I Am Alive

I Am Alive era uno de los juegos descargables de este año que esperaba con paciencia debido a a la acumulación de títulos sobre estas fechas. Mientras se decargaban los casi dos gigas que ocupa el juego iba pensando qué me encontraría y si realmente sería un buen juego de acción y aventuras. La propuesta no es demasiado innovadora, pero no por ello hay que desconfiar de un título que nos presenta a un personaje en busca de su mujer e hija en una ciudad desolada y misteriosa. Quizás al girar la esquina de un edificio encontremos alguna respuesta, si la vemos, porque la nube de polvo que cubre la ciudad quizás se extienda por nuestro salón.

Pero vayamos al grano. Tras una intro que nos pone en situación de lo ocurrido en el planeta y la situación precaria en la que han quedado tierras y ciudades, vemos como nuestro personaje inicia el camino en busca de su familia. Durante nuestro periplo comprobaremos como lo que entendíamos por sociedad y civilización ha desaparecido y una anarquía se ha establecido. Así que no sólo tendremos que salvar la vida evitando los peligros de caernos mientras escalamos sino de enfrentarnos con otros seres humanos que quieren arrebatar nuestras pertenencias o incluso nuestra vida si les ponemos las cosas difíciles. Por otro lado podremos ayudar a los más desvalidos que encontremos ofreciéndoles alguna de nuestros enseres como agua, alimentos o botiquines.

Pero atención, me dejo para el final uno de los factores determinantes del juego. Una espesa nube de polvo que no sólo afectará a nuestra visibilidad sino también a la resistencia del personaje. Da igual que sea de día o de noche, la niebla está ahí para fastidiarnos, para escondernos los peligros o los botiquines, para darnos algún que otro susto o para que no paremos de subir buscando lugares altos en los que recobrar nuestra resistencia. En la parte superior de la pantalla tendremos una barra dividida en dos colores. Una de color blanco muestra nuestra resistencia que se consume al correr o permanecer colgado, y la de color rojo que muestra la salud. Tendremos que tener mucho ojo con ambas porque de ello depende nuestra aventura. Ambas podremos rellenarlas con botiquines o alimentos.

Si entramos en un edificio o subimos por las alturas dejaremos de lado la nube de polvo, algo que se agradece porque al menos se te va esa sensación de agobio de no saber qué te vas a encontrar. El abanico de lugares que encontramos en la ciudad es poco variado, o bien estamos en un edificio de oficinas, en unos grandes almacenes o en un barco. El resto estaremos en el exterior. La mitad del juego nos la pasaremos trepando y saltando, la otra mitad explorando y luchando con la banda local de lugareños cabreados.

Enfrentarnos a estos requerirá de una cierta estrategia en el combate que enriquece estas situaciones en las que no sólo se trata de atacar y punto. Deberemos estudiar bien a nuestros rivales, ver cuales de ellos van pertrechados con armas de fuego o bien con machetes. Otros incluso llevarán una especie de armadura de tal forma que tendremos que buscar sus puntos débiles. Al principio los grupos son reducidos, pero luego la cosa se complica, aumenta el número de enemigos, hasta casi la escena final que habrá un buen número. En este momento la estrategia es fundamental y el uso que hagamos de nuestras armas.

Para ello disponemos de un machete, pistola, escopeta y arco de flechas que tendremos disponible en nuestro inventario junto con los enseres. Cambiar de arma será tan fácil como apretar RB. Pero ojo Desconsolados porque la munición será limitada. Sólo recogeremos balas cuando acabemos con algún enemigo, así que el uso del machete y el engaño a nuestros enemigos apuntándoles aunque sea con el arma sin munición bastarán para amedrentrar hasta al más valiente de la banda.

Uno de los puntos negativos del juego son los puntos de guardado y reinicio. El juego no es fácil, enfrentarnos con poca munición y tomar una decisión correcta a veces nos costará una vida. Ayudar a los ciudadanos o superar el nivel nos supondrá nuevos reintentos, pero cuidado, porque si acabamos todas las vidas tendremos que empezar de nuevo desde el último punto de guardado y aquí es el juego el que decide, no dónde nosotros creemos que habrá guardado. Así que cuidado con dejar alguna partida a medias y en qué sitio porque en el juego no queda claro en qué punto retomaremos la aventura, pues quizás empecemos en el inicio del episodio, con la pérdida de objetos y munición que hayamos conseguido.

El sistema de control del personaje tampoco nos pondrá las cosas fáciles, a veces pulsaremos para bajar y el personaje va hacia el lado o no reacciona. Tampoco responde bien en en ciertos momentos que tengamos que realizar saltos con impulso. Realmente no perjudica en el avance pero cuando el personaje sube, baja y se mueve constantemente en las alturas resulta un poco tedioso ver como siempre reacciona mal en el mismo momento.

I Am Alive nos muestra una ciudad ficticia llamada Haventon la cual nos dedicaremos a explorar en busca de nuestra familia. Podremos explorar algunas zonas, pero el juego a medida que progresemos nos irá permitiendo acceder a las siguientes, ya sea porque algún terremoto mueve algo y entonces lo que obstaculizaba ya no está o bien porque el juego nos devuelve a nuestro personaje al camino en plan “ahora no toca pasar por esta zona así que sigue buscando tú objetivo” en la dirección contraria.

Gráficamente I Am Alive es bastante oscuro, así que jugar de día será un poco complicado. Mira que toqué brillo y ajuste pero no noté ningún cambio, así que en alguna zona de total oscuridad tuve que dejarlo para horas nocturnas y es que a veces no se activa ni la propia linterna del personaje. Los colores que más abundan en el juego son blanco y negro excepto en las zonas elevadas o interior de edificios que veremos las cosas más claras, todo depende de la luz solar, claro. El polvo crea una niebla constante que hará que en las fases a ras de suelo nos cueste ver a nuestro alrededor. Menos mal que los botiquines y munición les aparece una luz brillante que nos ayudará a encontrarlos, pero eso sí, deberemos estar bien cerca.

El juego no tiene unos gráficos espectaculares ni unas grandes texturas. Los colores, el paisaje y las zonas por las que pasamos dan un carácter opresivo al juego (incluidos los menús), algo que refleja el ambiente que se vive en Haventon tras las catástrofe y los horrores generados por el hombre hacia su propia especie. También la angustia de un personaje que intenta encontrar sus seres queridos y que graba sus avances a través de una cámara de vídeo. El juego viene con voces en inglés y subtitulado al castellano y con un unos efectos sonoros bien conseguidos que nos sitúan perfectamente en la acción. No encontramos opciones multijugador salvo poder comparar nuestra puntuación final una vez finalizada la partida.

Conclusión

Finalizar I Am Alive me ha llevado unas 6 horas. Tras esto la sensación es un tanto agridulce. Sinceramente creo que el juego podría haber dado más de sí en todos los aspectos. Parece una mezcla de Assassin´s Creed y Splinter Cell sin llegar a la altura de estos y es que no nos olvidemos que es un juego descargable. Contiene buenos elementos que ofrecen a los amantes de los juegos de aventuras una buena dosis de esta, si bien la acción queda restringida a momentos puntuales y mezclada con estrategia.

Lo mejor

  • Buena mezcla de aventura, acción, estrategia y exploración.
  • Apto para todo tipo de jugador.
  • Recursos limitados que nos harán pensar bien cómo y cuando gastarlos.

Lo peor

  • La historia no engancha.
  • Apartado gráfico demasiado oscuro en momentos.
  • Excasa rejugabilidad ya que dejará de sorprendernos.

Ficha

  • Desarrollo: Ubisoft
  • Distribución: Ubisoft
  • Lanzamiento: 07/03/12
  • Idioma: Inglés subtitulado al castellano
  • Precio: 1200 Puntos Microsoft

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *