometieron mostrarnos las maravillas que esta gran portátil podría conseguir. Uno de estos títulos es sin duda Assassin’s Creed III: Liberation por dos motivos. El primero, que no se trata de un port de las aventuras de Connor, sino un juego creado desde cero. Y luego, que por primera vez en la saga, el protagonismo pasa a una Asesina. ¿Podrán ambos ingredientes traernos el mejor juego de PS Vita, o mantendrá el título la racha de decepcionantes entregas de la saga lanzadas para portátiles?

La historia nos sitúa entre mediados y finales del siglo XVIII. Aveline de Grandpère es una Asesina con raíces franco-africanas cuya madre fue liberada de la vida de esclava y se “casó” (nunca oficialmente) con su libertador, por lo que Aveline ha estado toda su vida en la alta sociedad. Sin embargo, su madre desapareció cuando ella era tan solo una niña y, de algún modo, Aveline entró en la hermandad de los Asesinos.

Toda la acción ocurre principalmente en Nueva Orleans y un par de localizaciones que es mejor que descubráis por vosotros mismos. Esto significa que, al estar en el sur de Estados Unidos (antes de la Revolución por la independencia, algo de lo que sólo escucharemos alguna que otra mención), la esclavitud es algo de lo más normal. Aquí ya nos encontramos con el primer fallo de la historia, ya que sí, Aveline quiere liberar a todos los esclavos que pueda, pero nunca se explora realmente cómo se debería de sentir siendo una mujer de color en la alta sociedad, mientras que a su alrededor la esclavitud está a flor de piel y se suele menospreciar al género femenino.

Esto se podría perdonar si el resto estuviera a la altura, pero no es así. Toda la historia se podría resumir en que hay algo extraño que está pasando con los esclavos, y Aveline tiene que investigar qué es lo que ocurre. Los personajes son bastante planos, algo que se aplica en cierta medida a Aveline, ya que nunca se los desarrolla lo más mínimo. Si queremos saber un poco más sobre estos personajes, habrá que completar ciertas misiones secundarias para desbloquear sus perfiles completos en la base de datos, pero tampoco esperéis gran cosa.

Además, las ideas sobre las que se basa el argumento son geniales, pero nunca llega a estar estructurado todo de una forma correcta. Y si os preguntáis si ocurre algo en el presente, por desgracia, la respuesta es no. Sí, se nos dice que estamos en un programa de Abstergo (casi como fuera un videojuego), y que vamos a revivir la vida de Aveline. Así que la historia es una completa decepción, ya que es uno de los puntos más fuertes de la saga, y aquí se han desaprovechado todas las buenas ideas de las que partían.

Jugablemente, Assassin’s Creed III: Liberation emula a la perfección la experiencia que nos podemos encontrar en las entregas principales. Tenemos una ciudad y otros mapas abiertos para explorar, encontrar los muchos elementos ocultos y sincronizar las atalayas para tener el mapa al completo. La escalada, los movimientos y la ocultación funcionan igual de bien que siempre, por lo que nos sentiremos muy cómodos desde el primer momento.

La principal novedad del juego nos la encontramos en el sistema de “Identidades”, que nos permite adoptar tres clases bien diferenciadas. La identidad de Asesina nos permitirá acceder a todo nuestro arsenal, tiene más vida y podemos usar el parkour a placer, pero tiene la desventaja de que su notoriedad aumenta rápidamente. La identidad de esclava es más débil, pero también puede hacer parkour e integrarse entre los demás esclavos, ya sea llevando cajas, barriendo o haciendo otros trabajos. Por último, la identidad de dama es la más lenta, apenas puede llevar armas y no puede escalar, pero gana notoriedad de forma más lenta, puede seducir a varios personajes o incluso sobornar a los guardias para acceder a zonas vigiladas.

En un principio, la idea de poder cambiar de identidad es realmente buena, ya que algo que destacaba mucho durante la trilogía de Ezio era cómo a nadie le sorprendía encontrarse por la calle a un tipo vestido tal y como iba. Sin embargo, la ejecución no es todo lo satisfactoria que nos gustaría, ya que en la mayoría de las ocasiones, las misiones nos obligan a usar una u otra identidad. Por suerte, luego hay objetos que sólo puede conseguir cada una o hay algunas misiones en las que tenemos algo más de libertad, por lo que sí que se consigue que usemos todas las identidades.

El combate se mantiene en la línea de la saga, por lo que tampoco esperéis gran cosa si no os gustaba con anterioridad. Al menos, ahora sí que se recompensa más el ir a la ofensiva (aunque los contraataques siguen siendo muy efectivos), además de contar con armas pequeñas que usar junto a un cuchillo, las armas de fuego ganan importancia y el látigo se convierte en un muy útil utensilio tanto para el combate como para la exploración. Como novedad tenemos las cadenas de asesinatos, que consisten en marcar a los enemigos para que Aveline los elimine automáticamente. Esto es algo que se desbloquea tras una muerte sigilosa, y creedme, nos muy probable que lo uséis, ya que si las peleas son por lo general muy fáciles (algo que aumenta con la vida regenerativa), esto quita por completo la diversión.

Algo muy positivo del juego es que las misiones están claramente pensadas para un sistema portátil, por lo que es fácil re-engancharse, completar una misión en unos 5 minutos, y terminar ahí nuestra partida. A pesar de esto, las misiones principales logran ir ganando en espectacularidad según avanzamos en la historia, pero siempre en dosis cortitas pero muy numerosas. De esta forma, para completar la historia de Aveline necesitaremos unas 8-10 horas, lo cual está muy bien para una portátil.

Luego tendremos a nuestra disposición muchas misiones secundarias y objetos que encontrar. En este último es donde nos tiraremos más tiempo, y es que sigue siendo una delicia el simple hecho de explorar los niveles con el genial sistema de parkour de la franquicia. Algunos ejemplos de los items a encontrar son huevos de caimán (sí, podremos enfrentarnos a cocodrilos cuerpo a cuerpo, aunque lamentablemente los eliminaremos en un fácil QTE), tesoros, páginas del diario de la madre de Aveline, gente infectada, estatuillas mayas y mucho más.

Si bien todo esto es realmente genial, hay algunos aspectos que son realmente frustrantes. Para empezar, y esto es algo que no se puede cambiar, son los mini-juegos pensados para PS Vita. Recuerdo que en Uncharted: Golden Abyss no me resultó demasiado molesta la parte en la que había que apuntar con la consola hacia una luz para descubrir un mensaje oculto, ya que era una sola vez y era en un momento de investigación, lo cual aumentaba la inmersión. Pues bien, esto también lo haremos en Assassin’s Creed III: Liberation, pero muchísimas veces. Y no solo eso, ya que además de apuntar a una luz, habrá que girar la consola, y cuando esté en el ángulo correcto, mover una lente con la pantalla táctil. Este minijuego y un puzzle de mover una bola a través de un laberinto usando el movimiento de la portátil son realmente horribles. Eso por no mencionar lo espantoso que resulta robar usando el panel trasero. ¿Por qué no podían haber dejado las funciones de Vita en el mapa y seleccionar las armas?

El multijugador tampoco es para echar cohetes, ya que se parece a los muchos juegos para Facebook que hay. Básicamente, tras seleccionar si somos Asesinos o de Abstergo, iremos seleccionando nodos para atacarlos, defenderlos o marcarlos.

Todo esto no desmerece demasiado al juego, ya que los minijuegos no duran mucho y el multijugador directamente se puede omitir. Pero si hay algo que perjudica enormemente la experiencia son los muchísimos bugs que hay, dando muchas veces la sensación de que se ha lanzado el juego sin terminar para llegar a tiempo a la fecha que dijeron hace varios meses. Algunos ejemplos están en cuelgues que nos hacen reiniciar la consola, misiones que fallan por absolutamente ningún motivo, objetivos que no aparecen como cumplidos tras haberlos realizado, atalayas que no se sincronizan o incluso la pérdida total del control de Aveline. Espero que lancen algún parche pronto, ya que algunos de los geniales momentos que nos da el juego se pueden ir al traste fácilmente por estos problemas.

Estos bugs también se extienden al apartado gráfico, en especial en Nueva Orlenas. Caídas de frames, algún que otro tirón, personajes que aparecen y desaparecen a pocos metros de nosotros o personas que pierden por completo todas sus animaciones y atraviesan edificios son los problemas más frecuentes que muchas veces te sacan por completo de la acción. Por lo demás, Assassin’s Creed III: Liberation luce de forma espectacular. La ambientación de Nueva Orleans, el pantano y las otras localizaciones es excelente. Las animaciones de Aveline son para quitarse el sombrero, ya sea al escalar o para acabar con sus enemigos. Ciertamente, cuando no sufrimos ninguno de los fallos de arriba, la experiencia visual es realmente impresionante, haciéndote olvidar que estás jugando con una portátil. Así que de nuevo, a ver si se lanza un parche pronto para acabar con muchos de estos fallos.

El sonido no sale tan bien parado. Por un lado, las melodías son bastante buenas, y son siempre acordes a lo que estamos viviendo y a la época. Sin embargo, el doblaje al castellano va de excelente a absurdo, sobre todo con Aveline, ya que tiene voz de una niña pequeña. Los efectos sonoros sufren otros problemas, ya que hay veces que algunos efectos no suenan en absoluto. Por ejemplo, al matar a un cocodrilo es sorprendente lo poco que se escucha, o incluso en un momento en el que hay un gran desprendimiento de piedras, esto no suena nada.

Conclusión

Assassin’s Creed III: Liberation cumple un objetivo a la perfección: el traernos la experiencia de consolas a la portátil sin perder un ápice de su esencia. Ese es el verdadero éxito del juego, lo que ya es suficiente para que el título llame la atención a los fans de la saga.

Sin embargo, tiene varios problemas que lo alejan de lo más alto, por lo que nunca llega a asombrar tanto como nos gustaría. La historia es de chiste, muchas de las aplicaciones de las funciones de Vita son horrendas, y la cantidad de fallos que tiene es brutal.

A pesar de estos problemas, el juego me ha divertido y enganchado. ¿Podría haber sido mejor? Sin ninguna duda, y ciertamente, cuando se lancen los pertinentes parches, la experiencia mejorará enormemente. Pero por ahora, nos quedamos con un juego que podría haber sido genial, pero que se ha quedado en bueno, y que contentará únicamente a los fans más acérrimos de la franquicia.

Lo mejor

  • La experiencia 100% Assassin’s Creed en una portátil.
  • El simple hecho de explorar la ciudad de Nueva Orleans y el resto de mapas.
  • Cuando todo funciona, los gráficos son realmente espectaculares.
  • El sistema de identidades, un buen primer paso para evolucionar la saga.

Lo peor

  • La enorme cantidad de bugs, tanto gráficos como de rendimiento y que afectan a la jugabilidad.
  • La historia. Un constante desaprovecho de fantásticas ideas.
  • Las funciones específicas de PS Vita.
  • El multijugador.

Ficha

  • Desarrollo: Ubisoft Sofia
  • Distribución: Ubisoft
  • Lanzamiento: 31/10/2012
  • Idioma: Castellano
  • Precio: 49,95 €

 

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. A mi el juego me est gustando mucho, y despues de tanto tiempo sin un juego de vita pues cae muy bien, lo que me pone felis es que por fin estan llegando mas juegos a vita, sf x tk, liberation, most wanted, ragnarok, black ops, persona 4 golden y playstation all star tendran muy entretenidos a los fan de vita este 2012 XD

  2. Para mi lo peor era el silencio, jugar y que la ciudad estuviese en silencio. No había ruido,las personas no hablaban, si había algo que te sacase de la ambientación del juego era el silencio. El único ruido eran los puestos de gente que barría o cortaba madera y solo se oían para avisarte que te podías esconder en ellos.

    Fallos de control, también en objetos, hay 4 cofres colocados dentro de paredes o cajas lo que los hace imposibles de coger, fallos en las animaciones y como tu mismo dices: misiones que fallan inexplicablemente. Aparte de los barcos que se atascan en el mapa de comercio y no llegan a su destino.

    Tiene mas fallos para mí que puntos fuertes, muchos bugs que me hacen pensar lo mismo que a ti Luis: se han precipitado al lanzarlo. Soy programador y entiendo que a veces los frames bajen debido al gran número de elementos, que el audio sea peor porque necesita usar la potencia para otras cosas pero lo demás no son bugs son errores que con un poco de testeo se deberían haber notado.

    Incluso aunque saquen un parche, hay tantos errores que seguramente tendremos que empezar la partida de nuevo 🙁

    • Porque has dicho lo de los cofres, porque tenía la localización de varios, y al estar sobre ellos, no encontraba nada. A ver si Ubisoft lanza algún parche y no nos hace iniciar de nuevo el juego, porque menuda gracia que haría…

  3. Pues espera que aún hay mas Luis Miguel, resulta que estos factores que voy a listar provocan un CORRUPCIÓN de la partida dejándola inservible:

    Sincronización al 100%
    Trofeo de Ladrona
    Conseguir todas las monedas de Asesinos
    Conseguir el traje especial de la Asesina
    Comercio con varios barcos haciendo las mismas rutas

    Si cumples estos requisitos o estas a punto de cumplirlos reza, porque te puedes quedar como estoy yo ahora, partida corrupta y la unica solución es borrar la partida y esperar el parche, dejo el vídeo de como me ha quedado el juego: http://youtu.be/zncP6qI4N0I

    • Pues menudo plan. Y menos mal que no me pasó el bug, porque lo de los barcos sí que me puse a hacerlo…
      A ver si Ubisoft lanza pronto un dichoso parche, porque los otros fallos tienen un pase, pero que no se pueda jugar y se tenga que empezar de cero es lamentable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *