The Amazing Spiderman

Beenox lleva ya tres años consecutivos ofreciéndonos unas aventuras geniales con Spiderman, empezando por Shattered Dimensions, continuando con el algo peor (pero con un argumento increíble) Edge of Time, y en esta ocasión con The Amazing Spiderman, basado en la película del mismo nombre. Ya tenemos mucha experiencia con juegos mediocres basados en films, pero con el hombre araña la cosa ha sido diferente, ya que todos han resultado ser bastante buenos, destacando todavía Spiderman 2 al incluir la mecánica sandbox por primera vez para el superhéroe. Con la experiencia que el estudio ha ido tomando con los dos anteriores títulos, y el volver al mundo abierto, nos encontramos ante una interesante mezcla que prometía bastante con la información que se ha ido detallando estos últimos meses. Al igual que con el reboot cinematográfico, ha llegado la hora de ver si este Spiderman está a la altura de las circunstancias.

La historia del juego, en lugar de centrarse en revivir la película añadiendo personajes sacados de los cómics aquí y allá, sirve como epílogo de la misma. Esto al principio puede ser toda una señal de peligro, ya que últimamente, los juegos que cuentan un argumento complementario al del film que acompañan no cuentan nada interesante, y por suerte, ese no es el caso.

Al situarse varios meses después de la primera gran aventura del trepamuros, os recomiendo que veáis la película antes de jugar, ya que de lo contrario, os la destriparán enterita. Sin soltar ningún spoiler, la premisa es que tras el fiasco del Lagarto, Oscorp investigó un poco más el suero interespecies de Connors, llegando a crear un virus que ha conseguido grandes especímenes como Escorpión y Rinoceronte (sus orígenes son algo pobres comparados con los del cómic). Sin embargo, por la mala imagen pública de la compañía, han puesto como nuevo científico jefe a Smythe, pasando de la genética entre especies a las nanomáquinas.

El problema está cuando estos especímenes, antes de ser eliminados, se escapan de Oscorp y sueltan el virus interespecie por la ciudad, infectando a miles de ciudadanos, y poniendo Nueva York nuevamente en peligro para que Spiderman sea su salvador.

Lo dicho, la historia es sorprendentemente interesante, dando más profundidad a los personajes y las consecuencias de los hechos vistos en la película. Es más, el argumento supera al del film, tanto en la presentación del nuevo villano, sus motivaciones, y unos momentos finales realmente espectaculares. Realmente espero que lo contado en el juego se tenga en cuenta para las futuras películas, porque quitando un origen algo simple para varios villanos, supone todo un regalo para los fans de Spiderman en general, y del film.

Jugablemente, los chicos de Beenox se han fijado bastante en el trabajo de Rocksteady en los juegos de Batman, y eso ayuda bastante al trepamuros. Por un lado, tenemos la ciudad de Nueva York para explorar a placer gracias al balanceo en red, para luego pasar a las misiones principales que hacen avanzar la historia, que tienen lugar en entornos cerrados y lineales.

Lo primero que choca es la cámara del juego en situaciones normales, que es muy cercana a Spiderman, incluso a veces parece la típica visión de un shooter sobre el hombro del protagonista. Es más, incluso hay una mira para ver dónde lanzamos nuestras redes. Aunque en un principio se puede pensar que esto hará el balanceo casi imposible, se soluciona con un técnica que seguro no hará gracia a todo el mundo: las redes se apoyan en el aire. Así es, perdemos el “realismo” de entregas anteriores al hacernos pegar las telarañas en los edificios, pero al menos, es un sistema que funciona a la perfección. No podremos iniciar el balanceo en cualquier lado, sino que tendremos que estar más o menos a la altura de los edificios como mínimo (en ocasiones, como por Central Park, canta mucho lo de las redes en el aire), por lo que en general, se mantiene esa restricción. Este sistema ayuda bastante dada la cercana cámara, y es que así, nos encontramos con seguramente el balanceo más espectacular de los juegos de Spiderman, por lo que personalmente, me alegro de que lo hayan hecho así para esta ocasión, pero si encuentran un modo de darnos las dos cosas (redes en los edificios y cámaras cercanas) para una próxima entrega, pues mejor todavía.

Una novedad muy importante para la exploración es la mecánica “Web-Rush”. Gracias a ella, los impulsos de red serán más espectaculares que nunca, al ver a Spiderman moverse como hace siempre en las películas empleando a su disposición saltos en edificios, farolas o ir encima de los autobuses para ir a un punto concreto. Para esto servirá la mirilla, ya que podremos ver varias siluetas de Spidey en puntos concretos, como depósitos de agua o postes, y si pulsamos el botón del impulso al mismo tiempo que apuntamos a esa silueta, veremos cómo el personaje se mueve de forma increíble a esa posición. Como a veces vamos muy rápido, si mantenemos pulsado el botón del impulso, entraremos en una vista en primera persona desde la que veremos absolutamente todas las posibilidades de movimiento de Spiderman, a la vez que el tiempo se ralentiza durante unos segundos para poder elegir con más tranquilidad hacia dónde ir.

Mientras exploramos habrá multitud de tareas con las que entretenernos, como parar coches a la fuga, detener robos, derrotar a los equipos de francotiradores de los tejados, hacer fotos para varios reportajes, devolver a los pacientes fugados del psiquiátrico o llevar a los civiles infectados al hospital. Es cierto que estas tareas no son demasiado complejas ni varían a lo largo de todo el juego, pero son bastante numerosas, por lo que llevará un tiempo completarlas. La guinda de estas tareas será el encontrar las 700 páginas de cómic diseminadas por todo Manhattan, que darán acceso a varios tebeos, aunque desgraciadamente, están todos en inglés. Es aquí cuando se ve que el juego es todo un regalo para los fans, y se agradece mucho.

En cuanto a las misiones principales, esta libertad se suprime para encontrarnos con fases lineales, pero que al menos plantean dos opciones de juego: sigilo o acción. Es aquí cuando el juego grita Arkham City en casi todos los sentidos posibles. Por un lado, las peleas son prácticamente idénticas, al tener un solo botón de ataque, otro de esquivar cuando se ilumina el sentido arácnido (pero sólo el blanco, ya que el rojo nos indica ataques que no se pueden esquivar de forma normal), y los ataques especiales para contador de combo ha alcanzado una cifra concreta. Es un sistema que claramente funciona, es divertido, pero que no alcanza toda la profundidad del juego de Batman ante la falta de gadgets o variedad de enemigos.

El sigilo funciona también de una forma muy similar, pero usando a su favor la técnica “Web-Rush” y los poderes de Spiderman. Para realizar ataques sigilosos, nos tendremos que colocar por detrás o encima de enemigos que no hayan detectado nuestra presencia. “Casualmente”, hay varios elementos encima de los enemigos desde los que acecharlos, como tuberías o vigas, que funcionarían más o menos como las estatuas de Batman. De nuevo, el título no iguala al Caballero Oscuro en este apartado, sobre todo gracias a una IA muy pobre y la falta real de opciones más allá de usar el tirón de red, ponernos en el techo (aunque cuidado con la, de nuevo, mareante cámara), y empezar a acabar con los soldados. La vista en primera persona es muy útil tanto para pasar desapercibidos como para atacar desde lejos, ya que podemos iniciar así los ataques sigilosos con más precisión o empezar la ofensiva con un ataque en red.

Algo que hace que el juego sea bastante sencillo es la salud regenerativa, que funciona como en la mayoría de los shooters actuales. Esto, unido a lo tontos que pueden llegar a ser los enemigos, hace que si estamos en problemas, usamos la huida con red hasta que nos recuperemos, y de vuelta al ataque.

Los jefes finales son un soplo de aire fresco entre tanta acción/sigilo, aunque no están todo lo bien pensados como deberían. Mientras que hay batallas emocionantes y espectaculares a más no poder (como las de los robots gigantes), la mayoría consisten en aprender el patrón de ataque del malo de turno, para esquivarlo normalmente con un salto o rodando, y seguir machacando el botón de ataque o hacer un golpe con la red. Lo peor es que la mayoría de estos villanos tienen patrones poco interesantes y que son demasiado fáciles, por lo que atrás se queda el genial diseño de estos combates de las dos entregas anteriores.

Con los niveles corrientes se puede decir más o menos lo mismo, ya que nos encontraremos constantemente con situaciones demasiado similares (excepto al final, con una fase que sorprende muchísimo), por lo que no será raro que sintáis que todo se repite demasiado.

Aun así, el juego es tremendamente divertido de jugar (más si sois fans del personaje), y aunque todo sea muy similar, si eso divierte, ¿cuál es el problema? En cuanto a la duración, en la dificultad más alta y completando todas las misiones principales y secundarias (pero con objetos ocultos que recoger en la ciudad y las misiones, trajes que desbloquear y fotos de enemigos que tomar), la aventura me duró unas 12 horas, por lo que necesitaréis algo más para alcanzar el 100 % del título.

Gráficamente, el título está lleno de luces y sombras. Por un lado, Spiderman (con un toque genial como lo es la rotura del traje según nos van golpeando) y otros villanos como Smythe, la Gata Negra o los robots gigantes tienen un diseño muy bueno. Las animaciones por lo general están bastante bien, aunque algunas se puede ver que son ligeramente forzadas. La ciudad también muestra un aspecto bastante bueno a la hora de balancearnos cerca del suelo o a una altura media, pero al subir un poco más, veremos cómo todo pierde mucho nivel de detalle, el popping se hace algo acusado y los edificios parecen de golpe muy cuadrados. En el lado positivo, la sensación de velocidad está muy lograda, y hacer el salto del ángel desde lo alto, para luego lanzar una red en el último momento es muy espectacular. Los niveles principales no lucen mal, pero tienen el mismo problema que Edge of Time: la repetividad. Estaremos casi siempre en un laboratorio de Oscorp o en las alcantarillas, lo que no da lugar a demasiada variedad visual, lo que acentúa más la repetividad que también se siente con la acción.

En el sonido, sorprende que de nuevo nos encontremos con las voces en inglés y subtítulos en castellano, ya que al ser un juego basado en una película, era de esperar que nos llegara doblado. Para rematar la faena, ni Andrew Garfield, ni Emma Stone ni ningún otro actor de la película han prestado sus cuerdas vocales, por lo que se explica todavía menos la falta de voces en español. Aun así, hay que reconocer que el doblaje es muy bueno (el bueno de Nolan North, Drake en Uncharted, es Smythe, por ejemplo), y contar con las voces de Bruce Campbell (el periodista extremo que nos propone desafíos bastante sencillos) y Stan Lee es siempre un acierto. La música le viene genial al juego, y aunque no es memorable, potencia los momentos intensos o dramáticos de la historia.

Conclusión

A pesar de sus fallos, The Amazing Spiderman es muy divertido, y se coloca en lo más alto de los juegos de Spiderman de esta generación. Si no hubiera tenido que salir junto a la película y hubiera tenido algo más de tiempo de desarrollo, habría podido salir la respuesta a Arkham City que muchos fans del lanzarredes estábamos esperando. Aun así, es una pasada balancearse por Nueva York con las nuevas habilidades de Spiderman, la historia incluso supera a la de la película, y tiene extras para dar y tomar (los cómics, aunque estén en inglés, son todo un regalo). De los Spiderman de mundo abierto puede que no sea el mejor (personalmente, Ultimate Spiderman sigue en esa posición), pero es una vuelta al género sandbox formidable.

Si Beenox consigue hacer una mezcla de estos tres últimos juegos de Spiderman con el genial diseño de niveles y jefes de Shattered Dimensions, la calidad de la historia de esta entrega y Edge of Time junto a la libertad por la ciudad y las novedades de The Amazing Spiderman, bien podríamos encontrarnos ante el juego definitivo de Spidey. Por ahora y pese a sus problemas, nos quedamos con un juego que divierte de principio a fin, y que será toda una delicia para los fans del superhéroe y de la película por igual.

Lo mejor

  • Gran argumento que amplía (y supera) todo lo visto en la película.
  • Volver a balancearnos por Nueva York, y esta vez con una cámara más cercana y espectacular.
  • La técnica “Web-Rush”.
  • El poder usar combate o sigilo según nos apetezca.

Lo peor

  • Jefes finales muy sencillos, y salvo un par de excepciones, poco interesantes.
  • Repetividad tanto visual como jugable.
  • Las redes no se enganchan en los edificios.
  • La cámara sigue mareando al pegarnos a las paredes.

Ficha

  • Desarrollo: Beenox
  • Distribución: Activision
  • Lanzamiento: 29/06/12 (10/08/2012 en PC)
  • Idioma: Castellano
  • Precio: 70.95€

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. Ni de coña se sitúa entre los mejores juegos de Spiderman. Me lo he pasado y es un quiero y no puedo del Batman AC en todo. Vale que es mejor que el Edge of Time, pero eso no tiene ningún mérito ya que eso era una ponzoña de juego, hecho con prisas para ponerse con este Amazing (Dimensions ya era otra cosa, aquí sí le puesieron más ímpetu).
    A ti te ha divertido pero a mi se me ha hecho pesadísimo. Jefes finales sin alicientes, decorados sosos, planos y sobretodo repetitivos, una PROFUNDIDAD (en mayúsculas y en negrita) que brilla por su ausencia o el lamentable equilibrio que tiene el juego. Y de la IA mejor ni hablemos, porque echa por el suelo el “sigilo” (si se le puede llamar así) o los enfrentamientos con esos jefes finales que tanto te gustan 😉
    Y te lo dice un fan incondicional de Spiderman y de todos los comics de Marvel y DC.
    Activision haría bien en dejar descansar al trepamuros, igual que también haría bien en dar descanso al agente 007 (otro juego en marcha), X-Men y otras tantas franquicias que saca con discretos resultados, o cuanto menos, discutibles.

    • No te niego que si me pones los niveles principales de Amazing Spiderman frente a cualquiera de Shattered Dimensions, me quedo con los de este último, ya que cada uno era único y estaban genial. Sin embargo, mirando todo el juego en su conjunto, con la historia, la enorme diversión que se tiene al balancearse por Nueva York (en serio, me podía pasar horas simplemente haciendo esto y buscando las páginas de cómic, porque es brutal), personalmente The Amazing Spiderman es el juego del trepamuros que más me ha gustado de lo que llevamos de generación (que ya te digo, mi favorito sigue siendo Ultimate Spiderman de PS2), a pesar de unos jefes más bien cutres (me gustaron básicamente dos peleas contra los robots gigantes y el nivel de la Gata Negra), una IA casi inexistente y demás.
      Y que conste que también me gustó bastante el Edge of Time a pesar de tener muchísimos fallos, pero es que la historia podía conmigo jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *