007 GoldenEye

Para muchos usuarios, el juego que llevó el género de los FPS a otro nivel fue GoldenEye, ya hace 15 años en la Nintendo 64. Y es que, a pesar de ser un juego basado en una película, su calidad estaba fuera de toda duda gracias a una campaña llena de momentos memorables y un multijugador que enganchaba nada más probarlo. Por eso no es de extrañar que en plena moda de hacer remakes de los títulos más queridos los jugones pidieran una puesta al día de este clásico juego, y que además estuviera desarrollado por sus creadores originales: Rare. Activision sabía muy bien esto, con que no fue demasiado sorprendente el anuncio del remake (o más bien reimaginación) de 007 GoldenEye en exclusiva para Wii, y desarrollado por Eurocom, que ya demostraron su valía en el excelente (pero infravalorado) Dead Space: Extraction. Muchos años han pasado desde el juego original, ¿pero podrá esta nueva versión igualar su diversión y adicción?

Logo de 007 GoldenEye

Cómo actualizar una buena historia y no morir en el intento

Como el nombre del juego indica, el título vuelve a estar basado en la conocida película de James Bond GoldenEye, por lo que el argumento vuelve a ser el mismo que el del film: tenemos que evitar que los rusos usen el satélite GoldenEye para anular todos los aparatos electrónicos de la zona del mundo que deseen, dejándola completamente indefensa a un ataque de cualquier clase.

Sin embargo hay varios cambios importantes que se deben a un factor clave: el nuevo James Bond no es Pierce Brosman, sino Daniel Craig. Esto significa que estamos en un mundo moderno, con un 007 más propenso a la acción al estilo “Bourne” y la falta completa de gadgets. Esto hace que la historia se haya actualizado a los tiempos modernos, con cambios sutiles pero realmente atractivos y que no le hacen ningún feo al argumento original. Así, se obtiene una aventura que engancha, y a pesar de contar con una historia sobradamente conocida, logra sorprender gracias a su puesta al día y mostrar un producto de 007 con Daniel Craig que se mantiene fiel al espíritu del personaje, no como las últimas películas o juegos (aunque esto es más bien culpa del nuevo estilo que han querido darle y cuestión de gustos, claro). ¿Que hay algunos aspectos que no se llegan a explorar demasiado? Cierto, pero eso no quita que cuente un gran argumento que seguro no decepcionará a los fans del film.

007 GoldenEye. Fotograma de una escena de vídeo

¿Un 007 de verdad o un Call of Duty: James Bond?

Ésa es la pregunta que todo el mundo se estaba preguntando en lo referente a su jugabilidad, ya que últimamente, todos los FPS de Activision (salvo contadas excepciones) seguían la fórmula de la exitosa saga. Por suerte, esta entrega tiene tanto elementos de Call of Duty como de un juego clásico de James Bond, siendo éstos últimos los predominantes durante toda la partida.

Primero, en la campaña nos encontraremos con un momento cinematográfico tras otro, siempre manteniendo la perspectiva en primera persona (incluso en las escenas salvo en un par de momentos), para aumentar la inmersión del jugador de una forma muy efectiva. Esto se traduce en algunos QTE bastante sencillos pero tremendamente espectaculares, como una batalla cuerpo a cuerpo o en otras situaciones tan de 007 como entrar en un avión que se está cayendo en picado sin tener un paracaídas por citar dos ejemplos.

007 GoldenEye. Escena de vídeo en la que somos capturados

En cuanto a la mecánica habitual de la campaña, nos encontraremos con situaciones muy variadas y fieles al personaje. Por un lado, la mayor parte del tiempo tendremos la opción de pasar desapercibidos, siendo la más recomendable para evitar combates que nos podrían resultar muy complicados, en especial en las dificultades más altas.

Lo mejor de estas secciones de sigilo es que el juego es emocionante tanto pegando tiros como pasando desapercibido. Esto se debe a que tenemos la opción de agacharnos y los soldados no sólo seguirán patrones prefijados, sino que reaccionarán al sonido que hagamos dependiendo de nuestra forma de andar, o si fallamos un disparo. Así se logra una experiencia muy satisfactoria y en algunos momentos complicada, ya que muchas veces será todo un desafío debido al gran número de soldados enemigos, a las cámaras de seguridad y a las torretas automáticas desplegadas por el camino.

007 GoldenEye. Poniendo el silenciador a la P99

Sin embargo, si eso de ir sigilosos no os va siempre podréis ir a lo Rambo disparando a diestro y siniestro, ya que aquí el juego también es una maravilla. Para empezar, el arsenal del que dispondremos es bastante amplio, pudiendo llevar la clásica P99 y otras dos armas adicionales, entre las que habrá decenas de rifles de asalto, escopetas, rifles de francotirador o pistolas con variaciones gracias a los accesorios como silenciadores, lanzagranadas o miras de distinto tipo.

El control durante los tiroteos potencia el uso de las coberturas, ya que si estamos agachados tras un obstáculo y usamos la mira de nuestro arma nos levantaremos levemente para poder acabar con los enemigos que nos acechen. Si estamos tras un muro también podremos inclinarnos un poco para asomarnos, opción que sólo está disponible con el WiiMote. Pero por si esto no fuera poco, casi todas nuestras coberturas podrán ser destruidas, aumentando la intensidad y la espectacularidad de los tiroteos.

Los elementos interactivos también serán abundantes, pudiendo disparar a montones de barriles explosivos para tener momentos de 007, como destruir un grúa para que acabe con un andamio lleno de enemigos o explotar camiones para llevarnos por delante a unos cuantos rivales.

007 GoldenEye

Sabiendo la importancia que se le da al combate cuerpo a cuerpo con el 007 de Daniel Craig tenía curiosidad por ver cómo lo representarían en esta entrega, y la verdad es que me he llevado una grata sorpresa. En lugar de dar siempre el típico culatazo o cuchillazo al enemigo, si estamos lo suficientemente cerca para que salga en pantalla “reducir” veremos una animación en primera persona en la que le patearemos el trasero de diferentes formas. La más simple es un puñetazo, pero otras pueden ser un desarme seguido de un pequeño combo, varios movimientos sigilosos o golpes especiales como estampar a un enemigo contra el escritorio en el que está sentado. Todas estas reducciones son muy espectaculares, y es una auténtica maravilla el ejecutarlas.

Como sabréis, este Bond no usa ningún gadget, y eso se respeta en el juego. Por tanto, el único artilugio del que dispondremos será nuestro teléfono móvil, con el que podremos hackear algunas puertas o torretas de seguridad (tremendamente gratificante y muy del estilo de 007 en los últimos niveles), además de fotografíar diferentes objetivos.

Así que tenemos todo esto para la campaña, pero ¿cómo es el diseño de niveles? Pues muy bueno la verdad, ya que a pesar de ser lineales, nos permite jugar de la forma que queramos sin que parezca que se ha puesto algo para rellenar.

007 GoldenEye. La nueva Natalya

Otro punto fuerte de la campaña es la variedad de situaciones a las que nos enfrentaremos, ya sean momentos de sigilo, rescate de rehenes en entradas a habitaciones a cámara lenta como en Modern Warfare 2 o incluso un nivel entero en el que pilotamos un tanque. Así no nos aburriremos en ningún momento, logrando un ritmo que no decaerá.

En cuanto a la IA, me ha sorprendido bastante lo bien que funciona, ya que los enemigos reaccionan de distinta forma dependiendo de quiénes sean. Así, los soldados de asalto que han sido llamados para aniquilarnos una vez nos han descubierto serán mucho más agresivos, mientras que el resto en una situación de combate se intentarán alejar de nosotros y buscar todas las coberturas posibles. Así nos encontramos con unos tiroteos la mar de emocionantes.

Por ahora seguramente habréis visto que el estilo de juego no se parece demasiado al original aparte de la importancia del sigilo, y la verdad es que durante la mayor parte así es. La salud se regenera sola y todo se ha vuelto igual de cinematográfico que en las películas actuales. Sin embargo, hay algunos aspectos que se han respetado muchísimo, como la enorme rejugabilidad para la campaña de unas 6-8 horas que nos durará la primera vez gracias a que en los niveles de dificultad más altos tendremos que completar obligatoriamente unos objetivos secundarios si queremos pasar al siguiente nivel. Pero lo que realmente redondea esta fantástica campaña es el modo “007 Clásico”, en el que el sistema de salud será como en el título original, manteniendo todos los objetivos secundarios de cada fase. Así que aunque el modo historia cambia en la jugabilidad respecto al original, los chicos de Eurocom han sabido crear un FPS único y excelente que seguro no os decepcionará.

007 GoldenEye. Fase del tanque

Me llamo Bond, y esta partida multijugador la gano yo

Si en el modo para un jugador se ha creado una experiencia fantástica, el multijugador no ha sido para menos, respetando el trabajo original al mismo tiempo que se acerca al verdadero rey del género en el campo online. Por un lado dispondremos de la posibilidad de jugar cuatro personas a pantalla partida en los modos “Conflicto”, “Conflicto en equipo” (los deathmatch individuales o por equipos), “Pistola de Oro” (igual que antes pero con la pistola dorada que da más puntos) y “Sólo se vive dos veces” (de nuevo, para matarse entre todos, pero con vidas limitadas). Todos ellos estarán centrados en la acción más directa y explosiva en unas modalidades típicas pero tremendamente divertidas.

Un aspecto muy positivo de la pantalla partida es que las armas están prefijadas en varios grupos, lo que simplifica las opciones, permitiendo unos piques en casa rápidos y directos. Pero esto realmente se queda corto gracias a las multitudes de variantes que podemos meter a nuestras partidas, como hacer que las armas lancen bolas de pintura, que los jugadores exploten si se tocan o que no se pueda saltar ni un sólo obstáculo y mucho más. Así se logra mantener la diversión que logró el original, una tarea en la que no todos confiábamos.

007 GoldenEye. Modo de Pistola de Oro

Pero los tiempos cambian, y un modo online era completamente inevitable, convirtiéndose en uno de los más adictivos que os podéis encontrar en la consola. Con hasta 8 jugadores podremos participar en los modos anteriormente descrito, además de en “Conflicto clásico” (como antes pero pudiendo elegir varios skins de villanos clásicos de Bond), “Caja Negra” (un divertido modo por equipos en la que el MI6 tiene que destruir una caja negra y los terroristas descargar su contenido), “GoldenEye” (el clásico modo de captura de posiciones), “Héroes” (mi favorito sin duda, en el que un jugador de cada equipo se convertirá en el heroe de su bando para hacer más daño, tener más salud y beneficiar a nuestros compañeros) y “Licencia para matar” individual o por equipos (los modos hardcore típicos).

En su modalidad online, el juego es cuando recuerda muchísimo a Call of Duty, tanto en el sistema de experiencia, los desafíos los rangos para desbloquear armas, accesorios y habilidades. Esto no es necesariamente algo malo, ya que las partidas online son muy emocionantes.

Sin embargo hay algunas pegas, como pequeños problemas en la conexión en momentos puntuales y una reducción en la calidad gráfica bastante apreciable.

007 GoldenEye

Mucha historia y mucho multijugador, ¿pero cómo narices juego?

Si todas las opciones del título garantizarn horas y horas de diversión en nuestra consola, el control no hace más que reforzar todo esto. Obviamente la opción principal será la de usar el WiiMote con el Nunchaku, siendo ésta una forma de jugar muy precisa. Aunque la sensibilidad que viene de serie puede no gustar a todo el mundo, se puede personalizar la zona muerta y la sensibilidad tanto con la mira como con el puntero de forma natural. Esto hace que podamos adecuar el apuntado a nuestro estilo de juego, y a pesar de que al principio me costó muchísimo el acertar a un enemigo que tenía a dos palmos (normal siendo mi primer juego de Wii), tras poner todo a mi gusto y algo de experiencia se convirtió en mi método favorito, tanto en el modo campaña como en el online, ya que te permite reaccionar muchísimo más rápido y de una forma más precisa de la que te puede asegurar un mando clásico.

Pero si no os va eso de los sensores de movimiento podéis estar tranquilos, ya que el juego admite desde mandos de GameCube al mando “Pro” de la Wii, pasando por el uso del Wii Zapper para los que quiera experimentar el tener una pistola mientras emulan a 007.

Mando clásico dorado exclusivo de 007 GoldenEye

Un apartado técnico removido y agitado, pero de calidad

Gráficamente el juego logra sorprender en muchos momentos del modo campaña, mostrando unos personajes con un gran modelado y unas animaciones faciales sorprendentemente realistas. En este aspecto Daniel Craig presta su rostro, estando representado la mar de bien. Aunque lo que más me sorprendió fue la suavidad de las animaciones en los movimientos cuerpo a cuerpo, que no llegan a marear y son bastante espectaculares.

Los escenarios son muy variados, pudiendo ser una presa bajo la lluvia, una discoteca de Barcelona (donde vemos un buen truco para representar a muchísima gente como sombras para no dañar la fluidez), zonas urbanas de Rusia, montañas nevadas o selvas frondosas. El texturizado está bastante currado, y la posibilidad de destruir montones de elementos es todo un puntazo, tanto para el espectaculo visual como para la jugabilidad. Para rematar, los efectos son muy numerosos y frecuentes, como las explosiones, logradas nevadas o lluvias que logran aumentar la inmersión durante toda la partida. Sin embargo, tampoco es perfecto, ya que habrá momentos en los que hay tirones cuando hay muchos elementos en pantalla, y en el multijugador se nota el bajón.

Lo bueno es que el sonido no decae en ningún momento, gracias a su fantástico doblaje al castellano (buenísimas las voces de M y Bond, siendo iguales que las de las pelis), una banda sonora de excepción (alucinante cuando tenemos la canción clásica de 007) y unos efectos que están a la altura de todo el conjunto.

007 GoldenEye

Conclusión

Eurocom ha logrado lo que parecía imposible: hacer un remake (o reimaginación más bien) de un clásico como GoldenEye manteniendo un estilo propio y una calidad inigualable. Y es que la campaña es una maravilla, siendo muy rejugable y apasionante de principio a fin, mientras que el multijugador es de los mejores de la consola, tanto en la misma consola como en el online.

Es cierto que esta nueva versión no llega a ser igual que el juego original y que esto puede decepcionar a más de uno, pero si nos olvidamos del nombre nos encontraremos con uno de los mejores FPS de Wii que ningún seguidor de 007 y de los fans de los shooters se debería perder.

Lo mejor

  • La actualización de la historia se ha llevado a buen recaudo.
  • El modo campaña es apasionante y muy rejugable.
  • El multijugador a pantalla partida recuerda a los piques clásicos, mientras que el online engancha durante horas.
  • Jugablemente tenemos multitud de opciones para seleccionar con la que estemos más a gusto.
  • Técnicamente es muy bueno…

Lo peor

  • … pero hay momentos en los que se resiente, como en el multijugador.
  • Pequeños fallos con la Conexión Wi-Fi de Nintendo.
  • Que sus cambios no gusten a los que esperaban un remake total del juego original.

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. Si me dices que hay un modo campaña intenso y rejugable y un multijugador nostálgico (más el online), manteniendo muchos de los aspectos que hicieron tan grande al 007 de N64… quizá haga un pensamiento, desempolve de una vez por todas mi Wii y lo pruebe, por lo menos.

    • Pues vete desempolvándola, porque ya te digo que el juego es una maravilla. También es cierto que es mi primer juego de Wii y puede que lo vea con buenos ojos, pero ya te digo que ha hecho que no haya tocado todavía el Black Ops, y ya es decir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *